Artículo Revisado・Dieta y Nutrición

Ácido linoleico: qué es, funciones y beneficios en el organismo

Escrito por Jesús Emilio TorrealbaRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

El consumo de ácidos grasos es muy importante para el funcionamiento del organismo. Dentro de estos se encuentran las grasas insaturadas, constituidas por ácidos grasos mono y poliinsaturados.

En este sentido, el ácido linoleico pertenece al grupo de ácidos grasos poliinsaturados de la cadena omega 6.

A continuación, te presentamos el siguiente artículo sobre este ácido graso para que puedas conocer sus importantes efectos y beneficios.

¿Qué es el ácido linoleico?

El ácido linoleico​ (del griego λινων (linon) lino, cuya semilla es la linaza y ελαια (elaia) aceite), es un ácido graso esencial de dobles enlaces, es decir, el organismo es incapaz de sintetizar por sí mismo y tiene que adquirirlo a través de la dieta, pertenece a la serie omega 6.

Es muy abundante en el reino vegetal. La gran mayoría de los aceites vegetales (con algunas excepciones como el aceite de oliva, el de palma, o el aceite de coco) aportan cantidades significativas de este ácido.

Nota: El ácido linoleico conjugado no tiene la misma composición que el ácido linoleico. El ácido linoleico conjugado es producido por la flora gastrointestinal de los rumiantes, a partir del ácido linoleico. Un estudio revela, que no existe suficiente evidencia que demuestre que el ácido linoleico conjugado tenga efecto sobre el peso y la composición corporal en humanos. (1)

Además, el ácido linoleico es un ácido graso poliinsaturado de dobles enlaces, que interviene en la formación de las membranas celulares necesarias para el crecimiento y el desarrollo de nuestro organismo.

A su vez, tiene efectos promoviendo la formación de las moléculas que garantizan un buen funcionamiento del sistema inmune y desempeña un papel fundamental en el funcionamiento neuronal.

Funciones del ácido linoleico en el organismo

El aporte al organismo del ácido linoleico viene dado por sus derivados, entre ellos el ácido gamma linolénico, ácido araquidónico y el ácido docosapentaenoico, también llamado DPA. A continuación te presentamos las más importantes:

Regular el metabolismo

El conjunto de reacciones bioquímicas y procesos fisicoquímicos que ocurren en una célula y en el organismo, son activadas energéticamente por varios componentes, entre ellos los ácidos grasos esenciales de la serie omega 6. De manera que el ácido linoleico contribuye con la regulación del metabolismo.

Activar la absorción de proteínas

El ácido araquidónico es un ácido graso poliinsaturado de la serie omega-6, principal representante derivado del ácido linoleico actuando como precursor de numerosas prostaglandinas con efectos potenciales sobre el anabolismo muscular.

Para destacar: Un artículo titulado “Efectos de la suplementación con ácido araquidónico sobre las respuestas adaptativas en entrenamiento de fuerza”, infiere que el ácido araquidónico, podría aumentar las respuesta anabólica precoz al entrenamiento de fuerza (RE) incrementando la síntesis de proteínas musculares. (2)

Equilibrar el metabolismo de la glucosa

A pesar de que existe poca evidencia científica, para ratificar resultados concluyentes a favor, hay estudios que determinaron que el ácido gamma-linolénico, un derivado de la síntesis orgánica del ácido linoleico, tuvo un efecto beneficioso sobre el curso de la neuropatía diabética. (3)

Nota: La neuropatía diabética es causada por los altos niveles de azúcar en la sangre sostenidos por mucho tiempo.

Normalizar el sistema digestivo

El consumo de ácidos grasos poliinsaturados de la cadena omega 6, contribuye con un proceso digestivo más eficiente y debido a sus características, permiten desarrollar una dieta saludable, a través de la absorción adecuada de los nutrientes necesarios y reduciendo el consumo de colesterol malo.

Beneficios del ácido linoleico para la salud

El consumo del ácido linoleico, tiene importantes aprovechamientos para el organismo, pero su consumo debe estar ligado a la ingesta equilibrada de omega 3. Te describimos sus beneficios más importantes:

Potencia el sistema inmune

El ácido linoleico es conocido por sus propiedades anti alérgicas, causadas por la activación de los mastocitos.

Importante: Un estudio in vitro demostró que “el ALA podría ser un inhibidor potencial de la quinasa Lyn, que podría usarse para tratar enfermedades relacionadas con reacciones pseudoalérgicas como la urticaria”. (4)

Disminuye la presión arterial

El consumo de ácidos grasos omega-6, produce una reducción de la presión arterial sistólica y diastólica, sobre todo en pacientes hipertensos, debido a la disminución de lipoproteína de baja densidad, mitigando la formación de ateromas, causantes de la arteriosclerosis, mejorando la circulación sanguínea.

Regula el colesterol y triglicéridos

La sustitución del consumo de grasas saturadas por grasas poliinsaturadas, entre las que se encuentra el ácido linoleico, coadyuva en la disminución, regulación y equilibrio de colesterol y triglicéridos en la sangre.

Así es como los altos niveles de ácidos grasos saturados, se han asociado con un mayor riesgo cardiovascular, por ello, el perfil lipídico recomendado se establece a favor de los ácidos grasos insaturados, es especial los poliinsaturados, entre los que se encuentra el ácido linoleico.

Previene enfermedades cardiovasculares

Los ácidos grasos omega-6, como el ácido linoleico, disminuye el riesgo de trombosis, a través de la inhibición en la producción de las prostaglandinas inflamatorias y estimulando la producción de prostaglandinas de la serie 1 y 3 que tienen efecto antiinflamatorio, vasodilatador y antiagregante plaquetario.

Para destacar: Un estudio sobre “Ácidos grasos poliinsaturados n-6 dietéticos y enfermedad cardiovascular: evidencia epidemiológica”, respalda que “las dietas altas en PUFA (predominantemente ácido linoleico) y bajas en SFA, en comparación con las dietas altas en SFA, redujeron el riesgo de enfermedad coronaria”. (5)

Fomenta el buen funcionamiento del sistema nervioso y visual

La literatura indica que las alteraciones visuales y del sistema nervioso, pueden considerarse como un probable déficit de un derivado del ácido alfa linolénico, llamado ácido docosahexaenoico.

Aunque su rol específico en los tejidos neurales no ha sido suficientemente estudiado, se sugiere que el elevado contenido de este ácido graso esencial en la retina y corteza cerebral, es importante para las funciones visuales y cerebrales. (6)

Otro estudio indica que la deficiencia del ácido araquidónico, un derivado del ácido linoleico, puede alterar la transmisión dopaminérgica en la corteza frontal, una de las causas de la aparición de estados depresivos. (7)

Nota: Al igual que el DHA, la salud neurológica del individuo depende de los niveles suficientes de ácido araquidónico.

Reduce la grasa corporal

La grasa corporal proviene en su mayoría del consumo de grasas saturadas, provenientes de productos procesados. Sustituyendo su consumo por ácidos grasos esenciales omega 6, entre los que se encuentra el ácido linoleico, se reduce la acumulación de grasa en el organismo.

Aumenta la masa muscular

El aporte de energía saludable al organismo que proporciona los ácidos grasos esenciales omega 6, entre ellos el ácido linoleico, prepara al individuo, especialmente a los deportistas, a tener un desempeño más eficiente durante la actividad física, incidiendo favorablemente en el aumento de la masa corporal.

Nota: El ácido araquidónico, sintetizado a partir del ácido linoleico, regula la inflamación muscular localizada, y puede ser un nutriente importante que controla la intensidad de la respuesta anabólica y la reconstrucción de tejido para el entrenamiento de fuerza.

Incrementa la energía física

Los ácidos grasos omega 6, son una fuente esencial de energía para las funciones básicas del organismo, y para las actividades metabólicas y fisiológicas del organismo. Igualmente, el ácido araquidónico, al aumentar la masa muscular, incrementa el uso de la energía física.

Reduce el riesgo de cáncer

A pesar de que no existe evidencia científica que respalde esta afirmación, en la literatura se especula que el hecho de mantener una alimentación saludable, eliminando de la dieta los ácidos grasos saturados, sustituyéndolos por ácidos grasos esenciales, puede mitigar la aparición de células cancerígenas en el organismo.

Importante: Un artículo sobre “Lípidos de la dieta y cáncer”, describe la incidencia de las dietas altas en grasas saturadas en la aparición de ciertos tipos de cáncer. (8)

¿Cómo consumir ácido linoleico?

De la naturaleza, existen variadas formas de obtener este ácido, pero la ciencia igualmente ha logrado mecanismos para presentarlo en forma de suplementos dietéticos, de manera que el ácido linoleico se puede consumir:

En alimentos

Los alimentos que nos proporcionarán una mayor cantidad de ácido linoleico son los frutos secos, los aceites de semillas (girasol, maíz y soja) y los productos elaborados con ellos.

En suplementos

Otra forma de obtener ácido linoleico, es a través de productos suplementarios de cápsulas de ácidos grasos poliinsaturados de la cadena omega 3 y 6.

Importante: Es recomendable que el consumo de ácido linoleico a través de suplementos, sea prescrita previamente por un médico especialista, quien indicará la dosis recomendada de acuerdo a cada caso en particular.

Conclusiones Claves

  • El ácido linoleico es importante para ciertas funciones, especialmente en el sistema inmunitario.
  • No debe consumirse en exceso porque tiene efectos perjudiciales que de no ser controlados, pueden convertirse en un problema de salud pública.
  • Debe consumirse en combinación con omega 3.
  • No debe confundirse con el ácido linoleico conjugado.
  • Se puede consumir en alimentos y en suplementos.