Psicología y Salud emocional

Adenohipófisis y neurohipófisis: características y funciones

Escrito por Marie Galindo

La hipófisis es una pequeña glándula, situada en la silla turca, que es considerada entre principales de nuestro organismo, ya que se encarga de recoger los mensajes que van dirigidos hacia el cerebro para la emisión de señales y estímulos.

Además de ello, produce y segrega distintas hormonas que se encargan de intervenir en las funciones biológicas de nuestro cuerpo. La hipófisis, cuenta con dos elementos que se encargan de hormonas específicas en su funcionalidad y las mismas son adenohipófisis y neurohipófisis.

En el siguiente artículo justamente hablaremos sobre la adenohipófisis y neurohipófisis, cubriendo sus características y funciones principales.

¿Qué son la adenohipófisis y la neurohipófisis?

Son elementos pertenecientes a la glándula hipófisis, que se encargan de regular la segregación de ciertas hormonas indispensables para la correcta funcionalidad de nuestro organismo. Son los lóbulos anterior y posterior de la hipófisis y son de síntesis y secreción de hormonas a través de células nerviosas.

Adenohipófisis

Es un elemento de difícil acceso por su ubicación y se encarga de segregar seis tipos de hormonas, las cuales son relevantes para el correcto funcionamiento fisiológico y son suministradas a través de cinco células diferentes. En la adenohipófisis, se encuentra la responsabilidad del gigantismo producido en infantes y acromegalia en individuos adultos.

Desempeña una importante función de regulación endocrina y se encuentra bajo regulación hipotalámica a través de los nervios. Cabe mencionar, que la adenohipófisis cuenta con pars tuberalis, pars distalis y pars intermedia (estructuras rellenas de material coloidal y constituidas por capas celulares).

Neurohipófisis

La neurohipófisis, se encuentra ubicada en el lóbulo posterior y segrega dos hormonas encargadas de sintetizar neuronas hipotalámicas. No se encarga de producir pero si de segregar y almacenar las mismas.

Las hormonas encontradas en la neurohipófisis son la oxitocina y vasopresina y son liberadas a través de estímulos eléctricos por parte del hipotálamo.

Características de la adenohipófisis

La funcionalidad de la adenohipófisis se evoca a ciertas características, las cuales serán mencionadas a continuación para la comprensión de la misma y el reconocimiento de su importancia en nuestro organismo.

Se conoce como glándula maestra

Realmente esta denominación se refiere a la hipófisis, pero la adenohipófisis es quien se abarca la importancia de las hormonas que segrega. A través de ellas consiguen regular muchas funciones indispensables y vitales en nuestro organismo, por lo que en conjunto con su intrínseca relación con el hipotálamo es una glándula de gran relevancia.

Tiene forma ovoide

Su estructura es ovoide y se encuentra ubicada en la parte anterior del lóbulo de la hipófisis, formado por cordones epiteliales y rodeados por lo que se podría considerar como una red de sinusoides, los cuales son canales a través de los que fluye sangre.

Se ubica debajo del hipotálamo

La hipófisis, se encuentra ubicada en la base del cráneo y está estrechamente vinculada al hipotálamo en orientación hacia las actividades anatómicas y las funcionales. Como mencionamos previamente, la adenohipófisis se encuentra en la parte anterior del lóbulo de la hipófisis, lo que significa que se ubica debajo de hipotálamo.

Posee células glandulares

Las células encargadas de la segregación de las hormonas, son de origen epitelial. Inicialmente se encontraban organizadas y diferenciadas a través de características de tinción, pero a través del desarrollo de técnicas inmunohistoquímicas se identificaron las siguientes:

  • Células somatotropas.
  • Células lactotropas.
  • Células corticotropas.
  • Células gonadotropas.
  • Células tirotropas.

Produce y libera hormonas tróficas

Entre las hormonas liberadas por la adenohipófisis se encuentran hormonas tróficas o también reconocidas como estimulantes, las cuales dentro de sus funcionalidades destaca la capacidad que tienen para alterar el funcionamiento de glándulas como las endocrinas.

Ellas también se encargan de producir respuestas fisiológicas a través de receptores específicos en ciertos órganos, y la misma produce una liberación de hormonas para conservar el control de retroalimentación de la función endocrina.

Es regulada por el hipotálamo

En un artículo científico sobre la Adenohipófisis, mencionan la función reguladora a través de las hormonas tróficas como su función central y que se encuentran bajo regulación hipotalámica a través de neuropéptidos.

Su lesión o pérdida genera distintos trastornos

Entre los problemas que pueden desatarse en nuestro organismo, a partir de la lesión de la adenohipófisis destaca la detención del crecimiento, la atrofiación de testículos y ovarios, atrofiación de la tiroides y fallas o trastornos en el metabolismo tanto de lípidos, como de glúcidos y proteínas.

Funciones de la adenohipófisis

La adenohipófisis dentro de sus células y hormonas, se encarga de cumplir con funciones en el organismo de gran importancia. Las mismas serán mencionadas y descritas a continuación.

Regular la función endocrina

Con la regulación y secreción de hormonas tróficas previamente mencionadas, se cumplen principales funciones endocrinas regulando las mismas. De hecho la hipófisis y adenohipófisis pertenecen a este sistema, regulando glandularmente.

Producir respuestas fisiológicas

En el artículo científico sobre Hipotalamo y adenohipofisis, se expone con bastante claridad como, al ser una glándula que va de la mano con la actividad del hipotálamo, regula la coordinación de respuestas fisiológicas de distintos órganos en nuestro organismo, integrando además las señales recibidas y estimulando las respuestas apropiadas.

Estimular el crecimiento y desarrollo físico

Entre las hormonas presentes en las producidas y segregadas por la adenohipófisis se encuentra la Growth hormone, es decir, la hormona de crecimiento, por lo que la regulación del crecimiento y desarrollo físico correcto de los individuos se ve controlado en esta funcionalidad.

Si ocurre algún fallo o alteración en la hipófisis, o directamente en la adenohipófisis, se pueden presentar problemas de enanismo, gigantismo y desarrollo alterado en el individuo respecto a sus características físicas.

Regular el metabolismo

Entre la fisiología humana de la adenohipófisis encontramos la mediación de reacciones en el metabolismo. regulando su desenvolvimiento y también equilibrios en el organismo como el del sodio y agua, además de inflamaciones y reacciones neuroendocrinas ante el estrés.

Controlar la sensación de dolor y placer

Estas funcionalidades son responsabilidad de las betaendorfinas, las cuales son una de las hormonas liberadas a través de la adenohipófisis y las mismas son asociadas a respuestas de moderación, inhibición a sensaciones tanto de placer como de dolor.

Generar la producción de leche en las glándulas mamarias

La prolactina es otra de las hormonas producidas y reguladas en la adenohipófisis, y bastante vinculados con el nombre que se les otorga, son las encargadas de generar la producción de leche en las glándulas mamarias posterior al embarazo, aunque los niveles regulares se comienzan a ver alterados durante el proceso de gestación.

Intervenir en el proceso de reproducción y maduración sexual

El desarrollo físico correcto, crecimiento y capacidad reproductiva tiene mucha vinculación con la hormona del crecimiento. Aunque también la foliculoestimulante y hormona luteizante, tienen roles importantes en el desarrollo correcto sexual de la mujer y el hombre respectivamente.

Estimulan la producción de testosterona y progesterona, además de la formación de ovocitos y espermatozoides, por lo que son clave para los procesos de reproducción.

Características de la neurohipófisis

Las hormonas producidas en la neurohipófisis por medio del plexo capilar, conlleva a la identificación de diferencia en funcionalidad con la adenohipófisis.

Produce elementos característicos que lo estructuran. Estas características serán mencionadas a continuación.

Constituye la parte posterior de la glándula pituitaria

La ubicación de la neurohipófisis tiene lugar en el lóbulo posterior o neurohipófisis fabrica, la cual también es conocida como glándula pituitaria.

Se origina en el sistema nervioso central

La ubicación u origen embriológico se da en el Sistema Nervioso Central (SNC), debido a sus particulares funciones a partir de las hormonas que regulan y almacenan. Tiene una estrecha relación por la conexión con el hipotálamo y su síntesis de células nerviosas.

Se divide en tres sectores

Se divide en tres sectores o partes: eminencia media, pars nervosa e infundíbulo. La pars nervosa es considerada la más esencial y funcional.

La eminencia media, es la encargada de la liberación de hormonas hipotalámicas y un probable papel sensorial. La pars nervosa es la mayor parte de la neurohipófisis y es el lugar de almacenamiento de las hormonas oxitocina y la vasopresina. Por último, el infundíbulo, encargado de la liberación de las mismas en la sangre.

Está formada por células pituicitos

Las células pituicitos, están ubicadas en el lóbulo posterior de la hipófisis y su funcionalidad se basa en la secreción de oxitocina y vasopresina, por lo que claramente tienen una vinculación en la estructura de la neurohipófisis, quien tiene como conceptualización inicial esta función. Son las células pituicitos las encargadas de la correcta funcionalidad de la misma.

Almacena sustancias del hipotálamo

Como mencionamos previamente en el artículo, la neurohipófisis no produce hormonas, se encarga de almacenar y posteriormente suministrar a través del infundíbulo.

Las sustancias a la que nos referimos, siendo estas vasopresina y oxitocina, son sintetizadas en neuronas hipotalámicas y enviadas por las células neurosecretoras al neurohipófisis para su almacenamiento.

Guarda y libera dos hormonas importantes

Esas dos son las que hemos venido mencionado previamente, las cuales tienen capacidades bastante claves para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. La oxitocina por su parte es clave para la reproducción sexual, vida social y posterior al parto.

La vasopresina, permite el aumento de resistencia vascular y aumento de la presión arterial, además de tener vinculación también con la capacidad de comportamiento social del individuo, su vida sexual y vínculos con otras personas.

Alteraciones en su funcionamiento producen distintos trastornos

La alteración de la producción de neurohipófisis, sea exceso o defecto, dispone del riesgo de desarrollar ciertos trastornos en el individuo. Entre ellos, por ejemplo, la secreción excesiva de vasopresina, o también conocida como hormona diurética generaría efectos gastrointestinales, respiratorios e incluso neurológicos.

Funciones de la neurohipófisis

Aunque han sido previamente mencionadas, enfatizamos ahora más sobre las funciones que cubre la neurohipófisis en nuestro organismo y hacia dónde va orientada su actividad.

Liberar oxitocina y vasopresina

La neurohipófisis no es productora, pero si almacenadora, reguladora y liberadora de sustancias como la oxitocina y vasopresina en nuestro organismo.

Intervenir en la reproducción sexual

Principalmente la oxitocina, es la que tiene un papel fundamental en la intervención de la reproducción, ya que influye en las erecciones e induce a sensaciones de necesidad de contacto físico.

Estimular la lactancia

El proceso de lactancia materna comienza con el estímulo nervioso, el mensaje es procesado por el hipotálamo y la respuesta se envía al neurohipófisis, donde la señal procede a producir galactogénesis y la oxitocina la secreción de leche con la prolactina.

Estimular la contracción uterina

La oxitocina también es encargada de esta funcionalidad, debido a su capacidad de producir contracciones rítmicas a niveles normales. Por eso mencionamos previamente su importancia en el proceso de parto, ya que es indispensable para la dilatación cervical.

Intervenir en el comportamiento y relaciones sociales

Como hemos venido mencionando ambas hormonas, tanto oxitocina como la vasopresina tienen efectos en el organismo que nos permiten mejorar la sensación de placer al tener relaciones interpersonales, incluso producen estímulos a través de neurotransmisores y funcionan también como potenciadores en la creación de vínculos.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud