Artículo Revisado・Psicología y Salud emocional

¿Qué es el afrontamiento y cómo se lleva a cabo?

Escrito por Jesús Emilio TorrealbaRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

El hecho de encarar situaciones difíciles, pone a prueba nuestra capacidad para resolverlas. Muchas veces, sin previo conocimiento, hemos tenido éxito en la solución y en otras no.

Esa capacidad que nos permite enfrentar y abordar situaciones estresantes y poco agradables, forman parte de una estrategia psicológica llamada afrontamiento.

En este sentido, el afrontamiento es uno de los tantos mecanismos utilizados para manejar el estrés o situaciones estresantes.

En el siguiente artículo, te ofrecemos información valiosa acerca de esta estrategia y cómo puedes utilizarla.

¿Qué es el afrontamiento?

Según Lazarus (1) y Folkman (2), el afrontamiento se define como un conjunto de estrategias cognitivas y conductuales, que el individuo utiliza para gestionar demandas internas o externas que sean percibidas como excesivas para los recursos del individuo, con el fin de enfrentarse a una determinada situación para resolverla.

Importante: En el modelo psicoanalítico de la psicología se define “como el conjunto de pensamientos y actos realistas y flexibles que solucionan los problemas y, por tanto, reducen el estrés”. (3)

Objetivos del afrontamiento

Los objetivos del afrontamiento, están sobre la base de la solución de situaciones que provocan estrés en el individuo. A continuación te mencionamos tres de ellos:

Modificar situaciones

Uno de los propósitos de esta estrategia, es convertir una situación estresante, en una situación manejable por las personas.

Con ello se busca eliminar la tensión creada en el individuo, al verse por instantes, sin capacidad para resolver alguna situación. Esto también facilita el alcance de las metas y objetivos propuestos.

Inclusive, también es una oportunidad para que el individuo también se transforme y cambie, en su manera de pensar, de percibir, de manifestar emociones.

Nota: Convertir la situación estresante, en un desafío, puede contribuir a nuestro desarrollo personal y mejorar el estilo de vida.

Gestionar adecuadamente las emociones

La estrategia de afrontamiento, ayuda en lo interior de las personas a saber conscientemente cómo canalizar las emociones para mantener el equilibrio y la armonía.

Con las emociones en estado de equilibrio, el individuo es capaz de trazar objetivos y lograrlos. así como también tener relaciones sanas con los demás y poder dar lo mejor de nosotros mismos.

Resolver y superar dificultades

Esta estrategia está diseñada para que las personas generen, sobre la base de opciones y alternativas, soluciones a situaciones y superar las dificultades. Es darle valor a lo que genere satisfacción a tus demandas emocionales. En esta situación, los individuos se convierten en personas resilientes.

Cuando las personas están inscritas en una personalidad perfeccionista y no logran conseguir los objetivos anteriormente descritos, puede dar lugar a pensamientos disfuncionales y con ello la atelofobia.

Importante: Es vital tener confianza en nuestras habilidades para enfrentar, desde distintas perspectivas, las situaciones estresantes.

Tipos de afrontamiento

Los tipos de afrontamientos son diversos, y están diseñados de acuerdo a la perspectiva del proponente. Te damos a continuación los más comunes:

Dirigido al problema

En este punto es vital la búsqueda de información relacionada al problema. Gracias a los recursos informáticos, podemos encontrar mucha información, en un tiempo relativamente corto, permitiéndonos tomar decisiones rápidas.

Pero debes tener cuidado, sobre la calidad y cantidad de información a la que accedes, esto para evitar ansiedad y estrés, los cuales son trastornos que agravarían el problema.

Nota: En la web la información de primera mano es muy variada para tratar el mismo problema, por lo que tampoco es recomendable afrontar el problema desde esta perspectiva.

Dirigido a la emoción

Para superar los problemas, lo importante es no enfocarse solamente en las emociones. En este sentido, uno de los caminos a los cuales puedes recurrir cuando una situación estresante sobrepasa tus capacidades, es centrarte en el manejo de la emoción.

En este camino, las personas tratan de manejar las emociones que genera el problema, pero deben conectarlas con la consciencia, es decir, ser objetivamente introspectivos.

Esta vía es muy delicada, y los especialistas no recomiendan centrar tus energías para resolver situaciones, manejando tus emociones, ya que si no lo logras, éstas se pueden convertir en obstáculos. Se pueden crear y validar excusas para no avanzar hacia la solución de la situación malsana.

Importante: En un estudio titulado “Estilos explicativos y estrategias de afrontamiento”, explica la incidencia de los tipos de afrontamiento sobre los estados depresivos del individuo. (4). En otro artículo se explica las estrategias de afrontamiento más utilizadas en personas con estados de ansiedad. (5)

Evitación

En esta etapa, las personas deciden aplazar el afrontamiento de la situación problemática, con la finalidad de reacomodar sus recursos, y poder abordar las distintas situaciones estresantes, desde una perspectiva distinta.

En esta situación, el individuo toma la decisión de separarse de la situación que ha provocado el estrés, para tranquilizarse, meditar o distraer su atención en otras actividades.

Importante: Este tipo de afrontamiento puede resultar efectivo, si el tiempo de aplazamiento no es muy largo, ya que siempre estará presente la situación estresante.

Estrategias para llevar a cabo el afrontamiento

De acuerdo a la literatura, existen variadas formas o estrategias para llevar a cabo el afrontamiento, y su uso dependerá de las debilidades y fortalezas del individuo. Te presentamos a continuación las principales estrategias:

Encarar y reconocer la situación

Para esta estrategia, es importante reconocer que tenemos un problema o una situación estresante, la cual merece nuestra total atención y concentración.

Nota: Expresiones como “ese problema no me compete” o “No tengo cabeza para eso”, son expresiones comunes de personas con escasa voluntad para encarar situaciones difíciles.

Controlar activamente el problema

Mantener una supervisión y un control constante sobre la situación estresante, nos da la sensación de que tenemos un problema, que aún no hemos resuelto, pero que no tenemos la intención de abandonarlo y además tenemos la convicción de que podemos encontrar pronta solución.

Esto nos mantiene en una constante actividad y con pensamiento positivos, indispensable para nuestra autoestima.

Analizar la situación detenidamente

En este punto, trabaja arduamente nuestra psique y nuestros procesos cognitivos al servicio de la solución de la situación estresante.

Las funciones de percepción, memoria, pensar entre otros deben abocarse conscientemente al análisis de la situación presente.

Reconocer los límites

Es importante saber de nosotros mismos. Reconocer nuestras capacidades y competencias nos ayuda a saber si poseemos las suficientes herramientas para resolver la situación estresante.

Nota: Reconocer nuestros límites es saber en qué momento necesitamos de ayuda.

Confiar en las capacidades

Al reconocer nuestras competencias y capacidades, igualmente debemos confiar en que ellas pueden brindarnos las herramientas necesarias para afrontar distintas situaciones de estrés.

Tip: “Confía en ti, y sabrás cómo vivir”. Johann Wolfgang von Goethe

Solicitar ayuda de ser necesario

Todos necesitamos de ayuda en algún momento. Al saber hasta dónde somos competentes ante situaciones estresantes, debemos inmediatamente reconocer que requerimos de ayuda, pero hay que tener cuidado ya que la ayuda que solicitamos debe venir de personas que realmente pueden resolver nuestros problemas.

Frente a esto, nos permite aprender cosas nuevas, a tener experiencias y perspectivas distintas y aumentar nuestras capacidades y competencias.

Conclusiones Claves

  • El afrontamiento es una estrategia dirigida a enfrentar situaciones estresantes y reducir el impacto negativo de los eventos estresores.
  • La estrategia de afrontamiento es dinámica porque responde a un estímulo.
  • Se utiliza para regular las emociones del individuo en forma positiva.
  • Permite un aprendizaje continuo.
  • Eleva nuestra autoestima.