Psicología y Salud emocional

Alucinaciones hipnopómpicas: ¿qué son y por qué ocurren?

Escrito por Marie Galindo

Inicialmente debemos conocer lo que significa el término de narcolepsia, lo cual para la Universidad de Granada es definido como irresistible somnolencia diurna y síntomas intrusivos a los elementos del sueño.

En este sentido, las alucinaciones hipnopómpicas son uno de los cuatro elementos principales de la narcolepsia y se reconocen como esos sueños vívidos que suceden justo antes de despertarnos y que nos hacen sentir confundidos con la realidad.

A continuación, en este artículo ahondaremos un poco sobre este tipo de alucinación, sus características, causas y cómo prevenirlas.

¿Qué son las alucinaciones hipnopómpicas?

El término hipnopómpico fue introducido en el año 1918 por Myer, es una característica frecuente de la narcolepsia y se da justo al final del sueño. Es decir, en el proceso transitorio hacia el despertar.

Son un tipo de percepciones, que nos hacen vivir situaciones que no corresponden a nuestra realidad objetiva pero que nos hace sentir como si así fuera. De hecho, el sujeto muchas veces no distingue esa experiencia a una vivida completamente despierto. No es considerado una patología.

Características de las alucinaciones hipnopómpicas

Las características de este tipo de alucinaciones funcionan alrededor de la naturaleza de la misma. Permitirá entonces la comprensión más a fondo de estas experiencias y nos acercamos a los motivos por los que suceden.

Ocurren al despertar

Son ilusiones auditivas, visuales o incluso táctiles, que se desarrollan en un despertar incompleto. Duran entre 20 y 60 segundos de lo que es definido como una paralización y es reconocido porque al menos sucede una vez en la vida.

Se presentan sobre un fondo negro

En función a la información recogida por sujetos que han atravesado esta experiencia, lo describen sobre un fondo negro (aunque no es realmente negro, sino ese vacío que vemos cuando cerramos los ojos) con formas geométricas, objetos, animales o personas.

Generalmente son visuales y auditivas

La confusión del tipo de alucinaciones que se presentan se caracterizan por ser confusas y casi compenetradas con la realidad, es por tanto que existen sonidos e imágenes involucradas para permitirnos una percepción bastante creíble e incluso tangible.

No representan la realidad objetiva

Su vínculo con la realidad objetiva no está completamente claro a través de las investigaciones de este tipo de alucinaciones, ya que son experiencias identificadas como tales pero que el sujeto en cuestión no puede identificar de esa manera.

Son fisiológicas

La consideración de ser fisiológicas es porque se presenta en individuos sanos. Los cambios y efectos que se producen al dormir son determinados como biológicos, y es por lo mismo que los cambios que se pueden producir en la vigilia hacia el sueño o viceversa se reconocerían a través de las lecturas eléctricas de la actividad cerebral.

Entonces, esos pequeños episodios no son más que pequeños episodios de sueños que se cuelan entre un espacio y alteran el orden regular.

No son patológicas

Este tipo de alucinaciones no se consideran patológicas cuando suceden de formas aisladas, cuando no desarrollan paranoias y cuando la intensidad de las mismas no son indicadores de cuadros psicóticos.

Se relacionan con la parálisis del sueño

Como mencionamos previamente, las alucinaciones tanto hipnopómpicas como hipnagógicas son parte de los síntomas de la narcolepsia donde también entra la parálisis del sueño.

La referencia a nivel individual existe porque a veces son trastornos que consisten en despertares incompletos y provocan paralizaciones que pueden asustar a los afectados.

Son comunes en la infancia y adolescencia

Es muy habitual que la mayor cantidad de recurrencias de estas alucinaciones tengan lugar en un parámetro de edad de entre los 6 y 15 años. Suelen disminuir posteriormente pero se reconoce que la mayoría de los trastornos de sueño suceden durante la niñez.

Cabe mencionar que en la adultez también ocurren, solo que con menos frecuencia, aún así, no dejan de ser confundidas con la realidad y desarrollar miedos.

Causas de las alucinaciones hipnopómpicas

Los trastornos de sueño siempre tienen una explicación. Aunque estas alucinaciones no son consideradas como un trastorno en sí, vienen derivadas a que nuestro organismo y sobre todo el cerebro no son una máquina perfecta, por lo que con alguna regularidad pueden suceder estas situaciones

A continuación mencionamos las causas más comunes de las alucinaciones hipnopómpicas.

Parálisis del sueño

La parálisis del sueño es la incapacidad de moverse o hablar mientras estamos medio conscientes y podemos incluso mover los ojos. Por esa misma razón se generan cuadros de ansiedad y genera comúnmente temor.

Puede suceder como situaciones aisladas, sin que sufrir de narcolepsia sea un requisito. Son experiencias muy similares que pueden desencadenar la una a la otra y ambas ocurren en el proceso de intentar despertar.

Fantasías y creencias asociadas a la edad juvenil

En el trabajo titulado Los mil abrazos de Morfeo donde hablan sobre los trastornos del sueño, mencionan que de los motivos más frecuentes para influir en este tipo de alucinaciones influyen baja autoestima, bajas expectativas, esquemas cognitivos negativos, preocupaciones y discordias familiares, etc.

Todos esos aspectos son manejados en su mayoría durante la etapa de la adolescencia. Es donde más se frecuentan y parecen asentarse con mayor ímpetu.

Exceso de cansancio

También está definida en esta área como somnolencia diurna, lo cual viene siendo lo contrario al insomnio. Son ataques de sueño irresistibles, sobre todo en actividades monótonas.

Estos ataques de sueño pueden ser los que preceden los comportamientos cerebrales inadecuados que nos orillen a una alucinación, incluso comportamientos automáticos inapropiados debido a que los patrones cognitivos y atencionales son muy diferentes bajo estos efectos.

Consumo de drogas y alcohol

En el artículo titulado Trastornos relacionados con sustancias”, se reconoce como un trastorno perceptivo persistente por ciertos alucinógenos. Se describen alucinaciones geométricas y percepciones falsas.

El consumo repetitivo e incluso en situaciones únicas, si se mezcla o también si no, juega con nuestra mente y nos aleja bastante de la realidad objetiva. Puede despertarnos cualquier cantidad de sensaciones y alterar nuestro cerebro y sus respuestas, por lo que abre la posibilidad de disparar alucinaciones hipnagógicas e hipnopómpicas.

Francisco Roballo en un trabajo para la Facultad de Psicología, Universidad de la República Uruguay, expone que en concordancia con otras investigaciones la exposición a eventos traumáticos o amenazantes y la calidad del sueño, el consumo de alcohol y el estado de ánimo depresivo son factores predisponentes y recíprocos.

Prevención de las alucinaciones hipnopómpicas

Para evitar este tipo de alucinaciones que suelen ser incómodas y desencadenante a temores y paranoias temporales se han determinado ciertos parámetros para que las circunstancias no se propicien

A continuación mencionamos y describimos brevemente cuáles son los principales elementos para tener en cuenta previniendo las alucinaciones hipnopómpicas.

Descansar adecuadamente

Dormir las ocho horas recomendadas y la inclusión de siestas prolongadas (entre 15 y 20 minutos), ayuda a mejorar sustancialmente los niveles de somnolencia durante el día.

Las razones que afecten o dificulten el descanso deben ser estudiadas y remediadas para que no se generen estas alucinaciones. Francisco Reballo menciona en su investigación que situaciones estresantes, desfase horario y sufrir de algún trastorno del sueño puede influir en cronificar los ataques.

Practicar técnicas de relajación antes de dormir

Es recomendado sobre todo en situaciones de ansiedad, que afectan el conciliar el sueño y que pueden producir pensamientos cruzados o encontrados y ser consecuente a algún tipo de desbalance.

Las técnicas de relajación como meditar y controlar la respiración permite que nos concentremos en un objetivo y el cuerpo y la mente se relajen lo suficiente cuando estamos en la cama para dormirnos sin adversidades.

Evitar el consumo de sustancias psicoactivas

Las sustancias psicoactivas producen alteraciones en el sistema nervioso central y modifican la conciencia y estado de ánimo. La influencia que tiene sobre el cerebro afecta la estabilidad, que se requiere para descansar correctamente sin alteraciones del tipo alucinógenas.

Consultar a un especialista de ser necesario

Existen terapias de tipo cognitivo-conductual que ayudan al tratamiento psicológico dirigidos al sueño, cuidando con sus métodos de relajación la influencia de la ansiedad en la alteración de los pacientes.

Bhattarai y Sumerall en su investigación sobre la narcolepsia mencionan que: “La utilidad de cada opción de tratamiento, farmacológico o conductual, se debe ir evaluando con actigrafía, si es posible, o al menos diarios de sueño. Este tipo de seguimiento permite conocer qué opciones son las mejores en cada caso.”

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud