Psicología y Salud emocional

¿Qué son las alucinaciones visuales y por qué se producen?

Escrito por Jesús Emilio Torrealba

Las alucinaciones visuales no deben ser entendidas como una enfermedad, sino como un síntoma de que algo está ocurriendo en nuestro organismo, por lo que es importante saber reconocerla y cómo actuar ante ella.

En muchas ocasiones, se suelen confundir con fenómenos paranormales o espirituales pero nada más alejado de la realidad.

Estas alucinaciones se presentan a cualquier edad, no tiene preferencias sexuales, étnicas o etario, se pueden presentar en cualquier momento de la vida del individuo.

En el siguiente artículo, te daremos la información necesaria sobre las alucinaciones visuales.

¿Qué son las alucinaciones visuales?

Definimos las alucinaciones visuales como la percepción de objetos externos a través de la visión, que no están presentes cuando el individuo tiene conciencia de que lo que percibe no es real, lo que las diferencia de las ilusiones.

En ciencias de la salud, la alucinación es una percepción que no corresponde a algún estímulo físico externo. Sin embargo, la persona siente esa percepción real, por lo que, la alucinación es considerada como una pseudo-percepción, ya que no hay un estímulo externo que la origine.

Se diferencia de la ilusión, porque esta es una percepción distorsionada de un estímulo externo efectivamente existente.

El primero en definirla fue el psiquiatra Jean Etienne Dominique Esquirol en 1837, quien determinó que se trataba de percepciones sin objeto, esto significa que no existen elementos en el mundo exterior que puedan realmente provocarlas.

En este contexto, una alucinación consiste en una sensación de carácter subjetivo que no está anticipada por una impresión que influya sobre los sentidos.

Por lo tanto, las alucinaciones visuales son percepciones que ocurren en ausencia de estímulos sensoriales correspondientes, pero desde el punto de vista subjetivo del individuo que las experimenta son indistinguibles de la percepción normal.

Es importante mencionar, que las alucinaciones visuales están asociadas con los problemas de la visión y otros trastornos orgánicos como tumores cerebrales, crisis convulsivas, estados inducidos por drogas, enfermedades cerebrales vasculares, infecciosas, inmunológicas o degenerativas.

También se asocian a consumo en exceso de sustancias controladas o prohibidas.

Causas de las alucinaciones visuales

El objetivo principal de este punto es conocer las causas más comunes que pueden dar origen a las alucinaciones visuales, entre las cuales tenemos las siguientes:

Lesiones cerebrales

Estas lesiones cerebrales, pueden ser simples o complejas y también secundarias a la lesión de la vía visual en cualquier ubicación desde el ojo hasta la corteza occipital, incluyendo el diencéfalo y tallo cerebral.

Algunas de estas lesiones pueden ser: quiasma, cintilla y radiaciones ópticas, lesiones de tallo, lesiones hemisféricas cerebrales, lesiones de corteza visual y áreas de asociación, hemorragia/infarto cerebral, epilepsia, migraña, narcolepsia entre otras.

Trastornos mentales

Las alucinaciones visuales no son infrecuentes en trastornos psiquiátricos. Bracha encontró en 1989 una prevalencia de 32% en un grupo de esquizofrénicos.

En otro estudio, la frecuencia de alucinaciones visuales aumentó de 13 a 56% al insistir en el interrogatorio. En la esquizofrenia ocurre con los ojos abiertos y bajo condiciones de iluminación normal. Otros trastornos psiquiátricos que cursan con alucinaciones visuales son los trastornos maníaco-depresivos, depresión y conversivos.

En el caso de cuadros conversivos, existen factores emocionales y estresantes que desencadenan las alucinaciones visuales. En presencia de alteraciones del estado de alerta orientan a orígenes orgánicos, en caso contrario, a una psicosis funcional.

Problemas de visión

Las alucinaciones visuales relacionadas a enfermedades primarias del ojo, suelen ser de tipo simple, aunque no son raras las complejas. En la psicosis en parches negros, por ejemplo, el paciente presenta confusión y alucinaciones visuales asociadas a la colocación de “parches” que cubren los ojos.

En lesiones oculares no se confinan a algún cuadrante del campo visual, ocurren en su mayoría a la apertura ocular y en ambientes iluminados.

Algunas de ellas pueden ser: enucleación, cataratas y cirugía de cataratas, glaucoma, degeneración macular, desprendimiento o hemorragia retiniana, tracción vítrea, queratitis, escotoma negativo y centelleante, coroideraemia, enfermedad del parche negro, desprendimiento coroideo.

Otro ejemplo es la alucinosis peduncular de Lhermitte derivada por lesiones en el mesodiencefálico, causando alucinaciones visuales con el carácter de alucinosis.

Un tipo especial de alucinosis son las alucinaciones visuales, generalmente de carácter liliputienses, que pueden aparecer en ancianos con pérdida progresiva de la visión (cataratas, glaucoma), originando lo que se llama Síndrome de Charles Bonnet.

El síndrome de Charles Bonnet, o alucinosis orgánica, fue descrito por primera vez por Charles Bonnet en 1760. Se trata de una entidad clínica en la que aparecen alucinaciones visuales en pacientes con déficit visual bilateral, sin una patología orgánica de base.

Falta de sueño

Las alucinaciones visuales pueden ocurrir en individuos sanos bajo circunstancias específicas. En los adultos ocurren luego de desvelo, hipnosis, exaltación religiosa y deprivación sensorial.

El mecanismo básico involucrado en este tipo de alucinaciones, se debe a alteraciones del ciclo sueño-vigilia o del sistema reticular activador. El estrés puede ser un factor importante en la producción de cuadros breves y autolimitados de franca alucinosis.

Consumo de alcohol y sustancias psicoactivas

Suelen presentarse como alucinaciones “psicodélicas” y consisten en alucinaciones visuales geométricas en forma de espirales, túneles, tableros y círculos.

Los alucinógenos son llamados también esquizógenos o psicodislépticos, ya que producen un estado morboso de psiquismo que se caracteriza por desconexión con el mundo real y alteraciones sensoperceptivas diversas.

Las alucinaciones son también comunes durante estados de abstinencia a alcohol, barbitúricos, fármacos y psicotrópicos.

También puede presentarse las zoopsias, como alucinación de animales trepantes por los pies o con animales penetrantes por el ano y son particularmente comunes en abstinencia a alcohol, delirio alcohólico sub agudo o delirium tremens.

Efectos secundarios de fármacos

Cualquier fármaco a dosis tóxicas puede producir estados de confusión y alucinaciones visuales, entre ellos el litio y antidepresivos. La imipramina ha sido asociada a fenómenos alucinatorios debido al incremento que produce en la etapa de sueño y deprivación de la fase REM (rapid eye movements).

Depresión

Hasta ahora, existía la creencia de que las alucinaciones eran síntomas vinculados a desórdenes psiquiátricos como la esquizofrenia, el desorden de la personalidad o la psicosis.

Sin embargo, la literatura y las investigaciones demuestran que estos síntomas pueden presentarse también en trastornos psíquicos más comunes como la depresión o la ansiedad, incluso en personas sin ningún tipo de enfermedad mental diagnosticada.

Epilepsia

En su mayoría, las alucinaciones visuales”son la manifestación inicial de actividad epiléptica en regiones occipitales y temporales. Los estudios de Penfield y Perot revelaron que 10% de los pacientes con epilepsia del lóbulo temporal presentaban este síntoma.

Características de las alucinaciones visuales

Las alucinaciones visuales revelan una serie de características relacionadas en su mayoría a la percepción que realizan de eventos irreales, que carecen de tangibilidad, entre las cuales podemos mencionar:

Se experimentan distorsiones de la realidad

Algunos trastornos cursan con distorsiones cognitivas y/o con alteraciones de la percepción de la realidad. Estas son experiencias en las que nuestra mente desfigura la información que le llega o la interpreta erradamente, dándole significaciones que no se corresponden con lo que está pasando y con lo que otros pueden objetivar.

Se presentan en forma de pequeños destellos

Los destellos son percibidos de manera distinta. Las personas a menudo dicen que parecen relámpagos. Pueden lucir como arcos o líneas pequeñas, y van y vienen rápidamente; en oportunidades permanecen en el borde del ojo.

Son más visibles en la oscuridad, por lo que no pueden notarse durante el día.

La aparición de estos destellos se relaciona con la interacción del vítreo con la retina. "a edades más tempranas, el vítreo está adherido totalmente a la retina", explica Wang. "A medida que el vítreo comienza a separarse de la retina, puede tirar de ella un poco".

Esto produce la sensación visual de un destello de luz "como los de las cámaras", dice el Dr. Sean Ianchulev, profesor de oftalmología en la Facultad de Medicina Icahn en Mount Sinai en la ciudad de Nueva York.

Pueden visualizarse seres imaginarios o escenas vívidas

Las alucinaciones visuales se producen cuando el sujeto ve algo que no es real.

Dentro de esta categoría podríamos incluir a las alucinaciones hipnagógicas e ilusiones hipnopómpicas donde se pueden visualizar imágenes de personas u objetos en las etapas de vigilia sueño o sueño vigilia. Ambas resultan de los eventos y experiencias anteriores y que se salen del inconsciente hacia el consciente.

El tamaño de los objetos se percibe alterado

Existen dos espacios salientes de la corteza occipital del cerebro, que analizan las cualidades de lo que nos rodea.

Una es la vía dorsal y otra la vía ventral. La primera es la conocida como vía del dónde y la segunda es la vía del qué. La conocida como “vía del qué” analiza cómo es lo que rodea al individuo. La otra vía se encarga de ubicar en el espacio lo que rodea al individuo.

Teniendo en cuenta la definición de alucinaciones visuales, las distorsiones corresponden a alteraciones de las propiedades de los objetos. En relación con las alteraciones en las que los objetos son pequeños, se puede hablar de dos tipos concretos:

Las alucinaciones liliputienses. Son personas de tamaño reducido, como las personas que veían el personaje literario de Gulliver en ese mundo de fantasía llamado Lilliput.

Las micropsias. En este caso, lo que acontece es que los objetos que realmente están allí y que se perciben más pequeños con respecto a cómo los veían anteriormente.

En el caso contrario de las alteraciones en las que los objetos son grandes, también se puede mencionar dos tipos concretos: las alucinaciones gulliverianas y las macropsias. Ocurre, ante el mismo tipo de estímulos, solo que la percepción es a lo inverso: Las personas y los objetos se perciben más grandes de su tamaño habitual.

Se puede presentar la autoscopia

La autoscopia (del griego antiguo αὐτός ("yo") y σκοπός ("vigilante") es la experiencia en la que el individuo, mientras cree estar en estado de alerta, ve su propio cuerpo desde una perspectiva fuera de su cuerpo.

Esta extraña experiencia ocurre cuando el paciente se alucina a sí mismo como si se viera en un espejo y reconoce que es él. Es una compleja alucinación psicosensorial del cuerpo que se proyecta en el espacio visual externo.

No es solamente una alucinación visual, ya que las sensaciones somáticas y cinestésicas deben estar presentes para darle al sujeto la impresión de que la alucinación es él.

En 1934, Coleman escribió la descripción moderna más completa sobre autoscopia, llamándola "doble fantasma". Anteriormente otros filósofos y escritores como Aristóteles, Goethe, Maupasant y Poe describieron experiencias autoscópicas.

¿Cómo evitar las alucinaciones visuales?

Esto va a depender en gran medida sobre cuál es el origen de las alucinaciones visuales, pero a manera general se exponen las siguientes:

Consultar con el médico especialista

De las recomendaciones más importantes es buscar asesoramiento y ayuda de especialistas en el área. Lo relevante es ser consciente y reconocer que se está padeciendo de una anormalidad perceptiva e inmediatamente acudir al médico.

Trate de no tomar estas alucinaciones visuales como fenómenos paranormales o espirituales que están sucediendo a su alrededor. Busque ayuda.

Dormir adecuadamente

No dormir adecuadamente puede causar trastornos psicológicos como la depresión o la ansiedad, que puede conllevar a recibir percepciones no reales. La cantidad mínima que se debe dedicar al sueño es de 7 horas, aunque con el aumento de la edad, este período va variando.

Evitar el estrés y la ansiedad

A pesar de que vivimos en un mundo hiperactivo y cambiante, es muy necesario no dejarnos envolver en él. Las preocupaciones, los problemas son situaciones desencadenantes de trastornos psicológicos.

La literatura y estudios han comprobado la incidencia que puede existir entre algunas patologías psicológicas y las alucinaciones. Hacer deporte, llevar hábitos saludables reduce la probabilidad de sufrir este síntoma.

Moderar el consumo de alcohol

Ha sido comprobado que la ingesta de sustancias alcohólicas afecta la capacidad perceptiva de la realidad.

El consumo de este tipo de sustancias afecta el proceso cognitivo del individuo, alterando la realidad que lo rodea. También se puede sufrir de alucinaciones visuales en la etapa deprivación.

Evitar el consumo de sustancias psicoactivas

El consumo de algunos fármacos y sustancias psicoactivas, alteran durante su efecto la manera en que las personas perciben la realidad. Inclusive en la etapa de abstinencia se pueden presentar episodios con alucinaciones.

Como en la etapa de recuperación del individuo que sufre de alcoholismo, los consumidores de fármacos como antidepresivos o consumidores de estupefacientes en la etapa de deprivación puedes sufrir de alucinaciones visuales.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud