Psicología y Salud emocional

¿Qué es el amor platónico y cuáles son sus características?

Escrito por Marie Galindo

Todos a lo largo de nuestra vida, al menos una vez, nos hemos enamorado de alguien imposible. Una persona con la que tenemos mínimas posibilidades, pero no podemos evitar sentir un avasallante bulto de emociones cuando estamos cerca.

“Platónico” es un adjetivo originario del nombre del filósofo y matemático de la Antigua Grecia, Platón. Se le otorga este nombre debido a que Platón consideraba en sus escritos que el amor no se mantiene en algo físico, sino que va de una contemplación donde se haya constituido un esfuerzo magnífico para poder conocer el plano espiritual.

En 1936 se populariza el término con la publicación de Sir William Davenant titulada The Platonic Lovers, donde compartía su visión con la de Platón. A partir de lo que se considera una normalización de lo que es el amor, el concepto se transforma a lo que hoy conocemos como un amor que es tan imposible, que no se va a concretar.

A continuación les presentamos qué es realmente el amor platónico, sus características y las fases que suelen constituir este sentimiento. Sin dejar a un lado la visión psicológica de este tipo de amor.

¿Qué es el amor platónico?

El amor platónico para Jonathan Rúa en su artículo de Psicología y Ciencias Sociales titulado ¿Qué es el amor platónico? El paso de la química del amor al eros filosófico, se caracteriza por discrepar completamente con la correspondencia de este nombre.

Infiere que la naturaleza de lo que Platón considera amor, no tiene nada que ver con el significado que el término tiene para nosotros.

El amor platónico en nuestra cotidianidad se refiere a un amor inalcanzable que por circunstancias externas no se puede materializar. Es idealista, imaginario y donde no se establece ningún tipo de relación real.

Asimismo, este tipo de amor suele ser percibido de manera noble, desinteresada y artística, cuidando que la idealización que tenemos de alguna persona no se convierta en obsesión y no comprometa nuestra interacción social.

Características del amor platónico

Para reconocer y entender mejor lo que significa realmente un amor platónico, a continuación expondremos las características más importantes sobre este sentimiento.

Se refiere a un amor que trasciende

Con trascender, nos referimos a la capacidad de querer a una persona desde lo que apunta como el alma, ya que no existe contacto físico que genere vínculos sino una concepción que a veces incluso trasciende fronteras de belleza y se aferra a lo más inefable.

Filosóficamente utilizan el mismo término para referirse entonces a la disposición de hacer posible lo imposible acercándonos por encima de nuestras diferencias. Es capaz de burlar las fronteras de la materia y superar las conceptualidades banales.

Constituye la forma más pura de amor

Platón en su obra El banquete expone cuán puro y desprovisto de pasiones es el amor que él concibe. Las pasiones son consideradas por él: ciegas, materiales, efímeras y falsas.

El amor platónico no materializa ningún tipo de vínculo físico o pasiones, por lo que todo el concepto va vinculado a esta naturaleza. Se basa en virtudes y se fundamenta en ese reconocimiento externo.

Se basa en la idealización y fantasía

Esta característica nace de la ausencia de reconocer o como sea igual, la capacidad de ignorar, los errores que pueda cometer la persona en cuestión o los defectos que pueda tener.

Nos dejamos llevar por una idea perfeccionista y llena de expectativas que se aleja de la realidad y nos mantiene flotando dentro de esa burbuja.

Es uno de los elementos que va acorde a la visión de Platón y conlleva a una conceptualización, que nos eleva en sensaciones encantadoras a las que a veces nos rehusamos a abandonar.

El objeto del amor es el ser perfecto

Es justamente a través de la idealización, que describimos previamente, que absolvemos a la persona casi de ser un ser humano común y corriente.

Gracias a la romantización que caracteriza a las personas que suelen desarrollar amores platónicos, se elevan las capacidades de crear fantasías y construir personificaciones totalmente idealizadas, incluso a conveniencia propia.

No involucra el deseo sexual

El historiador de Ciencia de la Universidad de Manchester, Jay Kennedy, defendió en un artículo donde hablaba sobre los códigos de Platón, la posición de que el filósofo griego nunca expresó con total certeza la ausencia del deseo sexual y que fuese exclusivamente un amor espiritual.

Entendemos que la filosofía siempre tiene muchos caminos abiertos a la interpretación y existen cientos de variaciones y disputas. De hecho, no podemos asegurar que un amor platónico no tenga fantasías sexuales incluidas en el repertorio de expectativas del individuo.

Nunca puede ser alcanzado

A través de la caracterización del amor platónico se conceptualiza un amor imposible. Incluso cuando solo quiera decirse improbable, pero cabe destacar, que los amores platónicos también abarcan los espacios de fantasías amorosas con personas famosas e inalcanzables.

Impulsa a mejorar para tratar de tenerlo

Puede existir un factor motivador y estimulante en el amor platónico para la búsqueda de objetivos.

Muchas veces los amores de este tipo suelen considerarse inalcanzables por factores económicos, sociales, temporales, etc. y las oportunidades de acercamiento siempre se verán en adaptación y superación de sí mismo.

Se manifiesta intelectual y espiritualmente

Se mantiene en un plano espiritual. Con el pasar del tiempo y la ampliación del concepto del amor platónico, no se debe dejar olvidado la esencia de su conceptualización espiritual y de alma.

Justamente esa manifestación es la que hace que se vea imposible y se identifique con la forma de ver los amores platónicos e inalcanzables. Normalmente se apuesta solo por lo físico y sexual.

Va más allá de lo material y físico

Se entiende entonces que a partir de su espiritualidad y su inexistencia de nexo o vínculo, se exonera de contacto físico y se desprende de los intereses. Es un amor efímero que se fomenta incluso desde el desapego.

Suele aparecer en la juventud

En la edad de infancia y adolescencia es cuando existe mayor vulnerabilidad por la necesidad del afecto.

La Dra. Vanessa Nahoul en su investigación titulada Enamoramiento y amor platónico en la adolescencia, expone con sus análisis la intensidad con la que se atestigua este tipo de amor en la juventud. Ayuda al desarrollo emocional y les permite reconocer su existencia y no desestimar el presente.

Fases del amor platónico

Para la Real Academia Española (RAE) el amor es definido como un sentimiento intenso del ser humano, que necesita y busca el encuentro con otro ser.

El amor platónico no es menos complejo en absoluto, y se conforma también con ciertas fases o etapas que se plantean a continuación.

Amor corporal

Inicialmente se despierta la atracción física, donde se desenvuelve a partir del interés por la belleza externa y sus características. Se sostiene inicialmente sobre una imagen que creamos de la persona y muchas veces se puede quedar allí, solo en considerarlo atractivo.

Amor del alma

La palabra alma, a veces se efectúa desde la necesidad imperiosa y romántica de conseguir una mitad. Posterior a la compatibilidad física que existe en la atracción inicial, se desarrolla un conocimiento de sus pensamientos y aspiraciones.

Amor de la sabiduría

Podría entenderse incluso para Platón, como la necesidad de conocer más. Es desde la curiosidad, desde el conocimiento. Ya se ha distinguido que se encuentra identificada la belleza tanto externa como interna, y ahora se aspira a conocer la belleza que es esencial.

Amor supremo

Es considerado un amor supremo por las circunstancias en las que se desenvuelve. Es amar a una persona incluso cuando no estás en constante contacto con ella, es algo bastante puro y desinteresado. Nace de lo bondadoso, mientras no se vuelve obsesivo.

Asimismo, Platón explica su perspectiva de la siguiente forma: “El amor a lo bello en sí, el cual es el nivel supremo de amor y que se nos revela de súbito, cuando hemos recorrido correctamente los senderos anteriores en todas sus etapas.”

El amor platónico en la psicología

El amor platónico puede desarrollar cierto tipo de frustraciones que ahondan en la parte psicológica, ya que además es un amor basado en la idealización de una persona y no corresponde con la realidad que debemos establecer en nuestra vida.

A continuación mencionamos entonces cuales son los factores riesgosos que comprenden a este tipo de amor.

Se origina en la introversión e inseguridad

En el Blog de Maria Rosa Sifuentes, periodista e investigadora de Salud Mental, expone que detrás de un amor platónico siempre suele existir baja autoestima y miedo al rechazo.

Entendemos que existe alto nivel de exposición y de sensibilidad, pero suele ser característico en personas introvertidas ya que se mantiene una relación segura dentro de la imaginación.

Este tipo de relaciones no fracasan, no discuten, no decepcionan, y es por eso que debe cuidarse siempre el límite entre lo sano y lo obsesivo.

Genera la liberación de dopamina

En líneas generales el amor es detonante de felicidad, eso, bioquímicamente es producido por reacciones en nuestro organismo. La dopamina se libera provocando altos niveles de energía y euforia cuando estamos enamorados.

Sucede que, con los amores platónicos, la liberación de dopamina se conserva ya que se minimizan las decepciones y detonantes que influyen en el efecto psicológico, que presenta el pensamiento de la persona en nosotros.

En un artículo publicado en Blue Healthcare,exponen cómo la dopamina es justamente ese componente químico que se libera relacionado estrictamente con el placer y deseo.

Puede convertirse en obsesión

He aquí el delicado margen. Es una frontera tan delgada que existe el riesgo de fácilmente atravesarlo hacia, como expondría Platón el obsesionante delirio.

Neuroquímicamente existe el trastorno a partir de la frustración de no consolidarlo, no materializarlo. Es sano mientras afiance nuestros gustos y nos permita avanzar con las diversas circunstancias de nuestra vida, pero cuando produce insomnio, preocupación y nos limite debemos estudiar motivos y a veces, dejarlo ir.

Puede generar frustración y tristeza

Como mencionamos previamente, el auténtico amor platónico y la frustración que puede desencadenar dependiendo de la intensidad con que se viva, tiene la posibilidad de instalarnos en una depresión o ansiedad que nos aleje aún más de nuestra realidad.

La prolongación indefinida de esta fijación puede producir ralentización en la madurez emocional, incluso cuando al comienzo nos parezca un escape sano de la realidad. Perpetuarlo, puede traernos consecuencias psicológicas impactando en nuestra salud física y mental.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud