Psicología y Salud emocional

Anhedonia: qué es, causas y tratamiento

Escrito por Jesús Emilio Torrealba

En oportunidades, nos sentimos encerrados en nosotros mismos, sin saber que queremos o hacia dónde vamos o dejamos nuestras actividades sin concluir. Esa falta de impulso para realizar nuestras actividades, puede ser una señal de anhedonia.

La anhedonia constituye un indicativo de que en cuerpo algo está sucediendo o está por suceder, aspecto del cual debemos ocuparnos con prontitud.

En el siguiente artículo, te damos toda la información necesaria sobre este peculiar síntoma, y la manera para abordarlo.

¿Qué es anhedonia?

La anhedonia, hace referencia a la incapacidad del individuo para disfrutar de actividades que antes le eran placenteras. Esta puede puede aparecer en trastornos depresivos y en las esquizofrenias como un síntoma negativo.

En este sentido, la anhedonia (del griego ἀν- : an- «falta de» y ἡδονή : hedoné «placer») es la incapacidad para experimentar placer, la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades. Se considera una falta de reactividad a los estímulos habitualmente placenteros.

En el artículo “Anhedonia: una revisión conceptual”, definen la anhedonia como “Un defecto caracterial que dura toda la vida en la capacidad de experimentar placer”.

En el mismo estudio, el placer lo definen como “un afecto fuertemente positivo, una intensa anticipación de las experiencias que lo evocan, un recuerdo satisfactorio de la experiencia y una complacencia”.

Es importante destacar, que la anhedonia no es en sí misma un trastorno mental, se trata de un síntoma que suele ser una de las formas de expresión de diferentes tipos de enfermedad mental. Precisando, es la manifestación de una patología, pero que también genera, si no es tratada adecuadamente, otras patologías mentales.

Causas de la anhedonia

Los principales síntomas están ligados a la propia química del cerebro, como también a trastornos de origen psicológico. A continuación mencionamos las causas más comunes:

Alteración en la liberación de dopamina

La causa de la aparición de la anhedonia desde un punto de vista fisiológico, se debe a una alteración en nuestro cerebro que impide que se genere la dopamina, que es una sustancia química que se encuentra en el cerebro y que es la causante de las sensaciones placenteras.

En procesos depresivos, ocurre que el cerebro inhibe la producción de dopamina a causa de los antidepresivos, y en caso contrario, en estados de esquizofrenia, la producción de este neurotransmisor se sobre estimula. En ambos casos, existe una pérdida de la sensación de placer.

En esta situación, el sistema de recompensa del sistema nervioso central, no está funcionando.

Depresión

La anhedonia en la depresión, aparecerá más frecuentemente, tras situaciones estresantes y disgustos. A medida que desaparezca la depresión, también irá desapareciendo la anhedonia. Es común en los adictos a las drogas y en los enfermos con trastornos de ansiedad.

En casos delicados, el individuo deprimido se queda “congelado emocionalmente'', incluyendo aquellas personas a las que más aprecia o aquellas actividades que más le hacían disfrutar, incluso simplemente sentir.

La depresión aparece, cuando existe un desequilibrio en la producción de serotonina, norepinefrina y dopamina, elementos encargados de la estabilidad emocional del individuo.

Esquizofrenia

Las personas con esquizofrenia se caracterizan por tener delirios, alucinaciones, lenguaje o comportamiento desorganizado y capacidad cognitiva alterada. En esta patología, quedan anuladas todas las experiencias dolorosas y las que producen placer o sensación de bienestar.

La dopamina se conoce como la hormona de la felicidad, pero puede ocasionar serios problemas de salud si se produce poco o en exceso, como la enfermedad de Parkinson o la esquizofrenia.

Un estudio concluye, que las alteraciones diversas del sistema nervioso central se han relacionado con trastornos de la transmisión de dopamina.

Fármacos

Los fármacos, de acuerdo a su uso terapéutico, pueden alterar la función de los receptores para dopamina.

Esta conclusión surge de un artículo titulado "Psicofarmacoterapia antidepresiva", donde determinan que el consumo de fármacos “es estimulado por los agonistas dopaminérgicos para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson y bloqueado por los antagonistas neurolépticos en el tratamiento de las psicosis”.

Recordemos que la alteración de los niveles adecuados de dopamina en el cerebro, es causa principal en la aparición de la anhedonia. En unos casos surge la depresión, en otros la esquizofrenia y el delirio.

Sustancias psicoactivas

Los psicoactivos son aquellos cuyo consumo altera los estados de conciencia, de ánimo y pensamiento; ejercen efectos poderosos sobre estos procesos, llevando a la liberación de importantes cantidades de dopamina, constituyéndose un refuerzo positivo que provoca el fenómeno de la dependencia o la adicción.

Ciertas drogas durante su consumo, pueden generar grandes cantidades de estos neurotransmisores, mucho más grandes que las que se producen naturalmente en relación con recompensas sanas, como las de comer, escuchar o tocar música o interactuar de forma social.

Estrés

En el estrés es agudo o puntual, se produce la secreción del neurotransmisor CRH (hormona liberadora de corticotropina). Esta molécula provoca la liberación de dopamina, asociada con el sistema cerebral del placer.

Pero, en el estrés prolongado, esta función reguladora de la CRH se pierde, y no se libera más dopamina, lo que conduce a la depresión.

Por ello, ante nuevas situaciones de estrés agudo, en las que se secreta este neurotransmisor, la respuesta emocional es negativa, lo que fomenta el estado depresivo, limitando las sensaciones de satisfacción y placer.

Alteraciones emocionales

Altos niveles en la dopamina se asocian con el placer, mientras que un descenso de la dopamina se asocia a emociones negativas.

Estos estados alterados en la dopamina, generan en el individuo, estados emocionales distintos, con manifestaciones de desinterés y desapego a las actividades y personas de la vida cotidiana.

Síntomas de la anhedonia

Los indicativos de la anhedonia, se reflejan en su mayoría, en manifestaciones psicológicas negativas. A continuación te presentamos los más comunes:

Pérdida de interés en actividades cotidianas

El hecho de no percibir una sensación de satisfacción, tras la culminación de las actividades cotidianas, induce al individuo a perder el interés para realizarlas nuevamente.

La presencia de este hecho indica, que algo está pasando en el individuo que manifiesta un cambio en su comportamiento normal. Esta pérdida inusual en realizar actividades de la vida diaria, es señal de anhedonia.

Inapetencia

Cuando el individuo sufre de este síntoma, entre las consecuencias está la falta de apetito. Las emociones como la depresión o una aflicción pueden llevar a la inapetencia. El individuo pierde temporalmente el gusto y el placer por la comida.

Aislamiento

Este es el típico tipo de anhedonia social. El individuo pierde el impulso por interrelacionarse con otras personas, apartándose de los círculos sociales a los que pertenece.

No es que se convierta en una persona asocial, simplemente que el placer que le causaba el hecho de reunirse con otras personas ha desaparecido temporalmente.

Fatiga

En este estado de ausencia de estimulación, falta de metas y de objetivos, debido a una ausencia de energía o de impulso, puede generar un estado de fatiga o de cansancio.

Normalmente la persona comienza sus actividades dejándolas a medio terminar, no consigue crear nuevos hábitos y en general tiene falta de voluntad para realizar las cosas.

Pérdida de la libido

La pérdida del deseo sexual, es otra de las consecuencias de la anhedonia. Esto puede implicar alteraciones en los niveles de interés, motivación, anticipación, expectativa y predicción del esfuerzo, a cada cual más complejo. Y todos ellos son procesadas por circuitos neuronales diferentes pero superpuestos.

En niveles de dopamina óptimos, irradiamos la mejor versión de nosotros mismos, nos encontramos motivados, alegres, satisfechos, nuestras relaciones interpersonales fluyen, nuestra libido es buena.

Alteraciones del sueño

Las personas con anhedonia tienden a pasar más tiempo en estado de sueño. Esto debido a que la dopamina, no es producida por el cerebro en suficiente cantidad para inhibir la producción de melatonina cuando comienza el día, y en tal sentido, nos mantenemos en estado de sueño.

Un artículo titulado “Bases bioquímicas implicadas en la regulación del sueño”, expresa que cuando se produce un bloqueo de la dopamina tienden a aumentar el tiempo de sueño. Recordemos que el origen fisiológico de la anhedonia, es la baja producción de dopamina por el cerebro.

Falta de concentración

Se entiende como concentración la habilidad o capacidad del ser humano para focalizar sus recursos cognitivos en un estímulo o acción. En este contexto, cuando tenemos estímulos hacia los cuales dirigimos nuestros esfuerzos, muchos de nuestros procesos cognitivos se centran en ese objetivo. Esto gracias a la dopamina.

La falta de concentración, es generada entonces, y entre otras razones, a los bajos niveles de dopamina en el cerebro, hormona que nos impulsa al logro de los objetivos. Como se mencionó con anterioridad, podemos en ocasiones, dejar las cosas a medias.

Emociones falsas

Las emociones falsas o emociones negativas son de muy frecuente manifestación durante la etapa de anhedonia, entre otras razones, por la utilización de reacciones que no responden a su estímulo. Por ejemplo, pretender mostrar felicidad al recibir un estímulo, cuando realmente no se siente.

Tipos de anhedonia

En la actualidad existen varios tipos de anhedonia, sin embargo, a continuación te describimos dos de las más importantes:

Social

Es aquella por la cual la persona afectada por este síntoma, no disfruta ninguna de las actividades de índole social en las que participa, ya que el contacto con otras personas ya no le causa satisfacción.

Esta situación incluye las relaciones con sus viejos amigos, con quienes tanto se compenetró en el pasado. La anhedonia social produce un fuerte aislamiento, debido a que el individuo, prefiere mantenerse alejado y en soledad.

Física

Se manifiesta por la disminución del placer o satisfacción que se obtiene de la percepción de cualquier estímulo físico, siendo el más común los vinculados al disfrute de comida o las relaciones sexuales, pero aquí se encuentran los estímulos físicos de los cuales se ha perdido el gusto, como las actividades deportivas.

Las consecuencias se derivarán de acuerdo al estímulo que resulte afectado, pudiendo derivar en otros trastornos como los alimentarios, pérdida de peso, impotencia, entre otros.

Tratamiento para la anhedonia

La anhedonia puede ser difícil de tratar. En general es preciso tratar primero el trastorno mental que está causando los síntomas.

Por este motivo el tratamiento dependerá de la causa de la anhedonia, pues no será lo mismo si se trata de un hecho aislado y puntual, que si se trata de un síntoma de esquizofrenia o de depresión.

Terapia psicológica

Gracias a que existen diversas corrientes psicológicas, con distintas técnicas que pueden, según el estado en que se encuentre la anhedonia, tratarla; hay especialistas que trabajan con diversas técnicas que al momento de ser evaluado el paciente, indicará cuál es la más conveniente a utilizar.

Medicamentos recetados

La ausencia de dopamina en el cerebro, es la principal causa por la cual surge la anhedonia, la farmacología recetada debe ir hacia la estimulación de la producción de este neurotransmisor en el cerebro..

Reducción en el consumo de azúcar y cafeína

Es necesario mantener los niveles normales de dopamina en el organismo. La cafeína consumida en exceso, provoca el aumento de niveles de dopamina en el cerebro, trayendo en consecuencia que el individuo padezca de episodios de esquizofrenia, limitando sentir sensaciones de placer o satisfacción.

Así mismo, estudios en animales indican que el azúcar influye en los circuitos de recompensa cerebral de manera similar a los observados cuando se consumen drogas adictivas.

Por lo tanto, el azúcar modifica los niveles de dopamina en el organismo, alterando la sensación de satisfacción y placer del individuo.

Alimentación saludable

Una manera sencilla, para mantener los niveles tanto de dopamina como del resto de componentes de la química sanguínea del individuo, es garantizando el suministro balanceado de proteínas, vitaminas, minerales y grasas, a través de una alimentación balanceada.

Ejercicio físico

En el transcurso del esfuerzo físico real, el cerebro solo libera dopamina y serotonina en ciertas zonas. Pero si haces ejercicio como actividad regular, contribuye a la concentración de hormonas, creciendo ellas de modo continuo en la mayoría de áreas del cerebro.

Los efectos secundarios tan placenteros que conlleva, son de un mayor poder de concentración y un aumento de la alegría y la satisfacción.

Meditación

Para controlar los estados depresivos del individuo, los especialistas y la literatura recomiendan la práctica de la meditación.

La intención primordial de la meditación, es lograr un estado de relajación mental, que le permita al cerebro equilibrar la deficiencia y sobre estimulación en la producción de dopamina, neurotransmisor responsable de los estados de placer y satisfacción interior.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud