Dieta y Nutrición

Bebidas energizantes naturales que te encantarán

Escrito por Enmanuel Da Silva

El agotamiento, tanto físico como mental, son comunes hoy en día. Especialmente si tienes días agitados y cargados.

Si deseas continuar tu día energizado y mentalmente activo, existen alternativas saludables que no incurren en ingerir bebidas energizantes industriales.

Las bebidas energizantes industriales están cargadas de cafeína, así como azúcar, sodio y taurina. Su consumo se relaciona con problemas de salud. Las bebidas energizantes naturales

Por otro lado, los ingredientes en tu alacena puedes ser utilizados para preparar alternativas caseras mucho más son alternativas fácilmente accesibles y que no requieren muchos ingredientes o preparación.

Además de su efecto deseado, son ricas en vitaminas, minerales, antioxidantes y antiinflamatoriosbeneficiosas para tu mente y cuerpo.; altamente beneficiosos para tu organismo en general.

1. Naranja y miel

Esta peculiar combinación corresponde a una bebida isotónica casera. La naranja se encuentra cargada de potasio, magnesio, calcio y fósforo.

Es también una excelente fuente de folato, vitamina C y antioxidantes. La carga electrolítica que nos ofrece mantiene tu cuerpo energizado, tu mente clara y activa lista para cualquier actividad.

Si despiertas exhausto o realizaste alguna clase de actividad física extenuante, esta bebida energizante ayuda a recargarte sin los efectos secundarios que conlleva la azúcar procesada de bebidas industriales.

Para prepararla necesitarás lo siguiente:

Ingredientes:

  • 4 tazas de agua (equivale a un litro).
  • Una cucharadita de sal (realza el sabor de la naranja y edulcorante).
  • El zumo de 2 naranjas.
  • Miel o edulcorante.
  • Banana (opcional)

Como se prepara:

  • Extrae el zumo de la naranja. Aunque no es indispensable filtrar el zumo, sí debes eliminar sus semillas.
  • Coloca todos los ingredientes dentro de la licuadora y mezcla hasta formar una bebida homogénea.
  • Antes de servir, corrobora si el sabor de esta es de tu agrado. Si no es lo suficientemente dulce, agrega la banana.
  • Puede mantenerse refrigerada por días. Tómate un vaso al despertar o puedes hacerlo antes de iniciar tu rutina de actividad física.
  • El número de naranjas y la cantidad de agua dependen de ti. Si deseas una bebida de mayor concentración, puedes agregar el zumo de otra naranja.

2. Sandía y té

La sandía se caracteriza por su gran cantidad de agua (el 92% de la sandía), lo que favorece la hidratación como ninguna otra fruta. Contiene, además, altas cantidades de potasio y, en menor proporción, de magnesio.

Es rica en licopenos, que contienen propiedades anticancerígenas y favorecen el sistema nervioso central. Además, nos provee con cantidades moderadas de arginina, que disminuyen la fatiga muscular después de la actividad física.

El té, por otra parte, es prácticamente libre de calorías y proveen inmensurables beneficios. Entre sus electrolitos destaca el potasio, cinc, flúor y manganeso. Nos provee con flavonoides antiinflamatorios y antioxidantes.

Finalmente, contiene alcaloides, como lo es la cafeína. Es decir, el té, es una bebida energética como el café, con muchos más beneficios añadidos.

En conjunto, tanto la sandía como el té negro mantienen la hidratación, eliminan el dolor de cabeza, la agitación interna, la debilidad, el cansancio e incluso reducen la presión arterial.

Para prepararla, necesitarás:

Ingredientes:

  • Limón.
  • 1 taza de té negro preparado (250 ml).
  • ½ cucharadita de sal.
  • 1 taza de agua de coco (250 ml).
  • Una taza de sandía previamente cortada en cubos o rodajas (150g).

Como se prepara:

  • Primero, extrae el zumo del limón (ya sea manualmente o con un extractor) y reserva aparte.
  • Retira cualquier semilla de la sandía. Puedes desecharlas, si lo deseas.
  • Mezcla todos los ingredientes en la licuadora y mezcla hasta formar una bebida homogénea.
  • ¡Listo! Ya tienes tu bebida energizante. Puedes servir inmediatamente o esperar a que se enfríe. Puedes tomarla con cualquier comida, antes o después de tu ejercicio.
  • Puedes agregar una ramita de menta para darle un toque refrescante a tu bebida.

3. Té verde y cítrico

Como ya hemos explicado, el té posee afinidad para muchos órganos: cerebro (favorece la circulación), pulmones, hígado, corazón, riñones y músculos. Nos mantiene en forma, energéticos y relajados.

El cítrico, gracias a la vitamina C, incrementa nuestro sistema inmunitario, es antioxidante, anticancerígeno, agente reductor de la presión arterial, previene enfermedades crónicas, previene las deficiencias de hierro.

De manera indirecta e indirecta, un consumo adecuado de vitamina C es un energizante natural que mantiene a nuestro cuerpo en su mejor forma, a su vez traducido en energía para hacer más cosas.

Agregando ambos, creas una bebida isotónica casera, fácil de preparar.

Ingredientes:

  • 1 cucharadita de sal (5g).
  • 2 cucharadas de miel (50 g).
  • 1 taza de té verde ya preparado (el método es de tu elección).
  • Una taza (250 ml) de zumo de limón (necesitarías de 4 a 6 limones).
  • ¾ vaso de zumo de naranja (necesitarías de 1 a 2 naranjas, dependiendo del tamaño).

Como se prepara:

  • En un recipiente, vierte el zumo de la naranja y el limón.
  • Agrega la miel y revuelve la bebida hasta unirlos homogéneamente.
  • Agrega la sal y procede a mezclar nuevamente.
  • Agrega el té verde y remueve.
  • Puedes agregar un poco más de miel si la bebida aún no es lo suficientemente dulce.
  • Refrigera la infusión o puedes añadirle un par de cubos de hielo.
  • También puedes añadir ramitas de menta o hierbabuena, perfecto para el verano.
  • Puedes tomar a cualquier hora del día. Al tomarla antes de tu actividad física, te provee la energía necesaria.

4. Jengibre y té

El jengibre, al igual que el té, es una sustancia que mejora nuestros estados de ánimos y energías.

El jengibre demuestra propiedades antiinflamatorias, antioxidantes (lo cual disminuye el riesgo de aterosclerosis), reduce la presión arterial, favorece el metabolismo de lípidos (grasas) y aumenta la tolerancia a la glucosa.

¿Por qué es importante todo esto? Al despertarnos o luego de una comida, sentimos un ligero letargo, tanto físico como mental. El jengibre combate eso al mejorar tanto nuestra circulación como metabolismo.

En conclusión, el jengibre, en sus diferentes formas, nos mantiene despiertos y activos cuando necesitamos estarlo. Además, nos provee con una agradable sensación de frescura.

Ingredientes:

  • Miel (la cantidad dependerá de tu gusto).
  • 1 cucharadita de sal (5g).
  • 3 tazas de agua (una taza por cucharada de Jengibre, aunque esto puede variar).
  • 3 cucharadas de raíz de Jengibre. (45g).
  • ¾ de un vaso con té verde concentrado (150 ml).
  • ½ de vaso de jugo de limón (necesitarás de 1 a 2 limones dependiendo del tamaño de estos).

Como se prepara:

  • De antemano, prepara el jengibre. Si compraste la raíz entera, debes lavarla y rallarla.
  • Hierve el agua y lleva a punto de ebullición. Como dije, la cantidad necesaria de agua y jengibre depende del número de tazas que desees preparar.
  • Coloca el jengibre en el agua hirviendo y deja reposar entre 10 a 20 minutos. Mientras más tiempo lo dejes, más intenso será la infusión.
  • Colar para eliminar los restos de jengibre.
  • Añade el resto de los ingredientes y, con una cuchara, remueve hasta mezclar todo correctamente.
  • Lleva la infusión a enfriar y puedes servir tu bebida energética cuando desees.

5. Coco y espirulina

El agua de coco es una bebida isotónica casera con propiedades increíbles. Contiene un gran número de electrolitos tales como potasio, sodio y magnesio que mejora tu digestión y motilidad intestinal.

Además, si padeces de colitis o sensibilidad gastrointestinal, el agua de coco es excelente para ti ya que desinflama tu colon y no es pesado en lo absoluto.

Deportistas utilizan el agua de coco para restablecer sus niveles de electrolitos luego de una actividad física intensa.

La espirulina, en caso que no sepas, son algas de color verde azulado que sirven como suplemento dietético. Se comercializa en forma desecada, en polvo o incluso puedes obtenerlas aún frescas.

La espirulina es de fácil digestión y absorción a nivel gastrointestinal ya que carece celulosa. Por ende, mitiga el efecto letárgico que otras comidas podrían tener y actúa como un energizante natural.

Contiene propiedades antiinflamatorias, alto número de proteínas, ácidos grasos poliinsaturados, y electrolitos como potasio, magnesio, y zinc; favoreciendo la hidratación a cualquier hora.

También es una excelente fuente de hierro y vitamina B. Por ende, si eres de aquellos que se fatigan con frecuencia o padecen de anemia, esta bebida es un excelente suplemento para ti.

Ingredientes:

  • 500 ml de agua de coco.
  • ½ cucharadita de Espirulina en polvo.

Como se prepara:

  • Mezcla ambos ingredientes, ya sea con una licuadora o manualmente, hasta que se forma una bebida homogénea.
  • Sírvelo inmediatamente o deja refrigerar.

6. Naranja y semillas de lino

Las semillas de lino, también conocida como linaza, son famosos por sus propiedades a nivel gastrointestinal.

Proporcionan ácidos grasos poliinsaturados (ácido linolénico, metabolizado a Omega-3) y abundante fibra. Esto favorece la digestión, posee un efecto probiótico y evita irregularidades en la evacuación.

También contiene amino ácidos tales como la arginina, ácido aspártico y ácido glutámico. Por ende, nos proporciona con los suplementos necesarios para desempeñar nuestros ejercicios eficazmente.

El metabolismo del cuerpo se encuentra intrínsecamente ligada a tus estados de ánimo y energías, así como tu falta de éstas. La linaza, y su efecto generalizado, es una herramienta clave para tu cuerpo y mente.

Al unirlo con las ventajas del cítrico (electrolitos, antioxidante, etc.), obtenemos increíbles bebidas energéticas.

Ingredientes:

  • Zumo de naranja. Si deseas preparar una taza, necesitarás de dos 2 a 3 naranjas dependiendo de su tamaño.
  • Aceite de lino.

Como se prepara:

  • Extrae el zumo de la(s) naranja(s) y agrega agua. La cantidad necesaria depende de qué tan concentrado querrás tu bebida.
  • Finalmente, agrega una cucharadita de aceite de lino y mezcla hasta que se disuelva completamente.
  • Puedes tomarlo a la hora del desayuno con tu vaso de jugo de naranja habitual.

7. Plátano y espinaca

El plátano es mundialmente reconocido por su exquisito, dulce sabor que a la mayoría agrada. Pero no solo es dulce, sino también nutritiva.

Es rica en potasio, manganeso, vitamina B6 y vitamina C. El plátano, ya madura, contiene altos niveles de pectina, un tipo de fibra que ralentiza el vaciamiento estomacal, lo que retrasa la sensación de hambre.

Es común para los atletas comer un plátano antes de iniciar, o al finalizar, sus actividades físicas rutinarias. ¿La razón? Ciertos estudios han vinculado su consumo a un número menor de acalambramientos o desgarros musculares.

La espinaca es rica en hierro, calcio, magnesio, y vitamina C. Todo esto, y más, en tan solo pocas calorías.

Puedes prepararte un smoothie energético y hidratante luego de una ardua rutina de ejercicio.

Ingredientes:

  • 1 plátano entero.
  • 1 taza entera de espinacas (40g).
  • Agua.

Como se prepara:

  • Pica la banana en rodajas. Colócala junto a la espinaca en una licuadora y agrega el agua. Optativamente, puedes agregar hielo.
  • Mezcla hasta unir todos los ingredientes completamente.
  • Sirve inmediatamente o colócalo en el refrigerador para enfriar.

8. Jengibre y cúrcuma

La cúrcuma es una especia utilizada mundialmente, especialmente en la gastronomía del subcontinente indio. Pero su fama no sólo deriva de su capacidad de teñir a la comida o lo bien que sabe.

El componente principal de la cúrcuma es la curcumina. Una molécula con poderosos efectos antiinflamatorios en multitudes de condiciones inflamatorias y debilitantes (como la colitis).

La cúrcuma estimula en nuestro cuerpo la producción de hormonas que promueven la actividad cortical, manteniéndonos activos y atentos, así como inhibidor de la depresión.

Ingredientes:

  • ½ cucharadita de raíz de jengibre.
  • ½ cucharadita de cúrcuma molida.
  • 1 cucharadita de miel.
  • 2 tazas de agua.

Como se prepara:

  • Vierte el agua en una olla, y llévala a su punto de ebullición.
  • Añade la cúrcuma y el jengibre. Reduzca el fuego a mínimo y deja reposar por 10 minutos.
  • Cuele la mezcla en una taza y añade la miel. Mezcle hasta que todos los ingredientes se hayan mezclado.
  • Sirva aún caliente y disfrute su bebida.

Recomendaciones

Si deseas disminuir esa sensación de fatiga y cansancio que nubla tus pensamientos y te impiden desempeñar tus facultades físicas o mentales a lo largo del día, intenta con cualquiera de las bebidas recomendadas en este artículo.

No obstante, debes cambiar ciertos otros factores:

  • Recomendamos un horario de ir a la cama que proporcione un descanso que sea beneficioso para tu salud. Lograr una óptima calidad y cantidad de sueño es indispensable.
  • Evita el consumo de bebidas energizantes industriales. Pueden energizarte, pero no cargan con los beneficios añadidos de opciones más saludables. Pueden ocasionar, también, otra clase de problemas de salud.
  • Adopta una dieta más balanceada. Como ya se expuso anteriormente, el cuerpo humano es un todo. Si no cuidas bien de él, tu desempeño será poco fortuito.
  • Evita el consumo excesivo de café. Una taza de café durante la mañana tal vez no sea nociva, pero cantidades altas, especialmente durante la tarde y noche, tienen muchos efectos secundarios negativos.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud