Dieta y Nutrición

9 sorprendentes beneficios de la berenjena en la salud

Escrito por Luz Pérez

La berenjena es un fruto perteneciente a la familia de las solanáceas, la cual tiene muchos beneficios para la salud al ser una gran fuente de vitaminas y compuestos fenólicos como los flavonoides, importantes para el tratamiento de enfermedades.

Este fruto se encuentra entre los alimentos naturales que aportan un gran beneficio nutricional a la dieta. De acuerdo a la base de datos nacional de nutrientes del USDA, 100 g de berenjena cruda contienen solo 24 calorías y 6 g de hidratos de carbono.

Además, contiene un alto contenido de fibra, con los 3.40 g por cada 100 g de berenjena cruda, lo que constituye el 9% de la cantidad diaria recomendada.

Cabe destacar que al estar compuesta por una gran cantidad de agua (más de un 90%), su valor de calorías es muy bajo, por lo cual, se considera uno de los cultivos vegetales necesarios para lograr una dieta balanceada.

Es por esto que diversos estudios la señalan como un elemento coadyuvante en el tratamiento de patologías como: La diabetes, cáncer, padecimientos gastrointestinales y cardíacos, etc.

1. Ayuda a adelgazar y perder peso

Entre las propiedades de la berenjena está la alta cantidad de agua que posee, lo que determina que sea baja en calorías y libre de grasa (0.19 g) y colesterol (0 mg), por lo cual es un alimento clave en las dietas de adelgazamiento.

A la par se considera diurética por lo que ayuda a eliminar la retención de líquidos, y también favorece la eliminación de toxinas del cuerpo gracias a su propiedad depurativa y desintoxicante.

De acuerdo a un estudio del año 2014, al ser un alimento alto en fibra dietética provoca en quien la ingiere un efecto de saciedad, lo cual contribuye a mantener el peso ya que controla las ansias exageradas por comer.

Esto se debe a la sensación de llenura que produce por un período de tiempo prolongado. Además, es un alimento ideal para sustituir los carbohidratos y otros productos refinados.

2. Reduce el colesterol

Otro compuesto fenólico presente en la berenjena es el ácido clorogénico, importante en la disminución del colesterol LDL (conocido como colesterol malo), conforme con una investigación llevada a cabo en roedores en el 2014.

Al ser un gran antioxidante ayuda a combatir los radicales libres y a reducir el volumen de lípidos presente en los vasos sanguíneos disminuyendo el riesgo a padecer aterosclerosis.

Entre los flavonoides (pigmentos que contienen las plantas) de la berenjena se destaca la antocianina, la cual es un antioxidante con la capacidad de proteger a las células ya que se encarga de la absorción de los radicales libres.

A su vez, favorece la acción del colesterol HDL, o colesterol bueno.

Respecto a la fibra, se ha documentado que disminuye la probabilidad de padecer alguna enfermedad o ataque cardíaco al mantener un control en los niveles del colesterol LDL, que puede obstruir las arterias del corazón.

3. Combate la diabetes

Se ha descrito que la fibra tiene la capacidad de reducir la velocidad de absorción de los azúcares simples que se ingieren en la dieta, lo cual colabora con el control de los niveles de azúcar en sangre de los diabéticos.

El ácido clorogénico, principal compuesto fenólico de la berenjena, toma parte en el proceso metabólico de regulación de la glucosa al potenciar la acción de la insulina a la vez que disminuye la absorción de la glucosa intestinal.

La acción antioxidante de este fenol puede reducir la prevalencia de enfermedades relacionadas a altos niveles de azúcar en la sangre por su capacidad de inhibir ciertas enzimas que regulan la absorción del azúcar.

4. Previene cáncer y enfermedades cardíacas

Las antocianinas disminuyen el riesgo de padecer enfermedades cardíacas crónicas al reducir los marcadores de inflamación sistémica y vascular.

Una investigación publicada en la revista médica American Journal of Clinical Nutrition determinó que una ingesta regular de antocianina en mujeres, mantenía sus niveles de presión arterial más bajos.

Así mismo, también estaba asociada a una menor rigidez o endurecimiento de las arterias, lo cual suponía una disminución en la probabilidad de sufrir un derrame o infarto cerebral.

Un estudio del año 2015 destacó que la vitamina K evita la calcificación de las arterias, lo cual previene la formación de depósitos de placa que puedan obstruir el flujo de sangre al corazón.

Otro de los beneficios de la berenjena es que disminuye la probabilidad de desarrollar varios tipos de cáncer, esto es gracias a la acción de la antocianina y el ácido clorogénico.

Estos componentes al ser antioxidantes previenen el daño celular al neutralizar los radicales libres relacionados con el desarrollo de tumoraciones, la degeneración neuronal y proliferación y propagación de células cancerosas.

Igualmente, evitan la formación de nuevos vasos sanguíneos en las zonas de tumoración, bloquean las enzimas que favorecen la diseminación de las células cancerígenas y favorecen la apoptosis de estas células.

5. Contribuye al rejuvenecimiento

La antocianina (flavonoide) presente en la piel de la berenjena, específicamente la nasunina, exhibe un alto poder antioxidante, por lo cual tiene la capacidad de retardar el envejecimiento celular.

Los antioxidantes son importantes ya que previenen la oxidación de las moléculas y eliminan el exceso de radicales libres que podrían lesionar a las células del organismo si se acumulan en grandes cantidades.

6. Fortalece el sistema inmunológico

De acuerdo a la base de datos de la USDA, la berenjena consta de un compendio de vitaminas entre las cuales señalamos al ácido fólico; niacina; ácido pantoténico; piridoxina; riboflavina; tiamina y vitaminas A, C, E y K.

La ingesta de estas sustancias, está ampliamente documentada como una práctica altamente beneficiosa para el correcto funcionamiento del cuerpo humano, enfatizando su acción en el sistema inmunológico.

La vitamina A influye en el proceso de defensa contra enfermedades al regular la respuesta celular y humoral del sistema inmunológico. También, actúa en el adecuado funcionamiento del corazón, sistema respiratorio y renal.

La vitamina C es un antioxidante, aumenta la resistencia contra infecciones, virus y los resfriados. Además de promover la formación de colágeno y la cicatrización.

La vitamina E también es antioxidante, evita el envejecimiento celular y protege la piel.

La deficiencia de vitamina K puede acarrear debilidad ósea y síndromes hemorrágicos, al ser necesaria para la formación de hueso sano y una adecuada coagulación de la sangre.

7. Previene artritis, osteoporosis y enfermedades del corazón

Para prevenir la instauración o avance de enfermedades que afectan la cantidad y calidad del tejido óseo como la osteoporosis, es importante mantener una alimentación rica en calcio, hierro, potasio, magnesio, fósforo y manganeso.

Por suerte estos compuestos se encuentran presentes en la berenjena, donde 100 g de berenjena cruda contiene 9 mg de calcio, 0.24 mg de hierro, 14 mg de magnesio, 0.025 mg de manganeso y 230 mg de potasio.

Entre las vitaminas de la berenjena está el ácido fólico, necesario para el correcto desarrollo del cerebro y la médula espinal, y para reducir los efectos secundarios al tratamiento con methotrexato en pacientes con artritis reumatoidea.

Por su parte, los flavonoides están relacionados con un aumento de la densidad ósea, lo que contrarresta los efectos de la osteoporosis.

Otro compuesto que aumenta la densidad mineral ósea es la vitamina K disminuyendo el riesgo de sufrir fracturas, esguinces y calcificación de las arterias.

La calcificación arterial o vascular (depósito de sales de fosfato de calcio en la pared arterial), a la larga puede suponer una alteración en la presión sanguínea y facilitar el desarrollo de enfermedades del corazón.

Datos recabados de un estudio realizado en roedores exponen que el consumir berenjena tiene un efecto antihipertensivo, esto es gracias a la acetilcolina que se encuentra abundantemente en este fruto.

8. Ayuda en el sistema digestivo

La fibra dietética es fundamental para la salud del sistema gastrointestinal ya que toma parte en los procesos de secreción de jugos gástricos, digestión de alimentos, función intestinal y la absorción de nutrientes.

También ayuda en la salud del colon, elimina toxinas y regulariza las deposiciones al hacer que las heces sean suaves, según lo señalado en un trabajo de investigación referente a la fibra y sus beneficios a la salud.

Todo esto disminuye el riesgo de sufrir de cáncer de estómago y colon, y evita que se agraven estados de constipación y las hemorroides.

9. Mantiene una buena salud cerebral

La nasunina potencia la capacidad de memoria y la acción cerebral, gracias a su capacidad de preservar las membranas neuronales contra el daño de los radicales libres, previniendo el padecimiento de afecciones del sistema nervioso.

A la par, favorece la entrada y salida del flujo sanguíneo al cerebro lo que a su vez repercute en el transporte de nutrientes y eliminación de residuos celulares.

En un artículo científico fue descrita su ayuda en la prevención de enfermedades que afectan la memoria y generan un deterioro mental agravado por el envejecimiento, como las enfermedades de Alzheimer y de Parkinson.

Otro estudio de laboratorio señala que la nasunina también ayuda a disminuir la desintegración de las grasas cerebrales, evitando el daño a sus células.

En relación a las vitaminas, estas disminuyen el riesgo a padecer demencia, enfermedad de Alzheimer y pérdida de la memoria, respectivamente la vitamina C y E.

Cómo consumir la berenjena

Es importante que la berenjena se consuma luego de ser cocinada y no cruda, esto es para reducir los niveles de uno de sus componentes, una sustancia alcaloide denominada solanina la cual tiene un efecto tóxico en el organismo.

En grandes cantidades la solanina puede generar síndromes gastrointestinales como la diarrea y vómito. En cuadros más graves puede causar dolor de cabeza, afecciones del sistema nervioso y óptico, entre otros padecimientos.

Claro está, la cantidad de este alcaloide presente en la berenjena es relativamente baja y recordemos que se inactiva por medio de la cocción.

La berenjena tiene un característico sabor amargo, para eliminarlo te recomendamos lo siguiente: Córtala en rodajas y déjala en un litro de agua con sal por unos minutos, luego de ésto aclara con agua fría y escúrrelas.

Hay quienes acostumbran ingerir agua de berenjena para disminuir sus niveles de colesterol. Para esto solo tienes que sumergir sus rodajas en agua con jugo de limón y dejarlo reposar una noche en la nevera, al día siguiente ya está listo para consumir.

Ahora, ¿Cuál es el método de cocción más adecuado para la misma? Lo ideal es comerla asada, saltearla junto a otros vegetales como el calabacín, guisarla, hornearla, cocinarla al vapor o hasta se puede cocinar en el tan de moda air fryer.

Otra opción es hacer berenjenas rellenas con alguna proteína, o también se puede guisar su misma pulpa junto a otros vegetales y usarlo como relleno, ¡te aseguramos que tiene un sabor delicioso!

Otras personas optan por hacer una lasaña de berenjena y así disminuyen la ingesta de carbohidratos al sustituir la pasta.

Eso sí, debes evitar freirla ya que tiene la capacidad de absorber demasiada grasa aumentando considerablemente su importe de calorías.

Si decides hacerlo te recomendamos salarla previo a la cocción de manera que la pulpa se impregne lo menos posible de grasa. Es importante mencionar que al freirla reduces de su valor nutricional y disminuye su aporte de antioxidantes.

Así mismo, es preferible dejarle la piel, ya que es ella quien contiene la mayoría de sus nutrientes y en especial su antioxidante nasunina.

Existen variadas opciones que se adaptan a cada gusto, lo importante es que procures integrar la berenjena a tu dieta para que tengas una alimentación más balanceada y rica en nutrientes, cosa que, a su vez, disminuye el riesgo de padecer enfermedades.

Es evidente que la berenjena es un elemento indispensable para la salud del organismo, en gran medida por los altos niveles de antioxidantes que la componen, destacando el ácido clorogénico acumulado en la zona interior de la pulpa.

En contraparte, es necesario resaltar que los niveles de estos antioxidantes se ven limitados por las condiciones de almacenamiento, temperatura y grado de maduración de la berenjena.

De acuerdo a un estudio del año 2016 las berenjenas en un estado de desarrollo inicial (no tan maduras) constan de una acción antioxidante más efectiva que aquellas en mayor grado de maduración.

beneficios berenjena

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/TuInfoSalud

https://www.instagram.com/tuinfosalud/

https://www.facebook.com/tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_infosalud/

https://medium.com/@tuinfosalud