Artículo Revisado・Dieta y Nutrición

12 increíbles beneficios del ajo para la salud que debes conocer

Escrito por Jesús Emilio TorrealbaRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

La naturaleza siempre coloca en nuestras manos, las herramientas con las cuales podemos defendernos de muchas enfermedades. En esta oportunidad, es el ajo el protagonista de la salud para el ser humano.

Tan pequeño, pero con propiedades medicinales muy poderosas, y también destacándose en la gastronomía, así como en la preparación de remedio casero para beneficio de la salud humana..

A continuación, en el siguiente artículo te presentamos los beneficios del ajo, para que disfrutes de sus bondades terapéuticas.

¿Qué es el ajo?

El ajo o Allium sativum es una planta bulbosa, vivaz y rústica que pertenece a la familia de las Liliaceae, subfam. El color de la capa que envuelve los ajos es su elemento diferenciador, en el cual se pueden distinguir diversos tipos: ajo blanco o común, ajo morado o rosados y el ajo tierno o ajete.

Nota: El origen del ajo se ubica en Asia Central. La especie que conocemos hoy en día (Allium Sativum) procede de una variedad de esta zona.

Beneficios del ajo para la salud

Los diversos beneficios de este bulbo, están dados por la cantidad de componentes químicos y nutricionales que le otorgan muchas propiedades beneficiosas para diversas enfermedades en el organismo. Te presentamos algunas de ellas:

1. Fortalece el sistema inmune

El ajo, gracias a sus variados componentes antioxidantes como la vitamina C, la vitamina E, la S-alil cisteína o aliína, ayuda a que el hígado produzca una sustancia que se llama glutatión, además de la alicina, lo convierte en un poderoso aliado contra patologías derivadas del daño oxidativo a las células.

Para destacar: En un estudio sobre “El glutatión y su asociación con las enfermedades neurodegenerativas, la esquizofrenia, el envejecimiento y la isquemia cerebral”, detalla la acción de esta molécula sobre el daño oxidativo de enfermedades neurovegetativas. (1)

2. Reduce los niveles de colesterol malo

El ajo contiene antioxidantes que tiene un potente efecto sobre el colesterol de baja densidad, ayudando en la reducción de este tipo de lípido. El compuesto clave para esta acción terapéutica es la alicina.

Un artículo sobre “Garlic as a Lipid Lowering Agent—A Meta-Analysis”, concluye después de una revisión literaria científica que la alicina parece reducir significativamente el colesterol sérico total. (2)

Otro artículo sobre “Ajoene previene la digestión de grasas por la lipasa gástrica humana in vitro”, señala la capacidad de este compuesto para reducir los niveles sanguíneos de triacilglicerol. (3)

3. Mejora la circulación sanguínea

El ajo posee propiedades y efectos positivos sobre los factores de riesgo cardiovascular, ya que reduce la hiperlipidemia y la hipertensión. Esto debido a que restringe la formación de ateromas en las paredes de venas y arterias, causado por la dislipidemia, mejorando la circulación de la sangre y reduciendo la presión arterial en personas hipertensas.

Nota: El ajo tiene un gran potencial como agente anti-aterosclerótico.

4. Equilibra los niveles de glucosa

Otro de los principales beneficios que tiene el ajo, es su propiedad antidiabética. Se dice que el compuesto S-alil cisteína sulfóxido, compuesto antioxidante de este bulbo, es el responsable de este efecto.

Importante: Un estudio in vitro titulado “Efecto antidiabético del ajo (Allium sativum L.) en ratas diabéticas normales e inducidas por estreptozotocina”, concluye que de acuerdo a los resultados obtenidos, esta planta debe ser considerada una opción válida para el tratamiento de diabetes mellitus. (4)

5. Neutraliza los radicales libres

Gran cantidad de los compuestos que integran al ajo, son considerados importantes antioxidantes cuya función principal es neutralizar la acción de los radicales libres sobre las células del organismo, propiciando un menor riesgo de envejecimiento celular.

Entre estos compuesto se encuentran la vitamina C, la vitamina E, los compuestos polifenoles y los sulfurados, entre otros.

Nota: La potencia hipoglicémica del ajo se atribuye a los compuestos sulfurados presentes en el di-(2-propenil)-disulfito y 2-propenil propil bisulfito.

6. Combate bacterias, hongos y virus

La medicina natural ha considerado al ajo, como un antibiótico natural efectivo contra un amplio número de microorganismos debido a compuestos como la alicina y el ajoene. Investigaciones han mostrado que el ajo estimula las células inmunes del organismo, que matan los patógenos y las células anormales en el cuerpo.

Esto gracias a la presencia de alicina en el ajo, según un estudio sobre “El ajo Revisited: Actividad antimicrobiana de alicina y que contiene extractos de ajo contra Burkholderia cepacia complejo”. (5)

7. Disminuye dolores articulares

El ajo contiene compuestos orgánicos sulfurados como la alicina, que tienen efectos positivos sobre el sistema inmune y los procesos inflamatorios. Así lo refiere un artículo de revisión sobre “Efecto de compuestos fitoquímicos del género Allium sobre el sistema inmune y la respuesta inflamatoria”. (6)

8. Favorece la digestión

Son numerosas las publicaciones literarias respecto a los beneficios del ajo sobre el sistema digestivo, ya que se considera un antidiarréico, antiséptico de la flora bacteriana patógena, antidispéptico, colagogo y colerético.

El ajo también es considerado un antihelmíntico. La mayor participación en estas propiedades la tiene la alanina, compuesto clave de este bulbo.

Nota: La alicina, estimula los jugos gástricos para que los alimentos sean asimilados con más facilidad.

9. Elimina toxinas del organismo

El organismo cuenta con dos órganos, cuya función principal es la desintoxicación del organismo de los desechos metabólicos y de las sustancias tóxicas que entran al organismo por distintas vías.

Estos órganos son el hígado y los riñones. Compuestos como s-alil cisteína y s-alil mercaptano cisteína con su actividad antioxidante, colaboran con estos órganos en los procesos de eliminación de toxinas en el organismo, incluidos los radicales libres.

10. Combate afecciones respiratorias

El ajo tiene una fuerte acción antibiótica (gracias a la alicina), que participa en la eliminación de microorganismos que pueden ocasionar infecciones respiratorias, previniendo la aparición de trastornos comunes como la gripe y el resfriado.

Nota: El consumo de ajo crudo aporta nutrientes esenciales que estimulan la limpieza de los pulmones.

11. Disminuye el riesgo de cáncer

Se ha documentado, que las personas que consumen a diario el ajo tiene menos incidencia en patologías cancerígenas, y la evidencia es más fuerte para el cáncer de próstata y estómago.

En este sentido, un estudio sobre “Citotoxicidad y eficacia de eliminación de células cancerosas (HeLa) del extracto acuoso de ajo (Allium sativum)”, demostró la efectividad del extracto acuoso del ajo sobre células del carcinoma cervical. (7)

12. Reduce el riesgo de parto prematuro

La literatura coincide en este punto, en que el consumo del ajo y los beneficios de sus propiedades antibacterianas, antifúngicas y antimicrobianas, impide el ataque de patógenos durante el período de embarazo de la mujer, que aumentan el riesgo de parto prematuro o en situaciones de más gravedad, el aborto.

Importante: Las personas que tienen enfermedades relacionadas con las hemorragias, hipertiroidismo, disminución de plaquetas o que están en tratamientos anticoagulantes o hemostáticos, está contraindicado el consumo de ajo.

Propiedades del ajo

Los compuestos nutricionales del ajo, le dan una característica muy peculiar a este bulbo. Te mencionamos sus propiedades nutricionales y químicas:

Vitaminas

Los dientes contenidos en el bulbo del ajo aportan beneficiosas vitaminas como la vitamina A (retinol), vitamina B1 (tiamina), vitamina B2 (riboflavina), vitamina B3 (niacina), vitamina B6 (piridoxina), vitamina B9 ( ácido fólico o folato ), vitamina C (ácido ascórbico) y vitamina E (tocoferol).

Minerales

Los minerales que destacan en el ajo son el sodio, potasio, calcio, fósforo, hierro, zinc y magnesio. Todos ellos actúan en combinación con las vitaminas y antioxidantes, para ofrecer variadas y efectivas soluciones terapéuticas.

También tiene compuestos azufrados como: alixina, alicina, aliina, adenosina, alil metano tiosulfinato, dialil disulfuro, dialil trisulfuro, alil metil tiosulfinato, S-alil mercapto cisteína, 2-vinil-4H-1,2-ditiina y 5-alilcisteína.

Igualmente, se han aislado hasta 17 aminoácidos entre los cuales se encuentran: ácido aspártico, asparagina, alanina, arginina, histidina, metionina, fenilalanina, leucina, serina, treonina, prolina, triptófano y valina, importantes para la producción de proteínas.

Nota: El compuesto de aliína es el responsable del fuerte olor y fuerte sabor del ajo una vez triturado.

¿Cómo consumir el ajo?

El ajo es muy versátil en este punto, pero principalmente la gastronomía dirige la forma de consumo de este vegetal. A continuación te mencionamos las más frecuentes:.

Crudo

En las ocasiones en que se consuma el ajo crudo, este debe pelarse y machacarse para liberar sus componentes y hacer más efectiva sus propiedades medicinales. Un diente de ajo al día es suficiente. Consumido de esta forma constituye un excelente remedio.

En comidas

El ajo constituye un excelente aliado en las comidas, ensaladas y aderezos. Debemos tener en cuenta que el ajo cuando se cocina, pierde aproximadamente el 90% de sus propiedades.

Conclusiones Claves

  • El ajo contiene poderosos antioxidantes como la alanina y el ajoene.
  • Refuerza principalmente al sistema inmunológico.
  • Tiene propiedades antifúngicas, antibacterianas, antivirales y antimicrobianas.
  • Tiene efectos protectores sobre el sistema circulatorio y el corazón.
  • Es un antibiótico y antiséptico natural.
  • Se puede consumir crudo o integrado en comidas para aderezarlas.