Estética

Beneficios del sol y cómo aprovecharlos de manera segura

Escrito por Jesús Emilio Torrealba

La luz del sol está presente en casi todas nuestras actividades diarias. Con ello nos levantamos a realizar la mayoría de nuestras actividades productivas, así como también las actividades recreativas.

Esto lo hacemos, porque los rayos del sol han beneficiado a nuestro organismo de diversas maneras que muchos quizás conocemos. El efecto natural del sol tiene consecuencias muy beneficiosas para la salud. Pero también es un factor del que también debemos cuidarnos.

En este artículo, te hablamos sobre los beneficios de la luz del sol y que debemos tener en cuenta para disfrutarlo sin estar riesgo alguno.

Beneficios de tomar sol para la salud

Aquí te damos 12 de los principales factores beneficiosos que aporta el sol a nuestro organismo:

1. Contribuye con la producción de vitamina D

El cuerpo produce la vitamina D cuando la piel se expone directamente al sol del ambiente. Por eso, con frecuencia se denomina la vitamina de la "luz del sol". La mayoría de las personas satisfacen al menos algunas de sus necesidades de vitamina D de esta manera.

Químicamente, el procedimiento se expresa por la síntesis endógena que se induce por la exposición de la piel a los rayos ultravioleta B de la luz solar, que generan conversión fotolítica del 7-dehidrocolesterol a previtamina D3, lo cual es seguido por isomerización térmica no enzimática a vitamina D.

La vitamina D es importante, porque sirve como vehículo para la absorción del calcio en el organismo, un mineral que es esencial para el desarrollo y crecimiento de los huesos y para mantenerlos fuertes.

Sin la vitamina D el calcio no puede ser absorbido, y en los adultos produce un proceso gradual de desmineralización ósea que ocasiona primero una osteopenia y luego una osteoporosis. La hormona que regula el nivel de calcio en la sangre se llama hormona paratiroidea.

2. Fortalece las defensas del organismo

La exposición moderada a la energía solar mejora la calidad de la sangre, aumentando el número de glóbulos rojos y, por tanto, la capacidad para el transporte del oxígeno a todas las células del organismo.

También aumenta la cantidad de glóbulos blancos, que refuerzan las defensas del organismo frente a las infecciones.

3. Reduce los niveles de colesterol

Se ha comprobado que los niveles de colesterol son menores en época de verano, en parte porque la luz UV es necesaria para metabolizar el colesterol, evitando que adhiera a las arterias.

4. Favorece la buena circulación sanguínea

Al reducir los niveles de colesterol en la sangre, también favorece la circulación de la sangre al aumentar la vasodilatación de arterias y venas, haciendo que el sistema circulatorio trabaje más eficientemente.

5. Reduce la presión arterial

La presencia de esta vitamina disminuye los niveles de hormona paratiroidea, encargada de liberar el calcio de los huesos y de regular la presión sanguínea.

Cuando aumentan los niveles de vitamina D por efecto de la exposición a la luz solar, disminuye la hormona paratiroidea y la presión sanguínea en consecuencia.

6. Acelera el metabolismo

La luz solar, regula el funcionamiento del metabolismo de forma natural y equilibra los ritmos circadianos, una especie de reloj que llevamos que es capaz de amoldarse a una mayor cantidad de luz y funcionar más deprisa.

De hecho, son los encargados de controlar el índice de masa corporal, por lo que eliminarán más grasa para compensar lo que el organismo entiende como una actividad para la supervivencia..

7. Mejora la respiración

Un equipo del King College de Londres, descubrió una vinculación entre los bajos niveles de vitamina D y el empeoramiento de los síntomas de asma.

De hecho la vitamina D, la cual es generada por el propio cuerpo humano a partir de la exposición a la luz del sol, disminuye la estructura del sistema inmune que ocasiona el asma.

En este sentido, en un estudio publicado en el Journal of Allergy and Clinical Immunology, se demostró que la vitamina D fue capaz de bajar los niveles de interleucina-17, un elemento que forma parte del sistema inmunológico y puede causar problemas de asma cuando sus niveles son demasiado altos. La vitamina D fue capaz de bajar los niveles de interleucina-17.

8. Controla el ritmo del sueño

La radiación solar afecta a la producción de la melatonina, una hormona entre cuyas funciones está la de regular los ritmos circadianos del organismo e inducir el sueño al caer la noche.

9. Mejora el estado de ánimo

La explicación se deriva en que los rayos UV aumentan la producción de un neurotransmisor relacionado con la sensación de bienestar: la serotonina.

Igualmente, el hecho de que la exposición al sol favorece la reducción de la tensión arterial y el ritmo de la respiración, produce una sensación de bienestar, calmando los estados de tensión y excitabilidad.

10. Previene y controla afecciones de la piel

La luz solar mejora de forma significativa el acné, la psoriasis y el vitíligo, pero siempre en dosis moderada. La clave está en tomarla a primera hora de la mañana o a última de la tarde, cuando no tienes peligro de quemadura y no sobrepasar los treinta minutos de exposición.

11. Incrementa la vida sexual

Se ha comprobado que el sol, tomado igualmente con moderación, aumenta en el hombre los niveles de testosterona en la sangre, y esta hormona es una de las responsables del apetito sexual.

12. Previene algunos tipos de cáncer

Investigaciones recientes, sugieren que la vitamina D producida por el propio organismo gracias a una exposición diaria controlada a la luz solar, puede proteger frente al organismo de determinados tipos de cáncer (ovario, vejiga, útero, estómago, linfomas o próstata).

¿Cómo aprovechar los beneficios del sol de manera segura?

Indudablemente que la exposición no controlada al sol, puede traer consecuencias perjudiciales para la salud, sin embargo, existe una amplia gama de opciones que te pueden permitir disfrutar de los beneficios del sol.

Aquí te enumeramos algunas recomendaciones para su disfrute:

Utilizar protector solar adecuado al tipo de piel

Aplíquese una crema protectora de amplio espectro, con factor de protección igual o superior a 3. Colóquela sobre la piel expuesta y repita su aplicación cada dos horas, o después de trabajar, nadar, jugar o hacer ejercicio al aire libre.

Gestionar el tiempo de exposición

Para gestionar el tiempo de exposición a los rayos solares, se debe tener en cuenta la regulación correcta del índice UV. Este importante dato le ayuda a planificar sus actividades al aire libre para evitar una exposición excesiva a los potentes rayos del sol.

Es imprescindible la protección solar, siempre que el índice UV prevea niveles de exposición de moderados a altos, por ejemplo un índice UV de 3 o superior.

Póngase a la sombra cuando los rayos UV sean más intensos. No olvide que ni los árboles, sombrillas o toldos protegen totalmente contra la radiación solar.

Evitar exponerse en las horas centrales

Los rayos UV solares son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Tenga especial cuidado con la exposición al sol durante esas horas..

Hidratarse por dentro y por fuera regularmente

Cuando sea inevitable la exposición excesiva al sol, es recomendable la hidratación tanto del organismo, como de la piel expuesta.

El organismo tiene como mecanismo de protección, ante días fuertemente soleados, la sudoración a través de los poros, pero ello conlleva a la disminución de agua y minerales, lo que tiene que ser compensado inmediatamente.

La exposición a rayos solares puede causar en la piel daños como el cáncer. Una forma de evitarla es hidratándola continuamente.

Mantener cubierta la cabeza

Un sombrero de ala ancha protege debidamente los ojos, las orejas, la cara y la parte posterior del cuello de la exposición exagerada a la luz solar.

Proteger los ojos

Las gafas o lentes de sol, con un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos UVA y UVB, reducen considerablemente los daños oculares producidos por la radiación solar.

Consumir alimentos ricos en vitaminas

La zanahoria y el tomate contienen carotenoides, son los mejores alimentos con capacidad antioxidante para absorber la radiación ultravioleta y protegernos de los rayos solares.

Pero debemos tener en cuenta también que consumir demasiada vitamina también tiene sus consecuencia, así que , mucha moderación.

Evitar aplicarse perfumes y lociones antes de exponerse

La mayoría de estos productos contienen sustancias químicas, que reaccionan desfavorablemente a los rayos solares, causando irritación en la piel. Es por ello, que no se recomienda aplicarlos antes de exponerse al sol.

Utilizar bálsamo labial

La manteca de karité, es un bálsamo labial de origen natural que nos puede ayudar con los labios al mantenerlos hidratados, entre otros beneficios. Sin embargo, no tiene protección solar, por lo que no puede utilizarse en solitario.

Actualmente existen productos como los protectores labiales, que tienen en su composición ingredientes muy específicos capaces de proteger la piel frente a las agresiones externas (sol y agua).

Hidratar la piel luego de exponerse

Las recomendaciones dermatológicas indican, que hay que hidratar la piel después de una exposición prolongada al sol.

Existe una gran variedad de productos que pueden hidratar nuestra piel y que podemos comprar en las farmacias, pero es muy importante observar que la crema que vayamos a aplicar no contiene fragancias o perfumes para tener menor riesgo de irritación.

En este caso, se debe realizar la ducha de agua fría con gel sin detergente, con pH ácido (menor a 5,5) y que no contenga fragancias o perfumes.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud