Dieta y Nutrición

10 Beneficios del vinagre de manzana que no conocías

Escrito por Enmanuel Da Silva

El vinagre de manzana posee numerosas ventajas, no muy conocidas, que podrían resultar interesantes para ti.

Entre los distintos tipos de vinagre, el vinagre de manzana ha sido históricamente empleado como una medicina tradicional, y con buena razón.

Los beneficios son múltiples y van desde salvaguardar la salud de tu corazón, mantener regulados tus niveles de azúcar e incluso la disminución de grasas corporales.

1. Elimina muchos tipos de bacterias

La capacidad como sustancia antibacteriana del vinagre de manzana se encuentra estrechamente relacionada con el proceso de creación del mismo.

Cuando se trituran las manzanas y se extrae su jugo, se añaden tanto bacterias como levaduras (utilizado por las primeras como fuente de energía) que transforman los azúcares en alcohol.

Posteriormente, se añaden un tipo de bacterias a la mezcla anterior, que transforman el alcohol etílico a ácido acético. Luego, se añade ácido málico que, junto al anterior, le dan al vinagre ese sabor amargo.

¿Por qué importa mencionar esto? El ácido acético se añade a la superficie de los microbios e impide que estas, a su vez, invadan a las células sanas de nuestro cuerpo.

También impide que las bacterias logren activar moléculas y enzimas que causan la inflamación generalizada y el mal estado general (conocidas como citocinas).

Al hacer esto, la bacteria no tiene medio de escape, su superficie se rompe y sus componentes internos son eliminados.

Incluso, actualmente, el ácido acético se diluye y se utiliza como base para medicamentos utilizados comúnmente contra tratar infecciones del oído, tanto por bacterias como hongos.

También se utiliza como preservativo en muchas comidas para evitar la pérdida de estos por infecciones como, por ejemplo, el agente causal de la Salmonela.

2. Disminuye los niveles de azúcar en la sangre

Se ha demostrado un cierto efecto terapéutico por parte del vinagre para mantener en niveles normales las concentraciones sanguíneas de azúcar.

La insensibilidad a la insulina y la diabetes mellitus son problemas metabólicos prevalentes hoy en día. Especialistas recomiendan un enfoque múltiple con agentes terapéuticos que reduzcan la insensibilidad a la insulina.

Estudios demuestran que la sensibilidad a la insulina aumenta tras el consumo de vinagre, tanto en personas sanas como los que padecen de diabetes tipo II.

El vinagre atenúa los niveles de glucosa e insulina circulantes en la sangre luego de ingerir comidas altas en carbohidratos.

Al reducir la glucosa en sangre luego de comidas, la capacidad de nuestros tejidos (como el músculo) para absorber la glucosa no se ve superada y se mantienen en niveles adecuados.

El consumo de vinagre también se ha relacionado con una glucemia adecuada en estados de ayuno (tras despertar, por ejemplo), particularmente beneficioso en personas con diabetes tipo 2 controlada.

Se cree que los efectos hipoglicémicos del vinagre derivan de su capacidad de ralentizar el vaciado gástrico (lo cual genera la sensación de hambre) y reducir la absorción de carbohidratos por parte del intestino.

Prueba de ello es la baja prevalencia de enfermedades metabólicas, obesidad y enfermedades cardiovasculares en países con alto consumo de vinagre de manzana, como lo es el mediterráneo.

3. Ayuda a perder grasa

El vinagre de manzana también favorece la pérdida de peso al reducir el exceso de grasa corporal.

El vinagre favorece la degradación del colesterol al controlar los niveles de glucosa e insulina en sangre, comúnmente son muy altos en personas con problemas metabólicos (diabetes y obesidad, por ejemplo).

Esto se ve estrechamente relacionado con el punto anterior. La insulina favorece la entrada de glucosa al interior de las células del hígado. Una vez que éstas se saturan, utilizan la glucosa en exceso para producir ácidos grasos.

Los ácidos grasos son convertidos en colesterol para que puedan ser transportados de el hígado a todos los tejidos del cuerpo, particularmente a los adipocitos (células cargadas de grasa).

Allí, el colesterol pasa a convertirse en triglicéridos. El triglicérido se deposita en el interior de la célula. La insulina también desfavorece la conversión de triglicéridos a ácidos grasos utilizables como combustible.

Con el transporte continuo de colesterol y depósito de triglicéridos, que se ve reflejado, a su vez, en una acumulación de grasas en nuestro cuerpo.

El vinagre, pues, revierte estos procesos al controlar los niveles de glucosa e insulina, ayudando a controlar los estados de hiperlipidemia, hiperglicemia e hiperinsulinemia.

4. Reduce el colesterol

El vinagre ayuda a mantener un perfil lipídico adecuado, que no es más que la concentración de lípidos (ácidos grasos, colesterol, y más) que circulan libremente por nuestro torrente sanguíneo.

Esto lo logra al reducir los niveles de LDL (colesterol malo) y aumentar las HDL (colesterol saludable). En realidad, estas no son colesterol, sino proteínas que transportan colesterol.

Las primeras, las LDL, transportan el colesterol hacia otros tejidos para que los depositen en forma de triglicéridos (que, a su vez, se ve reflejado como grasa corporal).

Las HDL tienen el efecto opuesto, es decir, transportan el colesterol desde los tejidos hacia el hígado, para que este los metabolice y sean consumidos. Al aumentar los niveles de HDL, se desfavorece la acumulación de grasa corporal.

De esta manera, el vinagre (junto a otros factores dietéticos) obliga al cuerpo a utilizar el colesterol como combustible, disminuyendo la obesidad y favoreciendo la salud cardiovascular.

5. Puede prevenir el cáncer

Ciertos tipos de tumores de piel, como los melanomas, son causados por la exposición constante de nuestra piel a los rayos UV (en conjunción con otros factores)

Cuando nuestra piel está expuesta a los rayos UV constantemente, sufren cambios. Entre estos, radicales libres, inflamación, y liberación de moléculas con potencial cancerígeno.

El vinagre contrarresta esos cambios. Entre sus efectos beneficiosos está la destrucción de células que han desarrollado un potencial cancerígeno, la reparación de la piel maltratada.

Ciertas moléculas, como el factor nuclear kappa (NF-kB), se encuentran presentes en muchos tipos de tumores. El vinagre disminuye sustancialmente sus concentraciones.

6. Elimina el acné

El vinagre de manzana, por su contenido de ácido málico, favorece una piel saludable.

El acné es el resultado de una infección del folículo piloso por un tipo de bacterias que comúnmente residen en la piel.

El cuidado inadecuado de la piel, el exceso de aceites naturales por falta de limpieza, los rayos solares y la alimentación son factores que contribuyen a la infección.

La bacteria invade e infecta el folículo, causando su hinchazón, enrojecimiento y la incomodidad característica del acné.

Su infección provoca una respuesta inflamatoria. Como el ácido málico posee propiedades antimicrobianas, disminuye las concentraciones del organismo en el área afectada.

Segundo, el ácido málico actúa como un antioxidante y antiinflamatorio. Durante la inflamación, se producen radicales libres que contribuyen aún más a lesionar la piel.

Al disminuir la oxidación celular, el vinagre disminuye, pues, la inflamación y muerte celular. Con el tiempo, la infección cede y los folículos de tu piel retornan a su estado normal.

También, el vinagre evita que los aceites naturales de nuestra piel se acumulen y favorezcan la aparición del acné.

Finalmente, el ácido málico aumenta la rigidez y grosor de la piel, favorece la humectación de la piel y disminuye la aparición de cualquier cicatriz dejada por el acné que una vez existió.

7. Aclara las manchas en la piel

El vinagre disminuye la fotosensibilidad de nuestra piel, es decir, que tan sensible esta es a los efectos UV del Sol. Eliminando así, la disparidad de tonos por hiperpigmentación de la piel y favoreciendo una piel saludable.

Los nocivos rayos UV inducen la producción de radicales libres, lesionan irreparablemente las células de la piel, favorecen la inflamación e impide que el ciclo de vida normal de las células de piel se cumpla.

El vinagre controla los niveles de radicales libres y también impide la liberación de sustancias proinflamatorias. Así pues, el vinagre aumenta la fotorresistencia de nuestra piel contra los rayos solares.

También, el vinagre induce la eliminación de aquellas células ya muertas y que no cumplen con ninguna función. También estimulan la división y crecimiento de nuevas células, reemplazando las anteriores.

Por otro lado, los efectos del vinagre dependen de la concentración en la que se aplica a la piel. Una concentración alta de los ácidos del vinagre puede tener un efecto opuesto sobre la piel, aumentando la lesión aún más.

Para aplicarlo sobre la piel, se debe primero diluirlo en agua y aplicar cuidadosamente.

8. Alivia quemaduras

Las quemaduras destruyen la integridad de la piel, por efecto inflamatorio, producción de radicales libres, y muerte celular.

Como ya hemos explicado, el vinagre es indiscutiblemente un agente beneficioso para todas esas patologías.

El vinagre, de manera indirecta, al favorecer la renovación de una nueva capa celular que reemplaza la piel quemada, se estimula también la producción de colágeno y otras proteínas estructurales que cicatriza la piel dañada

Finalmente, el vinagre exfolia la piel y la mantiene hidratada. De tal manera que el vinagre coadyuva a nuestro cuerpo a reparar la lesión y eliminar cualquier imperfección causada por esta.

9. Ayuda a eliminar hematomas

Tras una lesión o cualquier daño a nuestra piel, es habitual que ocurran hematomas. Que es acumulación localizada de sangre en la zona de la lesión, llevando a la hinchazón.

El vinagre favorece la desaparición de hematomas al mejorar la circulación sanguínea y favorecer la reabsorción de la sangre, evitando dejar alguna clase de imperfección o daño a la piel.

Humedece un poco de algodón con una dilución de vinagre y agua. Aplica el algodón sobre el hematoma y deja este actuar por lo menos durante una hora.

10. Ayuda a reducir la celulitis

La celulitis puede ser tratada por el vinagre de manzana mediante dos maneras: consumo oral de este o mediante tópicos aplicados al área con celulitis.

La celulitis es una infección de las porciones más profundas de la piel y de la grasa superficial del área, principalmente por bacterias. Aunque en la mayoría de los casos, la celulitis no es de carácter grave, puede complicarse.

Como el vinagre posee propiedades antimicrobianas, inhibe la multiplicación de la bacteria causante, favorece su eliminación y evita, pues, que la lesión se propague.

Segundo, las capacidades antiinflamatorias del vinagre disminuyen la reacción inflamatoria contra la bacteria, reduciendo el enrojecimiento, la hinchazón y el dolor que la inflamación causa.

También favorece la formación de nuevas células que cicatrizan y curan la lesión. A los pacientes que padecen de celulitis, se les recomienda la humectación continua del área, por lo que el vinagre, en ese aspecto, es muy útil.

La celulitis es común en personas con alteraciones metabólicas, común en la diabetes tipo II y la obesidad. Principalmente por el depósito de grasas que se ven afectadas por la bacteria.

También pueden ocurrir tras la picadura de un mosquito, por lo que aplicar vinagre diluido facilita el cierre de la herida y previene infecciones.

El vinagre estimula un mejor control del metabolismo de las grasas por control sobre el colesterol, glucosa, insulina y más. Previniendo, así, la aparición de la celulitis.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud