Artículo Revisado・Medicinas

Cáncer de garganta: causas, síntomas y tratamiento

Escrito por Enmanuel Da SilvaRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

El cáncer de garganta, continúa siendo una adversidad para miles de personas a nivel mundial. La llegada de la quimioterapia y otras como la cirugía láser, han favorecido la supervivencia de la mayoría de estos pacientes.

Pero, ¿hay alguna manera de evitarlo? ¿Hay algún síntoma al cual se deba estar atento? Estas y más preguntas serán contestadas a continuación, donde te explicaremos desde qué es, sus principales factores hasta sus tratamientos actuales.

¿Qué es el cáncer de garganta?

Generalmente, hace referencia a los cánceres que aparecen en la faringe o en la laringe (donde se localizan las cuerdas vocales).

Estos, junto a los cánceres de lengua, tiroides, esófago, glándulas salivales, del oído, nariz y senos paranasales, son conocidos como “cánceres de cabeza y cuello”.

El carcinoma de células escamosas es el más común de todos. Sólo en los EE.UU., se estima que aproximadamente 40,000 personas se les diagnostica este tipo de tumor. (1)

El carcinoma puede afectar los distintos componentes del tracto aerodigestivo superior, que son la faringe, laringe y esófago. Dependiendo de su localización, las probabilidades de supervivencia varían.

Nota: La laringe es una pequeña cámara localizada en la garganta, donde se alojan las cuerdas vocales, responsables de la entonación y articulación de palabras.

Causas del cáncer de garganta

Los tumores malignos o benignos, son el producto final de múltiples vías celulares y metabólicas que convergen y dan lugar a estas aberraciones celulares. A continuación, mencionaremos algunas de las asociaciones más comunes.

Consumo de cigarrillo y alcohol

Son los principales factores de riesgo de casi cualquier tipo de cáncer. El tabaco está compuesto de cientos de sustancias proinflamatorias y precancerígenas, que modifican la integridad de las células del esófago o faringe.

Importante: Un estudio publicado en la revista Alcohol Research & Health, reitera la fuerte asociación entre ambos fenómenos. Una persona que fuma e ingiere alcohol constantemente es 300 veces más proclive a desarrollar un cáncer en la laringe. (2)

Deficiencias nutricionales

Ciertos patrones dietéticos, parecen guardar cierta relación con el riesgo a cáncer. Personas con una dieta baja en grasas poliinsaturadas, vitamina C, E, y frutas y vegetales en general, demuestran un mayor riesgo.

Muchos de estos nutrientes esenciales actúan como antioxidantes, antiinflamatorios y reguladores del ciclo de división celular. Tal vez no sean la única causa, pero podrían contribuir al desarrollo de tumores.

Importante: El alcoholismo crónico también se asocia a déficits nutricionales, ya que el sistema digestivo de la persona es incapaz de absorber los nutrientes necesarios. Ambos factores podrían actuar en conjunto.

Virus del papiloma humano (VPH)

El VPH es toda una familia de virus. Algunos son relativamente benignos, mientras que otros, como el VPH tipo 16 y 18, tienen potencial oncogénico (es decir, capaces de producir tumores).

Generalmente, producen verrugas y neoplasias en los genitales masculinos y femeninos, pero pueden afectar otras regiones, como ocurre en el cáncer orofaríngeo. El sexo oro-genital, podría explicar el cómo el VPH se aloja en la laringe u otras partes del cuello.

Reflujo gastroesofágico

En circunstancias normales, el ácido gástrico no está en contacto con la mucosa del esófago. Pero, la exposición repetida de esta acidez a las células esofágicas (como ocurre con pacientes con reflujo), desencadenan una serie de cambios celulares.

Como respuesta a este estímulo agresor, el esófago produce células distintas e inusuales en el área, para resistir el ácido. No obstante, el cuerpo no se detiene allí. Las células continúan cambiando, hasta que finalmente producen una neoplasia (tumor).

Síntomas del cáncer de garganta

Dependiendo de la localización del cáncer, su grado de evolución y de las características de la persona, los síntomas varían. A continuación, te explicaremos algunos de los más resaltantes.

Dolor al tragar

Si el cáncer se localiza en el esófago, la persona tendrá dificultad al tragar alimentos e incluso producirá dolor. La persona describe esta dificultad como “si algo estuviese alojado en su garganta”.

Nota: Este signo, por sí solo, puede ser alarmante ya que indica alguna posible obstrucción del tubo digestivo, por lo que recomendamos acudir a un médico.

Dolor de garganta y oído

Dependiendo del tamaño y a cuáles estructuras afecte, el cáncer de laringe o faringe puede provocar una molestia en la garganta, o incluso dolor.

La obstrucción puede ser tan significativa que la persona puede sufrir dificultad para respirar.

Alteraciones en la voz

Si el cáncer es lo suficientemente grande o se aloja en las cuerdas vocales, la persona puede experimentar cambios graduales en su tono de voz, provocando una ronquera.

Importante: Dependiendo del grado del daño, puede haber incluso un daño a las cuerdas vocales que requiera reconstrucción quirúrgica.

Tos y congestión

El cáncer laríngeo también es responsable de inducir una tos persistente y crónica en los pacientes. En casos más graves, la persona puede hasta toser sangre.

Debido a la conexión entre las fosas nasales y el cuello, cualquier afectación de este último puede también afectar la producción de moco, induciendo la congestión en los pacientes.

Pérdida de peso

La pérdida rápida e inexplicable de peso en pacientes, suele ser un signo alarmante que puede apuntar a un tipo de cáncer.

Para destacar: Un 40% de los pacientes a los cuales se les diagnostica con cáncer, presentan como signo inicial una súbita pérdida de peso, según datos de la Sociedad Americana de Oncología Clínica. (3)

Protuberancia en el cuello

Existe la posibilidad de un cáncer orofaríngeo, si un bulto es detectado en el cuello o garganta, pero también puede ser explicado otros fenómenos, por lo que sugerimos dirigirte a un médico profesional inmediatamente si notas una protuberancia en esta zona.

Nota: El uso de la tomografía computarizada, como veremos más adelante, puede ayudar a identificar el origen de estas protuberancias.

Tratamiento para el cáncer de garganta

Afortunadamente, un cáncer laríngeo no significa que sea mortal. Si es detectado a tiempo y se aplican diversas estrategias, favorecen las probabilidades de supervivencia. A continuación, te explicaremos algunas de estas.

Cirugía

Una vez que se ha confirmado la presencia de un cáncer en la laringe u otra región (ya sea por biopsia o tomografía computarizada), los médicos deben discutir con los pacientes las distintas opciones para él.

Nota: La laringectomía total o parcial (extirpación de la laringe o parte de esta), es una de estas. Puede ser hecha a través de una endoscopia o de manera abierta.

El avance de las técnicas quirúrgicas permite la extirpación del tumor, preservando la función de la laringe.

Además de la extirpación, la cirugía láser también es una opción para los pacientes, especialmente si el tumor se localiza en la parte alta de la laringe o si aún está en estadios tempranos de evolución.

La terapia láser consiste en la aplicación de un rayo láser delgado y enfocado sólo a la zona donde se localiza el cáncer, para así eliminarlo o al menos disminuir su tamaño, facilitando su extirpación.

Radioterapia y quimioterapia

La quimioterapia consiste en el uso de drogas anticancerígenas. Estas pueden ser administradas vía oral o intravenosa. El propósito es reducir el número de células cancerígenas en la laringe hasta lograr su extinción del cuerpo.

La quimioterapia puede ser usada antes o después de una cirugía o una radioterapia, para asegurar la eliminación completa de células que han escapado del alcance del cirujano o de los rayos X o disminuir su tamaño para que la extirpación sea efectiva.

Fármacos de terapia dirigida

Este tipo de tratamiento técnicamente forma parte de la quimioterapia, pero con un enfoque diferente. Este último busca la eliminación completa de las células cancerígenas, mientras que la terapia dirigida ataca sustancias específicas en el interior de la célula.

¿Qué son estas sustancias? Moléculas como las proteínas que han sufrido una mutación y sean parte de la cadena que produzca la replicación infinita de estas células aberrantes. Es decir, revertir el cambio.

Nota: Con esto, se pueden bloquear o desactivar señales químicas, modificar las proteínas mutantes, volver a la célula un blanco para el sistema inmune o incluso llevar sustancias tóxicas al interior de las células cancerosas.

Inmunoterapia

Por mecanismos variados, las células cancerosas de la laringe logran burlar la acción del sistema inmune, particularmente aquellas que se desprenden de su sitio original y metastatizan a otro sitio.

La inmunoterapia busca corregir esto. Existen distintas clases, como la terapia de anticuerpos monoclonal, donde se crean anticuerpos en laboratorios, específicos para buscar e infiltrarse en el tumor.

Una vez dentro, estos anticuerpos actúan como una “diana” o “señal”, que indica al resto del sistema inmune donde atacar.

Importante: La terapia combinada podría representar una alternativa a los nocivos rayos X o al efecto tóxico de la quimioterapia.

Prevención del cáncer de garganta

Hasta que la ciencia no logre entender las bases moleculares y genéticas del cáncer en su totalidad, la prevención absoluta contra este no será posible.

Eso no significa que no debamos evitar ciertos hábitos que aumentan el riesgo a estas. A continuación, les explicaremos que no deben hacer.

Evitar el cigarrillo y consumo excesivo de alcohol

El tabaquismo incrementa el riesgo de cáncer incluso hasta 10 veces más que personas no fumadoras. El consumir alcohol persistentemente y en grandes cuantías, también incrementa el riesgo.

Los esfuerzos públicos para concientizar al público sobre el riesgo del tabaco, ha tenido un impacto positivo, según cifras publicadas por el Centro de Control de Enfermedades. (4)

Tip: Recomendamos disminuir o eliminar completamente el hábito tabáquico en tu vida, sustituyéndolo por hábitos más saludables, como el ejercicio o la meditación.

Mantener una alimentación equilibrada

El enlace entre la dieta y los cánceres aún sigue siendo tema de investigación, pero ciertas conexiones han sido identificadas entre ambos.

La Sociedad Americana de Cáncer, recomienda adoptar dietas saludables que incluya frutas, vegetales, granos enteros, y prevenir alimentos proinflamatorios, como la carne roja, los alimentos procesados, y comidas y bebidas azucaradas. (5)

Importante: La dieta es uno de los pilares de una vida plena y saludable. Sin ella, serás agobiado por una multitud de problemas de salud, no sólo se trata del cáncer.

Protegerse del VPH

El VPH puede causar hasta seis tipos de cáncer, por lo que debemos protegernos, y a nuestros seres amados, de este virus. La vacuna contra el VPH es segura, efectiva y tiene efectos a largo plazo.

Niños entre los 9 y 12 años deben recibir la inyección. Para aquellos adolescentes mayores o adultos que no han sido vacunados, también la deben recibir, aunque necesitarán hasta 3 inyecciones.

Conclusiones Claves

  • El cáncer de garganta puede hacer referencia a un cáncer que afecte a la faringe, laringe o esófago.
  • El tabaquismo y el alcoholismo crónico representan los principales factores de riesgo de esta afección.
  • La dificultad para hablar, tragar y la pérdida inexplicable de peso representan signos y síntomas alarmantes.
  • Una alimentación adecuada, el cese de hábitos nocivos y adoptar otros más saludables, disminuirán el riesgo a padecer de esta enfermedad.