Dieta y Nutrición

¿Cómo acelerar el metabolismo para adelgazar rápidamente?

Escrito por Marie Galindo

El aceleramiento del metabolismo para disminuir de peso se ha rodeado de infinidad de mitos a lo largo del tiempo. Y de hecho, esto va completamente en sentido contrario a las dietas que limitan la alimentación en grandes escalas, ayunos y disminución del consumo de proteínas.

Entonces es importante reconocer que el metabolismo al ser un balance entre producción y administración de energía en nuestro cuerpo, se podrá estimular su funcionalidad.

Cabe mencionar que el metabolismo de las personas no funciona bajo un estricto cálculo de nuestros consumos, sino en la correcta operatividad de nuestras enzimas y el principio de un organismo saludable.

A continuación conoceremos a profundidad lo que es el metabolismo y las mejores estrategias para acelerarlo.

¿Qué es el metabolismo?

Rinat Raner en su investigación de ¿Qué es y cómo se mide el metabolismo?”, define este proceso como un conjunto de reacciones químicas del organismo encargado de convertir los alimentos consumidos en energía química. Energía que es indispensable para las funciones biológicas básicas.

Entonces, el metabolismo se hace a todas horas, y es controlado principalmente por las glándulas de la tiroides. Es por tanto que el ejercicio físico, la correcta alimentación y la funcionalidad correcta de estas glándulas, nos permitirá controlar nuestro peso y adelgazar acelerando nuestro metabolismo, siendo este nuestro objetivo.

¿Cómo acelerar el metabolismo?

Acelerar el metabolismo equivale a quemar calorías con mayor frecuencia, y por tanto se obtiene el resultado deseado.

A continuación, mencionaremos estrategias claves para enviar las señales correctas a nuestro organismo y cumplir nuestra meta: obtener un organismo sano, desintoxicado y eliminar entonces esos kilos de más.

Realiza entrenamiento de fuerza

A mayor cantidad de masa muscular, el metabolismo es más alto. El músculo quema naturalmente calorías y grasas para la producción de energía.

En este sentido, los ejercicios aeróbicos son aquellos que ayudan al desarrollo de la fuerza y de la resistencia. Estos son los que nos agotan físicamente y permite que el metabolismo se mantenga en estado de activación permanentemente según el Dr. Elmer Huerta en su artículo El metabolismo: ¿Es posible acelerarlo?.

Come a la misma hora

Comer a horarios estables cuida nuestra salud. Comer a horas desordenadas desequilibra nuestro metabolismo, debido a que el organismo desconoce la próxima ingesta de alimentos y condiciona los procesos que se desencadenan con él.

En el Blog “Crear Salud”, recomiendan la creación de horarios de comida para desarrollar hábitos y producir una regularidad y bienestar del cuerpo. Es un factor muy importante para la influencia del Weight Management (Control de peso).

Desayuna siempre

El ayuno es el enemigo número uno del metabolismo, ya que esos largos períodos de hambruna a los que sometemos a nuestro cuerpo, envía señales al organismo donde responde disminuyendo su procesamiento para conservar energía.

El desayuno es la base del día, y consumir uno nutritivo y balanceado ayudará a que el organismo se encargue de procesarlo y desenvolverse correctamente, teniendo la energía suficiente para ello y evitando alterar su correcto desempeño.

Ingiere suficientes calorías

Las calorías son la unidad de energía en nuestro cuerpo, por lo que el consumo adecuado de estas mismas nos permite que el organismo desarrolle sus funciones correctamente. Estas, aunque se almacenen, son de rápida liberación a diferencia de las grasas.

Consume proteínas y omega 3

El consumo de proteínas favorece el metabolismo, porque el cuerpo debe encargarse de procesarlas. Es por tanto que a la dieta se recomienda agregar nutrientes provenientes de carnes blancas, pescados o vegetales.

Los ácidos grasos como el omega 3, facilitan el metabolismo de las proteínas y la bioenergética sobre todo en adultos mayores.

Un estudio realizado en la Universidad de Wisconsin, comprueban que si se come alimentos ricos en omega 3, se reduce la producción de la leptina lo cual acelera consecuentemente el metabolismo.

Disminuye los carbohidratos

Reducir los carbohidratos consumidos, es clave no para acelerar el metabolismo sino para adelgazar.

Y decimos reducir y no eliminar, porque existen carbohidratos que nos ayudan a tener sensación de saciedad y evitan que consumamos alimentos inadecuados por ataques de ansiedad.

Consume té verde

El té verde tiene propiedades desintoxicantes y depuradoras, por lo cual al consumirlo evitamos que existan sustancias que entorpezcan el correcto desempeño de nuestro organismo.

La catequina y cafeína que forman parte de la composición del té verde ayudan a acelerar el metabolismo. En un estudio de la revista científica* International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism*, se menciona como la cafeína y el té verde combinados ayudan a la oxidación de grasas.

Consume café

Como mencionamos previamente, estudios comprueban que el consumo de bebidas que contengan cafeína en sus nutrientes favorecen la oxidación de grasas y aceleran el metabolismo, por lo cual es un gran aliado para el objetivo de este artículo.

Cabe mencionar que si se bebe té (preferiblemente verde) o café, son ambas consideradas excelente fuente de este componente que suelen incluirse en The volumetrics weight control plan (Plan de control de peso volumétrico) para el objetivo a cumplir. Ayudan además con la sensación de saciedad y ayudan a mejorar la función cerebral.

Consume suficiente agua

Mantener el cuerpo hidratado es fundamental. Y el agua se considera además un combustible increíble para activar el proceso del metabolismo.

De hecho, para Dietaryplus es exactamente la falta de agua lo que produce parte de la ralentización del proceso metabólico.

Descansa adecuadamente

El sueño es clave para la energía que requiere el organismo para desenvolver sus funciones.

Existen estudios que justifican cómo dormir no acelera el metabolismo, pero si evita el consumo de alimentos en exceso para compensar el cansancio que se siente y la necesidad de recuperar energía.

Evita el estrés

El estrés produce una hormona llamada cortisol, que conduce a picos de insulina y causa inflamación y aumenta el riesgo de enfermedades en el organismo.

Aunado a eso, el estrés altera el metabolismo y entorpece funciones biológicas como la oxidación de grasas por lo cual evitarlo es conveniente y recomendado.

Modera la porción de comida en la cena

En la noche, el metabolismo se ralentiza y es por tanto que deben evitarse alimentos ricos en grasas o azúcares a la hora de la cena ya que no son procesados de la misma forma sino dirigidos a los almacenes. No son quemados sino guardados como grasas.

Es importante mencionar que en estudios realizados en la Fundación Española de la Nutrición se hace hincapié de que la cena no debe saltarse, ya que perjudica el rendimiento físico y mental. Se recomienda ingestas adecuadas en almuerzos y meriendas para reducir la porción a la hora de la cena.

Realiza sprints

En el Blog Freeletics, explican que la realización de sprints estimula la producción de crecimiento en el organismo y esto contribuye al desarrollo de masa muscular.

De esta forma, se acelera el metabolismo de los músculos que ayudan a quemar calorías incluso posterior al entrenamiento realizado. Haz sprints previo al desayuno y luego come proteínas para estimular la funcionalidad de la actividad.

Modera el consumo de grasas

La grasa es una excelente fuente de energía, pero moderar el consumo evita el exceso de necesidad de esfuerzo para la eliminación de la misma en el organismo.

Cuidar nuestra alimentación siempre será el verdadero aliado, de una estrategia correcta para perder peso.

Aumenta la termogénesis de la actividad del ejercicio

La termogénesis se define como aquel proceso en el que las células de nuestro cuerpo generan calor, para mantener una temperatura correcta y constante en el organismo y poder realizar entonces con normalidad aquellas reacciones químicas indispensables para el funcionamiento correcto de nuestro sistema.

En la investigación titulada Obesidad, termogénesis y hormonas tiroideas, se especifica que gracias a la actividad física en distintas formas, se influye positivamente a la termogénesis y esto permite que las hormonas tiroideas procesen su gasto energético.

Asimismo, la “Exercise Activity Thermogenesis” (Termogénesis de la actividad del ejercicio) es un componente que varía mucho dependiendo del estilo de vida del sujeto y la reducción del ejercicio físico es uno de los principales factores que producen obesidad en la actualidad.

Evita las bebidas alcohólicas

El consumo de bebidas alcohólicas inhibe la correcta funcionalidad de las enzimas que se están encargando de metabolizar, y es por tanto que afecta el proceso correcto e idóneo del metabolismo.

Consumiendo alcohol, estamos siendo contraproducentes totalmente al esfuerzo realizado en acelerar nuestro metabolismo. En la investigación titulada: Alcohol y metabolismo humano, se profundiza más sobre cuáles son las enzimas que funcionan en el metabolismo del alcohol y cómo se desvían de su especificidad.

Consume picante

Consumir alimentos como el picante, cafeína y té verde cumplen ciertas funciones que le otorgan cierto estímulo al proceso. La capsaicina, principal componente de ajíes picantes, contribuye a la aceleración del metabolismo ya que estimula la termogénesis y la quema de energía.

Entonces, se entiende que si se come alimento con picante, se aumenta la sensación de saciedad incluyendo además el incremento del consumo de líquidos y ayuda a incrementar la temperatura del organismo reduciendo así el gasto energético.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud