Estética

Como aumentar el busto de manera efectiva y natural

Escrito por Mercedes Mansilla

Las mujeres de todas las culturas desean los senos más grandes ya que son una marca de belleza, autoestima y feminidad. ¿Sabes por qué? Un estudio publicado en Archives of Sexual Behaviour puede tener la respuesta...

El estudio evaluó por qué los hombres sienten mayor atracción por los senos más grandes y concluyó que los senos más grandes son más atractivos porque los senos grandes pueden indicar madurez sexual y fecundidad.

Se ha demostrado que las mujeres con pechos grandes tienen niveles de estradiol más altos que otras, lo que las hace más fértiles.

Además, los senos grandes pueden ser una señal de una mejor calidad genética. El tamaño de los senos se correlaciona positivamente con la masa corporal total, que parece ser un mejor predictor de juicios de atractivo y se correlaciona fuertemente con la fertilidad.

Ahora, la gran pregunta ¿Se puede agrandar el tamaño de los bustos naturalmente? La respuesta es sí y en este artículo vas a ver cómo.

Consejos para aumentar el busto naturalmente

El tamaño de los senos de una mujer promedio cambia 6 veces a lo largo de su vida. Si bien las innovaciones médicas han permitido agrandar el tamaño del pecho, tienen un precio elevado y varias desventajas.

El tamaño del busto es, en gran parte, genético. Entonces, en realidad, es poco lo que puede hacer para aumentar su tamaño.

Si bien mucho depende de la composición genética, estilo de vida y peso corporal, hacer ejercicio, tener una buena dieta, y masajear la zona son algunas de las formas en las que puedes aumentar el tamaño de tus senos.

A continuación verás algunas técnicas para aumentar el tamaño de tus bustos.

Realizarse masajes en el pecho

Realizarse masajes en el pecho es una forma excelente de estimular el flujo sanguíneo, lo que hará que la zona del pecho se inflame, haciéndola parecer más grande.

Sin embargo, no hay datos científicos que demuestren que los masajes pueden agrandar el tamaño de los senos a largo plazo.

De todos modos puede funcionar en el momento para darle volumen a los senos en el momento.

Mantener una alimentación equilibrada

La dieta juega un papel muy importante en la formación del cuerpo y tu salud, y por supuesto, también en el volumen de los senos.

Los senos son, en la mayoría de su composición, grasa. Por eso es importante mantener un peso saludable, lo cual significa que tienes la cantidad de grasa necesaria para tu cuerpo.

Algunos de los alimentos que pueden ayudarte a aumentar el tamaño de tus pechos, además de llevar una dieta saludable, son los siguientes:

  • Lácteos: la ingesta de los lácteos contribuye al crecimiento de los tejidos mamarios. Esto se debe a que contienen estrógeno, progesterona y prolactina, las hormonas femeninas que se encuentran en las píldoras anticonceptivas y que son necesarias para producir leche, lo que promueve el tamaño de los senos.
  • Hortalizas: Las hortalizas tienen un alto contenido en hierro y calcio. Por lo que ayudan a aumentar los tejidos mamarios y tonifican los senos desarrollados.
  • Frutos secos y semillas de lino: Son ricos en grasas saludables, estas grasas son esenciales para desarrollar los tejidos mamarios y mejorar el crecimiento de los senos.
  • Soja: La soja contiene fitoestrógenos, la hormona responsable del crecimiento de los senos. Por lo que una dieta que contenga soja puede estimular el crecimiento de tus senos.

Mejorar la postura corporal

Nadie puede negar que enderezarse es una manera instantánea de cambiar la forma en la que te ves.

Además, es mejor para tu espalda ya que una buena postura apoya el equilibrio, la fuerza, la flexibilidad y ayuda a fortalecer los abdominales.

Si bien una buena postura no agranda físicamente los senos, puede mejorar la apariencia y hacer que se vean mejor.

Aumentar de peso

La mayor parte de tus senos son grasa, por lo que aumentar de peso puede aumentar el tamaño de tus senos.

Sin embargo, también ganarás peso en el resto del cuerpo. La manera en la que guardamos la grasa es genética, mientras que algunas personas guardan más grasa en los senos, otras lo hacen en la zona abdominal y otras en las piernas.

Practicar Yoga

Como has visto antes, ya sabrás que trabajar en tu postura es una solución instantánea. Corregir su postura, por lo tanto, juega un papel importante y practicar yoga es una de las mejores formas de corregir tu postura.

Hacer ejercicios con pesas y flexiones

Hacer ejercicio con regularidad es la mejor forma de agrandar la apariencia de los senos. Especialmente, el entrenamiento con pesas, dado que impulsa la hipertrofia (hacer crecer los músculos).

Entrenar los pectorales con ejercicios para el pecho, hará que tus senos no solo aumenten su tamaño sino que además se vean más levantados y firmes.

Además, estos ejercicios también pueden ayudar a tonificar y reafirmar los tejidos mamarios.

Ejercicios para aumentar el busto

Recomendamos que hagas 3 series de los siguientes ejercicios para trabajar los pectorales y reafirmar el busto:

Flexiones frente a la pared

Puedes hacer este ejercicio más fácil o más desafiante ajustando la distancia entre tus pies y la pared. Cuanto más lejos estén, más peso corporal tendrá que soportar y más difícil será el movimiento.

  • Párate frente a una pared y levanta los brazos hasta el nivel de los hombros. Coloca las palmas contra la pared a la altura de los hombros.
  • Retroceda un par de pasos de modo que los codos queden doblados mientras se inclina en ángulo hacia la pared.
  • Inhale antes de comenzar el ejercicio y exhale mientras empuja la pared hasta que sus brazos queden extendidos con los codos ligeramente doblados.
  • Inhale mientras regresa a la posición inicial.
  • Repita este ejercicio entre 15 y 20 veces.

Apertura de pecho con extensión

Esta pose de yoga es ideal para expandir y abrir el pecho, estirar los músculos de los pectorales y aumentar el flujo de sangre en la zona.

  • Ponte de rodillas en el piso y con tus manos trata de agarrarte los talones, extendiendo y abriendo el pecho hacia arriba.
  • Repite este ejercicio 10 veces, inhalando al formar el ejercicio y exhalando al alcanzar la posición.
  • Permanece unos de 5 a 10 segundos en posición.

Lagartijas y planchas

Las lagartijas son una excelente forma de trabajar el pecho. Son beneficiosas para desarrollar fuerza de la parte superior del cuerpo. Trabajan el pecho, los tríceps, los hombros y abdominales.

A continuación verás el paso a paso:

  • Con las manos sobre el pecho a la altura de los hombros, levanta las caderas y mantén una línea recta desde la cabeza hasta las rodillas durante todo el movimiento.
  • Baja el pecho a un par de pulgadas sobre el piso y empuja las palmas de las manos hacia el suelo y extiende los brazos para presionar el cuerpo hacia arriba hasta la posición inicial.

Consejos: Mantén la columna vertebral en una posición neutral, el cuello y la columna alineados. Haz entre 10 y 15 repeticiones.

Las planchas requieren tu pecho, tus brazos, tus piernas y todos tus abdominales, lo que las convierte en un ejercicio integral y una forma eficiente de hacer ejercicio.

Para practicar la plancha:

  • Comienza en la posición de plancha, boca abajo con los antebrazos y los dedos de los pies en el suelo con los codos directamente debajo de los hombros y los antebrazos hacia adelante.
  • Involucra los abdominales, llevando el ombligo hacia la columna. Mantén el torso recto y el cuerpo en línea recta.
  • Mantén esta posición cuanto puedas.

Pesas de mariposa acostada

La mariposa acostada es un ejercicio excelente para la parte superior del cuerpo que puede ayudar a fortalecer el pecho y los hombros.

Para este ejercicio, necesitarás un banco o una silla y un par de mancuernas o un par de botellas con agua.

  • Acuéstate en el banco y deja caer los brazos a los lados con las mancuernas.
  • Mantén los brazos ligeramente flexionados y vuelve a la posición inicial.
  • Repite entre 12 a 15 repeticiones y controla el peso, no hagas el movimiento de forma rápida.

Pesas de mariposa sentada

Para este ejercicio, necesitarás un banco o una silla y un par de mancuernas o un par de botellas con agua.

  • Apóyate en el banco reclinado y deja caer los brazos a los lados con las mancuernas.
  • Mantén los brazos flexionados y vuelve a la posición inicial.
  • Repite entre 12 a 15 repeticiones, controlando el peso.