Artículo Revisado・Medicinas

12 recomendaciones para controlar la diabetes

Escrito por Ydequis ÁlvarezRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

La diabetes es una enfermedad crónica, que lastimosamente no posee cura aún. Esta condición afecta de manera irreversible el funcionamiento del organismo, obligando a quienes la padecen a tener un control estricto en su alimentación de por vida.

Por esta razón, se recomienda que todo paciente de diabetes mantenga un estilo de vida saludable, en donde es necesario realizar ejercicios, evitar los azúcares, y llevar una dieta balanceada, a fin de prevenir complicaciones y disfrutar una vida normal.

De la misma manera, la diabetes puede ocasionar desniveles de la glucosa en la sangre, y un desequilibrio en el organismo. Es por ello, que te brindaremos toda la información necesaria para conocer sus causas, síntomas, y principalmente, cómo controlarla.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad irreversible, que se produce debido a un exceso de azúcar en la sangre. Esto se debe a que el páncreas no segrega la cantidad de insulina que el cuerpo humano requiere, por lo cual se debe suministrar de forma intravenosa.

Importante: Al existir una disminución de insulina, hay una cantidad de glucosa en el cuerpo que es completamente dañina y puede ocasionar complicaciones renales, cardíacas, problemas de visión, enfermedades digestivas, infartos e incluso la amputación de algunos miembros inferiores.

Causas de la diabetes

La diabetes es una enfermedad, que se puede originar en personas de cualquier edad y sexo. Por otro lado, existen diversos factores y patologías pueden causar esta terrible patología, siendo algunos de ellos los siguientes:

Resistencia a la insulina

La diabetes puede iniciar por resistencia a la insulina, esto ocurre cuando el hígado, los músculos y las células grasas no aprovechan correctamente esta sustancia, lo cual ocasiona que el cuerpo requiera su suministro para que la glucosa entre a las células.

Nota: La resistencia a la insulina puede ocasionar daños en el páncreas, hígado, pérdida de masa muscular y aumento excesivo de la grasa corporal. La falta de insulina es un factor de riesgo fundamental para padecer esta patología.

Factores genéticos

La diabetes monogénica es una tipología de esta enfermedad poco común, ocasionada por una mutación genética, la cual cuenta con características de diabetes tipo 1 y tipo 2. Este diagnóstico se genera habitualmente en bebés de 0-6 meses y jóvenes.

Asimismo, esta condición se genera debido a un gen autosómico dominante que se hereda de uno de los padres que posee un historial familiar médico con diabetes, el cual se puede desarrollar por varias generaciones.

Alteraciones hormonales

Hasta el momento ha sido complejo encontrar una relación definitiva entre las hormonas, los niveles de azúcar en la sangre, la resistencia a la insulina, y la diabetes. Pero sí se puede decir que un desequilibrio en ciertas hormonas podría generar un descontrol en los niveles de glucosa.

Del mismo modo, las hormonas del crecimiento que se activan en la adolescencia, pueden ocasionar resistencia a la insulina. También, existe la posibilidad que las mujeres que están en su ciclo menstrual, presenten un desorden en los niveles de azúcar en la sangre.

Todo esto se debe, a que las hormonas como la adrenalina, el cortisol, la epinefrina y el glucagón tienen una relación estrecha con la glucosa en sangre, ya que inducen al hígado a liberar más glucosa para transformarla en energía.

Lesiones en el páncreas

Algunos problemas en el páncreas como la pancreatitis o el cáncer de páncreas pueden producir traumatismos severos. Cuando este órgano se encuentra lesionado existe la posibilidad de que deje de producir insulina, abriendo paso a la diabetes y enfermedades digestivas.

Sobrepeso y sedentarismo

La obesidad y la falta de ejercicio son los factores más comunes causantes de diabetes. Consumir alimentos altos en azúcar y grasas permite que el cuerpo necesite producir más insulina para poder distribuir glucosa por todo el organismo.

Importante: Un estudio realizado en el Centro de Atención y Educación al Diabético de Cuba, reveló que el 77.8% de los pacientes diabéticos, sufrían de sobrepeso al saber que padecían esta enfermedad, lo cual relaciona íntimamente la diabetes con el sobrepeso (1).

Fármacos

Es común que algunos fármacos para controlar una enfermedad, alteren el funcionamiento del hígado o páncreas, ocasionando desniveles de insulina. Algunas vitaminas B3, diuréticos, anticonvulsivos, medicinas contra el VIH, y medicamentos psiquiátricos pueden desatar una diabetes.

Tipos de diabetes

Ahora bien, la diabetes es una enfermedad que puede ser muy peligrosa, si no es diagnosticada y tratada a tiempo, la cual se clasifica en 3 tipos que se diferencian en causas y tratamiento. A continuación te explicaremos brevemente cada uno de ellos:

Tipo 1

Este tipo de diabetes suele atacar con más frecuencia a niños, adolescentes y adultos jóvenes, y ocurre cuando el sistema inmunológico destruye las células del páncreas que producen insulina, lo cual hace obligatorio la administración médica de esta sustancia.

Nota: Un estudio realizado en Brasil, afirma que los pacientes de diabetes tipo 1 suelen comprender las edades de 0 - 5 años. Igualmente, la misma investigación expresa que el estimado de personas con diabetes de América del Sur y Central es de 118.600, de los cuales 88.300 son niños menores de 15 años (2).

Tipo 2

Este es el tipo de diabetes más común en el mundo y suele surgir en adultos de avanzada edad. Se manifiesta, debido a que disminuyen los receptores de insulina, que impiden que la glucosa entre a las células, aumentando el nivel de azúcar en la sangre.

De igual forma, la diabetes tipo 2 ocasiona que la insulina no cumpla su función y aunque haya suficiente de esta hormona en el organismo, se pierde su efectividad. Se dice que su principal causa es la obesidad.

Gestacional

La diabetes gestacional, es muy común en mujeres con antecedentes familiares de diabetes. Esto ocurre debido a que las hormonas que crea la placenta durante el embarazo, hacen que las células se vuelvan resistentes a la insulina.

Dato: Todo esto es causado, puesto que al ingresar poca glucosa a las células, los niveles de azúcar en la sangre aumentan y se produce este tipo de diabetes.

¿Cómo controlar la diabetes?

La diabetes requiere mucho control y cuidados, luego de su diagnóstico. El mal cuidado de la misma e incumplir con sus requerimientos médicos, puede ocasionar la muerte. Por eso, te explicaremos algunos métodos para controlar esta enfermedad, a fin de mantener un nivel de glucosa adecuado:

1. Aplicarse las dosis de insulina indicadas

La dosis de insulina que se debe aplicar, la cantidad requerida y las recomendaciones del médico varían de acuerdo a la condición de cada paciente.

Importante: Antes de suministrar la insulina es necesario conocer el tratamiento y régimen que se está utilizando, para evitar desniveles de la misma.

En caso de presentar problemas y requerir un cambio en las cantidades de insulina, es necesario disminuir la dosis bajo supervisión médica. Las alteraciones de la misma se deben evitar, y controlar los niveles de glucosa con dieta y ejercicio.

2. Consumir los medicamentos recetados

Es necesario y obligatorio consumir medicinas recetadas para la diabetes. Bajo ninguna circunstancia se debe abandonar el tratamiento, ya que estos fármacos ayudan a mantener todos los factores de la diabetes controlados.

Importante: Si el paciente llega a sufrir de algún efecto secundario, debe notificarlo inmediatamente a su médico especialista. Así el profesional tomará las medidas pertinentes para eliminar los efectos secundarios de su tratamiento o recetar otro medicamento.

3. Medir regularmente los valores de azúcar

Es necesario que una persona que padece de diabetes, se mantenga constantemente evaluando su nivel de glucosa en la sangre. Muchas veces otros padecimientos físicos pueden limitar mantener una supervisión de la glucemia de manera exitosa, siendo ésta la más efectiva.

4. Mantener un peso saludable

Es común que las personas con diabetes sufran de obesidad, por lo cual mantener un peso saludable disminuye el riesgo de desarrollar esta enfermedad y de depender de fármacos. En caso de no poder perder peso, el médico puede sugerir consumir medicamentos para bajar de talla.

Nota: En caso de no poder perder peso, el médico puede sugerir consumir medicamentos para bajar de talla.

5. Seguir un plan alimenticio adecuado

Sin importar el tipo de diabetes, la alimentación debe ser sana. Consumir alimentos con la cantidad de nutrientes necesarios es vital para poder tener un peso ideal. Además, todo paciente diabético debe ir a un nutricionista para obtener un plan alimenticio adecuado y evitar el riesgo de generar complicaciones.

6. Cuidar las porciones de carbohidratos

Se debe cuidar la cantidad de carbohidratos que se consumen diariamente, ya que poseen un efecto en los niveles de azúcar, por lo cual es recomendable mantener un consumo moderado de carbohidratos y tener un equilibrio con las dosis de insulina.

Cada paciente es diferente, pero toda persona con diabetes necesita un contacto estrecho con un nutricionista. Así el paciente tendrá un conocimiento más confiable de la cantidad de carbohidratos que puede ingerir bajo la supervisión de un especialista.

7. Regular las comidas y bebidas con altos niveles de azúcar

Se debe evitar las comidas y bebidas azucaradas, ya que estos alimentos generan consecuencias en pacientes diabéticos. Los refrescos, jugos procesados, bebidas deportivas poseen un contenido de glucosa y solo se deben ingerir en caso de tener una crisis de azúcar baja.

8. Realizar actividad física constante

Todos los diabéticos deben hacer ejercicio. Gracias a la práctica de algún deporte o la realización de alguna actividad física sencilla, las personas que padecen de esta enfermedad pueden mantener un peso adecuado y evitar la obesidad.

Nota: Pueden practicar algún deporte de bajo impacto, caminar, subir escaleras o hacer yoga.

9. Consumir suficiente agua

Los diabéticos deben consumir un alto nivel de agua, ya que la deshidratación puede ocasionar un desequilibrio de glucosa. Por otro lado, los riñones eliminan el exceso de azúcar en el cuerpo al filtrarla, por lo cual es necesario consumir agua para rehidratar la sangre.

10. Moderar el consumo de alcohol

El alto consumo de alcohol, puede ocasionar que los niveles de glucosa bajen. Una persona con diabetes solo puede ingerir alcohol si su médico lo autoriza, ya que un exceso del mismo puede desatar complicaciones para quienes poseen esta patología.

Nota: En caso de que el médico apruebe el consumo de alcohol, se debe comer primero y cuantificar las calorías de estas bebidas e incluirlas en el cálculo de las que son permitidas diariamente.

11. Mantener los pies limpios y cuidados

Uno de los problemas que más afecta a los diabéticos son los daños neurológicos. Esto puede producir una disminución de la sensibilidad en los pies, ocasionando irritación con facilidad, por lo cual es necesario evitar golpes, molestias, callosidades y úlceras en estas áreas del cuerpo

Importante: Un reciente estudio de la Universidad Estatal de Maringá de Brasil, demostró que el cuidado a los pies y cómo mantener una higiene adecuada en los mismos, evita la aparición de ulceraciones que ocasionen amputaciones (3).

12. Acudir a revisiones oftalmológicas regulares

Los pacientes diabéticos deben visitar regularmente a un oftalmólogo, que sea especialista en esta enfermedad, a fin de prevenir la retinopatía diabética y lesiones en los ojos, ya que cuando se padece de diabetes es recomendable realizarse revisiones oftalmológicas anualmente.

Conclusiones Claves

  • Evitar al máximo las comidas y bebidas azucaradas.
  • Mantener una dieta balanceada bajo la supervisión de un nutricionista, y controlar principalmente los carbohidratos.
  • Realizar alguna actividad física para mantener un peso ideal y prevenir la obesidad.
  • Cumplir con el tratamiento médico.