Medicinas

¿Cómo limpiar los oídos de manera rápida y segura?

Escrito por Mauricio Colazingari

La audición es tan importante para nuestra vida diaria, por ende, nuestros oídos deben ser cuidados a menudo. Sin ser maltratados por exceso de ruido ni una higiene muy nula, nuestros oídos deben poder permitirnos escuchar las voces de las personas o incluso oír música, de manera impecable.

Sin embargo, los oídos resultan bastante delicados; hay casos donde la gente no limpia correctamente sus oídos y terminan afectando de manera grave el sistema auditivo interno. El tímpano dentro de nuestro oído, por ejemplo, es bastante delicado.

En el presente artículo, conocerás cuáles son las maneras de limpiar tu oído rápidamente pero de manera muy segura y efectiva. Además conocerás también la función de esa “suciedad” de la cual nos queremos deshacer.

¿Qué es el cerumen y cuál es su función?

El cerumen, también conocido coloquialmente como “cera”, es una pequeña sustancia que se produce dentro del conducto de los oídos, con el único fin de proteger el sistema auditivo.

La cera no es extraña y es completamente natural al igual que los mocos, y se produce como resultado de mezclas de piel, sudor y hasta del mismo pelo. Incluyendo desechos como los del champú, suciedad y hay veces que por caspa. Muy pocas veces es notable en las orejas, osease, desde el exterior.

En este sentido, el cerumen es un líquido secretado por las glándulas ceruminosas dentro del conducto auditivo. Este líquido además, ayuda a obstruir y evitar el paso del polvo, mantener el oído libre de diferentes infecciones o microorganismos.

Es denominada para los niños, como un atrapa gérmenes. Su color puede variar entre café oscuro o anaranjado, normalmente es casi del mismo color que los mocos pero menos verde.

Recomendaciones para limpiar los oídos de forma segura

Puede que el cerumen sea molesto, pese a que este existe para proteger nuestro oído, no tiene una buena textura ni un olor agradable.

Por lo cual hay personas que deciden quitárselo, sin embargo se encuentra en un lugar tan delicado como el conducto de nuestros oídos, que si no se remueve correctamente afectaría totalmente al canal auditivo. Por ello, es importante removerlo de manera adecuada sin riesgos de ocasionar daño.

A continuación, te compartimos algunas recomendaciones para limpiar los oídos de manera segura:

Gotas de solución salina

Las gotas pueden ser soluciones efectivas, si se encuentra demasiada cera en el conducto auditivo.

La solución salina, es normalmente un líquido usado en gotas de manera nasal, ya que ayudan a mantener la nariz abierta al lavar mocos espesos, por lo cual también puede servir en el oído para remover el cerumen de manera segura.

Destapa, por así decirlo, el oído para tratarlo profundamente, removiendo incluso otras suciedades y un exceso de cerumen. Se puede crear fácilmente en casa con bicarbonato de sodio y un poco de sal. Y siempre usándolo de manera cuidadosa con gotas, de modo que no tape por completo el oído.

Gotas de aceite de bebé

El aceite de bebé tiene más usos de los que se conoce, ya que sus componentes laxantes son capaces de suavizar, lubricar, remozar y desde luego, limpiar.

Si te encuentras con mucho cerumen, es ideal agregar no más de 5 gotas de aceite de bebé cuidadosamente, dejarlo ahí un tiempo determinado de 10 a 20 minutos como máximo. Con esto se irá disolviendo lentamente el cerumen dentro del oído, y para limpiar las gotas solo apóyate con una toalla limpia.

Gotas de aceite de oliva

No confundir con aceite de oliva extra virgen, el aceite de oliva indicado para el tratamiento de los oídos es de tipo templado.

Pero su uso es necesario solo en momentos estrictos y de emergencia, ya que el aceite de oliva humedece el cerumen que se encuentra muy seco dentro del oído y puede afectar el tímpano y todo el sistema auditivo.

También, las gotas de aceite de oliva ayudan como relajante muscular para el oído, sobre todo cuando se encuentra con infecciones abiertas. Esto es gracias a las investigaciones del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, quienes han determinado que “el aceite de oliva tiene propiedades anti inflamatorias”.

Gotas de aceite de parafina

La Universidad de Oklahoma recomienda el uso de la parafina para limpieza de oído, creada por obstrucción de demasiada cera y tratamientos para la otitis media o tinnitus. El aceite de parafina, es un hidrocarburo que se usa en áreas de medicina y cosmética, ya que resulta muy hidratante para la piel humana.

Lo mismo puede aplicarse para los oídos para eliminar el cerumen, pero además para mantenerlo lubricado, ya que elimina células muertas que existan dentro del oído y además ayuda con dolores musculares ocasionados por fatiga auditiva.

Gotas de agua oxigenada

El agua oxigenada, es muy ideal para la limpieza de heridas y evitar infecciones. No solo ayuda a eliminar el cerumen que exista dentro del oído, sino que además puede destaparlo si se encuentra muy acumulado.

Se recomienda usar el agua oxigenada con un gotero y dejar que actúe de 3 a 9 minutos máximo. El agua oxigenada ayuda a desinfectar al oído y mantenerlo protegido de microorganismos.

Gotas de glicerina

La glicerina es un alcohol que se usa mucho en el medio de la cosmética por sus excelentes usos en la piel humana al ser procesada, ya que de este componente se elabora productos como el jabón.

De hecho, el uso de glicerina está recomendado por la Universidad de Santander en un estudio denominado Protocolo para Lavado de Cuerpos Extraños en el Oído, donde se indica que la glicerina cumple con los lineamientos necesarios de salud.

Además, la glicerina actúa como un disolvente que elimina células muertas dentro del oído y de la piel. Sin exagerar con un pequeño chorro, la glicerina mantendrá hidratado y libre al oído de microorganismos que se encuentren dentro, capaces de causar una infección.

Medicamentos indicados por especialista

Las gotas anteriormente explicadas o medicamentos más específicos, no siempre deben ser usados por decisión propia.

Pueden ser recetados por un especialista que analiza en caso de nuestros oídos, teniendo la decisión final sobre cuál es el mejor método para lubricar y limpiar nuestros oídos, siempre de manera segura, con el procedimiento bien explicado y que no surja una alergia inesperada.

Los medicamentos que son mayormente recetados por un especialista son: otocerum (gotas óticas) o el cerax, un anestésico de uso ótico también, estos son recomendados después de una evaluación médica. También se incluyen descongestionantes nasales, pero por solo unos pocos días, en exceso es peligroso para la audición.

Utilizar una toalla en la parte externa

Una toalla limpia nos ayuda a eliminar los líquidos o gotas que hayamos usados, además que también elimina la suciedad que se quita con ellas, del límite que puede llegar al exterior.

La toalla debe estar limpia y debe usarse con cuidado, para no alterar el oído o lastimarlo si se usa bruscamente. Además de las toallas, el algodón, que es un objeto pequeño y suave, puede servir también para limpiar el área de los oídos. El algodón se usa bastante en la cosmética.

Realizar una irrigación con jeringa de bulbo

Son consideradas herramientas muy eficientes, para eliminar el cerumen y mantener limpio el oído. Las jeringas de bulbo o de bombilla, se trata de un diminuto dispositivo, que es usado tanto personalmente, como también por médicos especialistas.

El proceso es fácil y cuidadoso, pero efectivo, se trata de introducir la jeringa en el oído, previamente con líquidos establecidos o si resulta más cómodo, con agua tibia.

Se deja reposar dentro del oído por el momento que se desea, pero con la eliminación total del cerumen. Este proceso también es efectivo, para las personas de avanzada edad con un exceso de cerumen dentro de los oídos.

Masticar chicle

Todos hemos sentido ese molesto tapón dentro de nuestros oídos. Esto junto a la fatiga auditiva, se puede ver causada por demasiada cera dentro del conducto del oído, lo cual resulta incómodo y estresante, pero hay métodos baratos y sencillos para resolver estos problemas, en caso de ser ligeros.

En este sentido, masticar chicle es la forma más usual en muchas personas hoy en día. Esto ayuda con la movilización de la mandíbula, movimiento que influye mucho en el sistema auditivo para destaparlo. Sirve mucho cuando se viaja en avión o en carro con los oídos sumamente tapados, y esta resulta una gran alternativa.

Realizar movimientos de mandíbula

Si no tienes un chicle, no te preocupes. Realizar movimientos circulares, suaves y repetitivos con la mandíbula ayuda a relajar más los oídos cuando se encuentran agotados, tapados y muy delicados.

Resulta relajante para muchas personas, ya que produce como un automasaje que se hace con la mandíbula, resultando efectivo y alivia cualquier fatiga auditiva.

Consideraciones sobre la limpieza de oídos

Teniendo en cuenta los distintos métodos para limpiar el oído, hay otros factores a considerar para decidir hacer una limpieza segura y efectiva:

No se debe realizar todos los días

Está bien ser aseado, pero el cerumen es parte de nuestra naturaleza humana, ayuda a protegernos de infecciones y microorganismos que quedan atrapados en el oído.

Si no existiera esta cera, sería más fácil resultar afectados por diversas enfermedades microscópicas en el ambiente que nos encontremos (ya sea por medio del aire o el humo). Se pueden limpiar los oídos un día a la semana, es más que suficiente y necesario para mantener el orden con nuestro sistema auditivo.

Evitar introducir hisopos en profundidad

Los hisopos son efectivos para eliminar cualquier cerumen dentro del oído, los famosos bastoncillos que nos enseñan a usar desde pequeños. Pero no son seguros en su totalidad.

Estos casos son comunes en niños y adolescentes, como lo explica la Doctora Rupal Christine en Kids Health “Hay elementos, como los hisopos de algodón, y las horquillas que, de introducirse dentro del oído, se pueden clavar en el tímpano”.

Hay personas que no usan los hisopos correctamente y terminan dañando el tímpano y las paredes internas del oído. Esto puede resultar peligroso para el sistema auditivo. El hisopo es para limpiar las partes externas del oído, donde se logre alcanzar, pero nunca se pueden usar en lo más profundo del mismo.

Evitar utilizar objetos con punta

Hay que evitar usar un objeto punzante, como una pinza. Son métodos estrictos y riesgosos, capaces de romper las paredes internas y dejar heridas abiertas, dando el paso de diferentes microorganismos capaces de ocasionar una infección, no solo en el sistema auditivo, sino también todo nuestro cuerpo.

También puede dañar la audición y ocasionar fatiga auditiva en el peor de los casos.

En caso de dolor acudir al médico especialista

Si uno tiene dolor auditivo, fatiga auditiva o incluso el famoso zumbido que no se deja de oír, es necesario acudir a un médico especialista en el caso más grave, para recibir atención primaria de un profesional.

Los médicos en el área de tratamiento de los oídos, su estudio y enfermedades son llamados médicos otólogos.

Los especialistas otólogos, podrán recetar los tratamientos o métodos necesarios para brindarnos la limpieza segura de nuestros oídos. Incluso, para mejorar la audición en el paciente.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud