Artículo Revisado・Psicología y Salud emocional

¿Qué es el complejo de superioridad y por qué se produce?

Escrito por Mauricio ColazingariRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

Los seres humanos tenemos una naturaleza compleja y muchas veces cambiante, así como también puede ser manipulable, tenemos la costumbre de dejarnos llevar por cosas o acciones que nos hacen cambiar drásticamente.

El complejo de superioridad es quizás una de las más destacables, muchos han padecido de este complejo superior, quizás hasta tu conozcas a alguien así, pero la pregunta es ¿por qué?.

Esa duda será contestada en el presente artículo, donde conocerás acerca del complejo de superioridad en la naturaleza humana, así como también sus razones de porqué se produce.

¿Qué es el complejo de superioridad?

El complejo de superioridad, acuñado por el médico y psicoterapeuta Alfred Adler, es mencionado como un trastorno en la personalidad, que trata de ocultar los sentimientos o el complejo de inferioridad de algunos.

De manera simple, se trata de una persona con el afán de sentirse superior o poderoso ante otros en caracteres físicos, intelectuales y hasta sociales. Es un trastorno que padecen personas con sentimientos reprimidos, o dicho por muchos sabios, personas de una personalidad débil y carente de virtudes.

Nota: Alfred Adler menciona que “El complejo de superioridad es una ficción inútil, ya que cualquier neurótico tiene como ficción directriz el afán de superioridad o de poder, entendido como sobrecompensación de un profundo sentimiento de inferioridad”. (1)

Causas del complejo de superioridad

Las causas de un complejo de superioridad son muy variadas, dependiendo del individuo y su entorno. El estudio de Alfred Adler ha servido bastante para dar explicación a este fenómeno. Enumeramos la siguientes causas:

Experiencias traumáticas

El complejo de superioridad, puede llegar a nacer de alguien que ha sufrido experiencias crueles y traumáticas. Desde la temprana etapa de la niñez, como los abusos físicos o psicológicos, pérdidas de familiares o conocidos y en otros casos abusos sexuales.

Acoso escolar

Muchos niños no saben manejar el acoso escolar, ya que este puede llegar a ser más grave de lo que se cree. Sin embargo graba un mensaje vengativo en la persona quien lo sufre, con el futuro trayendo consecuencias de repetir el mismo acto hacia otras personas, sintiéndose superior y más poderoso.

Nota: Un estudio menciona que “Así como las funciones del individuo deben ser vistas en la unidad de la personalidad, la personalidad total debe ser entendida en su contexto social así englobando lugares como una zona escolar”. (2)

Problemas de autoestima

Una persona con complejo de superioridad tiene profundos problemas y trastornos, no logra aceptarse a sí mismo o valorarse, incluyendo sus defectos o virtudes. Es un rasgo de inferioridad, que solo lo logra disfrazar con pretender ser mejor o superior que otros a su alrededor.

Importante: Nuevamente Alfred Adler menciona que “cuanto más grande es su sentimiento de inferioridad, más imperiosa y fuerte se hace la necesidad de compensarlo con aires de superioridad”. (3)

Crianza y educación

El complejo de superioridad nace estrictamente de una crianza y educación, que en vez de ser correcta, se encamina a un lado muy inapropiado. Sin valores, sin respeto y sin una pequeña pizca de humildad con otros. Por ello la educación, dentro del hogar, es crucial para los niños y jóvenes.

Nota: Adler menciona que “De la matriz biológica y el ambiente en la niñez, depende el tipo específico de superioridad (o impulso a "ser lo mejor que se pueda") a que busca llegar”. (4)

Rasgos del complejo de superioridad

Los rasgos de una persona con complejo de superioridad no son difíciles de reconocer, pero si se puede decir que no son agradables para la vida social o incluso, para la vida privada de ellos mismos.

Desprecio hacia los demás

Las personas con complejo de superioridad desarrollan desprecio, envidia u odio hacia otros. A veces por creerse mejor y ver a los demás como simples peones, otras veces por no querer aceptar las mayores capacidades de los demás e incluso por razones desconocidas y personales.

Actitud arrogante, prepotente y agresiva

Las personas con este complejo tienden a ser muy arrogantes, que es lo mismo que dejar a un lado la humildad o respeto. Son prepotentes ante los demás, que es uno de los rasgos más comunes y en casos más graves, son sumamente agresivos, verbalmente o físicamente.

Opinión exagerada sobre sí mismo

Las personas con complejo de superioridad sólo se oyen y opinan con excelencia sobre ellos mismos, sin tomar en cuenta o reconocer a otros a su alrededor. Muchas veces las opiniones personales, suelen ser exageradas, sin bases fundamentales y bastante autodefensivas.

Sensación de ser envidiado

Las personas con complejo de superioridad creen ser envidiados por otros, elogiados por algunos y criticados por el odio de otras personas, esto alimenta su ego y los motiva a sentirse más poderosos que otras personas, cuando en realidad, son más bien débiles.

Importante: Se ha mencionado que “Las personas que padecen un complejo de superioridad se sienten con demasiada frecuencia inferiores y deprimidas, especialmente cuando se dan cuenta de que otra persona tiene una cualidad que es superior a la de ellas”. (5)

Necesidad de admiración y reconocimiento

Un individuo superior requiere admiración y reconocimiento, por puro orgullo y egocentrismo, para mantenerse bien posicionado y sentirse bien consigo mismo. Es una base importante para mantenerlo superior ante otros.

Dificultad para aceptar errores

Estas personas, rara vez deciden aceptar sus errores, enmendarlos o corregirlos. Como no tienen autocríticas, se definen a sí mismos como personas sumamente perfectas, sin errores o defectos graves.

¿Cómo superar el complejo de superioridad?

Afortunadamente, hay diversas maneras de superar un complejo de superioridad, así como también ayudar a que no se produzcan trastornos así para uno mismo. Estas son las siguientes formas:

Reconocimiento del problema

El primer paso para resolver un problema, sin importar la magnitud, es admitir que se padece de uno. Hay que reconocer las fallas y errores personales que podemos cometer.

Terapia psicológica

La terapia psicológica es fundamental, permite explorar el subconsciente y aquellos sentimientos reprimidos en las personas, lo que ayuda de una manera profesional, pero sobre todo, sana, a guiar a alguien cuyo camino está lleno de confusiones y de desprecio.

Nota: Adler menciona que “Es un proceso de reeducación, de reaprendizaje, se debe respetar la escala de valores del paciente”. (6)

Fortalecimiento del autoestima

Uno debe aprender a amarse, a respetar y a creer en sí mismo. Es una forma de vida, que nos asegura el futuro, la aprobación correcta de los demás pero sobre todo, la manera en que somos recordados y de la forma en que otros nos observan.

Apoyo familiar

El apoyo de los padres es crucial, es casi el único sentimiento capaz de motivar a los jóvenes y hasta a los adultos. Representa confianza, amor, respeto y la verdadera comprensión. Es importante apoyarse en las familias, para salir de situaciones como el complejo de superioridad.

Conclusiones Claves

  • El complejo de superioridad es un trastorno donde una persona inferior u orgullosa, se considera mejor que otros.
  • El trastorno de superioridad es también conocido como complejo de inferioridad.
  • Lo padecen normalmente niños y jóvenes desde una temprana etapa.
  • Se considera nocivo para la interacción social, laboral y familiar.
  • Se puede tratar fácilmente desde la aceptación del problema.