¿Que produce un derrame cerebral?

Tabla de contenido

El cerebro es vital para nuestro organismo y vida cotidiana, por ser el centro de todas las acciones del cuerpo humano y almacenar nuestros recuerdos como parte de la consciencia y existencia.

En el presente artículo, estudiaremos un fenómeno que interfiere con lo anteriormente mencionado, el llamado derrame cerebral, así como también mencionaremos sus causas y el tratamiento en caso de padecer de uno.

¿Qué es un derrame cerebral?

El derrame cerebral o infarto cerebral, es un problema de salud pública donde un traumatismo o lesión interfiere y bloquea el flujo sanguíneo del cerebro, lo que impide el transporte de oxígeno y nutrientes a los órganos.

Como resultado las células cerebrales mueren lentamente, lo cual ocasiona un daño que puede resultar ser permanente o por varios años. El derrame cerebral, es la quinta causa de muerte y de discapacidad mental a nivel mundial, ya que es difícil pronosticarla.

Para destacar: Un estudio menciona que “Existen dos tipos de derrame cerebral actualmente; donde puede ser hemorrágico, isquémico y uno no determinado que se llama trombosis venosa cerebral. Ambos de igual nivel de gravedad”. (1)

¿Qué puede causar un derrame cerebral?

El derrame cerebral tiene diversas causas claves que es importante conocerlas, cada una puede aumentar el riesgo de padecer una hemorragia o infarto cerebral. Te presentamos las principales causas:

1. Problemas cardíacos

Los problemas cardíacos están muy ligados a un derrame cerebral, debido a que la conexión entre las venas sanguíneas hacia el cerebro son muy notorias, por tanto si existe un cierre abrupto en el transporte sanguíneo, afecta al cerebro.

Importante: Gracias a un estudio médico, se conocen las siguientes afecciones cardíacas “Entre las más destacadas se encuentran la hipertensión, insuficiencia cardíaca, infarto al miocardio y fibrilación auricular”. (2)

2. Presión arterial, colesterol y diabetes

La presión arterial es una causa importante resultado de la diabetes y puede ser grave, esto, junto al colesterol, causan aterosclerosis y lipohialinosis (acumulación de grasa y trombosis en la sangre) en las arterias del cerebro.

Importante: Se conoce que “Un paciente diabético, hombre o mujer, tiene un riesgo relativo para cualquier tipo de derrame cerebral que va desde 1.8 a 3%”. (3)

3. Obesidad y sedentarismo

El sobrepeso y el sedentarismo (la falta de actividad física), son un alto riesgo a la hora de un derrame cerebral, pueden incluso llevar directo a la muerte, ya que la circulación sanguínea es muy débil y en la mayoría de los casos se puede ver interrumpida.

4. Consumo de alcohol, cigarrillo y sustancias psicoactivas

Por último, el consumo de sustancias como el alcohol, cigarro y drogas, al tratarse en su mayoría de químicos, pueden ocasionar problemas en el cuerpo más allá del cáncer o de un derrame cerebral, afectan los glóbulos rojos y deterioran diversos órganos como el pulmón y el corazón. Constituyen factores principales de riesgo.

Síntomas de un derrame cerebral

Es importante reconocer los síntomas claves de un derrame cerebral, te presentamos cuales son los más relevantes y comunes:

1. Adormecimiento del rostro y extremidades

Comúnmente durante un ataque o derrame cerebral, se adormece parte del rostro, ya sea el lado izquierdo o derecho, así como también las extremidades como los brazos, haciendo difícil el habla y el desarrollo del movimiento físico.

Nota: Esto ocurre más cuando alguien se encuentra despierto.

2. Dolor de cabeza, mareos y pérdida del equilibrio

El dolor de cabeza puede ser bastante fuerte, comprimiendo la mayoría del área craneal, así como también sentir mareos extraños y como consecuencia ocasiona la pérdida de equilibrio, esto se sabe ya que muchas personas con derrame cerebral sufren caídas o desmayos repentinos.

3. Confusión y problemas para hablar

Se puede experimentar confusión, debido al poco oxígeno que se transporta y deteriora la memoria, también afecta las funciones motoras del cuerpo, bloqueando las sensaciones para poder hablar de forma fluida y comprensible.

4. Alteraciones en la visión

La visión durante una hemorragia cerebral se altera, normalmente es borrosa o se cruza distorsionando la realidad, haciendo que la persona no pueda ver con claridad, acompañado de la confusión y claramente del mareo.

Tratamiento para un derrame cerebral

Afortunadamente, gracias a varios avances médicos, se encuentran disponibles diversos tratamientos para un derrame cerebral, estos son los más importantes:

1. Fármacos

Un médico puede recetar fármacos específicos, para reducir el riesgo de coágulos sanguíneos en el cerebro, como los anticoagulantes. Así como también las aspirinas, que se consumen directamente para las plaquetas y el activador del plasminógeno, que sirve para minimizar el daño cerebral en su mayoría.

2. Cirugía

La cirugía puede depender del paciente y del nivel de daño, que haya dejado el derrame cerebral. Esto lo puede decidir el médico, con el fin de elegir el mejor método sin perjudicar la vida del paciente. Es más relevante en caso de una hemorragia subaracnoidea.

Importante: Según un estudio “El manejo quirúrgico ante un ataque cerebral es controvertido y solo depende de la decisión del médico ante las unidades de terapias intensivas. Se sugiere este método en jóvenes con ACV en un gran estado avanzado”. (4)

3. Terapias de rehabilitación

Por último, las terapias de rehabilitación ayudan al paciente sobreviviente de un ataque cardiovascular o un mini derrame cerebral. Así como la recuperación del habla, del movimiento de articulaciones y en otros casos, ejercicios para volver a caminar.

Conclusiones Claves

  • El derrame cerebral es la presencia de un coágulo de sangre en las venas sanguíneas del cerebro, interrumpiendo el transporte de oxígeno.
  • Puede ocurrir por problemas cardíacos, el consumo de cigarro o alcohol, la obesidad y la diabetes.
  • Los derrames se identifican por el adormecimiento de las articulaciones, la visión borrosa y la dificultad para hablar.
  • Existen diversos tratamientos para un ataque cerebral, como el uso de fármacos, cirugía y hasta las terapias de rehabilitación.