Psicología y Salud emocional

Desamor: 10 claves para superarlo satisfactoriamente

Escrito por Marie Galindo

El desamor es una experiencia que parte de distintas circunstancias, es personal y bastante complicada. Y algo que, definitivamente todos hemos atravesado al menos una vez en nuestra vida.

Lo más complejo es definir de manera objetiva un proceso tan subjetivo como este, pero también se busca reconocer que entre la vastedad de lo variable que puede ser, existen factores comunes que nos permiten estandarizar su transcurso y proponerles recomendaciones y cuestiones claves para enfrentarlo.

A continuación, en el siguiente artículo te compartiremos algunas recomendaciones que te pueden ayudar a superar este difícil momento sentimental, llamado desamor.

¿Qué es el desamor?

El desamor es bastante intenso y humano, suele ser causado por la transición de la pérdida de una relación afectiva.

Según P. Horno Goicochea en su estudio titulado “El amor y el desamor en la adolescencia”, define el desamor como la vivencia de un duelo que se acompaña del dolor, frustración, impotencia y tristeza.

Es por ello que el desamor puede distorsionar la percepción de la realidad de las personas, afectar el ego y causar incluso efectos postraumáticos, por lo que es importante no desestimar estos procesos y aprender a enfrentarlos aunque no sea tarea sencilla.

Recomendaciones para superar el desamor

En un estudio realizado por Sbarra de “Predicting the onset of emotional recovery following nonmarital relationship dissolution”, se explica que el duelo de la ruptura amorosa es una de las experiencias más estresantes y dolorosas que se puedan experimentar.

Incluso, es comparada con el tipo de duelo que se vive en la muerte de un ser querido. Estas situaciones suelen ser inevitables, por lo que les ofrecemos a continuación algunas recomendaciones para superar con mayor facilidad el desamor.

1. Aceptar lo sucedido

El blog Psiconfort lo plantea de una manera bastante clara: “Comprender que somos parte de una etapa de la vida de otra persona, que nos van a decepcionar o vamos a decepcionarlos, y que es muy posible que escojamos distintos caminos, es parte de crecer. Crecer, es saber despedirnos.”

En este sentido, es muy importante disponer de toda nuestra madurez para explicarnos a nosotros mismos que las cosas han terminado.

2. Vivir y desahogar las emociones

Ser vulnerables es algo que se ha convertido en sinónimo de debilidad, y es un error. Es simplemente la capacidad de ser herido, y todos contamos con ella.

De hecho, desde el comienzo de una relación hay que aceptar el riesgo que conlleva eso. Por lo que al momento de la ruptura, debemos reconocer cuales son nuestros sentimientos al respecto y aceptarlos.

3. Evitar los sentimientos de culpa

Aunque la manifestación del duelo traiga consigo casi siempre sentimientos de culpa, debemos ser objetivos y entender que sobreanalizar la situación nos puede obsesionar y demorar el proceso de sanación.

Por lo tanto, la culpa es recomendable dejarla de lado ya que no contribuye con la superación del difícil momento.

4. Evitar el contacto y mantener distancia

Mantener la distancia te libera de carga emocional. Evitar el contacto nos aleja de recaídas innecesarias que solo causarán más daño a los involucrados.

Sucede que por la nostalgia se suelen suprimir los malos recuerdos e idealizar erróneamente, además de que es muy normal que dejen llevarse por la lujuria que se produce, por lo que se incrementa la posibilidad de engancharse en esa intensidad emocional.

5. Apoyarse en la familia y amigos

Descargar las emociones en voz alta es definitivamente un tipo de terapia. En la investigación de “Emotional and cognitive coping in relationship dissolution” se habla de la recuperación emocional que se produce cuando una persona toma la decisión de terminar una relación y busca apoyo a través de su entorno.

Siempre se desea encontrar en ellos la comprensión de la situación para que disminuya la afección que se atraviesa en el proceso. La aprobación de otros puntos de vista evidencia lo que puede ser favorecedor en la experiencia.

6. Realizar actividades recreativas

Siempre hemos escuchado la frase de “una mente ocupada no extraña a nadie” ¿Pero alguna vez lo han puesto en práctica? . Definitivamente es una de las técnicas más eficientes para el crecimiento personal y para la sanación.

Asimismo, el proyecto de vida es una acción abierta y renovada para superar el presente y abrirse camino hacia el futuro (Carballo, 1998).

7. Practicar deportes

Cuando hacemos ejercicios se liberan endorfinas que influyen en nuestra mente y nos hace sentir felices. Practicar deportes entonces nos mantiene ocupados y nos ayudan a invertir el tiempo en algo productivo, además de alimentar nuestro bienestar físico y mental.

Sin embargo, es importante prevenir el hecho de utilizar este tipo de actividades como evasión de la realidad.

8. Dedicarse tiempo y atención personal

Cuando comenzamos una relación afectiva, inmediatamente solemos modificar nuestras prioridades.

Es un error que se comete muy seguido y suele ser inconsciente, pero es en circunstancias de ruptura cuando volvemos a estar en primer lugar. Por mecanismo de defensa con el ego o por reconexión.

No necesariamente se empieza a brillar porque la relación terminada haya sido tóxica o dañina, sino que descubrimos la necesidad de cuidarnos y revalorarnos.

9. Enfocarse en lo positivo y agradecer por ello

Hay una frase muy interesante que dice: “Si nunca pasas la página, no podrás conocer el final del libro”.

Todas las situaciones que atravesamos influyen en nuestro crecimiento personal. Es más fácil decirlo que aplicarlo, pero existe una práctica muy positiva para cuando sentimos que todo pierde sentido y es donde podemos enlistar nuestros logros y todo lo bueno que nos rodea para agradecer por ello.

Hay veces en que damos por sentado las cosas. Enfocarnos en lo que falta, nunca es la respuesta correcta. Debemos entender que el agradecimiento por todo lo que nos ha ocurrido, nos acercó a la persona que hoy somos.

10. Acudir a terapia si es necesario

La salud mental es tan importante como la física. Y podemos enlistar los motivos por lo que la terapia es recomendable:

  • Si te ha costado demasiado superar
  • Si sientes que has intentado todo lo anterior y nada ha ayudado
  • Tienes pensamientos depresivos incontrolables
  • Desarrollaste ansiedad y traumas con la ruptura
  • Sólo por que sí: la terapia es sumamente saludable.

Características del desamor

El desamor no aparece de un día para otro, efectivamente. A veces es un proceso que atravesamos incluso antes de que se concrete la ruptura.

A continuación les mostramos cuales son los síntomas o características más comunes del desamor.

Se pierde progresivamente el interés por la pareja

La falta de comunicación o las fallas que puedan ocurrir en la misma son detonantes para que el interés se pierda. La percepción de ser poco amado, expectativas no cumplidas, rencor guardado, son motivos cruciales para que poco a poco dejemos de ver una persona con idealización.

Bien dicen que cuando estamos enamorados no es exactamente que no vemos sus defectos, sino que no estamos buscándolos.

Se producen fallas en la comunicación y entendimiento

La falla de comunicación suele desencadenar en intolerancia excesiva. El desarrollo de un buen vínculo y una interacción asertiva solo vendrá de la mano con la disposición de comunicar las diferencias.

Por eso cuando el interés disminuye, disminuye también la necesidad de explicarle al otro por qué están saliendo mal las cosas.

Disminuye el deseo sexual

El deseo sexual puede disminuir por muchos motivos, entre estos se encuentran diferencias irremediables como faltas de respeto, falta de conexión, y el desapego producido por todo lo acumulado.

Se incrementan los reproches, ofensas e intolerancia

La intolerancia y reproches es producido por la frustración. Se evita razonar para ver la realidad del problema y se producen exigencias.

Normalmente aquí salen a flote fantasmas que hemos arrastrado a través de nuestras experiencias previas y nos convertimos en seres que lastiman deliberadamente.

Se prefiere estar en soledad

El tiempo a solas se convierte en un momento aislado de tranquilidad. Cuando las relaciones están a punto de llegar a su final, se caracterizan por desestabilizar emocionalmente a los involucrados sobre todo con la tensión que se produce.

Los intereses personales pasan a ser lo primero

Como mencionamos previamente, la desestabilización de la priorización personal es una de las cosas que primero notamos cuando se acaba el encanto y euforia del enamoramiento.

En el proceso del desamor, es común que nos demos cuenta que hemos invertido demasiado tiempo en la felicidad de otra persona, cuando la única que realmente es nuestra responsabilidad es la propia.

Es algo que con la madurez y los procesos de aprendizajes obtenidos debemos cultivar para que se convierta en un hábito: nosotros siempre debemos estar primero. No de forma ególatra y sin empatía, sino de una manera saludable.

Etapas del desamor

El duelo que define el proceso de desamor se estructura en distintas etapas para enfrentarlo. Es bastante semejante a la pérdida de un ser querido por muerte, y aunque este está abierto a distintas estrategias para hacerle cara, eso lo convierte en algo bastante individual.

Las siguientes descripciones de las etapas, es una estandarización para comprender mediante ellas todo lo que nos conlleva el desapego emocional que se produce.

Negación y aislamiento

La negación y evasión es de las primeras formas de hacerle frente a la situación. Es una característica supresiva y se define como el mecanismo que se aplica para defendernos de lo que no sabemos cómo enfrentar.

Ira y frustración

Es el momento del resentimiento. Arrastramos el dolor a través del ego y evaluamos la cantidad de culpa que tenemos frente a la ruptura.

De hecho, suele ser el momento en el que olvidamos todo lo vivido y solo queremos lograr herir los sentimientos del otro. Nos dan vueltas tantas preguntas por la cabeza, y todas las respuestas parecen ser agresivas.

Negociación

Se considera la posibilidad de volver. Se estudia el terreno y aparece reflejado el temor del futuro incierto.

Es un momento decisivo donde debemos enfrentar las cosas y evitar dañarnos con falsas expectativas.

Depresión y tristeza

Somos vulnerables. Dejamos de ocultar innecesariamente todo lo que hemos venido reprimiendo para convencernos de que quizás hay solución, o quizás somos lo suficientemente fuertes como para que no nos afecte.

Aceptar el dolor y exteriorizarlo, nos ayuda a expresarnos y a acceder a la aceptación. A veces parece eterno, pero es sumamente indispensable y poco a poco nos iremos levantando.

Aceptación y superación

Aprendemos a estar solos y cómodos con nosotros mismos. Nada dura para siempre, ni las relaciones ni los corazones rotos.

Comenzamos a levantar vuelo, a resignarnos y a reforzar nuestra autoestima. Sentimos una paz característica de la superación y probamos nuevamente el desapego.

El proceso no suele ser fácil, lo importante es aprender y sacar lo mejor de ellos. Desde una perspectiva sana, el dolor suele ser necesario para ciertos logros.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud