Artículo Revisado・Educación Sexual

¿Cuáles son los tipos de disfunciones sexuales femeninas?

Escrito por Mauricio ColazingariRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

La sexualidad es un tema complejo y sumamente amplio. Muchas personas buscan, a través de ella, una gran satisfacción y placer, en compañía de alguien más.

Pero no siempre resulta fácil, ni muchas veces manejable de forma responsable. En las relaciones sexuales existen diversas disfunciones, que hacen que el deseo y el placer, por muchas veces, se pierdan de inmediato.

En el presente articulo conocerás los tipos de disfunciones sexuales en el sexo femenino, es importante conocerlas para saber sus causas y el tratamiento adecuado para ello.

¿Qué son las disfunciones sexuales femeninas?

Las disfunciones sexuales las pueden sufrir tanto hombres como mujeres, en los hombres es conocida la eyaculación precoz, por decir uno de los más relevantes. Son aquellos factores que impiden a las mujeres disfrutar o consumar el acto sexual, de manera placentera.

Por razones fisiológicas o psicológicas, las disfunciones sexuales femeninas están caracterizadas por ser relaciones sexuales y espasmos vaginales de sumo dolor, alteraciones y contracciones en el deseo sexual. Teniendo como consecuencia, angustia y frustración sexual.

Nota: Un estudio menciona que “En la función sexual femenina influyen factores biológicos, psicológicos, interpersonales y socioculturales”. (1)

Causas de las disfunciones sexuales femeninas

Las causas de las disfunciones sexuales femeninas son diversas, muchas son físicas y psicológicas, como se había mencionado anteriormente, así que en la presente te resumimos las causas más relevantes:

Afecciones físicas de salud

Son aquellos problemas de salud físicos, que involucran a los órganos genitales y muchas veces otros órganos del cuerpo humano, que presentan (por cuestión de salud) fallas y por ende, interrumpen los momentos sexuales.

Nota: Muchas de estas afecciones físicas son vaginismo, dispareunia, problemas de la vejiga, insuficiencia cardíaca u obesidad. Como establece una recopilación de un estudio. (2)

Consumo de medicamentos

El exceso en el consumo de ciertos medicamentos, adormecen los sentidos o las funciones físicas del cuerpo humano. Lo que trae como consecuencia, falta de atención, de interés y de deseo sexual. Actúan como tranquilizantes para el organismo.

Alteraciones hormonales

Son unas de las causas más comunes de las disfunciones sexuales femeninas, varían según la etapa del crecimiento femenino. Se ven reflejadas por cambios de conducta, flujos menstruales abundantes y dolor de vientre mucho más fuerte que el común.

Importante: Las alteraciones hormonales ocurren cuando el estrógeno y la progesterona, hormonas sexuales importantes en el sexo femenino, se alejan y sus niveles se alteran bruscamente.

Estrés, ansiedad y depresión

Una mujer con una vida repleta de estrés, con sumos ataques de ansiedad y sufriendo de depresión, trae como consecuencia una nula vida sexual o muy poco interés por ello, eso incluye la masturbación para satisfacerse a ella misma. Este es un factor psicológico.

Factores culturales y religiosos

Muchas veces las disfunciones sexuales femeninas, se ven ocasionadas por los factores culturales o religiosos, se podría decir que en ciertas religiones no se permite consumar actos sexuales ilegítimos, lo que supone poca experiencia y nerviosismo.

Por otra parte, a nivel de cultura se refiere a falta de cultura sexual, es como la promiscuidad del control o apetito sexual, como también el desconocimiento de posiciones, entre otros.

Síntomas de las disfunciones sexuales femeninas

Los síntomas de las disfunciones sexuales femeninas, son fáciles de reconocer, esto es de suma importancia para saber el tratamiento e identificar si se padece de estas disfunciones sexuales:

Falta de interés sexual

Es un síntoma común, está presente cuando la mujer no tiene ningún deseo sexual, con su pareja, con alguien o incluso hacia ella misma (refiriéndose a la masturbaciones) está inhibida y cerrada de todo deseo sexual.

Importante: Un estudio menciona que “El Deseo Sexual Inhibido, es la inhibición persistente y profunda del deseo sexual, siendo la libido anormalmente baja”. (3)

Incapacidad para excitarse

La mujer padece de una incapacidad o dificultad para excitarse, esto se refiere a la dilatación o lubricación de la vagina o la abertura de los labios mayores y menores de la vagina. Por lo que es difícil que la mujer pueda sentirse excitada y estar preparada para el acto o la penetración.

Para destacar: Esto se le conoce, gracias a un estudio, como El trastorno de la excitación, citándolo como “El equivalente de la disfunción eréctil masculina. Este trastorno se acompaña de varias disfunciones sexuales como deseo sexual hipoactivo,trastorno por aversión al sexo, entre otras”. (4)

Dolor en la zona íntima

Durante la penetración o durante el coito, se siente ardor o dolor en la zona vaginal, donde la mujer puede llegar a preocuparse si nota sangre o el dolor no desaparece. Esto es crucial ya que impide disfrutar o consumar el acto sexual, muchas veces en una pareja estable.

Nota: La dispareunia es un sinónimo del coito doloroso y el vaginismo es la contracción de los labios de la vagina.

Incapacidad para sentir orgasmos

Este es generalmente un trastorno, que impide a la mujer sentir o llegar al orgasmo, lo que ocasiona insatisfacción o frustración. No solo hacia la propia mujer sino a su pareja, lo que puede traer muchas consecuencias psicológicas.

Nota: Un estudio menciona que “A diferencia de la preocupación constante del varón ante la ausencia del orgasmo, la mujer puede mostrarse indiferente, incluso experimentar relaciones sexuales intensas y placenteras aunque no llegue al clímax, otras se preocupan y se angustian”. (5)

Tipos de disfunciones sexuales femeninas

Hay diferentes tipos de disfunciones sexuales femeninas, muchas son psicológicas otras físicas, pero todas son muy importantes de conocer. Estas son las principales disfunciones sexuales:

Disfunción del deseo

Se mencionó anteriormente que esto se conoce como Deseo Sexual Inhibido, que la pueden padecer hombres o mujeres por igual. Es la privación o la anulación de la actividad sexual. Existe mucho desinterés y pocas ganas de iniciar un acto sexual.

Nota: Un estudio también la define como “Deseo sexual hipoactivo, uno de los Trastornos Sexuales más problemáticos a la hora de su definición ya que no existen datos para establecer con qué frecuencia”. (6)

Disfunción de la excitación

También conocido como trastorno de la excitación, es cuando la mujer no logra alcanzar un nivel natural de excitación, ya sea ante un estímulo o a alguien de forma visual (ver a un hombre desnudo), sus sentidos están privados y los órganos genitales (la vagina) no lubrica ni los labios se dilatan.

Disfunción del orgasmo

Se refiere al retraso o la ausencia del orgasmo, que ocurre durante el clímax del acto sexual entre un hombre o la mujer. Esto se ve causado por factores psicológicos mayormente, ya que se puede tener excitación y penetración, pero no llegar a concluir con un orgasmo.

Disfunción del dolor

Es otro trastorno muy común, es cuando durante la penetración se lastiman las paredes o labios vaginales, lo que durante el coito genera dolor y disminuye el placer, tanto para la mujer como para el hombre, ya que trae como consecuencia depresión y frustración.

Tratamiento para las disfunciones sexuales femeninas

Afortunadamente, para las mujeres y las parejas, existen diversos tratamientos para las disfunciones sexuales femeninas. Aquí presentamos las más importantes.

Terapia psicológica

Las terapias psicológicas son necesarias desde un principio, con un médico psicólogo, la mujer puede analizar su problema, las causas de ello y cuál es la guía que debe seguir, con el fin de resolver su problema en varios aspectos..

Medicamentos recetados

Se debe acudir a un médico especialista o un chequeo completo, con el fin de que el mismo pueda recetar qué medicamentos son necesarios para ayudar al organismo. Los medicamentos son muy necesarios para dolores en el vientre, la menstruación y otros factores que influyen en el aparato reproductor femenino.

Mejorar la comunicación con la pareja

La comunicación en pareja es esencial, ambos pueden conversar acerca de sus problemas, incomodidades íntimas y cuales son las soluciones que ambos pueden realizar.

Nota: Es algo crucial, sobre todo cuando las disfunciones sexuales femeninas influyen negativamente en las parejas formales.

Mantener hábitos saludables

Es recomendable una alimentación balanceada, repleta de vitaminas y proteínas, las cuales fortalecen el organismo y el sistema inmune, así como también hacer ejercicios, ya que estos fortalecen incluso los músculos pélvicos. Esto influye positivamente en las relaciones sexuales.

Utilizar lubricantes

Durante el acto sexual, para combatir los diversos trastornos, es recomendable usar lubricantes, que esto ayudan a dilatar los labios vaginales, haciendo posible la penetración y disminuye la tensión.

Nota: Esto también puede funcionar para el sexo anal, si la pareja desea explorarlo como alternativa.

Utilizar juguetes sexuales

Los juguetes sexuales sirven para comenzar con el acto de la penetración, como lo son los dildos o consoladores.

Estos, usados con lubricantes, ayudan a explorar las paredes vaginales y el nivel de dolor que puede existir, por ende los juguetes sexuales son una gran alternativa para prevenir incidentes, solo debe ponerse de acuerdo con una pareja.

Conclusiones Claves

  • Las disfunciones sexuales femeninas pueden afectar a cualquier mujer de cualquier edad.
  • Estas se interponen en el deseo o el acto de consumar relaciones sexuales.
  • Son consideradas normalmente, como trastornos sexuales, físicos y psicológicos.
  • Pueden afectar a las parejas que se encuentran en una vida sexual activa.
  • Existen diversos tratamientos, con resultados increíbles para prevenir disfunciones sexuales femeninas.