Psicología y Salud emocional

Divorcio: causas, tipos y claves para superarlo

Escrito por Ydequis Álvarez

Las rupturas de relaciones se han vuelto más frecuentes con el pasar de los años, causando muchos divorcios que a su vez generan problemas personales, familiares o laborales, donde se perjudica de gran manera a las dos personas afectadas.

Es posible encontrar varios tipos de divorcios, que puedan ser originados por distintas causas que afecten la relación del matrimonio. Esto hace que se vuelva difícil una estabilización y perjudica la salud emocional de la pareja y de sus hijos, si los tienen.

Por lo cual, en este artículo, encontrarás toda la información necesaria sobre el divorcio, cuáles son sus posibles causas y qué tipos existen. De igual forma, conocerás algunos métodos que te pueden servir para superar ese momento de ruptura matrimonial.

¿Qué es el divorcio?

El divorcio es la desunión de dos personas que estaban previamente casadas, y que por solicitud de uno de los cónyuges, se realiza la disolución del matrimonio. Dicho término proviene del latín divortium, que se relaciona a la separación de un acta matrimonial.

En esta última, se negocia ante un registro civil la repartición de bienes, el domicilio conyugal, la patria potestad de los hijos, la pensión alimenticia de los mismos, y las responsabilidades para continuar de forma individual.

Un estudio sobre el Matrimonio, Familia y Divorcio, define este último como una crisis familiar en donde el conflicto afecta a todos sus integrantes. Dicha crisis, se realiza a través de tribunales por solicitud de uno de los esposos, lo cual es la ruptura del vínculo conyugal.

Causas del divorcio

El divorcio y la disolución del acta de matrimonio por parte de los cónyuges, puede ser causado por distintas razones que generan malestar y conflictos en la relación de manera constante. Entre sus causas más comunes se encuentran las siguientes:

Comunicación fallida

La comunicación fallida en las parejas, ha sido una de las mayores causantes de divorcios en la actualidad, convirtiéndolo en un problema habitual dañino para las relaciones, en la que genera malos entendidos o poca disposición para arreglar conflictos.

Estos conflictos causados por una mala comunicación, generan consecuencias que llegan a influenciar para una decisión de divorcio por parte de alguno de los cónyuges, entre ellos encontramos falta de respeto, infidelidades, insatisfacción personal o problemas sexuales.

Diferencias irreconciliables

Las diferencias irreconciliables, son una de las causas comunes de que se produzcan divorcios en todo el mundo. Estos se basan en que las parejas no coinciden mutuamente en opiniones o acciones, que generan estrés y un entorno muy conflictivo.

Estas diferencias irreconciliables, pueden tener relación sobre pérdida de confianza, problemas financieros, personalidad, separación física por un largo período de tiempo u otras razones más, que forman parte de un conjunto de motivos para realizar el divorcio.

Infidelidades y engaños

En el matrimonio, las infidelidades y engaños son una de las mayores causas para un divorcio, considerada por alguno de los cónyuges como traición cuando la otra parte entabla relaciones sexuales con una tercera persona.

Un artículo publicado en la revista Alternativas en Psicología, explica que la infidelidad es un proceso complejo en el matrimonio, ya que ha sido traicionado el acta matrimonial al momento que uno de los cónyuges tuvo relaciones sexuales con otra persona.

Pérdida del interés

La pérdida de interés es una señal o causa de que se produzca un divorcio en una pareja, ya que la conexión que esta tuvo, ha sido desvanecida. Esto hace que el amor o afecto entre los cónyuges ya no exista, debido a que cada uno realiza su vida independiente.

Desamor

El desamor es un sentimiento que tienen las personas generando tristeza, depresión y ansiedad por la ruptura de una relación amorosa. Esto genera síntomas perjudiciales como la falta de apetito, llanto incesante, aislamiento, desmotivación y pérdida de peso.

Este sentimiento, es una causa inicial de que se produzca la pérdida de interés en la relación matrimonial, cuando las emociones y momentos positivos se acaban entre las parejas, siendo la falta de deseo sexual un síntoma principal.

Celos y desconfianza

Los celos son un sentimiento natural en las personas, que genera desconfianza cuando se quiere mucho a alguien. Estos se llegan a convertir en patológicos cuando son muy obsesivos, causando así divorcios en las parejas cuando no hay seguridad entre sí.

Un estudio que se realizó en la Universidad de Málaga sobre los celos y las emociones, explica que estos pueden ser causantes de los divorcios, ya que uno de los cónyuges sospecha de infidelidad por la otra parte, volviendo el entorno muy conflictivo e inseguro.

Cambio de prioridades

Cuando las relaciones no están funcionando de manera correcta, suele producirse un cambio de prioridades, en las que el esposo y esposa pasan de realizar actividades como un “nosotros” a un “yo”. Actuando de forma independiente e indiferente uno con el otro.

Este cambio de prioridades, genera dudas y confusión en las parejas, ya que se cuestionan si deben continuar o no con su relación. En ocasiones, esto se vuelve una causa justificativa para alguno de los cónyuges, con respecto a proceder con un divorcio.

Maltrato físico y psicológico

Los maltratos físicos y psicológicos, son causa suficiente de demanda legal y divorcio ante un ministerio fiscal, debido a que se muestran agresiones y humillaciones que afectan en muchos aspectos la vida de cada uno de los cónyuges.

Un estudio realizado en la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, explica que la violencia de pareja se presenta cuando se lastima a la otra persona. Igualmente, menciona que estos pueden traer serios problemas legales y la ruptura total de la relación.

Tipos de divorcio

Existen varios tipos de divorcios, que están relacionados a situaciones o condiciones específicas que tenga alguno de los cónyuges, en la que pueda solicitar la disolución del acta de matrimonio ante un tribunal, siendo estos los siguientes:

Divorcio contencioso

Los divorcios contenciosos, se basan en iniciar con un procedimiento legal de disolución de acta matrimonial, sin la aprobación de uno de los cónyuges por no estar de acuerdo con los términos de este, de modo que el juez es quien tiene el poder para tomar la decisión final.

Divorcio por mutuo acuerdo

Es divorcio voluntario por mutuo acuerdo, siendo más aconsejable y sano de realizar, que consiste en poner fin con una sentencia judicial al matrimonio por petición de los dos cónyuges, donde aceptan de forma escrita, personal o verbal los términos de esta.

Divorcio administrativo

Los divorcios administrativos, consisten en la separación de dos personas que estén de acuerdo con liquidar la sociedad conyugal. Para ello, no deben tener hijos y haber mantenido un año de matrimonio. La sentencia debe dictarla una autoridad judicial.

Divorcio por sentencia judicial

Los divorcios por sentencia judicial, tienen similitud con el tipo contencioso, ya que uno de los cónyuges no tiene el consentimiento para finalizar el acta matrimonial. En este, se requiere la participación de un juez para contemplar puntos bastantes complejos.

Este tipo de divorcio, se busca realizar de manera objetiva para lograr un resultado justo para los dos cónyuges, en la que se pacta y negocia la repartición de bienes que obtuvieron durante el matrimonio, y se piensa en el bien de los hijos que tengan en común.

Divorcio incausado

El divorcio incausado, existe como modalidad en algunos países en la que no es necesaria el consentimiento por parte de alguno de los cónyuges, ni una justificación que se tenga que probar ante un juez para decretar la disolución del matrimonio.

¿Cómo superar un divorcio?

Las rupturas de pareja o de matrimonio, son momentos difíciles de pasar ya que afecta de gran manera a la salud emocional. Por lo cual, se hace necesario buscar métodos para superar la desunión de forma eficiente y rápida.

La mayoría de los casos requieren tanto asistencia legal como ayuda psicológica, a fin de superar dicho proceso lo mejor posible. De esta forma, ten en cuenta los siguientes aspectos:

Reconocer y aceptar la situación

Un método que resulta ser necesario, es reconocer y aceptar la situación del divorcio, para así poder dejar de lado los momentos del pasado y poder vivir en el presente, sin tener que convivir con la depresión o desmotivación que causó la ruptura matrimonial.

Drenar las emociones

Tras la ruptura de una relación amorosa, resulta conveniente drenar todas las emociones que se tengan por dentro para sanar y seguir adelante. Lo ideal es hacerlo en un sitio seguro donde estemos confiados para decir o hacer lo que queríamos.

Tomarse el tiempo para sanar

Es necesario tomarse un tiempo para sanar el divorcio, ya que las heridas emocionales que éste provoca no se curan de manera rápida, siendo las primeras semanas o meses los más difíciles de afrontar y superar el apego que se mantenía.

Resaltar lo positivo

No todas las situaciones son malas, hay aspectos que suelen ser positivos, por lo cual una manera de superar el divorcio es haciéndolos resaltar. Estos pueden minimizar el dolor emocional y subir un poco la autoestima, a fin de no caer en depresión.

Realizar actividades placenteras

Un método para superar el divorcio, es realizando actividades que nos parezcan placenteras. Estas las podemos lograr con hábitos, acciones que nos guste realizar y manteniendo una actitud positiva para estimular una buena y firme autoestima.

Apoyarse en familiares y amigos

Es recomendable apoyarse en familiares y amigos para superar la ruptura de un matrimonio, ya que estos pueden aconsejarnos y ayudarnos en situaciones específicas para seguir adelante de manera más fácil. Además, pueden subirnos la autoestima.

Enfocarse en los proyectos personales

Un método eficaz para superar el divorcio, es enfocándose en los proyectos personales que tengamos o tenemos planeados de hacer, ya que estos nos mantendrán ocupados y distraídos para no tener pensamientos negativos. Igualmente, estos generan satisfacción.

Priorizar la salud

Tras la ruptura de un matrimonio, es necesario priorizar la salud, dado que un estado emocional negativo puede afectar el organismo, ya que esto genera diversas complicaciones que se reflejan en el cuerpo como dolor en el pecho y malestar general.

Por otro lado, es importante cuidar la salud emocional no solo de los cónyuges, sino también la de sus hijos, a fin de asegurarse de que la patria potestad de los mismos sea otorgada a quien pueda garantizarles sus derechos y una mejor calidad de vida.

Fortalecer el autoestima y la inteligencia emocional

Para lograr superar un divorcio, es necesario trabajar en fortalecer la autoestima y la inteligencia emocional, ya que estos resultan importantes para gozar de una mayor felicidad y bienestar en uno mismo.

Acudir a terapia si es necesario

Si crees que tu caso lo amerita, acude a una terapia psicológica para superar el divorcio, más si hay niños o conflictos legales de por medio. Con la ayuda de un profesional puedes conseguir el equilibrio emocional más rápido para seguir adelante.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud