Artículo Revisado・Educación Sexual

Ducha vaginal: qué es y efectos en la salud femenina

Escrito por Mauricio ColazingariRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

La higiene personal e íntima es importante para el ser humano. A lo largo de los años, son más las personas que recurren a diferentes medios, con un solo fin, obtener una limpieza adecuada en sus zonas íntimas.

Sin embargo, esto tiene sus contras, ya que muchas limpiezas de las zonas genitales se llevan a cabo con productos nocivos para la salud muy dañinos e irreparables, como dañar el PH correcto o el PH fisiológico.

Por ello, en el presente artículo conoceremos sobre la ducha vaginal y cuales son sus efectos en la salud femenina, osease en las chicas y mujeres adultas.

¿Qué es una ducha vaginal?

La ducha vaginal, dicho en términos simples, es un proceso de limpieza de la zona vaginal en las mujeres, que se hace con agua y otros productos higiénicos, con el fin de limpiar y hacer lucir a la vagina diferente por dentro, también elimina malos olores.

Este proceso se hace manual, por decisión propia, ya que las duchas vaginales pueden ser adquiridas en paquetes que ya vienen pre mezclados con químicos u otros productos, como agua con vinagre, sodio y hasta yodo.

Importante: Según varios estudios específicos “Algunos investigadores han encontrado que las duchas vaginales alteran la protección normal de la flora vaginal induciendo a las mujeres a desarrollar Vaginosis Bacterianas”. (1)

Opiniones médicas al respecto de la ducha vaginal

La comunidad médica, está muy en contra de las duchas vaginales, no la recomiendan debido a la cantidad de gérmenes, microbios y enfermedades virales o de transmisión sexual, que pueden ser adquiridas con estos productos. s.

En este sentido, instituciones como El Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos (2), advierten que el uso de duchas vaginales aumentan el riesgo de padecer de cáncer uterino y enfermedades como el VIH.

Mientras que personalidades médicas como Elise Ross (3), se encargan de fomentar la educación, mencionando que la vagina es un órgano que se hace una autolimpieza, por lo cual no es necesario manipulación externa, ya que altera el funcionamiento y elimina hormonas importantes de la vagina.

Efectos asociados a la ducha vaginal

Los efectos de la ducha vaginal son muy negativos, los resultados son variados y la mayoría de las pacientes enfermas con una vida sexual inactiva, suelen tener como causante, una ducha vaginal. He aquí los efectos más notorios:

Vaginosis bacteriana

Es la principal consecuencia por el uso de duchas vaginales, la vaginosis bacteriana es un virus que desequilibra el funcionamiento de la flora de la vagina y todo lo que la rodea.

Ocasiona fluido vaginal, un olor muy pútrido y la mayoría de las veces pueden ser asintomáticas. Esta afecta además al cuello uterino y disminuye el PH correcto que hay en el organismo, al estar relacionado con la Gardnerella vaginalis.

Nota: Gracias a un estudio, se conoce que “Existe controversia entre los autores en que la VB sea una infección de transmisión sexual (ITS), ya que puede encontrarse en mujeres sexualmente inactivas”. (4)

Enfermedad inflamatoria pélvica

Es una patología muy inusual, se trata de una enfermedad que viene acompañada de abscesos de las trompas de falopio y en los ovarios e inflamación del tracto vaginal. Es ocasionada por hongos y bacterias que ocasionan inflamaciones e irritaciones. Ocurre muchas veces por las relaciones sexuales sin protección, alterando ademas el delicado equilibrio sexual.

Infecciones de transmisión sexual

Principalmente, las duchas vaginales son un medio fácil para el paso de enfermedades de transmisión sexual, no solo el VIH, otras como la hepatitis, la gonorrea y hasta el herpes vaginal. Son algunas de las enfermedades más conocidas que se pueden adquirir con estos métodos, que sirven como una cajita de sorpresa.

Irritación y sequedad vaginal

La irritación no se queda atrás, ya que es la causante de la enfermedad inflamatoria pélvica, además que puede resultar doloroso e incómodo. Mientras que, por otro lado, también puede causar sequedad vaginal, aquel problema relacionado a la poca mucosidad de la vagina, lesiones en el tracto urinario y hasta ardor en el sistema uterino.

Dificultades en el embarazo

Las enfermedades, hongos y bacterias, pueden transmitirse hacia un feto o un bebé en desarrollo, si se llega a usar los aparatos de duchas vaginales. Lo cual puede ser perjudicial para el no nacido, mientras se encuentra en el vientre.

Incremento del riesgo de cáncer

Las duchas vaginales, como se dijo anteriormente, pueden incrementar el riesgo de padecer cáncer uterino o de la vagina en general, un problema que puede resultar muy grave si no se trata adecuadamente. Puede venir acompañado de sangrado en la orina, dolores pélvicos y bultos extraños.

¿Cómo mantener la higiene íntima de manera segura?

Hay muchas alternativas para mantener una higiene íntima, de forma segura y sin recurrir a métodos externos que pueden resultar agresivos. Estos medios son fáciles de aplicar y pueden hacerse desde la comodidad del hogar, solo pruébalos:

Lavar regularmente la parte exterior con agua tibia

Debes acostumbrarte a lavar tus genitales con agua tibia, sobre todo en la parte exterior, ya que este tipo de agua escurre todos los microbios y gérmenes que existen en el ambiente o que encuentras en lugares como el inodoro.

Tip: Puedes hacerlo durante una cálida ducha.

Evitar usar productos con fragancias

Productos aromatizantes, incluso perfumes que son usados directamente en la vagina, no es una recomendación muy ideal, se trata de un órgano sensible, las fragancias contienen ácidos y productos químicos que pueden irritar las paredes mucosas de la vagina, infectándose y causando inflamaciones. Evítalos por completo.

Evitar utilizar ropa muy ajustada

La ropa ajustada puede dañar las paredes de la vagina y los labios externos de la misma, usar ropa cómoda y liviana no es lo mismo que usar prendas extremadamente ajustadas, piensa en tu comodidad y tu salud, antes que una apariencia innecesaria.

Usar ropa interior de algodón

Acostúmbrate, al menos en horarios laborales, a usar prendas o ropa interior de algodón o de una textura súper cómoda y agradable. Con el fin de no hacer presiones en la vagina, sin dañar los labios de la misma y manteniendo comodidad o un correcto funcionamiento de este órgano.

Utilizar métodos de barrera para evitar infecciones

Los métodos de barrera, son un buen medio de protección para evitar el paso de infecciones. Si bien, la salud íntima es decisión de cada quien, y el cuerpo es tuyo, debes al menos considerar un medio de protección como los preservativos, con el fin de evitar la entrada de microorganismos o bacterias.

Acudir al médico de ser necesario

Si presentas algún problema con la higiene de tu zona íntima, no dudes en llamar y acudir a un médico, especialmente un ginecólogo.

Todo esto en caso de que tengas poca información, acerca del uso personal de una ducha vaginal o que hayas usado una con anterioridad y presentes síntomas incómodos.

Nota: Siempre es necesario hacerse un chequeo médico completo.

Conclusiones Claves

  • Las duchas vaginales son medios de limpieza internos para la vagina.
  • No son muy recomendadas por los médicos.
  • Pueden transmitir enfermedades virales, infecciones de transmisión sexual, bacterias o gérmenes.
  • Existen muchas alternativas de limpieza, incluso caseras, para mantener una higiene íntima adecuada.
  • Las duchas vaginales afectan negativamente a un gran porcentaje de mujeres mayores y jóvenes. La recomendación es evitarlas.