Psicología y Salud emocional

¿Qué es la empatía emocional y cómo se desarrolla?

Escrito por Marie Galindo

La empatía emocional es la capacidad de comprender sentimientos e ideales de otras personas adoptando sus perspectivas, o en otras palabras, colocándose en su lugar.

El desarrollo de la empatía permite la construcción de vínculos sociales y la habilidad de relacionarse, por lo que debe considerarse como una base fundamental de nuestra inteligencia emocional.

A continuación ahondamos más en conocer esta habilidad cognitiva, sus características y cómo desarrollarla.

¿Qué es la empatía emocional?

La empatía emocional para autores como Blanca Rodas en su proyecto titulado La empatía cognitiva y el desarrollo de habilidades sociales, se define como una habilidad indispensable permitiéndole modificar sus procesos emocionales a unos adecuados para poder expandir su competencia social.

En este sentido, la empatía emocional es un factor clave y fundamental que nos empuja al éxito tanto a nivel profesional como en la vida cotidiana en general.

La creación de un vínculo para conectar la posibilidad de algún día estar en la situación del otro, nos permite crear una genuina conexión para identificar la aptitud en cuestión y el sostenimiento de la expresión de sentimientos y emociones.

Cabe destacar que no es solamente comprender el proceso que atraviesa otra persona, sino reconocer cómo y por qué se siente de cierta forma e intervenir si es necesario para mejorar su estado anímico.

Aunado a eso, se enfatiza la importancia de la empatía porque existe la necesidad social de que sea contenido entre los valores universales importantes, donde destacan: la justicia, respeto, libertad, igualdad, etc.

Características de la empatía emocional

Sabemos lo sencillo que es hablar de la empatía, pero no lo complicado que es encontrar una persona con estas capacidades. De hecho, se reconoce patológicamente que la empatía puede venir vinculada con aspectos culturales, educativos, e incluso genéticos.

Entonces, mencionamos y explicamos a continuación las características principales de esta capacidad para comprenderla y sobre todas las cosas, ponerla en práctica.

Constituye ponerse en el lugar de los demás

En el Blog de CEDIN Consultores existe un artículo sobre la Inteligencia Emocional y la Empatía, donde explican que se requiere de la disposición de escuchar y comprender acciones y emociones desde el respeto.

Es entonces cómo entendemos que la empatía se orienta en comprender una posición, para hacer más fácil la experiencia y aceptación de una situación sin minimizarla.

No es posible lograr entender a otro individuo en su totalidad, pero desde nuestra perspectiva extrapolarnos y ayudamos a manejar las experiencias dando un soporte emocional.

Se comparte la emoción de otros

La empatía no solo abarca situaciones negativas, aunque son las más mencionadas debido a la exigencia que tienen. La empatía también es compartir logros y experiencias motivacionales.

Una persona con empatía no la mueve el egoísmo, y de hecho se orientan al propósito de que todos a su alrededor sean exitosos o salgan beneficiados de las circunstancias.

Se siente preocupación en respuesta al dolor ajeno

En el Colegio Oficial de Psicología de Catalunya se publicó un artículo titulado ¿Qué relación existe entre la inteligencia emocional y la empatía?, donde explican la existencia de un tipo de empatía que puede ser reconocida como la emocional.

Este tipo de empatía entonces, es aquella que nos permite sintonizar los sentimientos de otro y generar en nosotros respuestas de tristeza o preocupación, ante la necesidad de alguna persona.

Genera compasión

La compasión es reconocida como una respuesta emocional y gracias a la cual se puede desarrollar un deseo o necesidad de ayudar.

Es por eso, que la vinculación con la empatía dispone a no evadir el dolor sino acompañar a enfrentarlo. Le da la mano entonces a la cercanía entre estas capacidades humanas.

Se forma a partir del entorno y la genética

Un estudio desarrollado en la Universidad de Cambridge, explica que en las mujeres existe mayor nivel de empatía que en los hombres, y que ciertas patologías genéticas como el autismo o esquizofrenia disminuye o limita la capacidad del individuo de ponerse en el lugar del otro.

Esta capacidad está ubicada en las áreas frontales del cerebro y son importantes para las funciones cognitivas del ser humano, por lo que Diego Redoral, profesor de los Estudios de la Ciencia de la Salud de la Universidad Oberta de Catalunya, expone cómo los circuitos cerebrales son los que influyen en la capacidad o ausencia de la misma para ser empáticos.

Permite desarrollar relaciones exitosas

Maite Garaigordobil y Patricia García de Galdeano en su estudio de Empatía en niños de 10 a 12 años”, constatan que la empatía permite conductas sociales positivas desarrollando asertividad, liderazgo y estabilidad emocional, lo cual repercute hasta su vida adulta y permite la mejora de las relaciones interpersonales, siendo reales, cálidas y psicosocialmente beneficiosas.

Permite la adaptación al entorno

La empatía y adaptación, son herramientas que nos ayudarán a mejorar la calidad de nuestra vida. Ambas nos permiten respetar y aceptar las diferencias por lo que desarrollamos un proceso más asertivo y permite la diversidad funcional.

La empatía social aunque suele ser más escasa por la programación de estado de alerta que nos han inculcado, es necesaria para aceptar los cambios y evitar perjuicios innecesarios.

Genera cambios en el cerebro

La empatía y la capacidad que tenemos de sentirnos en el lugar de otro se ve reflejado en las neuronas espejos, por lo que esto explica cómo las emociones son contagiosas.

Además de eso existen estudios realizados en la Universidad de Monash, que arrojan un resultado donde la mayoría de las personas con capacidades empáticas, tienen mayor concentración de materia gris en la parte central del cerebro.

El estudio considera que el grado de densidad de materia gris es relativo con sus niveles de empatía cognitiva o empatía afectiva.

Es clave para una comunicación asertiva

Es propicio considerar que la asertividad y la empatía van de la mano. De hecho, se considera imposible ser asertivo sin ser empáticos.

Una comunicación con interés en los sentimientos y necesidades del otro, es lo que permite la capacidad de transmitir correctamente nuestra posición.

Para el estudio del Consejo Nacional para la Enseñanza en Investigación en Psicología titulado Empatía, comunicación asertiva y seguimiento de normas, se plantea operacionalmente una metodología para que a través de la empatía se desarrollen habilidades de comunicación. Estas son:

  • Mostrar respeto
  • Ser puntual
  • Evitar utilizar aparatos electrónicos durante una conversación

¿Cómo desarrollar la empatía emocional?

Aunque hemos explicado que la empatía proviene de motivos genéticos, entendemos también que esa es la disposición y posibilidad, más nosotros debemos ponerla en práctica para desarrollarla y comprender la necesidad social que tenemos de esta habilidad.

La empatía viene como una maravillosa cualidad que se puede potenciar, y empieza a desarrollarse desde la infancia con las necesidades afectivas que son cubiertas por nuestro núcleo familiar. A continuación expondremos técnicas para fomentar nuestra empatía.

Aprendiendo a escuchar

Escuchar de forma atenta, mostrar interés y aprender a utilizar en estas ocasiones los dos hemisferios del cerebro: tanto lo racional como lo emocional. Estar presentes y no infravalorar la situación ni comparar con nuestra problemática o contraargumentar.

Aprender a escuchar y aplicar la escucha activa es la única vía que nos ubica en la posición correcta, para estar atentos a lo que busca transmitir la otra persona con sus gestos y emociones.

Respetando los criterios de los demás

El respeto es definitivamente una de las habilidades que se desarrollan cuando se pone en práctica la empatía. En el proyecto de intervención socioeducativa titulado La empatía, el respeto y la responsabilidad como habilidades sociales a desarrollar, se expone la manera en que esta aplicación enriquece las habilidades sociales de los individuos.

Todos los objetivos son buscar la valorización tanto de las opiniones como las diferencias existentes, sin juzgar ni comparar.

Mostrando interés por las necesidades de otros

Como hemos definido anteriormente la empatía se caracteriza por tener la capacidad de comprender la vida emocional de otra persona, por lo que ponerla en práctica conlleva a desarrollar sentimientos e interés por las necesidades de otros.

Es parte de la aptitud social que describe Goleman: “Es el autoconocimiento del potencial para reconocer sentimientos tanto propios como ajenos, la fuerza para motivarse, con el objetivo de mejorar las emociones, y las relaciones con los demás”.

Comunicándose de manera asertiva

Como describimos previamente basados en la investigación de Empatía, comunicación asertiva y seguimiento de normas, la utilización de una comunicación correcta y con escucha activa promueve el desarrollo de habilidades para la vida y potencialidad social.

De hecho es descrito como una habilidad genérica que capacita al individuo para resolver situaciones a nivel interpersonal.

Desechando los prejuicios

Las respuestas agresivas en una persona suelen estar relacionadas con rasgos mentales, y la empatía desenvuelve el posicionamiento de comprensión enfrentándonos a un foco doble. Poniéndonos entonces en la situación del otro, dejamos de juzgarlo y comenzamos a entenderlos.

Siendo tolerantes y pacientes

La empatía es el primer paso para la tolerancia. De hecho, Mahatma Gandhi decía: “las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían, si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista.”

La tolerancia es la aceptación de las diversidad de opiniones o criterios que puede desarrollar cada individuo, y con ello protegemos los derechos fundamentales de cada persona.

Manteniendo la calma y tranquilidad

La empatía suele exigir calma y tranquilidad para poder con sensibilidad, detectar los mensajes o sentimientos que la otra persona intenta transmitir. Facilita la percepción de las circunstancias y extiende la posibilidad de controlar la situación y permitir que el otro individuo se vea influenciado con nuestro objetivismo y comprensión.

Importancia de la empatía emocional

La empatía incrementa nuestras posibilidades para desarrollar relaciones interpersonales sanas, y nos abre la ventana de potencialidad para aprender y entender cosas que hemos ignorado a través del tiempo.

Nos permite ser humanos, ser conscientes y modificar nuestro comportamiento o posición frente a muchos temas. Por lo tanto, la empatía definitivamente es una cualidad y habilidad que nos permite desarrollar con facilidad nuestra inteligencia emocional, permitiendo abrirnos a la sensibilidad.

Aunado a lo anteriormente mencionado, la empatía desarrolla la madurez emocional y nos posiciona en puntos emocionales que incrementará la confianza para enfrentar situaciones y problemas incluso cuando no son nuestros.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud