Educación Sexual

Espinillas en el pene: causas, tratamiento y prevención

Escrito por Enmanuel Da Silva

Una espinilla en un área tan sensible como los genitales significa incomodidad, angustia, molestia, y, para algunos, bochorno.

Las espinillas no son, necesariamente, signo de alguna enfermedad grave. Sin embargo, no todos los hombres están dispuestos a hablar de ello de manera cómoda y abierta con un doctor.

En el siguiente artículo te proporcionaremos la información básica que debes saber si presentas esta afección y deseas saber cómo prevenirlas.

¿Qué son las espinillas en el pene?

Las espinillas en el pene son una erupción de la piel, una reacción similar que ocasiona las espinillas en el rostro o cualquier otro lugar.

La piel, incluyendo la superficie del pene, se encuentra repleta de poros mediante los cuales las glándulas sebáceas de la piel secretan el sebo, compuesto principalmente de aceites esenciales, para lubricar la piel.

El sebo, el sudor, células muertas y un número elevado de queratinocitos (hiperqueratosis) se entremezclan. Este entramado de sustancias ocluye los poros de salida de las glándulas sebáceas.

Esta acumulación favorece las infecciones por el Propionibacterium acnes. Estos microorganismos desencadenan la liberación de moléculas inflamatorias (leucinas), radicales libres y activación de células inmunitarias.

Esto lesiona a la piel y destruye su estructura normal. Además, se produce secreción por la infección, la razón detrás del aspecto blanquecino de ciertas espinillas.

Causas de las espinillas en el pene

Los mecanismos que describimos son la vía común final de diversas afecciones, desencadenantes de alteraciones de la piel peneana.

A continuación, te mostraremos una lista de posibles causas que originan las espinillas.

Vello encarnado

Cuando el tallo del cabello no crece hacia afuera, desde su raíz en la profundidad el folículo piloso. Cuando crece en dirección hacia el interior de la dermis o el folículo piloso, se denomina vello encarnado.

Puede ocurrir en cualquier parte de nuestro cuerpo donde crezca el vello, incluso en la ingle y base del pene.

La lesión es rojiza, levantada, puede adquirir un color blanco amarillento o verdoso si se produce secreción en su interior. En su centro, se puede observar un punto negro, el cual es el vello encarnado.

El vello encarnado causa incomodidad, irritación y dolor, especialmente al roce con el área. Si no se tratan, pueden complicarse y ser asiento de una infección bacteriana o fúngica.

Granos de Fordyce

En todo sitio donde crezca cabello, también se encuentran glándulas sebáceas. Algunas localizadas dentro de la piel y otras, menos frecuentes, en la superficie de la piel.

Estas glándulas externas (o ectópicas) se les conoce como granos de Fordyce. Cuando se encuentran en la superficie del pene, se les denomina glándulas de Tyson.

Son gránulos de color amarilloso cremoso, suaves, que pueden estar localizados tanto en la mucosa oral, como en la mucosa genital. Las pápulas de Fordyce pueden crecer a lo largo del cuerpo del pene.

Pápulas peneanas

También llamadas pápulas perladas, son lesiones benignas e indoloras que ocurren a lo largo del borde del glande.

Debemos aclarar que el término lesión es toda alteración de la estructura normal del cuerpo, pero no necesariamente significan que son adversas a nuestra salud. Son completamente benignas.

Frecuentemente son causa de preocupación por su similitud a lesiones ocasionadas por enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Son infrecuentes en niños prepúberes. Su aparición inicia en las etapas tardías de la pubertad y pueden desaparecer con el tiempo.

Es raro en hombres circuncidados, posiblemente debido a la abrasión del glande expuesto que estimula la regresión de estas pápulas.

Aunque son benignas, pueden ser causa excesiva de bochorno o ansiedad en ciertos hombres. Entre los tratamientos más conocidos, tenemos la crioterapia y la ablación por láser de CO2.

Un estudio publicado en el Journal of the American Academy of Dermatology comprobó la eficacia de la terapia criogénica. Fue administrada a pacientes durante dos semanas; el 80%-90% de las lesiones desapareció sin complicación alguna.

Enfermedades de transmisión sexual

Múltiples infecciones, víricas o bacterianas, generan lesiones a nivel del pene. Repetidamente, los hombres entran en pánico o ansiedad al confundir lesiones benignas (como las que ya describimos) por ETS. Es importante reconocer la diferencia.

Durante la sífilis se forman pápulas (chancro) en la zona de contacto. Son indoloras, duras y amarillentas. Pueden estar acompañadas de afectación de los ganglios linfáticos en la zona genital.

A diferencia de otras lesiones benignas, en la sífilis se producen otros síntomas como pápulas en la palma y planta de manos y pies, respectivamente, cuadro gripal, hepatitis, problemas neurológicos, y muchos más síntomas.

El chancroide o chancro blando generan pápulas que evolucionan a úlceras profundas y dolorosas. Las lesiones pueden curar espontáneamente o cicatrizar.

El virus del herpes simple tipo 2 o genital genera lesiones no levantadas (máculas) que evolucionan a pápulas, vesículas, pústulas, úlceras y, finalmente, costras.

Principalmente afectan al glande o raíz del pene. Generan un dolor intenso y profundo, acompañado de otros síntomas como la fiebre, dolor de cabeza, malestar, dolor muscular y más.

El VIH, tras un periodo de incubación de 3 a 6 semanas, comienza a alterar las funciones del sistema inmunitario.

A medida que la enfermedad progresa, ocurren manifestaciones cutáneas (tanto en el pene como el resto de la piel), característico de la infección superpuesta de hongos, virus y bacterias.

Glándulas de Tyson

Son glándulas sebáceas ectópicos (superficiales), similares a las de Fordyce. Se pueden observar a ambos lados del frenillo.

Son variantes normales de la anatomía del pene, por lo tanto no requieren tratamiento ni deben ser causas de preocupación.

Esclerosis Liquen

Es una afectación crónica de la piel donde ocurren pápulas blanquecinas y brillantes, por endurecimiento y atrofia de la piel, acompañadas de inflamación del glande y prepucio.

Afectan primordialmente mujeres posmenopáusicas, pero también a hombres.

Su causa es desconocida. Se ha propuesto que un grupo de nuestras propias células defensoras de nuestro cuerpo (linfocitos T), mutadas, ataquen a la dermis y mucosa.

También se ha encontrado simultaneidad con otras afecciones como el vitíligo, lupus eritematoso, tiroiditis de Hashimoto y más.

Las lesiones pueden ocurrir en la piel genital, pero también en otras áreas (aunque lo hace rara vez). Si no es tratada, puede complicarse y desarrollar fimosis y parafimosis.

Papiloma cutáneo

Lesión cutánea causada por infección por el virus del papiloma humano. Un virus que posee más de 100 especies: organizadas según el riesgo que representan a la salud del paciente.

El VPH tipo 6 y 11 causan verrugas endurecidas en forma de cúpula, localizadas en la ingle y raíz del pene. También pueden ser suaves y blandas cuando se localizan en la superficie interna del prepucio o en el glande.

Pueden ser tratadas con terapia criogénica, ablación con láser o resección quirúrgica.

Molusco contagioso

Son lesiones causadas por el virus Molluscum contagiosum. Generan pápulas con una depresión central.

En los casos infantiles, la transmisión se realiza por contacto de piel al bañarse o nadar con algún otro niño infectado, por ejemplo. En los adultos, la transmisión se realiza por contacto sexual.

En la mayoría de los casos, las infecciones son autolimitadas. Significa que son incapaces de esparcirse a lo largo del cuerpo en personas con un sistema inmunitario funcional.

Al igual que las verrugas por VPH, pueden ser tratadas con la crioterapia: aplicación de nitrógeno líquido en la pápula.

Ampollas

Las ampollas son lesiones levantadas, palpables y bien definidas. Contienen en su interior líquido seroso.

Las ampollas pueden ser causadas por ETS como el herpes genital, chancroide, molusco contagioso y otros microorganismos como la escabiosis.

La escabiosis (o sarna) es una infestación que causa ampollas en el pene, de aspecto rosáceo. Generan una sensación intensa de picor. Las ampollas generadas por la escabiosis generalmente se producen también en otras partes del cuerpo.

Eritroplasia de Queyrat

Es un tipo de tumor maligno, común en los hombres entre la cuarta y quinta década de su vida. Es un tipo de cáncer raro en los países occidentales, pero frecuente en países africanos.

Su lesión característica es una pápula elevada, húmeda, aterciopelada, y de matiz rojiza. Generalmente se localizan en el glande o el prepucio. La mayoría son lesiones únicas, pero puede haber múltiples.

¿Cómo tratar las espinillas en el pene?

Ciertos tipos de espinillas pueden resolverse por sí solas, sin necesidad de mucho tratamiento. Otras, dependiendo de ciertos factores, requerirán un mayor cuidado.

A continuación, te mostraremos ciertas opciones para tratar esas incómodas y molestas espinillas.

Atención médica

Si la aparición de una espinilla es lo suficientemente alarmante que amerite atención médica rápida dependerá del tipo de espinilla, su forma y tamaño, el número, y la aparición de otros síntomas concomitantes.

Si aparecen lesiones cutáneas en otras áreas de tu piel o síntomas (malestar, fiebre, dolor de cabeza o cualquier otro) recomendamos dirigirte a un profesional de la salud.

El tipo de tratamiento dependerá de la causa (etiología) de la enfermedad y el curso que ésta presente. Tratamientos simples pueden requerir la aplicación de cremas tópicas con propiedades antimicrobianas o tratamientos más agresivos (ablación láser).

Remedios caseros

Las espinillas o pápulas que no presenten complicaciones como aquellas causadas, por ejemplo, un vello encarnado puede ser solucionado desde el hogar.

Primero, se debe desinfectar el área antes de cualquier procedimiento. Luego se utilizan compresas tibias para abrir el poro. Con una pinza esterilizada, cuidadosamente mueve el vello encarnado hacia afuera, sin extraerlo de raíz.

Posteriormente aplica cremas tópicas antimicrobianas y evita rasurar la zona o utilizar roja sumamente ajustada.

Por muy tentador que sea, no debes estallar una espinilla. Corres el riesgo de infección ya que se expondría las partes internas de la piel. Además, podría cicatrizar.

¿Cómo prevenir las espinillas en el pene?

Un buen número de espinillas en la piel peneana se pueden prevenir si se aplican las medidas necesarias, tales como el aseo.

A continuación, te mostraremos ciertas medidas preventivas que puedes aplicar para evitar la incomodidad de una espinilla en tus genitales.

Lavar adecuadamente la zona genital

Cuando la zona genital no se lava adecuadamente, los aceites naturales secretados por las glándulas sebáceas se acumulan, junto con las células muertas y el sudor, ocluyendo los poros de la piel.

No lavar adecuadamente tu glande ni el borde que lo separa del resto del pene lleva a la acumulación de esmegma. Esto favorece el riesgo a infecciones.

Utilizar máquinas nuevas al afeitarse

Las máquinas o rasuradoras desgastadas que han perdido su filo representan un peligro para nuestra piel. No cortan uniformemente el vello, dejando extremos puntiagudos o lacerando nuestra piel por fricción.

Un vello que no fue cortado debidamente representa un riesgo porque, al momento de crecer, puede hacerlo en dirección a la piel o al folículo piloso donde nace. Esto genera las espinillas por vellos encarnados.

Mantener la piel humectada con aceites naturales

En el extremo opuesto a una acumulación excesiva de aceites, encontramos la deficiencia de estas. Lavar excesivamente el área con mucha frecuencia con productos irritantes lleva a la pérdida de la lubricación natural de nuestra piel.

Humectantes o productos naturales que contengan aceites naturales lubrican nuestra piel. La resequedad lleva a un resquebrajamiento y debilidad de la piel.

Evitar usar ropa muy ajustada

La ropa ajustada presiona contra la piel peneana y el constante movimiento de nuestro cuerpo a lo largo de nuestra rutina somete al pene a una fricción constantemente.

La fricción lesiona a la piel y expone las capas más vulnerables a infecciones por microorganismos que normalmente residen en las partes más superficiales de la piel.

Se recomienda utilizar ropa un poco más holgada para evitar lesionar la piel.