Educación Sexual

Eyaculación femenina: ¿qué es, beneficios y cómo conseguirla?

Escrito por Enmanuel Da Silva

¿Las mujeres pueden eyacular? Es una pregunta cuya respuesta suele causar revuelo, llegando a ser considerada un mito, que a continuación vamos a aclarar.

La eyaculación femenina es una realidad en nuestra población, de hecho alrededor de dos de cada tres mujeres la presentan.

Algunas de las mujeres que lo han experimentado por falta de información suelen pensar que es orina, por lo que terminan sintiéndose avergonzadas, y hasta dejan de disfrutar el momento.

Sólo que esa no es la realidad, puesto que la eyaculación es perfectamente normal.

A continuación te contaremos todo lo que tienes que saber acerca de la eyaculación femenina, para que lo practiques tanto sola como acompañada.

¿Qué es la eyaculación femenina?

La eyaculación femenina es un fenómeno caracterizado por la salida de fluidos o líquido, diferente a la pérdida de orina, a través de la uretra, que puede estar o no acompañada del orgasmo. Lo cual es totalmente normal.

En la pared anterior de vagina (el punto G) se encuentra una zona que al ser estimulada de forma adecuada puede conducir a la eyaculación femenina.

La estructura anatómica que se ha demostrado estar vinculada con la eyaculación de las mujeres es la próstata femenina (glándulas de Skene, cuyos ductos drenan en la uretra).

La próstata femenina debe su nombre ya que se ha demostrado que secreta antígenos prostáticos específicos, siendo una homóloga rudimentaria de la próstata masculina.

De hecho, un estudio realizado por la Universidad Libre Seccional Barranquilla, Colombia, demostró que la eyaculación femenina también contiene otros elementos similares al semen, como la fructosa y la fosfatasa ácida prostática.

Sin embargo, así como en la eyaculación masculina, la eyaculación femenina varía entre las mujeres, por lo que la cantidad va de algunas gotas hasta 57 ml, y el color entre nacarado y gris opalescente.

Diferencia entre eyaculación femenina y squirting

Convencionalmente, se consideran los términos eyaculación femenina y squirting como sinónimos, pero esto es erróneo. Son, en realidad, diferentes.

En ambos ocurre una salida de líquido por la uretra durante la excitación o los orgasmos. La diferencia radica en la composición del líquido en cada uno, y la potencia en que salen de la uretra.

Se ha demostrado mediante análisis bioquímicos que el squirting contiene concentraciones comparables de urea, creatinina y ácido úrico en todas las mujeres participantes del estudio que se publicó en la revista The Journal of Sexual Medicine.

La monitorización ecográfica de la vejiga también reflejó que el squirting es esencialmente una pérdida de orina diluida durante la actividad sexual, acompañada de líquido proveniente de la próstata femenina.

¿Cómo se produce la eyaculación femenina?

La eyaculación femenina representa la cumbre final de la estimulación sexual femenina. Como hemos mencionado, la eyaculación puede ocurrir con el orgasmo o sin él.

Durante la fase de excitación en el acto sexual, la sensibilidad de las terminaciones nerviosas está en su mayor punto y el flujo sanguíneo a los genitales de la mujer favorece la secreción excesiva de un líquido a través de las paredes de la vagina.

Se secreta entonces un líquido gris opalescente y espeso proveniente de las glándulas exocrinas de Skene (o próstata femenina). Se encuentran localizadas a los lados de la uretra femenina.

La próstata femenina vierte su contenido mediante diferentes ductos, especialmente durante la estimulación sexual.

Se desconoce su función. Un estudio publicado en la revista Medical Hypotheses teorizó que el líquido puede jugar un papel como agente antimicrobiano.

Beneficios de la eyaculación femenina

La eyaculación y los orgasmos tienen beneficios tanto psicológicos como fisiológicos, que van desde el sistema cardiovascular hasta disminuir el estrés.

Te mencionamos algunos de sus efectos más estudiados.

Ayuda a relajarte y disminuir el estrés

Los beneficios relajantes del orgasmo ocurren mediante una constelación de distintas reacciones fisiológicas llamadas sistema endocannabinoide. Se encuentra compuesto por el sistema nervioso, endocrino e inmune.

El sistema endocannabinoide libera la molécula anandamida, que inhibe la liberación del neurotransmisor GABA, involucrado en la transmisión del dolor y otros estímulos nocivos y del cortisol, involucrado en el procesamiento del estrés.

Esta es la razón por la cual la eyaculación femenina o masculina alivia los síntomas de estrés, y los dolores de cabeza y migraña.

Contribuye con la relajación muscular

En la respuesta sexual femenina los músculos durante los orgasmos están sometidos a contracciones repetitivas.

Estos son los músculos estriados como el fondo pélvico, y lisos como los músculos vaginales.

Podemos definir la relajación muscular como lo que ocurre cuando la contracción de un músculo finaliza.Después de la eyaculación femenina las fibras musculares se relajan lográndose experimentar una sensación de relajación satisfactoria.

Las contracciones musculares en algunos casos se asocia al estrés de la vida cotidiana y entre los beneficios de la eyaculación femenina destaca la relajación muscular, ya que también disminuye la frecuencia cardíaca y el consumo de oxígeno.

Reduce la presión arterial

A lo largo del acto sexual, se eleva la presión arterial sistólica y diastólica. Se ha demostrado que pueden ocurrir elevaciones significativas de ambos, generados por aumento de la frecuencia cardíaca.

Sin embargo, tras la eyaculación femenina o eyaculación masculina, la presión arterial regresa a niveles normales e incluso ocurre un descenso ligero.

Disminuye el riesgo de enfermedades cardíacas

El riesgo cardiovascular se define como “la presencia de cualquier estado fisiológico o funcional que predisponga una enfermedad cardiovascular”.

En este sentido, la eyaculación femenina procede de una estimulación sexual intensa del clítoris, que eleva la frecuencia cardíaca y favorece la circulación.

La musculatura y tendones de la mujer también se contraen y se dan a lugar fluctuaciones hormonales durante la estimulación sexual.

Todos estos factores aceleran el metabolismo y la quema de calorías. Una respuesta fisiológica similar a como cualquier otro ejercicio físico.

El ejercicio es altamente beneficioso para la salud cardiovascular, ya que disminuye el estado inflamatorio de los vasos sanguíneos (común en la hipertensión arterial y la arteriosclerosis) y mejora la oxigenación de tejidos.

Finalmente, la disminución del estrés (que hemos mencionado anteriormente) reduce la liberación de sustancias oxidantes e inflamatorias. Esto predispone a un estado circulatorio óptimo.

Mejora la lubricación vaginal

Durante la estimulación sexual, se activan mecanismos nerviosos y cardiovasculares que estimulan la circulación a la región pélvica.

Cuando el flujo sanguíneo aumenta en gran cantidad en zonas genitales de la mujer, la presión favorece la secreción de fluidos a través de las paredes vaginales (trasudado).

La lubricación inicia durante la fase de excitación donde estímulos físicos y/o audiovisuales aumentan la lubricación vaginal. Por ende, la lubricación es una respuesta tanto fisiológica como psicológica.

La liberación de grandes concentraciones de estrógeno durante la estimulación sexual también favorece la lubricación vaginal, evitando que el coito o masturbación sean dolorosos.

¿Cómo se consigue la eyaculación femenina?

Para algunas mujeres, la eyaculación puede ser difícil de alcanzar ya que no saben cómo hacerlo.

Sin embargo, toda mujer, bajo la estimulación correcta, puede llegar a este punto cumbre de satisfacción sexual.

A continuación, te mostraremos algunos métodos para alcanzar la eyaculación femenina.

Estimulación del clítoris

En los genitales masculinos y femeninos existen similitudes. En el hombre, la piel del glande se encuentra empaquetado con terminaciones nerviosas que generan placer.

En la mujer, el placer se puede obtener, además de la penetración vaginal, mediante la estimulación del clítoris.

El clítoris es un tejido denso en terminaciones nerviosas muy sensibles al tacto, se localiza entre 1.6 cm a 4.5 cm de la uretra y de la vagina.

Cuando tu cuerpo no se encuentra estimulado sexualmente, el clítoris está cubierto por una capa de tejido llamado capuchón del clítoris. Cumple una función similar a la del prepucio en los hombres.

Durante la excitación, se aumenta el flujo sanguíneo de la región pélvica y del clítoris. Este último se hincha y el capuchón se retrae. Esto facilita la estimulación sexual.

Experimenta utilizando tus manos, dedos, e incluso juguetes sexuales para estimular el clítoris.

Ciertas posiciones sexuales también favorecen la estimulación sexual hasta alcanzar la eyaculación femenina.

Dependiendo de la posición utilizada, la penetración puede que no sea idónea para estimular el clítoris lo suficiente.

Algunos científicos formularon la noción de que, en ciertos casos, se asocian los orgasmos o la eyaculación femenina con la distancia que existe entre el clítoris y la vagina.

Es decir, mientras más cerca se encuentre la vagina, podrá ser estimulada con mayor facilidad durante la penetración.

Estimulación del punto G

El punto G es un pequeño tejido que contiene un cúmulo de terminaciones nerviosas, localizada en la pared anterior de la vagina. El punto G es una dependencia de la red nerviosa del clítoris.

La porción visible del clítoris es en realidad la unión de dos raíces que se extienden en la profundidad de la pared vaginal. El punto G es parte de estas raíces.

Esta estructura varía de tamaño y localización, por lo que es más fácil para ciertas mujeres encontrar el punto.

Para encontrarlo, introduce tu dedo o juguete sexual. Debes inclinarlos hacia delante (en dirección a tu pelvis). Realiza movimientos en dirección arriba abajo y, con la punta de los dedos, movimientos circulares.

Recuerda que no existe un punto concreto. Debes experimentar hasta localizar un punto que genere mayor placer al estimularlo.

Aunque es difícil, ya que la posición del punto G varía en todas las mujeres, existen posiciones que favorecen la eyaculación, como la posición misionera cerrada.

Por último recuerda que la experimentación y conocimiento sobre tu cuerpo favorecerá una vida sexual placentera y feliz.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud