Artículo Revisado・Psicología y Salud emocional

¿Qué es una familia permisiva?: características y consecuencias

Escrito por Zaritza GirónRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

Cada uno de los tipos y estilos de crianza, son determinados por factores tales como la sociedad donde se desenvuelve la familia, las creencias y tradiciones que esta tenga, además de la experiencia que tengan los padres y la manera en cómo ellos fueron criados también.

Por ende, el estilo de crianza que adoptan las familias permisivas van arraigados a esas decisiones que los padres toman en consonancia con lo que ellos consideren necesario y favorable para la vida de sus hijos.

En tal sentido, en el siguiente artículo detallamos tanto los aspectos positivos como los negativos de este estilo de grupo familiar, además de sus efectos y una serie de recomendaciones para que puedas identificar si es o no el tipo de familia que quieres construir.

¿Qué es una familia permisiva?

Las familias permisivas, son caracterizadas por padres que toman la decisión de ejercer poco control sobre las actitudes, caracteres, responsabilidades y demás aspectos a nivel conductual de sus hijos, considerado así como un estilo o tipo de familia donde las libertades de pensamientos y acciones son los elementos que prevalecen.

Nota: Todo ello ocurre, principalmente por el deseo de los padres de suplir todas las necesidades de sus hijos, sin tener un adecuado control frente a los requerimientos que puedan afectar negativamente el desarrollo psicológico y conductual del niño o adolescente.

Características de una familia permisiva

El estilo o tipo de crianza permisiva posee ciertos elementos favorables y no tan favorables, que determinan el crecimiento y desarrollo social de los individuos. A continuación algunas características de las familias permisivas:

1. Existe el apoyo y soporte emocional

La crianza permisiva posee la cualidad de aportar un entorno consolidado al niño, donde recibe el total apoyo de sus padres frente a sus decisiones con pocos límites y normas, además podrá contar con el afecto necesario para desarrollar adecuadamente sus emociones.

2. Se fomenta la autoestima alta

Los hijos de padres permisivos, suelen ser niños que forman parte de sistemas donde se les niegan pocas cosas, esto a su vez fomenta la autoestima del joven ya que adquiere seguridad y confianza frente a las situaciones que se le puedan presentar.

3. Se manifiesta el cariño y afecto

Las familias permisivas, poseen la característica de ser uno de los tipos de crianza donde prevalece el amor por sobre todas las cosas. El afecto entre padres e hijos es recíproco, natural y abundante gracias a la particularidad que poseen los padres de querer otorgarles todo lo mejor a sus hijos, sea material o emocional.

4. La sobreprotección es excesiva

La sobreprotección se debe a la constante necesidad de cuidar a los niños de las experiencias negativas, por lo tanto, los padres se centran en suplir todas sus necesidades y caprichos, haciendo que los pequeños crezcan sin la capacidad de desarrollarse y aprender de sus propias adversidades.

Importante: Algunos padres suelen desarrollar un estado psicológico conocido como hipervigilancia frente a sus hijos, convirtiéndose así en personas con altos grados de protección frente a situaciones de riesgo menor.

5. Existe muy poca exigencia de responsabilidades

Esto ocurre habitualmente en los hijos que no se interesan por recibir educación escolar y se niegan particularmente a realizar las tareas del hogar, siendo ello consecuencia de la falta de normas y la poca intención de los padres por fomentar el valor de la responsabilidad.

6. Los padres son sumisos ante los hijos

Según el libro “Modelos de Familia” (1), los padres se vuelven sumisos y en cierta forma dóciles ante las situaciones adversas que se presentan como método para solucionar dichos problemas, sin embargo esto no es una solución sino una manera de aplazar la situación.

Nota: El niño o adolescente comienza a adoptar malas conductas frente a la posición de poca autoridad de los padres permisivos, teniendo en cuenta que el comportamiento de los pequeños puede verse afectado negativamente si el padre no cambia dicha postura.

Consecuencias de la crianza en una familia permisiva

Los comportamientos permisivos de los padres, acarrea una serie de efectos que se van evidenciando a medida que el niño va adquiriendo edad, esto se debe a que ya es capaz de razonar y actuar conscientemente frente a los estímulos que está acostumbrado a recibir.

1. Comportamiento egoísta, destructivo y agresivo

Las malas conductas que adopta el niño, se manifiestan principalmente en los momentos donde no obtienen lo que quieren, esto los vuelve agresivos, manipuladores y destructivos como muestra del desagrado frente a dicha situación.

Nota: Además, aumenta el egoísmo cuando al pequeño no se le enseña el valor de compartir.

2. Intolerancia a emociones negativas

Existen dos variantes ante la intolerancia de las emociones negativas, la primera es donde los padres no permiten que el niño conozca, desarrolle y sienta dichas emociones por el miedo que poseen de que los jóvenes se enfrenten a dichos sentimientos.

Mientras que la segunda, es cuando los niños no saben cómo manejar el enojo, la ira, la tristeza, entre otras emociones que usualmente traen consigo las situaciones adversas, lo que puede en ciertos casos convertirlos en analfabetas emocionales.

3. Incapacidad de establecer límites y seguir normas

La familia permisiva, suele ser incapaz de saber manejar los límites y estimularlos, por lo que los jóvenes se crían en un entorno donde no aprenden a respetar las normas, ello puede acarrear que al momento de que estos deban enfrentarse a la sociedad, no sepan adecuarse a las reglas y normas de convivencia.

5. Tendencia a desarrollar baja autoestima

La revista Ciencias Psicológicas de los Departamentos de Psicología de la Universidad Católica del Uruguay (2), publicó un artículo donde describe que los niños y adolescentes que se crían en familias permisivas tienden a padecer de falta de autoestima por la poca capacidad que desarrollan de socializar junto a la desconfianza ante los demás.

Importante: Los jóvenes inmersos en dicho estilo familiar, pueden demostrar acciones agresivas, no controlan sus impulsos y si ello no se corrige existe cierta posibilidad que al alcanzar mayor edad estos adquieran malos hábitos y vicios.

6. Conflictos en las relaciones interpersonales

Las múltiples sociedades poseen estigmas, reglas, normas y características propias que son aprendidas por cada uno de los individuos para aprender a relacionarse entre sí, los jóvenes que se forman en crianza permisiva, suelen escasamente adaptarse a los valores compartidos por la sociedad, como el respeto, la solidaridad y la comprensión.

Nota: Este efecto a su vez tiene como consecuencia, que la persona no sepa determinar su identidad social, esto puede además acarrear otros problemas a nivel psicológico y conductual.

Recomendaciones para una familia permisiva

Si al leer este artículo evidenciaste que te encuentras inmerso en una familia permisiva o eres un padre que se encuentra formando a sus hijos según este tipo de crianza, te aconsejamos que tomes en consideración las siguientes recomendaciones para que evites situaciones adversas dentro de tu hogar:

1. Establecer los límites y disciplina

Si la crianza es excesivamente permisiva, esta posee el riesgo de acarrear una familia disfuncional gracias al poco sentido de respeto y la carencia de valores que no han sido inculcados por los padres, para ello es importante, que comiences a estipular reglas, establecer límites, fomentes la disciplina y responsabilidad en tus hijos.

2. Comunicarse de manera asertiva

La comunicación es un punto clave para mejorar las malas conductas que acarrea la crianza permisiva, te recomendamos que comiences a establecer conversaciones con tus hijos donde estos puedan expresar sus emociones y disgustos con la finalidad de poder resolver los conflictos de manera adecuada.

3. Crear hábitos y patrones adecuados

Los modelos de educación ayudan a fomentar la creación de hábitos, sin embargo es importante que el reforzamiento comience en el hogar.

Por tal motivo, puedes incrementar las responsabilidades del niño, tales como: sacar la basura o atender a una mascota, así como también incentivar la practicar actividades que demanden disciplina, respeto y compromiso.

4. Escuchar activamente

Es necesario que el joven aprenda a expresarse, pero es aún más importante que los padres sepan escucharlos, crear reuniones donde se les permita expresarse, junto al agradecimiento por haber dado a conocer sus puntos de vista, es fundamental para mejorar los comportamientos y malas actitudes.

5. Mantener la uniformidad en los comportamientos

La disciplina, la comunicación, la educación, el respeto, la responsabilidad y demás valores, son elementos que se deben fomentar activamente, además de mantener las posturas y decisiones claves que harán que los pequeños comiencen a mejorar su comportamiento y se desenvuelvan como buenas personas dentro de la sociedad.

Conclusiones Claves

  • La familia permisiva, trata sobre aquellos métodos de crianza donde prevalece la sobreprotección y el poco sentido de responsabilidad en los hijos.
  • Las características positivas más comunes son: el afecto mutuo, buena autoestima y el apoyo de los padres hacia los hijos.
  • Entre los aspectos negativos destacan: poca autoridad de los padres, falta de responsabilidad, respeto y valores personales.
  • Tiene como consecuencia, la baja autoestima de los hijos y no saber manejar las emociones negativas.
  • Te sugerimos que comiences a establecer límites y normas, crear hábitos, además de mejorar la comunicación en el hogar.