Artículo Revisado・Medicinas

Hemorragia nasal: causas y cómo detenerla

Escrito por Mauricio ColazingariRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

Todos hemos pasado por momentos incómodos, desagradables o inesperados. Tal como sucede con las hemorragias nasales o sangrado por la nariz. A muchos nos ha ocurrido, quizás por lesiones y de maneras leves.

Sin embargo, una hemorragia nasal puede tener diversas causas que a continuación en el presente artículo te compartimos, así como también conocerás cuál es el medio correcto para detenerlas.

¿Qué es una hemorragia nasal?

La hemorragia nasal o epistaxis (conocida de forma más técnica) es una fisura dentro o fuera de la nariz que causa un sangrado, a veces ligero y en el peor de los casos, puede ser grave y perjudicial. Muchas personas pueden padecerla con frecuencia, incluso los niños.

Puede ocurrir por lesiones, golpes muy bruscos, exposición prolongada al calor u otras veces las causas pueden no determinarse sin chequeos médicos. Esto ocurre porque la nariz es un área rica en vascularización y es delicada a los roces, debido a las paredes mucosas sensibles de la misma.

Nota: Un estudio médico recopila que “Se denomina epistaxis a todo fenómeno hemorrágico originado en las fosas nasales. Presenta una prevalencia en torno al 10-12%, siendo un proceso bastante frecuente por la gran vascularización de la zona”. (1)

Causas de una hemorragia nasal

Las diversas causas de una hemorragia nasal pueden variar, a veces hasta pueden ser difíciles de determinar en el preciso momento. Por ello te presentaremos las principales causas de una hemorragia nasal.

Traumatismos y lesiones

Esta es la principal causa de la hemorragia nasal, está presente en el deporte mayormente. Se trata de traumatismos causados por golpes bruscos o con demasiada fuerza, directamente hacia la nariz o lesiones causadas por acciones leves como arrancarse vellos de la nariz, soplar con fuerza y hurgarse la nariz.

Alergias y resfriados

Es extraño que esto suceda, pero es relevante, las alergias y resfriados generan irritación, lo cual hace que la persona se rasque o se frote la nariz con el objetivo de aliviar la molestia, esto rompe los vasos vasculares y causa sangrados leves.

Nota: A veces se le puede denominar como Rinitis Alérgica y está relacionada directamente con el sangrado nasal. (2)

Desviación del tabique

Se trata de una lesión, donde el tabique nasal se dirige hacia otra lado de manera notable, haciendo que un conducto de la nariz sea más pequeño que otro. De esta lesión pueden nacer hemorragias nasales o incluso congestiones nasales, las cuales pueden llegar a ser muy molestas con el tiempo.

Resequedad

La nariz es un área con paredes mucosas, es raro que esta área no sea húmeda, en casos de resequedad, pueden generar irritaciones o molestias dentro de la nariz, lo que ocasiona cosquillas y las personas comienzan a rascarse la nariz, cuya piel está seca o sensible, como resultado ocurren los sangrados nasales.

Medicamentos anticoagulantes

Estos medicamentos son usados generalmente como profilaxis o de tratamiento para enfermedades trombóticas. Por lo cual, tienen efectos secundarios muy graves si no se toman adecuadamente, porque controlan la formación de fibrina.

Para destacar: Se necesitan chequeos médicos para el uso de estos fármacos y evitar hemorragias nasales innecesarias.

Temperatura ambiental

Muchas veces la temperatura del ambiente puede ocasionar sangrados nasales, principalmente los espacios acalorados.

Estar expuesto a grandes temperaturas de calor, directamente al sol o en lugares de humedad muy baja, hace que los vasos sanguíneos de la nariz se dilaten mucho al grado de romperse y ocasionar hemorragias nasales.

Enfermedades

Una de las enfermedades más comunes respecto al sangrado nasal, es la rinitis alérgica, la cual se trata de una inflamación en la nariz, donde los vasos sanguíneos pueden romperse por la irritación y causar el sangrado.

Nota: Un estudio menciona que “El término rinitis se utiliza para describir un trastorno heterogéneo nasal sintomático que cursa con inflamación de la mucosa nasal”. (3)

Alteraciones hormonales

Cuando existen alteraciones hormonales, debido a que no están equilibrados los niveles hormonales adecuados, se causa un flujo sanguíneo mucho más abundante.

Le ocurre mayormente a las mujeres, viniendo con cambios de humor y sarpullidos, siendo el sangrado nasal solo una de las pocas consecuencias de estas alteraciones.

Tipos de hemorragia nasal

Cabe destacar, que las hemorragias nasales pueden darse de dos formas principales, no hay diversos tipos, solo que existen con el mismo resultado:

Nasal interior

Es el sangrado o hemorragia nasal que ocurre dentro de la nariz, puede ocurrir por fisuras en las paredes mucosas o directamente una ruptura de los pequeños vasos sanguíneos (que pueden ser debido a la extracción brusca de vellos nasales), esta llega a ser la más frecuente y permite el paso de cuerpo extraños del ambiente.

Nasal posterior

Se refiere al sangrado desde el exterior de la nariz, debido a lesiones o traumatismos ocasionados por golpes muy bruscos, capaces de generar hematomas más allá de solo el sangrado nasal.

Nota: Esta suele ser más grave, ya que son vasos sanguíneos más grandes y son difíciles de curar o cicatrizar.

¿Cómo detener una hemorragia nasal?

Afortunadamente, hay muchas formas en las que un paciente puede detener las hemorragias nasales, solo se necesita paciencia y no entrar en pánico. Estos son las siguientes medidas para ello:

Comprimir la nariz durante unos minutos

Para esto, se puede apoyar del uso de una toalla limpia y desinfectada, con ella comprimes y haces una ligera fuerza en la nariz por unos minutos, esto es para evitar que la hemorragia se prolongue, ya que si se seca actuará como un cicatrizante dentro de la nariz.

Mantenerse sentado e inclinado hacia adelante

Debes mantenerte sentado, con el fin de no moverte bruscamente y estar inclinado hacia adelante, con el objetivo de que la hemorragia no se prolongue o en todo caso empeore, debes mantener controlado el sangrado con tus movimientos.

Aplicar hielo

El hielo ayuda a contraer los músculos nasales, disminuyendo el dolor o adormeciendo el área, esto ayuda a refrescar las paredes mucosas y que se logre una cicatrización mucho más rápida. Con un cubo de hielo es suficiente para aliviar el sangrado nasal.

Evitar acostarse

No es recomendable acostarse, debido a que el sangrado puede cambiar de dirección e irse directamente por los tubos nasales, adentrándose en la garganta y al interior del organismo, lo cual es incómodo y puede llegar a ser sumamente peligroso.

Evitar aspirar y sonarse la nariz

No aspires ni suenes muy duro la nariz, si estás en medio de una hemorragia nasal resultará incómodo, lo cual empeora el problema a tu alrededor. Debes respirar normalmente y mantener la calma, de esta manera controlas el sangrado y evitas que se esparza por el ambiente que te encuentras.

Utilizar un descongestionante nasal

Los descongestionantes nasales pueden servir, solo debes usarlos para estos casos y de una forma correcta. Además remueven el exceso de mocos y limpian el área de la nariz por dentro,

Tip: Se pueden elaborar de forma casera con agua tibia o alimentos ricos en vitamina C. Esta es una gran alternativa y segura.

Acudir al médico de ser necesario

Si hay mucho sangrado nasal, la irritación es insoportable y hay un dolor muy frecuente; nunca está de más acudir a un médico. Es importante además de eso, porque puede recetar los medicamentos y medios necesarios para detener el sangrado.

¿Cómo prevenir una hemorragia nasal?

Para concluir, hay maneras de prevenir satisfactoriamente una hemorragia nasal, recuerda aplicar estos sencillos consejos para no pasar por estos momentos incómodos o dolorosos.

Evitar hurgar y sonar con fuerza la nariz

Esto son actos reflejos comunes que hacemos sin darnos cuenta, así que debemos evitar sonarnos innecesariamente la nariz, especialmente con mucha fuerza o para destapar los oídos.

Nota: Hay que evitar hurgar dentro de ella, esto evitará que nos rompamos los vasos sanguíneos internos, es recomendable por ello tener las uñas cortas.

Utilizar pañuelos de papel suave

Si deseas limpiarte la nariz, por si presentas algún cosquilleo o molestia, utiliza pañuelos de papel muy suave, tales como toallitas húmedas, estas ayudarán a que el proceso de hurgarse o tocarse la nariz sea seguro e indoloro.

Mantener la humedad con gotas nasales

Las gotas nasales te ayudarán a controlar la humedad dentro de la nariz, evitando la resequedad, además que puede ser beneficioso para destapar la nariz si se encuentra comprimida. Con esto evitaremos irritaciones y posteriores hemorragias nasales.

Mantener los ambientes frescos

No estés expuesto a ambientes muy húmedos o en extremo calor, recuerda fijarte en las temperaturas a las que puede no estar acostumbrada tu nariz, con esto te ahorras problemas de dilatación y congestiones nasales.

Utilizar protección en las actividades físicas

Durante los ejercicios o deportes recuerda usar protección, como pequeños algodones dentro de la nariz, que te permitan respirar y a la vez te protejan de golpes no deseados.

Nota: Con esto evitas lesiones o traumatismos dolorosos que ocasionan sangrados nasales.

Conclusiones Claves

  • La hemorragia nasal es un sangrado que ocurre dentro de la nariz y en el exterior de ella.
  • Puede ser causada por traumatismos, enfermedades, dilatación de la nariz o por cortes de los vasos sanguíneos.
  • La hemorragia nasal es muy común en los niños, especialmente si hacen deportes.
  • Un paciente debe mantener la calma durante un sangrado nasal, para evitar complicaciones indeseadas.
  • Existen medidas caseras para frenar las hemorragias nasales, así como también medios preventivos para evitar que ocurran dichos sangrados.