Artículo Revisado・Medicinas

Hemoterapia: ¿Qué es y para qué se aplica?

Escrito por Marie GalindoRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

Los avances en los estudios científicos y tecnología, han permitido la creación de innovaciones terapéuticas que permiten cubrir necesidades a partir de fundamentos biológicos y científicos. Entre estos tipos de procedimientos descritos, se puede mencionar la hemoterapia.

En el siguiente artículo ahondaremos sobre qué es exactamente la hemoterapia, para qué se aplica y los riesgos existentes en este tipo de procedimientos o terapias.

¿Qué es la hemoterapia?

La hemoterapia es una terapia medicinal, que tiene como objetivos el conocimiento del uso apropiado de la sangre, sus componentes e incluso sus derivados.

Requiere de estudios sumamente eficientes, específicos y responsables que permitan la identificación de la patología a tratar, garantizando procedimientos oportunos y seguros. (1)

Nota: La hemoterapia es aplicada con una transfusión sanguínea. Cuando se realiza con sangre propia, es llamada autohemoterapia.

Por otra parte, la hemoterapia también es conocida como medicina transfusional y es un gran estímulo inmunológico, permitiendo que la sangre o sus componentes respondan hacia ciertos fines específicos y se puedan tratar problemas de salud.

¿Para qué se aplica la hemoterapia?

La aplicación de la hemoterapia tiene ciertos principios bastante específicos, donde sus aplicaciones se convierten en algo indispensable para la recuperación correcta de la salud de un individuo. Los mismos serán mencionados y descritos a continuación.

1. Pérdida importante de sangre

Cuando existen, por diferentes motivos, pérdidas de cantidades importantes de sangre, la aplicación de hemoterapia permitirá a través de transfusiones la cobertura de los requerimientos del organismo, sobre todo en orden plaquetario.

2. Procesos quirúrgicos

La sangre perdida en un procedimiento quirúrgico debe ser recuperada. Incluso se puede aplicar una autohemoterapia, a través de todos los avances tecnológicos que existen, permitiendo así que la sangre proceda a ser reinfundida al mismo paciente. (2)

Para destacar: La hemoterapia es planificada con anticipación a una intervención quirúrgica, comprometiéndose así con la seguridad del paciente, adoptando las previsiones necesarias para minimizar los riesgos y los eventos adversos que se puedan suscitar.

3. Enfermedades de la sangre

Las patologías de esta naturaleza, suelen necesitar de un apoyo constante de hemoterapia, debido a la dificultad que tiene el organismo para mantener los valores adecuados, sobre todo de los componentes de la sangre, para un correcto funcionamiento.

Nota: Entre estas patologías podemos destacar: anemia, púrpura trombocitopénica idiopática, lupus, linfomas, coagulopatías y trombosis.

Riesgos de la hemoterapia

Como toda intervención en la estabilidad del organismo, existen riesgos en la aplicación de la hemoterapia. Los mismos serán mencionados y descritos a continuación para su consideración y conocimiento.

1. Transmisión de agentes infecciosos

Existen unas instrucciones generales y estandarizadas, que se aplican previamente antes de efectuar una transfusión con hemoterapia. Esto se debe precisamente a la búsqueda de reducir riesgos, ante agentes infecciosos que puedan estar presentes en la sangre, sobre todo en el caso de los donantes para las hemoterapias.

En este sentido, se aplica un juicio que es indispensable debido a que las transfusiones suelen hacerse por necesidad, por lo que comprometer o complicar a los receptores no es nada conveniente. (3)

Nota: El riesgo sigue siendo latente debido a la presencia de agentes infecciosos que aún no hayan sido identificados al no estar presentes y reflejados al 100%.

2. Fiebre

Las reacciones febriles ocurren en menos del 1% de las transfusiones aplicadas y suelen deberse a un tipo de reacción inmune que presenta el organismo receptor, sobre todo si existieron transfusiones previas sensibilizantes.

No existe forma de evitarlo, pero la experiencia del personal que realiza el procedimiento permitirá la calificación de los hemocomponentes utilizados.

3. Aloinmunización

La aloinmunización, se define en términos generales como una producción de anticuerpos en el individuo, que atacan a tejidos de otro individuo incluso de la misma especie. Suele tener sobre todo mayor presencia de incompatibilidad en los primeros embarazos.

4. Trastornos pulmonares

La presencia de anticuerpos antileucocitarios (antígenos que se encuentran en casi todas las células de los tejidos de un individuo), permite la posibilidad de la producción de agregados a nivel de la microcirculación pulmonar, lo cual está estipulado como el segundo gran motivo de muerte en los procesos de transfusión de sangre. (4)

5. Toxicidad por citrato

Es una complicación, que se debe a la presencia de severos daños hepáticos en el individuo, o en caso de transferencias demasiado seguidas (cada cinco minutos), por el requerimiento del cuadro médico.

Nota: Se presentan calambres musculares, arritmias, y en casos graves paros cardíacos.

6. Debilitamiento del sistema inmune

Existe una posibilidad de pérdida significativa de plaquetas y proteínas, debido a la dilución de factores de coagulación por el proceso de hemoterapia. Al existir una transfusión masiva, se pueden debilitar los números o la funcionalidad de estos elementos.

Conclusiones Claves

  • La hemoterapia es una herramienta que ha avanzado abriendo campo para la aplicación de la misma en casos de necesidad clínica y para el estímulo inmunológico.
  • La hemoterapia es aplicada para la desintoxicación de sustancias del organismo, transfusiones, cobertura de intervenciones quirúrgicas, entre otros procedimientos.
  • Como todo procedimiento existen diferentes riesgos, que en muchos casos no pueden evitarse pero tienen su tratamiento indicado a través de los profesionales encargados.
  • Para la hemoterapia se requiere de una evaluación exhaustiva de las cualidades compatibles del individuo receptor y también de la salud del donador.