Artículo Revisado・Psicología y Salud emocional

Hipervigilancia: qué es, causas y tratamiento

Escrito por Mauricio ColazingariRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

Nuestra mente es a veces difícil de comprender, nos hace imaginar y creer cosas que la mayoría de las veces, nunca ocurren realmente. Es incluso, muy complicado controlarla para algunos.

Los estados psicológicos, estímulos o sentimientos agotadores como la ansiedad, el estrés y la frustración, son agentes tan silenciosos en nuestra mente, que nos atormentan cuando menos nos damos cuenta.

Hoy conoceremos uno de esos estados psicológicos, llamado hipervigilancia, en el presente artículo conocerás qué es, cuáles son sus principales causas y su tratamiento. Es importante conocer sobre esto, si eres quien la padece o si conoces a alguien que la sufra.

¿Qué es la hipervigilancia?

La hipervigilancia es un estado psicológico muy inusual, pero que ciertamente, está bastante presente en nuestra vida cotidiana.

En este sentido, la hipervigilancia es un estado mental donde la persona que la padece, desarrolla un alto grado de alerta muy excesivo, muchas veces ante posibles amenazas o situaciones inquietantes.

Nota: La hipervigilancia puede afectar a los adolescentes y adultos por igual, de hecho los padres deben conocer este tema para sus hijos.

Las personas con este estado psicológico son descritas como tensas, muy nerviosas y atentas hasta el más mínimo detalle. Esto puede ocasionar una percepción muy desviada o alteraciones graves en las emociones y sentimientos, ya que su propia atención es a la vez su propia distracción.

Causas de la hipervigilancia

La hipervigilancia es una consecuencia de experiencias traumáticas y poco deseadas. Así como también, de agentes psicológicos o trastornos extraños, por ello presentamos aquí las principales causas de la hipervigilancia:

Patologías psiquiátricas

Hay diversas patologías psiquiátricas que son causantes de la hipervigilancia, esto es reflejado en el historial de salud mental de un paciente. Son llamadas patologías psiquiátricas, porque alteran gravemente el estado de ánimo o de conducta de una persona.

Importante: Un estudio define la esquizofrenia como principal patología y una de las más graves. Aunque también menciona trastornos como el obsesivo-compulsivo, la depresión y el trastorno bipolar. (1)

Experiencias traumáticas

Las experiencias traumáticas, son unas de las principales causas frente a la hipervigilancia siendo muy variadas. Pueden ir desde un robo, la pérdida de un familiar o un ataque violento hacia uno mismo. Eso incluye los ataques por violencia sexual, que la sufren mayormente las mujeres.

Ansiedad y estrés

La ansiedad y el estrés van de la mano cuando se trata de hipervigilancia, solo que a un elevado nivel. Tratándose de un estímulo mental muy alarmante para la gran mayoría.

La ansiedad principalmente mantiene a la persona alerta sobre situaciones amenazantes, incluso cuando no ocurre nada. Esto es lo que ocasiona el estrés y la frustración por no controlar la situación, ni asimilar lo que sucede en el momento.

Nota: Un estudio menciona que una de las causas de los trastornos de ansiedad, “Es común en los cambios de ambiente cuando no comprende lo que debe hacer o trata de realizar una tarea y fracasa en ello”. (2)

Consumo de sustancias psicoactivas

El alcohol, el tabaco y las drogas específicas, son sustancias graves que causan hipervigilancia o sensaciones de atención sumamente excesivas, sin mencionar que también extrañas.

Otras sustancias como bebidas energéticas o la misma cafeína, también influyen en la hipervigilancia, cuando son tomadas en extremo exceso.

Nota: Una de las drogas que ocasiona hipervigilancia es la cocaína, los adictos la mencionan como un gran estimulante. De hecho, un estudio menciona que “el consumo experimental y excesivo de cocaína se asocia con factores comunes al uso de sustancias en general, como: una alta accesibilidad y una baja percepción de riesgo”. (3)

Síntomas de la hipervigilancia

La hipervigilancia es efecto de diversos trastornos, además es muy fácil de reconocer, ya que sus síntomas no son discretos y mucha gente que la padece los deja muy visibles ante otros. Entre las principales características de este trastorno, están los siguientes:

Falta de concentración

Es uno de los síntomas más comunes. A pesar de que una persona se puede encontrar hipervigilante , atenta y preparada. A la vez pierde la concentración, por solo tener la cabeza enfocada en una sola cosa o una sola situación. Eso incluye el no oír a otros a su alrededor, o evaluar otras situaciones que lo rodean.

Hiperactividad

Una persona con hipervigilancia es sumamente activa, pero de un modo excesivo. Necesita estar siempre en movimiento y nunca dejar de hablar, además tiene tics como, mover las piernas repetidamente, rascarse sin motivo alguno o hacer muecas y movimientos extraños. Esto además de inseguridad, es incómodo para otros a su alrededor.

Nerviosismo y tensión

Una persona con hipervigilancia es nerviosa a un grado extremo, sin confiar en nadie ni tomar decisiones adecuadamente. Se encuentra en estado de pánico y de alerta, lo cual no le permite avanzar ni estar a salvo. Esto además la vuelve tensa, cosa que puede afectar a su sistema y su cuerpo, quienes se encuentran en estados tensos y delicados.

Sensación de claridad mental

Las personas que padecen de hipervigilancia, sienten una sensación de claridad mental, como si vieran o sintieran cosas que antes no podían. Pensar e idear cosas, que antes resultaban muy difíciles de manejar. Esto es a veces algo bueno y necesario, pero de una manera excesiva, simplemente es la mente engañándote.

Dificultades para dormir

Una persona con hipervigilancia desarrolla insomnio, de manera muy constante. Personas que no logran poner en blanco su mente, como consecuencia no consiguen dormir o por ende, descansar. Lo que trae consigo muchas fatalidades para el cuerpo humano y para la mente, además de ojeras y mucho agotamiento.

Nota: Un estudio menciona que “El insomnio es la alteración más frecuente del sueño. Provoca repercusiones en todas las esferas del individuo, sus causas son múltiples y de origen diverso”. (4)

Efectos de la hipervigilancia

La hipervigilancia tiene muchos efectos negativos para la vida de una persona, cuando no es tratada ni controlada de manera adecuada. Entre esos efectos, están los siguientes.

Cambios de conducta

Los cambios de conducta pueden ser graves y variar por el tipo de persona que se trate. Dentro de esos cambios se refiere a volverse irritante, violento, poco colaborador y ser una persona muy desafiante.

También sucede que luego de la irritabilidad, la persona vuelve a comportarse como alguien más delicado, susceptible y pacífico. Como se dijo, todo varia de la mentalidad predeterminada de la persona.

Nota: Los cambios de conducta, por hipervigilancia, se deben por enfermedades y diversos trastornos neurológicos, que también afectan a órganos del sistema. Por eso un estudio menciona que “Las alteraciones de conducta asociadas a las enfermedades neurológicas se muestran en el sistema neuroendocrino, la amígdala, el hipocampo, las conexiones aferentes y eferentes del sistema límbico”. (5)

Bajo rendimiento laboral o académico

Se puede sufrir un desgaste emocional y la concentración se pierde. Esto afecta al ambiente laboral, donde uno no puede mantener la calma ni enfocarse en cumplir su trabajo.

Así como también en el espacio académico, no memorizar clases ni lograr estudiar de manera ordenada ni pulcra, lo que puede agravar el índice académico de una persona.

Agotamiento físico

El agotamiento físico es ocasionado por el insomnio, cuando el cuerpo no logra dormir ni reposar por encontrarse en estado de hipervigilancia.

Pero además de eso, el constante pensamiento y estado de alerta no permite al cuerpo manejar, analizar y recibir las situaciones en las que se rodea. La mente, en sí, actúa como una fábrica sin pausa ni descanso.

Aislamiento

Las personas con hipervigilancia se aíslan, por decisión personal y muchas veces por miedo o angustia. Deciden además, evitar distracciones o posibles peligros para su vida personal. Todo esto se trata de conclusiones personales, fruto de una mente perturbada e hipervigilante.

Depresión

La hipervigilancia hace que una persona dude mucho de sí misma, de las situaciones que la rodean y de su propia seguridad. Muchas veces haciendo que se autocritique y se deprima, porque tienen la incapacidad de pensar, de analizar y sentirse seguro. rindiéndose, sin más opciones y cayendo en un trastorno muy delicado.

Sistema inmune débil

Como consecuencia de la ansiedad, el estrés o la frustración, el sistema inmunológico se ve gravemente afectado, bajando las defensas y dejando que el cuerpo sea víctima de enfermedades, de gripes e innumerables alergias. Así como también, desgasta la mente y el estado físico de una persona, que padece la hipervigilancia.

Tratamiento para la hipervigilancia

Existen varios tratamientos que una persona puede tomar, dirigido especialmente a atacar el estado psicológico de la hipervigilancia. Entre ellos , están los siguientes:

Fármacos recetados

Los fármacos son una buena opción para tratar, curar o prevenir el estado psicológico de la hipervigilancia.

Nota: Es importante que primero se haga un chequeo médico completo, un especialista que se encargará exclusivamente de recetar los fármacos necesarios, sea cual sea la condición del paciente.

Técnicas de relajación

Son gratuitas y se pueden hacer en cualquier momento, lugar o ambiente. Para hacer frente a la hipervigilancia, es recomendable hacerlas durante las mañanas y tomarlo como una especie de práctica.

Tip: Entre las técnicas de relajaciones existen las respiraciones profundas, la meditación o yoga, taichi y la musicoterapia (encaminada al arte). Como un estímulo natural a nuestra mente.

Técnicas psicológicas

Las terapias psicológicas son muy importantes, dependiendo del psicólogo, se valdrán de estrategias o herramientas para afrontar los problemas o estados psicológicos.

Uno debe sentirse en la libertad de explicar su problema a detalle, como para quitarse un gran peso de encima. Esto es de importante para el conocimiento de los padres, quienes pueden tener hijos que padezcan de este estado psicológico.

Conclusiones Claves

  • La hipervigilancia es un estado psicológico, en forma excesiva a un elevado nivel.
  • Es causada principalmente por experiencias traumáticas y patologías psicológicas.
  • Si no se trata adecuadamente puede ocasionar diversos trastornos mentales o estados como la ansiedad y el estrés.
  • Afecta negativamente a la vida social, laboral y académica.
  • Los tratamientos son diversos y muy accesibles, como las técnicas de relajación en casa y las terapias psicológicas.