Artículo Revisado・Psicología y Salud emocional

¿Qué es la identidad social y cómo se construye?

Escrito por Jesús Emilio TorrealbaRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

Las personas durante su larga vida, sienten la necesidad de interacción social, situación que las llevan a tener preferencias en cuanto a su participación en las relaciones grupales. Esta interacción es explicada a través de una teoría denominada, teoría de identidad social.

A continuación te presentamos el siguiente artículo, donde te explicamos en qué consiste y la manera para construirla.

¿Qué es la identidad social?

Esta teoría, describe las condiciones bajo las cuales la identidad social se vuelve más importante que la identidad de un individuo. Fue formulada por los representantes de la psicología social, Henri Tajfel y John Turner en la década de 1970.

En principio, Henri Tajfel la definió como *"esa parte del autoconcepto del individuo que se deriva del conocimiento de pertenencia a grupos sociales, junto con el valor significativo otorgado a esa pertenencia".* (1)

La teoría especifica las formas en que la identidad social puede influir en el comportamiento intergrupal. Sería entonces, el autoconcepto del individuo que deriva del conocimiento de su pertenencia a un grupo social y es el resultado de procesos cognitivos, evaluativos y emocionales.

Nota: La identidad social se define, cuando las personas reconocen su lugar en la sociedad.

Elementos que componen la identidad social

De acuerdo a la literatura revisada de psicología social, la identidad social está estructurada por cuatro elementos que la distinguen de otros tipos de identidades. Te los mencionamos a continuación:

Categorización

Los individuos tienen la tendencia a categorizar o etiquetar los objetos para comprenderlos. Así mismo, el ser humano categoriza o etiqueta a las personas, para poder captar la realidad del entorno social.

Dichas etiquetas pueden, por ejemplo, estar relacionadas a la religión, etnia, equipo deportivo, entre otras. Esto puede ayudar al individuo a encontrar la categoría a la que quiere pertenecer.

Nota: El mecanismo de categorización, es un proceso mental que es introspectivo, el cual intensifica las diferencias con otros grupos y además acentúa la similitud entre estímulos que percibimos como pertenecientes a nuestro grupo social.

Comparación

En las relaciones internas de grupos sociales, tratamos a los miembros de nuestro grupo de manera similar y de manera contraria, a los miembros de un grupo distinto, los tratamos de manera distinta.

Esta es la idea de la comparación social de la teoría de identidad social, la cual argumenta que para autoevaluarnos, debemos compararnos con otros individuos similares a nosotros.

En esta comparación con los demás, para evaluar semejanzas y diferencias, nuestra autoestima positiva se satisface al ensalzar las dimensiones más positivas que favorecen a nuestro grupo social con otros exogrupos. Se logra una sensación de ser comprendidos y respetados por el endogrupo.

Nota: En un estudio se afirma “que las personas, al pertenecer a determinadas categorías o grupos sociales, en la dinámica social de establecer comparaciones intergrupales, tratarán de obtener valoración positiva de sí mismos y de su pertenencia grupal”. (2)

Identificación

Esta identificación social procede de la categorización y de la comparación, e influirá en nuestro comportamiento. El individuo tiende a relacionarse con ciertos grupos sociales con los que se siente identificados y así poder reafirmar su autoestima.

Pero cuando surge esa identificación con esa categoría social, surge un proceso de despersonalización, que no significa la pérdida de la identidad, sino un cambio de nivel desde la identidad personal a la social.

Nota: El ser humano se identifica con los logros positivos del grupo social al que pertenece y se refleja en su estado de ánimo.

Distinción psicosocial

Los individuos, tienen la aspiración de que su propia identidad sea distinta de las de los demás y además evaluada positivamente, cuando es comparada con la de otros grupos de personas. Esta es la necesidad que tienen los individuos de diferenciar su identidad ante las demás.

Funciones de la identidad social

La identidad social tiene varios propósitos, todas con la tendencia a mejorar y hasta potenciar las capacidades individuales de las personas. A continuación te mencionamos las aportaciones más relevantes:

Impulsar el autoestima

Gracias a la identificación del individuo con grupos sociales con los cuales mantiene afinidad, ayuda a fortalecer la imagen que tiene de sí mismo, al rodearse con personas que tienen los mismos pensamientos, aspiraciones y quizás hasta metas similares.

Esto es común en aquellas asociaciones de carácter civil o político, en donde cada individuo es útil e importante en la medida de su participación.

La teoría de la identidad social, sugiere que los individuos tienden a maximizar su autopercepción, mediante su identificación con aquellos grupos sociales a los que pertenecen, intentando que sean valorados siempre de forma positiva, en comparación con otros grupos sociales.

Nota: Un estudio sobre la “Relación entre la autoestima personal, la autoestima colectiva y la participación en la comunidad”, hace un análisis entre la participación, la autoestima individual y colectiva. (3)

Potenciar el sentido de pertenencia

La identificación del individuo con grupos sociales, hace que este desarrolle un sentido de pertenencia por las actividades que realiza individualmente como meta personal y las que desarrolla a nivel de colectividad.

Nota: El sentido de pertenencia muestra el vínculo que existe entre el individuo y el grupo social, y a su vez con las actividades que realizan.

En un estudio sobre “Evolución conceptual de la Identidad social. El retorno de los procesos emocionales”, hace referencia sobre la distinción que existe sobre las emociones que se atribuyen al endogrupo, son distintas a las atribuidas al exogrupo. (4)

Reforzar el carácter distintivo

El carácter distintivo es independiente de la evaluación de la identificación a un grupo, aunque, los individuos prefieren las identidades grupales positivas a las negativas.

También depende del contexto, dentro del cual se definen las posibles identidades sociales en un momento particular, que puede comenzar desde una simple reunión social.

En este sentido, el carácter distintivo en la identidad social identifica y agrupa a las personas de cualidades y comportamientos similares.

Ampliar la comprensión del mundo

El proceso de identidad social en el individuo, no suele circunscribirse a un solo grupo social, sino que le permite participar en varios grupos sociales, en la medida que necesite satisfacer sus necesidades o metas.

Nota: Esta integración a distintos grupos sociales, le permite tener una perspectiva más amplia del mundo, de cómo funciona y cómo se estructura.

Desarrollar la capacidad de adaptación

El desarrollo del proceso de identidad social, requiere de un proceso de adaptación que le permite al ser humano ser flexibles con el entorno y así poder fluir entre las situaciones, para poder desenvolverse en el grupo o grupos sociales de los cuales sienta afinidad.

Por lo tanto los procesos de categorización, comparación e identificación sirven para desarrollar la capacidad de adaptación en la persona.

¿Cómo se construye la identidad social?

La construcción de la identidad social para el individuo, principalmente viene de las expectativas que tenga la persona con respecto a los grupos sociales a los que desea o pretende pertenecer.

Frente a este caso, existe un proceso de introspección que le permite al individuo realizar un autoanálisis sobre la base de sus aspiraciones:

Reconocimiento individual

La identidad social, se empieza a construir desde el propio reconocimiento del lugar que ocupa el individuo en la sociedad.

Solo de esta manera, reconocerá en qué grupos puede o no participar en función de su satisfacción personal y de las expectativas generales del grupo o grupos sociales.

Comprensión del entorno social

Gracias a esto, podemos entender el mundo que nos rodea desde distintas perspectivas, pero más allá, es comprender ese entorno social al cual la persona quiere ser partícipe, es crucial para lograr una forma efectiva de integración. En este punto se trabaja la capacidad de adaptación.

Adopción de valores y normas grupales

En la búsqueda de la adaptación social, el individuo adopta los valores, creencias culturales y sociales del grupo social al cual tiene afinidad.

En tal sentido, la afiliación a grupos sociales nos impulsa a adoptar los valores éticos y normas predominantes, influyendo significativamente en nuestro comportamiento y en la percepción de la imagen de nosotros mismos.

Nota: El individuo frente a sus necesidades, puede desarrollar diferentes identidades sociales basadas en la identificación hacia los diferentes grupos con los que desea interactuar.

Conclusiones Claves

  • La identidad social plantea el poder que tienen los grupos y cómo cambia la identidad individual de una persona.
  • Determina el comportamiento de una persona.
  • La identidad social de una persona puede desarrollarse hacia varios grupos de afinidad.
  • Refuerza el autoconcepto de la persona y aumenta el sentido de pertenencia.
  • Se construye en base al reconocimiento individual que permite la compresión del entorno.