Artículo Revisado・Educación Sexual

Masturbación femenina: beneficios, técnicas y posiciones

Escrito por Mauricio ColazingariRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

La masturbación es un tema natural dentro de las acciones humanas, hombres y mujeres exploran sus cuerpos por igual, buscando satisfacerse de diversas maneras.

Sin embargo, al poseer diferentes miembros genitales, los hombres y las mujeres tienen ciertas diferencias a la hora de masturbarse. Hoy se dedicará un espacio para las damas, en el área de la masturbación.

En el presente artículo conocerás acerca de la masturbación femenina, así como también sus beneficios y las diversas técnicas o posiciones que puedes aplicar para una experiencia agradable.

Beneficios de la masturbación femenina

La masturbación en sí, es un proceso sano y natural donde una persona busca satisfacción sexual, por criterio propio, sin importar la edad o género. Esto a su vez, trae muchos beneficios para la salud y la vida sexual.

Sin importar de que sexo se trate, hay múltiples beneficios mediante la masturbación, a continuación presentamos los más importantes en la masturbación femenina:

Libera endorfinas

La masturbación permite el paso y la liberación de las endorfinas, o también conocidas como hormonas de la felicidad. Esto es porque la felicidad y el ánimo de nosotros, depende de ciertas hormonas en nuestro cuerpo, que no siempre están presentes por el nivel de esas hormonas.

Para destacar: Un pequeño estudio menciona que “Las endorfinas son el vehículo material del placer, la euforia, la felicidad y el alivio del dolor, tanto es así que las denominamos hormonas del placer o de la felicidad”. (1)

Evita infecciones

La masturbación femenina evita infecciones por un detalle muy grande, al liberar endorfinas y mantener un ánimo levantado, permite que el sistema inmunológico se mantenga fuerte y estable.

Nota: Además de ello reduce enfermedades del tracto urinario en las mujeres, así como también apertura el cuello uterino y libera ciertos niveles de mucosidad o del principal flujo vaginal, el flujo cervical, que suele albergar bacterias y otros microorganismos.

Disminuye dolores menstruales

La liberación de las endorfinas durante la masturbación femenina, ayudan a reducir los dolores menstruales, sobre todo, aquellos que se encuentran durante o antes del periodo menstrual, es algo completamente sano solo que se toma como un tema tabú.

Nota: La masturbación femenina es ideal para la dismenorrea, hay diversos estudios que lo corroboran pero uno en específico menciona que “La menstruación dolorosa o dismenorrea, es la condición ginecológica más frecuente que afecta aproximadamente un 45 al 95% de las mujeres”. (2)

Mejora las relaciones sexuales

La masturbación femenina es buena en una etapa de crecimiento, sobre todo en la adolescencia, ya que esta ayuda a estimular el órgano genital (la vagina) y es una forma segura de conocer el cuerpo femenino, lo cual ayuda en las venideras experiencias sexuales, que las mujeres explorarán con una pareja.

Dato curioso: Un estudio menciona en una encuesta que “Se ha encontrado, que la mayoría de mujeres, reporta que prefiere la masturbación antes que el coito como fuente principal de placer sexual”. (3)

Favorece el sueño

La masturbación femenina relaja la tensión muscular, distrae a la mente de problemas ajenos y prepara al cuerpo para un descanso pleno. Ya que el acto de la masturbación se puede decir que es como un ejercicio, tanto físico como mental, que durante su clímax deja al cuerpo relajado y satisfecho.

Reduce el estrés

La masturbación femenina ayuda a reducir el estrés y la ansiedad, como resultado de las endorfinas y la distracción mental. Actúa naturalmente como un efecto de sedante, solo que es por parte de uno mismo y es satisfactorio.

Aumenta el bienestar general

Ayuda a las mujeres a tener un gran bienestar general, refiriéndose a todo aquello que se requiere para vivir plenamente bien, como la autoestima o el bienestar social y físico. Muchos factores tácitos en la vida humana, que pueden encontrarse estables.

Tipos de masturbación femenina

Existen distintos tipos de masturbación femenina, a continuación presentaremos las más importantes, placenteras y preferidas por las mujeres:

Estimulación indirecta del clítoris

Es una forma común de masturbarse para las mujeres, donde se presiona la parte externa del clítoris, haciendo ligeras presiones con los dedos, como una especie de calentamiento, pero muy placentero al ser una zona erógena.

Estimulación directa del clítoris

Esta es la masturbación interna del clítoris, a través de la vagina y la vulva. Con los dedos se hacen ligeros movimientos, sin tanta presión directa, mientras se va lubricando con el flujo vaginal, ayudando a que el proceso sea más cómodo y placentero, a partir de acá ya la mujer comienza el acto de la masturbación.

Importante: Es necesario tomárselo con calma, el clítoris, que se sabe gracias a un libro “no es un botón mágico, es un iceberg que toma tiempo derretir”. (4)

Estimulación vaginal

Este proceso abarca toda la vagina, además del clítoris, incluye los labios mayores y menores, así como también la estimulación de la vulva y sus alrededores. La vagina es una zona genital erógena, que se encontrará lubricada, su estimulación es meramente satisfactoria.

Estimulación anal

Si prefieres masturbarte de otra forma que no sea vaginal, es válido, la estimulación anal también puede ser excitante para las mujeres, recordando que el ano es una de las zonas mas erógenas del cuerpo, con muchas terminaciones nerviosas, solo debes conseguir tu pose preferida y comenzar.

Estimulación combinada clítoris / vagina

La mujer puede usar sus dos manos, una para estimular la vagina desde adentro, donde estimula suavemente el clítoris y la otra mano sirve para estimular desde afuera a la vagina, acariciando los labios suavemente y sus alrededores, que se encontrarán lubricados. Es un proceso útil y muy placentero.

Técnicas para una masturbación femenina satisfactoria

Además de los tipos de masturbación femenina, las mujeres también deben conocer las diversas formas para gozar de una experiencia placentera y muy disfrutable, todo para darte placer. A continuación, esta son las mejores técnicas:

Acariciando el clítoris de arriba a abajo

Se puede empezar de arriba a abajo con los dedos, para muchas mujeres esta es una forma muy placentera, se puede empezar lento e ir acelerando conforme aumente la excitación. Es tu ritmo y como mejor lo desees.

Frotando el clítoris de lado a lado

Esta es otra forma que las mujeres consideran muy excitante, se puede frotar el clítoris de lado a lado, nuevamente, puede ser muy lento y conforme vaya avanzando el proceso, aumentas el ritmo hasta el clímax. Debes gozar el momento.

Presionando el clítoris

Presionar el clítoris es como una impresión, moviliza mucho la zona vagina al ser erógena, y esto a su vez, causa mucha excitación.

Nota: La presión del clítoris debe ser suave y erótica, no debe ser brusca o no se disfrutará del proceso.

Frotando la vagina con movimientos circulares

Los movimiento circulares nunca fallan, además que puedes variar con los movimientos de arriba hacia abajo, son completamente estimulantes, involucran a los labios principalmente y humedecen toda la zona vaginal. Es otra técnica preferida por las mujeres.

Estimulando el punto G

El punto G o punto U, es una parte delicada y sensible en el género femenino, su estimulación es capaz de generar un ambiente placentero y un clímax único en la masturbación femenina, la mujer puede conocer su punto G y estimularlo a su preferencia, para llegar al máximo placer del orgasmo.

Nota: Para estimularlo aplica los movimientos de los dedos, tanto circulares como de lado a lado.

Utilizando vibradores y juguetes sexuales

Los vibradores y juguetes sexuales, ayudan a tener una experiencia casi real y muy excitante. Muchas mujeres optan por el uso de estos juguetes con el fin de recibir estimulación, casi de manera real. Además que se pueden ajustar el ritmo que se desea, es algo sano y muy seguro de practicar.

Posiciones placenteras para la masturbación femenina

Por último, conociendo los tipos y técnicas, hay que conocer qué posiciones pueden optar las mujeres para tener una masturbación plena y placentera. Estas son las más importantes:.

Acostarse boca arriba

Es la posición inicial y la más común, no es necesario incluso verse su propia, solo debes cerrar los ojos, estimular con tus dedos la vagina o tu zona erógena y disfrutar del acto. Es cómodo, útil y muy excitante para llegar al orgasmo.

Tip: Abrir las piernas mientras se hace la estimulación, resulta muy placentero, no siempre la mujer debe quedarse acostada sin moverse.

Acostarse boca abajo

Otra posición común, en esta se recuerda mucho a la posición sexual del perrito y ayuda a estimular de una manera excitante , no solo la vagina, sino también la zona anal si así la mujer lo prefiere. Es cómoda y se puede estimular más de un área erógena.

Colocarse de cuclillas

Una posición basada en los ejercicios de sentadillas. Esta posición ayuda a la mujer a prolongar el proceso de la masturbación, además que puede hacerlo tanto en la cama como en otro lugar de su comodidad.

Tip: Aquí puedes estimular la vagina y la zona anal simultáneamente.

Cruzar las piernas

Cruzar las piernas consiste en que la mujer aprieta toda su zona pélvica, donde se masturba frotando sus muslos, a pesar de que no suena muy cómoda, es recomendable antes de llegar al clímax o al máximo placer, con el fin de hacer más placentero el final.

Colocarse frente al espejo

Si así lo desea, la mujer puede ponerse frente a un espejo, observando sus movimientos y su proceso masturbatorio. Es necesario que la mujer aplique su posición preferida, con su comodidad y las diversas técnicas masturbatorias para ello.

Conclusiones Claves

  • La masturbación femenina es un proceso natural y sano para las mujeres.
  • Tiene muchos beneficios para la salud física y mental.
  • Ayuda a aliviar los estresantes dolores menstruales o del vientre.
  • Libera múltiples hormonas que ayudan a fortalecer el sistema y el organismo.
  • Existen muchas técnicas, posiciones y tipos de masturbación femenina, fáciles de poner en práctica.