Psicología y Salud emocional

Mesencéfalo: qué es, características y funciones

Escrito por Marie Galindo

Nuestro sistema nervioso es sumamente complejo y es reconocido porque está compuesto por muchas principales estructuras, con indispensables funciones que implican la funcionalidad total de nuestro organismo. En este sentido, el cerebro es una de estas estructuras y tejidos, explícitamente es un órgano.

El cerebro por su parte, está compuesto o dividido en tres áreas que son el prosencéfalo, mesencéfalo y rombencéfalo. El mesencéfalo es también conocido como cerebro medio y se encarga de controlar la audición, visión y movimientos de nuestro cuerpo.

A continuación hablaremos con mayor profundidad sobre esta área del cerebro y sus características, cuales son sus subdivisiones y las funciones principales que se encarga de procesar.

¿Qué es el mesencéfalo?

El mesencéfalo es definido por NeuroWika Portal de contenidos en Neurología, como la región más cefálica del tronco del encéfalo. Tiene una longitud aproximada de 2.5 cm y no posee límite superior definido.

En el interior del mesencéfalo se encuentran dos núcleos, que están relacionados con los movimientos automáticos y aunque su funcionalidad parece no haber sido definida todavía, en su totalidad es responsable de la motricidad involuntaria, los reflejos y la automatización del cuerpo.

Características del mesencéfalo

Entre su organización y funcionalidad, el mesencéfalo cumple con ciertas características que vamos a desarrollar a continuación, y así entenderemos con ellas con mayor precisión, lo que implica este cerebro medio en nuestro sistema nervioso central.

Forma parte esencial del sistema nervioso

La actividad que cumple esta área del cerebro en nuestro sistema, es reflejada y relacionada en los mecanismos de ajuste y reflejos involuntarios en nuestro cuerpo como los oculares o los que nuestro propio organismo nos exige en ciertos períodos de tiempo, como los de postura en la columna.

De igual manera, el mesencéfalo influye en nuestro equilibrio y es coherente decir que participa recibiendo aferencias vestibulares, espinales y de la corteza y tallo cerebral.

Además de ello, en el mesencéfalo se encuentran elementos como la sustancia negra, la sustancia gris, el acueducto de Silvio y otros.

Se ubica en el medio del encéfalo

Como mencionamos previamente, se ubica en el medio del cerebro. Se extiende desde el diencéfalo hasta la protuberancia y desde una visión externa solo puede apreciarse su cara anterior.

Está por encima de las partes que comprenden el romboencéfalo y comparte con estos la cavidad craneal en la zona posterior e inferior.

Tiene forma de trapecio

Podría ser descrito de esa forma para tener alguna referencia. Se menciona que es parecido a un trapecio, pero con una base más estrecha y el agujero de Silvio que le atraviesa.

Enlaza diversas partes del encéfalo

El mesencéfalo, transmite señales sensitivas y se encarga de conectar el tronco encefálico con diversas estructuras del cerebro posterior y el cerebro anterior, incluyendo el cerebelo y diencéfalo.

A través de él fluye el líquido cefalorraquídeo

El mesencéfalo está atravesado por el acueducto cerebral, que conecta el tercer y cuarto ventrículo, como parte de lo que se considera el circuito de transporte del líquido cefalorraquídeo en nuestro cuerpo.

Justamente, es el agujero de Silvio el cual es el pequeño canal que atraviesa el cerebro medio y por el que fluye.

Su mal funcionamiento detona diversas patologías

Las lesiones en el mesencéfalo, puede conllevar al desarrollo de distintos tipos de patologías en nuestro organismo.

En un Blog de Ciencia y Medicina desarrollaron un artículo sobre el Parkinson, donde explican que esta es producida como consecuencia de la destrucción de una porción de la sustancia negra.

Por otra parte, síndromes que afectan los nervios oculares son también dados por fallas ocurridas en esta parte del cerebro, sobre todo cuando suceden infartos en esta área. Otro tipo de síndromes vasculares, pueden ser desarrollados y afectar la calidad de vida del individuo con poca posibilidad de recuperación.

Partes del mesencéfalo

El mesencéfalo cuenta con una anatomía en el que pueden diferenciarse y reconocerse distintos componentes en su estructura. Las mismas serán descritas a continuación, para entender ciertas conexiones y funcionalidades.

Téctum

Es una estructura formada por colículos: dos superiores y dos inferiores.Los superiores son encargados de controlar los movimientos del músculo ocular y los inferiores de producir las reacciones motoras ante estímulos auditivos.

El téctum también es conocido como lámina cuadrigémina y constituye la cara posterior del mesencéfalo. Existe además un frenillo que atraviesa la división de los colículos y entre los dos colículos superiores existe una zona donde descansa la glándula pineal.

Tegmento

Es la base del mesencéfalo y es el encargado de controlar la atención y conciencia de nuestro organismo. Es aquí donde se ubica la sustancia negra.

El área tegmental, es reconocida por ser donde se originan además los sistemas dopaminérgico mesocortical y mesolímbico y se ha reconocido también que una actividad excesiva en las células de esta área del cerebro, influye a los síntomas positivos de la esquizofrenia.

Colículo superior

Como mencionamos posteriormente, los colículos superiores son los encargados del desempeño de los movimientos de los nervios oculares. Son estructuras en capas y centros de integración sensorial.

Colículo inferior

El colículo inferior constituye una masa homogénea de sustancia gris, que protruye la superficie posterior del mesencéfalo. Es el sitio de procesamiento de las principales funciones auditivas y se dirigen al cuerpo a través del brazo conjuntival inferior.

Sustancia negra

En la Escuela de Medicina de la Universidad Católica de Chile, en un trabajo de investigación sobre el Mesencéfalo, explican que la sustancia negra es un núcleo motor situado a lo largo del mesencéfalo.

Está compuesto por una pars compacta (entrada al circuito de los ganglios basales), que contiene gran cantidad de gránulos de melanina y una pars recticularis (salida que transmite señales desde el ganglio basal a otras estructuras cerebrales), que no tiene melanina pero si un compuesto rico en hierro que le aporta un color rojo.

Funciones del mesencéfalo

Todos los importantes elementos y características previamente mencionados, nos conllevan a la funcionalidad del mesencéfalo. Es una área compleja y con reflejos incondicionados, que desenvuelven muchas de nuestras respuestas y movimientos que tenemos capacidad de producir.

Recibir información sensorial

En el mesencéfalo se recibe información sensorial sobre todo del ámbito visual y auditivo, permitiendo modularla y enviarla o procesarla frente a los reflejos que son capaces de controlar en esta área del cerebro.

Regular el movimiento muscular

La regulación de la postura, ajuste muscular, pautas motoras y el equilibrio son diversas funciones motoras, que están relacionadas principalmente en el núcleo rojo mesencefálico, debido al sistema que controla desde el sistema motor medular.

Facilita además, el cambio de posición de éstas en los movimientos reflejos posturales.

Efectuar las respuestas visuales y el movimiento ocular

Entre los reflejos que se encuentran descritos en el trabajo de investigación en la Escuela de Medicina de la Universidad Católica de Chile, se encuentran descritos los visuo-oculares (reflejo de fijación visual) y los vestíbulo-óculo-céfalo-giro (para seguir los objetos en el campo visual).

También se mencionan, los reflejos pupilares de la luz y el de acomodación (adaptación por cambio súbito de la mirada).

Regular la audición

Participa en la vía auditiva reaccionando a estímulos de este tipo, incluso desde la funcionalidad visual, como la reacción ante sonidos y la búsqueda del origen de los mismos con la mirada.

El procesamiento de estas respuestas se encuentran en los colículos inferiores. En un trabajo titulado Anatomía y fisiología de la vía auditiva, explican cómo estos colículos constituyen una estación obligatoria de la información auditiva.

Controlar la risa y el llanto

En la unión mesencéfalo pontina, existe un centro coordinador donde se desempeña la funcionalidad de los músculos implicados en el proceso de la risa y también del llanto (incluyendo la expresión facial, vocalización y respiración).

En este sentido, en la investigación titulada Neurología de la risa y el llanto patológico, explican que en este centro mesencéfalo pontino se activarán sincrónicamente los núcleos de los pares craneales que inervan los músculos implicados.

Regular la consciencia y el sueño

En la investigación de La Facultad de Medicina de Navarra, Pamplona titulada Bases anatómicas del sueño, se explica que aunque es en el hipotálamo donde realmente se encuentra el control de los husos de sueño y vigilia, existen fibras de este núcleo que no solo se proyectan el mesencéfalo sino también en áreas como el bulbo raquídeo, que durante la vigilia y la estimulación eléctrica de este sitio, produce sueño

Mantener el cuerpo en equilibrio

Las diversas funciones que hemos descrito a lo largo del artículo, que implican el control muscular y estos, vienen relacionados en el equilibrio de nuestro cuerpo. Controla también movimientos y coordinación a través de sus tejidos nerviosos, estímulos y reflejos.

Participar en la regulación de la temperatura corporal

El mesencéfalo interviene también en funciones homeostáticas, lo cual deriva a producir gracias a estas, una regulación en las temperaturas corporales.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud