Educación Sexual

Ninfomanía: qué es, causas y tratamiento

Escrito por Marie Galindo

La ninfomanía es un término que se suele utilizar en términos generales, bajo una errónea conceptualización. Es decir, utilizan la palabra a la ligera sin entender lo complejo que es esta conducta sexual compulsiva y que en muchos casos afecta las relaciones personales de un individuo.

Aunado a eso, la ninfomanía parece ser asociada solamente a las mujeres, y es un error también. Este tipo de trastornos afectan igualmente a pacientes hombres, y de hecho el porcentaje de mujeres alcanza solo el 2% de la totalidad.

A continuación conoceremos mejor lo que es la ninfomanía, cuales son las causas de esta conducta, características y el tratamiento adecuado.

¿Qué es la ninfomanía?

Groneman en su libro Ninfomanía: una historia, lo definió como una necesidad sexual de todo tipo, que requiere una frecuente estimulación genital sea por relaciones, masturbación o consumo de pornografía y que en muchas ocasiones va acompañado de sentimientos de vergüenza o culpa.

En este sentido, existen síntomas psicológicos y neurológicos adicionales que forman parte de este problema, además del constante furor uterino. De hecho, realmente la ninfomanía era un concepto aislado para la obsesión por el sexo en las mujeres y se le atribuía el de satiariasis a los hombres.

Sucede que estos términos no se encuentran en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM 5), más si se reconoce la conducta sexual compulsiva o hipersexualidad dentro de la Clasificación Internacional de Enfermedades.

Causas de la ninfomanía

La ninfomanía viene a ser desarrollada a partir de ciertos elementos en la vida del individuo. A continuación, mencionaremos y describiremos algunos de los más destacados para la comprensión de este comportamiento.

Desequilibrio en los neurotransmisores

La ninfomanía viene motivada por un desequilibrio en las sustancias químicas del cerebro.

En un artículo de Middlesex Health, explican que los neurotransmisores como la serotonina, dopamina y norepinefrina son los encargados de ayudar a regular el estado de ánimo y los niveles elevados pueden ser uno de los motivos de la conducta sexual compulsiva.

Lesiones en lóbulos cerebrales

Los lóbulos frontales del cerebro son muy vulnerables debido a la posición que tienen, y una lesión puede provocar tanto el simple aumento dramático de las necesidades sexuales como la disminución crítica.

La hipersexualidad suele provocarse a partir de lesiones específicamente en la región orbitofrontal, que aunque se considera producto de la desinhibición conductual de la persona pueden existir daños más graves.

Esta área del cerebro es de las que nos ayuda a controlar emociones y controlar ciertas funciones cognitivas, por lo que hay estudios que demuestran que tiene mucho sentido que las lesiones ubicadas allí desempeñen un papel crítico en la red neuronal sexual.

Traumas emocionales

Episodios traumáticos en el presente o pasado, abusos y abandono son parte de los factores que terminan influyendo en el desbalance sexual que se desarrolla en el individuo en su etapa de adultez.

La disociación incluso puede comenzar a edades tempranas, pero es algo que se debe reconocer a tiempo para ser tratado y evitar que evolucione.

Trastornos psicológicos

La hipersexualidad puede darse en efectos psicológicos desencadenado por trastornos de personalidad como el narcisismo, cuidando de mantener una imagen positiva con la cantidad de personas con las que se involucra sexualmente.

La epilepsia y la demencia, son otro tipo de enfermedades que pueden provocar daños en el cerebro y afectar el área que controla la conducta sexual. Los tratamientos de trastornos psicológicos también tienen efectos secundarios con sus componentes que pueden provocar la conducta sexual compulsiva,

Consumo de fármacos

Como mencionamos previamente existen algunos medicamentos, con componentes agonistas de dopamina, que influyen en los valores del organismo y pueden desencadenar este tipo de conductas.

En un artículo titulado* Alteraciones sexuales inducidas por medicamentos* mencionan los siguientes:

  • Antihipertensivos
  • Ahorradores de potasio
  • Inhibidores de la anhidrasa carbónica
  • Betabloqueantes
  • Antagonistas de calcio
  • Vasodilatadores
  • Psicotrópicos
  • Antimaníacos
  • Antidepresivos
  • Ansiolíticos
  • Analgésicos
  • Hormonas
  • Antiulcerosos
  • Misceláneas

Adicción al alcohol y sustancias psicoactivas

Las personas que padecen de este tipo de comportamientos, suelen ser afines a las adicciones, pero también es destacable que en el artículo de Ninfomanía desarrollado en el 2018, describen como el alcohol y ciertas sustancias son motivos del desarrollo de la hipersexualidad en individuos que inicialmente eran propensos por sus trastornos psicológicos.

Características de la ninfomanía

La ninfomanía tiene ciertas características que permiten distinguir esta condición y entender mucho mejor en qué consiste realmente. A continuación describimos brevemente las más destacadas.

Masturbación y práctica de sexo excesivas

Es importante mencionar que el líbido sexual de todas las personas es distinto, por lo que la actividad sexual de una persona puede considerarse por unos como alta y otros como baja.

Entonces la problemática característica de excesivo, se produce sobre todo cuando comienza a afectar la vida cotidiana del individuo en cuestión y sus relaciones personales y en el ámbito laboral. Se convierte en una conducta incontrolable.

Además de eso, lo que más se tiene en cuenta al momento de diagnosticar son los sentimientos de culpa que vienen con ello, la baja autoestima y disociación del comportamiento emocional sexual.

Se producen obsesiones sexuales

En casos de trastornos como estos, el deseo sexual funciona como una obsesión y produce frustraciones porque la tranquilidad le dura cortos períodos de tiempo y vuelve a sentirse deseosa. Incluso se produce síntomas de abstinencia como:

  • Ansiedad
  • Irritabilidad
  • Inquietud
  • Insomnio

Genera conductas sexuales riesgosas

Al ser una adicción desarrollada a nivel psicológico, sucede que muchas veces las prácticas sexuales cotidianas aburren y comienzan a sentirse tentados por la innovación.

Muchas veces esas cosas nuevas arrastran al individuo a prácticas sexuales riesgosas, y a verse expuesto a enfermedades de transmisión sexual que desencadenan situaciones peores, incluso la muerte.

Impide realizar otras actividades

La falta de concentración es imperiosa. El deseo sexual evita que la persona vea obstruido el desarrollo normal de sus actividades y produzca grandes dificultades en su vida diaria.

De hecho en muchos casos, después de poner en riesgo totalmente el ritmo de vida que se llevaba antes de desarrollar por completo este tipo de trastorno, se aíslan manifestando sensaciones de vacío y vergüenza.

Puede desencadenar depresión

Esta hipersexualidad conlleva sensaciones constantes de estrés, ansiedad e inseguridad por lo que los cuadros depresivos son constantes. La búsqueda de ayuda es importante para poder reconocer y tratar correctamente los cuadros.

Puede ocasionar problemas sociales y familiares

La dependencia que se produce hace que se pierda el control sobre el deseo y sobre la posibilidad de detenerlo. Es entonces cuando el individuo pone en riesgo sus responsabilidades incluso afectivas y descuida el trabajo, los amigos y sus vínculos en general.

Tratamiento para la ninfomanía

Los tratamientos para este tipo de conductas compulsivas necesitan intervención de terapia, medicamentos y grupos de autoayuda en términos generales.

El objetivo siempre va dirigido en controlar los impulsos y reducir los niveles de deseo a unos saludables. A continuación describimos cuales son los potenciales tratamientos para estas situaciones.

Terapias psicológicas

Las intervenciones de ese tipo suelen ser muy parecidas a las que se aplican en cualquier otro tipo de adicciones ya que el objetivo principal es la abstinencia.

En el Blog de Celapsi, perteneciente a una Licenciada en Psicología de la Universidad de Granada, menciona que utilizan terapias cognitivas conductuales, dialéctica conductual, grupos de apoyo y terapias de pareja.

Medicamentos indicados por especialistas

Los medicamentos que suelen utilizarse para este tipo de trastornos se ven vinculados con otro tipo de tratamientos.

Se utilizan antidepresivos para controlar conductas compulsivas, Naltrexona para adicciones conductuales. Estabilizadores de estado de ánimo para controlar también conductas compulsivas y antiandrógenos que reducen los efectos biológicos de las hormonas sexuales.

Grupos de apoyo

Los grupos de apoyo son beneficiosos para sentirse apoyados y eliminar los sentimientos de vergüenza o al menos apaciguarlos. Pueden de hecho intercambiar todos estrategias útiles para afrontar las situaciones.

Son sobre todo eficaces para pacientes que presenten negación. Pueden asistir también múltiples parejas que se vean afectadas por este tipo de situaciones.

Hipnosis

La hipnoterapia ayuda a entender en otro plano los motivos por los que se puede desarrollar estos trastornos en la vida sexual. Ayuda a reconocer y sanar, a través de estas metodologías, los síntomas y puede incluso funcionar como tratamiento para la adicción al sexo o la falta de entusiasmo.

Mindfulness

Mindfulness se conoce como una técnica de relajación, que nos permite tomar conciencia de nuestras emociones para eliminar sobre todo frustraciones y ansiedad. Se aplica como una técnica terapéutica y es de relevante importancia para atenuar los deseos sexuales.

En el Blog de* PsicoDex*, mencionan como funciona para manejar el estrés, aprender patrones de reactividad individual, topografía de emociones y sensaciones, etc.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud