Psicología y Salud emocional

Pares craneales: qué son, clasificación y funciones

Escrito por Marie Galindo

Los pares craneales son también llamados nervios craneales. Existe la tendencia de ser identificados con números romanos atendiendo el orden en el que están, aunque también se identifican a partir de nombres bastante específicos referente a sus funcionalidades o ubicación.

En el siguiente artículo, ahondaremos sobre qué y cuáles son los pares craneales así como los trastornos y enfermedades que pueden producirse asociado con estos nervios.

¿Qué son los pares craneales?

En la investigación de Calle y Casado titulada Exploración de pares craneales, estos se definen como los componentes del Sistema Nervioso Periférico (SNP) que emergen del tronco cerebral. Existen algunos autores que excluyen los olfatorios y ópticos debido a que son considerados extensiones del cerebro.

Los pares craneales ejercen funciones significativas en nuestro organismo y a menudo se consideran erróneamente como una división craneal.

Tipos de pares craneales

Los 12 pares de nervios craneales existentes en nuestro Sistema Nervioso Periférico, se organizan a partir de su origen y funcionalidad. De esta forma, son agrupados en estructuras para comprenderlos y de esta manera conocer con mayor profundidad el sentido de nuestro cerebro.

Según su origen

Según su origen o posición, los nervios craneales son organizados a partir de números romanos, los cuales identifican a cada par en cuestión con su ubicación en el tronco encefálico. Es decir:

  • El par craneal I y el par II están ubicados por encima del tronco del encéfalo.
  • Par III y IV desde el mesencéfalo.
  • V, VI, VII y VIII desde el puente troncoencefálico.
  • Y los pares craneales IX, X, XI y XII son a partir del bulbo raquídeo.

Según su función

Esta organización se enfoca en la funcionalidad de los pares craneales. Y están asociados con estas mismas, aunque también se identifican globalmente con los números romanos para poder identificar de cuál par se está hablando.

  • Par I, II y VIII son los que cumplen funciones sensitivas.
  • Par III, IV y VI se asocian a la movilidad ocular y de los párpados.
  • Par cranal XI y XII es la activación de los músculos en cuello y lengua.
  • Par craneal X, V, VII, y IX son considerados de funciones mixtas.

Clasificación y función de los pares craneales

Así mismo, a partir de la descripción general que acabamos de obtener, los pares craneales se clasifican por funciones específicas. A continuación describiremos cada uno de ellos con mayor precisión, para permitirnos comprender con mayor exactitud el origen de su importancia y esencialidad en el desempeño de nuestra vida cotidiana.

Nervio olfatorio

Este nervio en la investigación titulada Exploración de los pares craneales, se expone que este nervio es una extensión especializada del cerebro, que recoge la sensibilidad olfativa de los receptores nasales y lo conduce a través de sus componentes para alcanzar la integración de la información olfatoria.

Para la evaluación de la funcionalidad de este nervio, se comprueba inicialmente que ambas fosas estén abiertas, ocluyendo intercaladamente cada una y pidiendo al paciente que respire a través de la otra.

Posterior a eso, se repite el proceso pero con los ojos cerrados para que identifique un olor común, evitando que sean irritantes para las fosas nasales.

Nervio óptico

Es el nervio que conduce los impulsos visuales desde la retina, donde convierte las señales eléctricas a través de los nervios ópticos y sus distintos segmentos. Es el encargado de controlar la visión.

Para su valoración, se mantiene al paciente en una habitación bien iluminada y una gráfica.

Es importante mencionar, que si el individuo utiliza gafas normalmente, debe tenerlas durante la prueba. Se debe cubrir entonces uno de los ojos y leer las letras pequeñas de la cartilla y posteriormente hacer lo mismo con el otro ojo.

Nervio motor

Son los responsables de los movimientos de cuatro de seis músculos extraoculares. Controla también las reacciones pupilares y la elevación del párpado superior.

Se ubica en la porción anterior de la sustancia gris y proporcionan la información a través de sus componentes. También puede ser reconocido como el par craneal del motor ocular común.

Nervio patético

Es el IV nervio y se origina en el mesencéfalo, siguiendo un trayecto por debajo del cerebelo y perforando la duramadre. Es de difícil visualización por su pequeño tamaño y se puede dividir en cuatro partes:

  • Segmento nuclear
  • Segmento cisternal
  • Segmento del seno cavernoso
  • Segmento extraforaminal

Nervio trigémino

Es el par craneal de mayor grosor y recoge toda la sensibilidad facial, incluyendo además la mucosa tanto nasal como bucal, además de ser el nervio que se encarga del proceso de masticación.

Está constituido por tres ramas: oftálmica, maxilar y mandibular. Es responsable también del reflejo corneal junto con el nervio facial, dado que presenta axones tanto motores como sensitivos.

Nervio motor ocular externo

Es el IV par y procede de un grupo de neuronas situadas a nivel medial en la parte baja de la protuberancia. Controla la desviación lateral del ojo y también puede ser conocido como el nervio abducens.

En la investigación de Merchak y cols sobre* Nervios craneales*, mencionan que el nervio abducens se divide en fibras que proporcionan la inervación del músculo recto lateral del ojo, lo cual permite la abducción del ojo cuando este es estimulado.

Nervio facial

En la investigación del Departamento de Anatomía de la Escuela de Medicina de la Universidad Católica de Chile sobre los Nervios craneales, definen que este nervio está compuesto por fibras motoras y sensitivas que se originan en tres grupos nucleares:

  • Núcleo motor principal
  • Núcleos parasimpáticos: salival superior y lacrimal
  • Núcleo sensitivo.

Tiene una gama compleja y amplia de funciones, ya que moviliza los músculos de la cara y participa en la sensibilidad gustativa de la lengua y algunas partes del oído externo, además de regular la secreción lagrimal y salival.

Nervio estatoacústico

Es el octavo (VIII) de los doce (XII) nervios. La función general de este nervio es llevar información sensitiva desde el oído interno hacia el SNC. Sus fibras se distribuyen entonces en diversas regiones del oído interno.

Anatómicamente se compone de dos ramas: la coclear que se encarga de la audición y la vestibular que se encarga del sentido del equilibrio en el cuerpo.

La rama coclear es la que recoge el sonido y lo conduce a través del conducto auditivo. La rama vestibular por su parte, recoge los movimientos para el control conjugado de los mismos facilitando la postura.

Nervio glosofaríngeo

Gracias a este nervio, es que se produce en nuestro cuerpo el reflejo nauseoso y la elevación del paladar blando. Previene la aspiración de material sólido o líquido a través de la vía respiratoria.

Está además, compuesto por fibras motoras y sensitivas. También es responsable del sentido del gusto en el tercio posterior de la lengua.

Nervio neumogástrico

También es conocido como nervio vago, tiene una serie de componentes y conexiones que son muy similares. Es un nervio mixto de naturaleza motora y sensitiva.

Aunado a eso, el nervio neumogástrico tiene ese nombre en específico debido a que inerva los órganos de los sistemas digestivo, circulatorio y respiratorio, además de sus funciones en la cabeza.

Nervio espinal

También es conocido como el nervio accesorio, que consta de una raíz craneal y una raíz espinal. La parte craneal es la más pequeña y recibe conexiones de ambos hemisferios cerebrales mediante fibras corticonucleares.

La raíz espinal, se encarga de recibir conexiones de ambos hemisferios cerebrales mediante fibras corticonucleares.

Se encarga de controlar los movimientos del cuello y de los hombros, y para evaluar su correcta funcionalidad se valoran los músculos para descartar atrofias y se comparan ambos lados de los músculos trapecios.

Nervio hipogloso

El nervio hipogloso controla el funcionamiento motor de la lengua. Se localiza en el suelo del cuarto ventrículo y emerge del cráneo a través del canal hipogloso.

Para la evaluación y valoración de este nervio, se debe prestar atención a la articulación de las palabras del paciente y se descartan atrofias o desviaciones con un examen del músculo.

Trastornos y enfermedades asociados a los pares craneales

Existen algunos detonantes dispuestos en los pares craneales, que pueden afectar la salud y funcionalidad del individuo, los cuales pueden ser considerados como trastornos o enfermedades. Las mismas serán mencionadas a continuación.

Accidente cerebrovascular

Los accidentes cerebrovasculares (ACV) ocurren en el área donde los nervios craneales controlan los movimientos faciales, y es por esta misma razón que en la mayoría de los casos se ve afectado o lesionado esta fluidez.

El ACV son traumatismos, que conllevan a consecuencias de alteraciones en los pares craneales. De hecho, en la investigación titulada Enfermedad cerebrovascular, se hace énfasis en que en la sintomatología que se presenta cruzada en este tipo de patologías producen afectaciones en estos elementos de nuestro SNP.

Oftalmoplejía internuclear

Esta patología es descrita por MSD Manual como una parálisis que evita que la señal del par craneal VI llegue al III par, por lo que se produce una mirada horizontal con complicaciones motoras para la movilización del globo ocular.

Es, en términos generales, una afección entre la conexión de estos pares craneales.

Parálisis de Bell

Es un trastorno que afecta el nervio que controla el movimiento de los músculos faciales. Es el par craneal VII y suele ser idiopático, es decir, sin razón aparente. Es benigna y temporal. En muchos casos puede ser consecuente a un traumatismo, compresión o tumor.

En el estudio de investigación de Parálisis de Bell, mencionan todos los trastornos posibles a desarrollarse en conjunto a esta patología y que el 90% de los pacientes a partir de tratamientos, son capaces de recuperarse en su totalidad.

Espasmo hemifacial

Es una contracción involuntaria de un lado de la cara, que es considerado como trastorno debido a la compresión de un nervio. Pueden comenzar siendo intermitentes y volverse cada vez más constantes. Se ven involucrados los pares craneales VII y VIII.

Herpes Zóster

El herpes zóster es una manifestación que afecta los ganglios del VIII nervio craneal y del VII nervio. Normalmente es producido por la presencia o reactivación de un virus latente, lo que puede provocar una parálisis y alteración de los nervios.

Diabetes

Sucede que en pacientes con diabetes mellitus, la cual es no dependiente de insulina, se producen mononeuropatias en el III, IV y V par craneal. Es de los trastornos craneales más comunes en individuos con estas patologías. En muchos casos se produce parálisis ocular, y el flujo sanguíneo se ve comprometido.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud