Remedios Caseros

Planta de lavanda: propiedades y beneficios para la salud

Escrito por Jesús Emilio Torrealba

El uso excesivo de fármacos puede ser contraproducente para nuestro organismo, es por ello que recurrir al uso de plantas medicinales es lo aconsejable.

La medicina natural, ofrece variadas e interesantes opciones para tratar algunas enfermedades comunes. Una opción eficaz, es el uso de las propiedades medicinales de la planta de lavanda.

En el siguiente artículo, te proporcionaremos la información necesaria sobre esta maravillosa planta para que tengas a la mano una opción terapéutica adicional.

¿Qué es la planta de lavanda?

La planta de lavanda (lavandula angustifolia o lavandula officinalis), es un arbusto de aroma exquisito, de 50 a 80 cm de altura, constituidos de tallos leñosos, muy ramificados, de los que nacen ramas herbáceas profusamente cubiertas de hojas opuestas, angostas y alargadas, de 2 - 5 cm de longitud.

Sus flores pequeñas, de un color característico azul-grisáceo o violáceo, reunidas en espigas cuyos pedúnculos pueden alcanzar entre 10 - 20 cm de altura. De la planta se desprende un aroma parecido al del espliego. Se desarrolla en las laderas, en las colinas de las tierras, puede cultivarse en jardín y en maceta.

Es originaria de la cuenca del Mediterráneo occidental, por ende entre los países productores de lavanda destacan lugares tan distantes como Francia (principal productor), España, Bulgaria, Argentina, Japón o la India.

Cabe destacar, que esta planta florece en primavera y es cuando se recolectan las sumidades floridas, de las cuales se obtiene también un aceite esencial por destilación.

Por otra parte, existen varios tipos de planta de lavanda, entre las que se encuentran: Lavandula officinalis o lavanda común, Lavandula angustifolia o espliego, Lavandula dentata, Lavandula latifolia, Lavandula stoechas, Lavandula lanata, Lavandula viridis, Lavandula spica.

Propiedades de la planta de lavanda

La planta de lavanda es muy generosa teniendo en cuenta sus propiedades medicinales, a continuación te mencionamos las siguientes:

Antiinflamatoria

Uno de los beneficios de la lavanda es que tiene una poderosa acción antiinflamatoria, por eso tiene la capacidad para tratar lesiones comunes e incluso enfermedades producidas por la inflamación, como la artritis.

Relajante

La flor de la planta de lavanda contiene componentes el linalol y acetato de linalino. El linalol presenta efectos ansiolíticos y efectos analgésicos mediados por los receptores de adenosina y por los receptores de glutamato, y efectos sedantes por inhalación.

En adición a estos efectos, el linalol tiene propiedades anticonvulsivas inhibitorias de la actividad glutamatérgica y es capaz de reducir la liberación de neurotransmisores de las neuronas estimuladas por glutamato.

Antiséptica

Los alcoholes terpénicos, así como los taninos de su composición, son la base de las propiedades antisépticas de la lavanda. De ahí su uso en numerosas cremas y geles, para tratar diferentes afecciones relacionadas con la piel y el cuero cabelludo.

Astringente

Por su alta concentración de taninos en su composición, es la base de la propiedad astringente de la planta de lavanda.

También es un potente cicatrizante, por la cual puede eliminar un gran número de gérmenes capaces de producir la aparición de ciertas enfermedades, además de colaborar en la limpieza general del cuerpo.

Antibacteriana

A la planta de lavanda se le atribuyen propiedades antibacterianas, y se puede encontrar como ingrediente en productos elaborados que protegen la piel o cuyo objetivo es favorecer la cicatrización de las heridas o las quemaduras.

La literatura ha registrado que a mayores diluciones de lavanda se inhibe la formación de hongos y su tasa de difusión en el tejido.

Antivírica

Esta planta tiene una alta capacidad antivírica. En casos de faringitis, laringitis y de inflamación de anginas, se recomiendan los gargarismos con lavanda y para enfermedades relacionadas con problemas respiratorios (gripe, bronquitis o resfriados), se aconseja tomar una infusión de lavanda muy caliente.

Beneficios de la planta de lavanda

Recurriendo a la medicina natural, la planta de lavanda es una opción para tratar algunas afecciones con preparaciones en la casa. A continuación te mencionamos sus beneficios:

Disminuye la tensión arterial

La lavanda puede ayudar a disminuir los dolores de cabeza cuando tienen su origen en el exceso de estrés. Gracias a su ligero efecto sedante y a sus propiedades antiinflamatorias, disminuye la tensión. Ejerce además un efecto diurético hipotensor.

Según Geoff Abbott, director del estudio “La activación de KCNQ5 es un mecanismo molecular unificador compartido por medicinas populares hipotensivas botánicas genéticamente y culturalmente diversas” y profesor en la Universidad de California en IrvineActivan, los componentes abren un canal específico del potasio en los vasos sanguíneos que favorece su dilatación y reduce la presión arterial.

Puedes tomar una infusión de lavanda dos veces al día. La lavanda se recomienda tradicionalmente cuando la hipertensión arterial aparece asociada al nerviosismo.

Mejora el funcionamiento del sistema nervioso

Las flores de lavanda poseen una propiedad sedante. La literatura ha concluido que la fragancia natural de esta planta, es útil para controlar las alteraciones del sistema nervioso. A menudo es empleado en aromaterapia.

El aroma del aceite de lavanda, ayuda a promover estados positivos en el organismo y a liberar tensión. Contribuye con la relajación en caso de estrés y ansiedad.

También se emplean para las palpitaciones de origen nervioso del corazón, así como en los estados de neurastenia (depresión, tristeza e inestabilidad emotiva).

Facilita el proceso digestivo

Los compuestos químicos de la flor de lavanda, son utilizados para tratar problemas gastrointestinales. Durante la Primera Guerra Mundial, sus propiedades antibacteriales eran usadas para inhibir el crecimiento de bacterias en el estómago.

De igual manera, sus propiedades antiespasmódicas ayudan a regular el sistema digestivo.

Reduce estados de estrés y ansiedad

El aceite de lavanda, es una sustancia que es utilizada para tratar la ansiedad y el nerviosismo.

La propiedad sedante de la lavanda reduce la ansiedad, estabiliza el estado de ánimo y posee propiedades sedantes, analgésicas, anticonvulsivas y neuroprotectoras.

Mejora la calidad del sueño

Algunas plantas tienen entre sus virtudes terapéuticas, como calmantes y actuar sobre la calidad del sueño, este es particularmente el caso de la lavanda.

Es por ello que la planta de la lavanda puede ayudar a prevenir el insomnio.

Reduce dolores corporales

La lavanda es una planta con grandes beneficios y es utilizada en remedios caseros para dolores del cuerpo.

El aceite que se sustrae de esta planta, cuenta con propiedades antiinflamatorias y analgésicas por lo que es recomendada para aliviar dolores musculares, tensiones, dolor de espalda, incluso esguinces.

Combate afecciones de la piel

El aceite de lavanda, es un componente común en lociones corporales para calmar la irritación. También es efectiva en el tratamiento de enfermedades de la piel como la psoriasis y la dermatitis atópica.

Por otra parte, esta planta medicinal tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas, que en conjunto con otros medicamentos puede acelerar el proceso de sanación de quemaduras y heridas.

Incluso, entre los usos terapéuticos de la lavanda está la cura de quemaduras, eccemas, picaduras y otras afecciones cutáneas.

Previene la caída del cabello

Entre una de sus muy pocas conocidas propiedades, también previene la caída del cabello derivada por el estrés, el abuso de productos y la alopecia.

Reduce la inflamación de las anginas

La lavanda es antivírica y antibacteriana, dos propiedades que la convierten en un excelente remedio para prevenir y tratar enfermedades del sistema respiratorio como laringitis, faringitis y anginas.

Atenúa síntomas de gripes y resfriados

La lavanda, como planta medicinal, ayuda a atenuar los síntomas de las gripes y resfriados, siempre empleando el aceite esencial que se extrae de la planta.

¿Cómo utilizar la planta de lavanda?

Existen variadas formas de utilizar la planta de lavanda, sin embargo aquí te dejamos dos de las más utilizadas:

Infusión de lavanda

Puedes preparar deliciosas infusiones de la siguiente manera:

Ingredientes:

  • Flores de lavanda
  • Agua
  • Endulzante al gusto

Preparación:

  • Verter en unos 50 ml de agua hirviendo una cucharada de café de flores frescas machacadas (media si son flores secas).
  • Tapar y dejar reposar durante 15 minutos.
  • Después déjalo enfriar (no es preciso colar) y ya podrás tomarla.
  • Si deseas que sea más suave, puedes añadir más agua.

Aceite de lavanda

¿Buscas un aceite antiséptico, cicatrizante, analgésico y que trate quemaduras, heridas y picaduras de insectos, entre otros usos? Aquí te damos una sencilla forma para preparar aceite de lavanda:

Ingredientes:

  • Flores de lavanda secas
  • Aceite de coco

Preparación y aplicación

  • Lo primero que tenemos que hacer es introducir las flores en un bote de cristal y después las cubriremos por completo con el aceite de coco o cualquier otro que se utilice..
  • Cerramos bien el tarro y lo dejamos reposar durante 40 días en un lugar con luz (aunque no directa), moviendo la mezcla bien a diario.
  • Transcurrido este tiempo debemos colar la mezcla y verterla en el bote oscuro.
  • Posterior a eso, ya puedes utilizar el aceite de lavanda como tópico para distintas afecciones de la piel.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud