Dieta y Nutrición

Polen de abeja: qué es, propiedades y beneficios para la salud

Escrito por Mercedes Mansilla

La mayoría de las personas con alergias tienden a evitar el polen como si fuese un virus. Sin embargo, el polen de abeja es muy bueno para la salud gracias a su composición. Además es apto para consumo humano.

Para empezar, el polen de abeja es diferente del polen que se encuentra en una planta. Las abejas lo hacen recogiendo el polen de las plantas y llevándolo sobre sus patas hasta que se forma un grano.

El polen es rico en vitaminas, nutrientes, minerales y compuestos útiles que tienen propiedades antioxidantes. El polen de abeja es fácil de agregar a la mayoría de los alimentos y tiene un sabor agradable, por lo que tiene sentido que sea tan popular entre las personas que intentan comer más saludable.

¿Sabías que el polen de abeja contiene casi todos los nutrientes que necesita el cuerpo? Y por lo tanto, consumir el polen es muy beneficioso y hasta ha sido reconocido oficialmente como medicamento en Alemania.

En el siguiente artículo te compartiremos los maravillosos beneficios del polen de abeja para la salud, que puedes aprovechar siempre y cuando no presentes problemas alérgicos en su consumo y utilización.

Beneficios del polen de abeja para la salud

El polen es maravilloso para el alivio natural de las alergias y tiene muchos beneficios para la salud.

Es rico en vitaminas, minerales, proteínas, lípidos, ácidos grasos, enzimas, carotenoides y bioflavonoides, lo que lo convierte en un agente antibacteriano, antifúngico y antiviral que fortalece los capilares, reduce la inflamación, estimula el sistema inmunológico y reduce los niveles de colesterol de forma natural.

De hecho, el polen contiene más proteínas que cualquier fuente animal y más aminoácidos que los huevos o la carne.

A continuación te mencionamos los siguientes beneficios del polen:

Regula la tensión arterial

Según un reciente estudio de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, el polen puede reducir la presión arterial.

Dado que fomenta la actividad y la cantidad de las bacterias que se encuentran en la boca, que convierten los alimentos en nitrato, un compuesto que ensancha los vasos sanguíneos y reduce la presión arterial.

Combate problemas hepáticos

Un estudio de 2013 publicado en Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine descubrió que el polen promueve la curación del daño hepático causado por toxicidad.

Se examinaron dos grupos de ratas con daño hepático: un grupo tomó polen por vía oral (200 a 400 mg por kilo al día) y el otro grupo recibió silibinina, un medicamento que contiene flavonoides.

Los investigadores detectaron que ambos tratamientos revirtieron el daño, pero la silibinina causó una pérdida de peso significativa y la muerte debido a diarrea severa.

Estos hallazgos sugieren que el polen es una alternativa segura en el tratamiento de enfermedades hepáticas.

Combate malestares digestivos

El polen puede ayudar a digerir los alimentos y regula el funcionamiento intestinal, lo que le brinda al cuerpo un alivio de los dolores de estómago.

También contiene enzimas para ayudar a descomponer lo que hay en el cuerpo.

Elimina bacterias

El polen tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales que fortalecen los capilares, reducen la inflamación, estimulan el sistema inmunológico y bajan los niveles de colesterol de forma natural.

Por eso, es considerado un poderoso suplemento para evitar enfermedades.

Disminuye la inflamación y el dolor

La actividad antiinflamatoria del polen de abeja se ha comparado con fármacos como el naproxeno, el ibuprofeno y otros.

Los investigadores sugieren que puede utilizarse en afecciones inflamatorias agudas y crónicas.

Un estudio de 2010 publicado en Pharmaceutical Biology encontró que el polen de abejas mostraba importantes actividades antiinflamatorias cuando se administraba a ratones con necrosis hepática inducida por acetaminofén.

Incrementa la visión

Los beneficios del polen en la salud se han investigado durante años. El Dr. Michael Cooper descubrió que puede ayudar a tratar la enfermedad ocular.

Un estudio concluyó que las propiedades antiproliferativas del polen y los flavonoides podrían inhibir las vías que conducen al daño de la córnea.

Disminuye la fatiga y el cansancio

Un estudio publicado en Food and Chemical Toxicology evaluó los activos biológicos de polen y su actividad antimicrobiana. Esto indica que el polen puede combatir las alergias de forma natural.

Además gracias a sus probióticos, el polen es un superalimento que te puede proveer de mucha energía para evitar la fatiga y el cansancio.

Disminuye el estrés y la ansiedad

Debido a las propiedades del polen, este mejora el suministro de sangre al tejido nervioso, fortaleciendo el sistema nervioso que puede verse debilitado por el estrés.

Por esa razón el polen es muy útil contra el estrés y la fatiga.

Mejora la capacidad intelectual

Aquellos que hacen un trabajo mental agotador también pueden notar los beneficios naturales del polen.

El polen puede aliviar la fatiga cerebral y mejorar el estado de alerta. Lo que puede aumentar tu capacidad de concentración y permitir períodos de trabajo más prolongados sin cansarse.

Mejora la piel

Tu piel puede verse más joven, suave y saludable con el consumo de polen.

El polen no solo ayuda a aclarar las afecciones del acné en los jóvenes, sino que también tiene un beneficio especial en el rejuvenecimiento de la piel envejecida.

Por tal razón, el consumo de polen mejora la piel enferma o envejecida.

Propiedades del polen de abeja

Una vez ocurrida la polinización, las abejas crean enzimas que almacenan en los panales. Las abejas almacenan el polen en estos panales, agregan sus propias enzimas, y luego tapa este polen con una capa de miel.

El polen es el alimento de las larvas de abeja ya que los adultos consumen más néctar que polen. Y por eso, los beneficios del polen son posibles gracias a su impresionante contenido nutricional que tiene los siguientes:

  • 30 por ciento de carbohidratos digeribles, de los cuales 26 por ciento de azúcares (principalmente fructosa y glucosa)
  • 23 por ciento de proteína (incluido el 10 por ciento de aminoácidos esenciales)
  • 5 por ciento de lípidos (incluidos los ácidos grasos esenciales)
  • 2 por ciento de compuestos fenólicos (incluidos los flavonoides)

Vitaminas

El polen es rico en vitaminas del complejo B, como la vitamina B1, B2, y B6. Además, es rico en vitamina C y vitaminas A,E y D. El polen aporta el 0,6 por ciento de vitaminas y ácidos solubles en agua.

Minerales

El polen también es rico en minerales, aportando el 1,6 por ciento de minerales necesarios como el calcio, el fósforo, el magnesio, el sodio, el potasio, el hierro, el cobre, el zinc, el manganeso, el silicio y el selenio.

Calorías

A pesar de ser tan denso en nutrientes, el polen es bastante bajo en calorías. Una cucharadita de polen contiene 16 calorías.

Los estudios han demostrado que el polen ayuda en la recuperación de las proteínas musculares y el metabolismo, lo que demuestra que es útil en la prevención o recuperación de la desnutrición.

Sin embargo, también puede ayudar a promover una pérdida de peso saludable, dado que el polen ayuda a acelerar el metabolismo.

El polen de abeja es un estimulante natural del metabolismo ya que ayuda a regular las hormonas y posee actividad metabólica, gracias a su alto contenido en aminoácidos que ayudan a aumentar el metabolismo al disolver las células grasas en el cuerpo.

¿Cómo consumir polen de abeja?

Lo primero es conseguir polen de buena calidad. Asegúrate de comprar polen de una empresa de confianza o un apicultor local.

Asegúrate de que la colmena esté libre de pesticidas y químicos. Puedes encontrar polen en la mayoría de las tiendas naturistas y mercados de agricultores.

Comer polen de abeja es muy fácil. La forma más común es molido y mezclado con alimentos.

El polen se puede mezclar con miel, requesón o yogur. Por otra parte, para combatir una deficiencia de nutrientes tome una cucharadita de polen tres veces al día.

En bebidas

Se puede agregar polen al agua tibia y beberlo como un té. Esto también se puede hacer licuado con leche o jugos de frutas.

Sin embargo, una de las mejores formas de consumirlo es mezclando una cucharada de polen con agua caliente, jugo de limón un poco de miel, es delicioso y nutritivo.

En comidas

El polen se puede agregar al yogur, a los cereales y a productos horneados o untarlo sobre una tostada mezclada con miel o requesón.

También puedes espolvorear un poco sobre la ensalada o una sopa.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud