Remedios Caseros

9 remedios caseros para quitar las ojeras rápidamente

Escrito por Enmanuel Da Silva

Las ojeras son ocurrencias relativamente comunes, pero molestas para ciertas personas e incluso difíciles de eliminar, pero no imposible.

Las ojeras no representan nada grave por sí solas, simplemente son el resultado de la hinchazón del tejido justo debajo de los ojos.

Las causas de la hinchazón pueden ser múltiples, entre estas encontramos un horario de sueño inadecuado, retención de líquidos por consumo excesivo de sal, la exposición al sol, e incluso ocurren durante episodios de alergia.

Por otro lado, pueden ser completamente naturales y el resultado de herencia familiar.

Si deseas reducir la acentuación de estas ojeras o eliminarlas por completo, he aquí nueve distintas alternativas caseras:

1. Rodajas de pepino

El pepino es una opción casera muy conocida para tratar la hinchazón, bolsas o arrugas de la piel alrededor de los ojos, y su preparación es bastante sencilla.

La eficacia del vegetal radica en su contenido de agua, vitamina, minerales y antioxidantes; responsables del efecto rejuvenecedor sobre la piel.

Al aplicarlo sobre la piel en forma de rodajas, sus componentes difunden hacia la dermis. El líquido humecta el área, evitando la formación de arrugas o bolsas y confiere a la piel su elasticidad propia.

Contiene vitamina C y ácidos protectores (como el ácido láctico) que tienen propiedades antioxidantes que evitan la pérdida de la integridad de nuestra piel.

Estos últimos, el ácido láctico, también ejerce una función fotoprotectora. Es decir, aumenta la resistencia de la piel a los rayos UV al estimular la reparación de esta, y la formación de nuevas capas celulares.

También inhibe la síntesis de melanina en el área aplicada, evitando la acentuación de las ojeras causadas por exposición prolongada al sol.

Para prepararlo, coloca un pepino en el refrigerador. Debe estar bien frío, pero no congelado. Sácalo y lávalo, luego lo cortas en rodajas y aplicas sobre tus ojos.

A medida que las rodajas alcancen la temperatura ambiente, debes sustituirlas por otras aún frías. Para que ejerzan su efecto, debes realizar esto por lo menos durante 15 minutos.

2. Infusión de manzanilla

El té no es solo una deliciosa y sana bebida, sino también un hidratante para tu piel.

La bebida es rica en cafeína (incluso más que el café) y antioxidantes, tales como los flavonoides y taninos, que contienen aceites esenciales necesarios para el cuero.

Estos reducen la hinchazón y abultamiento de la piel, y sus propiedades relajantes le devuelven a la piel su capacidad elástica, evitando su distensión cuando se acumulan líquidos en él.

Para utilizarlos, recomendamos preparar una infusión de manzanilla y dejarla enfriar. Tomamos una porción o disco de algodón lo suficientemente grande para cubrir nuestros ojos y se humedecen en la infusión.

Luego, aplica el algodón humedecido sobre tus ojos y déjalos reposar sobre tus ojos durante toda la noche.

3. Cuchara fría

Aplicar cucharas frías es un método recomendado, cuya eficacia es similar a la de utilizar una compresa fría.

La piel alrededor de nuestros ojos está ampliamente vascularizada, es decir, hay muchos vasos sanguíneos de pequeño calibre. Estas se pueden dilatar y ocurre una acumulación de líquido en el área, provenientes de las arterias.

El frío induce a tu cuerpo a constreñir los vasos sanguíneos del área para evitar la pérdida de calor (esta es la respuesta corporal usual frente al frío). Como ahora la circulación se ve disminuida, el líquido acumulado disminuye.

Para aplicar este método, solo coloca dos cucharas en el refrigerador o congelador el tiempo suficiente para que se enfríen.

Colócalas sobre la piel debajo de tus ojos y espera unos minutos. Observaras como la hinchazón de tu piel ha disminuido considerablemente.

4. Aloe Vera

El gel extraído de la pulpa del aloe vera ha sido históricamente utilizado por muchas culturas como una medicina natural contra quemaduras, irritación, infecciones e incluso combatir contra las ojeras y bolsas.

Es rico en flavonoides, que actúan como antiinflamatorios y antioxidantes, y también glicosaminoglicanos, que son un tipo de proteínas utilizados por nuestra piel para mantener su firmeza.

Además, dada su consistencia y composición química, muy raramente es un agente irritante. Humecta la piel, favorece la reparación de la piel, elimina el exceso de aceites naturales y da al área un buen lustre.

Sus vitaminas y minerales también difunden a la dermis donde ha sido aplicada.

Selecciona la hoja más prominente que consigas ya que tendrá una mayor cantidad de pulpa. Lávela, corta la superficie externa para exponer su interior.

Puedes conservar el gel extraído en el interior de un vaso y refrigerarlo por días.

Para aplicarlo, solo basta que tomes un poco y masajees la piel dejado de tus ojos, lentamente y escudriñando cada porción. Deja al gel actuar por algunos minutos y lava bien tu piel.

5. Bolsas de té

Aplicar compresas humedecidas por infusión de té no es la única manera de utilizar sus beneficios.

Las bolsas de té pueden ser utilizadas como compresas frías que actúan sobre los ojos para aliviar los ojeras o bolsas.

Su contenido y nutrientes difunden desde su contenido a la dermis, permitiendo la mayor absorción posible. El frío también ayudará a reducir la hinchazón.

Se recomienda utilizar las bolsitas de té verde porque posee un contenido mayor de flavonoides que el té negro.

Prepara un té como comúnmente lo harías, pero no deseches las bolsitas. Llévalas al refrigerador para que se enfríen lo suficiente (un par de horas).

Aplica las bolsas sobre tus párpados y déjalos actuar, por alrededor de veinte minutos.

6. Rodajas de papa

La papa es un vegetal rico en fitonutrientes, antioxidantes, antiinflamatorios y muchos otros beneficios.

El alto contenido de líquido actúa como hidratante y relajante de la piel. Los efectos antioxidantes protegen a la piel de los radicales libres, ralentizando el envejecimiento de la piel que acentúa las ojeras.

Su rico contenido en zinc, potasio, magnesio, vitamina C y B6 son utilizados por las células de la dermis para mantener un estado constante de recambio, donde las células muertas son reemplazadas por nuevas.

Finalmente, ayudan a reducir la hiperpigmentación que ciertas personas padecen en la piel alrededor de los ojos.

Para prepararlas, toma una papa y lávela. Luego, elimina su superficie y córtala en rodajas gruesas.

Luego, coloca las rodajas sobre tus párpados. Déjalas reposar durante al menos veinte minutos.

7. Aceite de almendras

El aceite de almendras forma parte de los denominados aceites esenciales. Son estos mismos aceites secretados por los poros de nuestra piel para lubricar constantemente nuestra piel.

Es rico en ácidos grasos insaturados y poliinsaturados, que ayudan a la piel sintetizar omega-3. Estos atrapan y eliminan los radicales libres que lesionan y envejecen la piel.

También es rico en vitamina A, que estimula la producción de nuevas células de la dermis, y vitamina E, que mitigan el daño causado por los rayos UV del sol.

Finalmente, también es una excelente opción para devolverle a tu piel aquella tez y lustre que pudo haber perdido por factores ambientales.

Antes de ir a dormir, aplica un poco de aceite de almendra sobre tus manos y masajea la piel con movimientos circulares. Deja el aceite reposar durante la noche sobre tus ojeras.

8. Toalla húmeda

La utilización de compresas frías alivia los signos físicos de las ojeras o bolsas por contracción de los pequeños vasos sanguíneos de tus párpados y de la piel inferior a tus ojos.

Selecciona una toallita húmeda de tu preferencia y colócala en el refrigerador durante toda la noche.

En la mañana siguiente, debes extraerla y aplicarla sobre tus párpados durante 5-10 minutos. Si deseas, puedes humedecer la toalla con una infusión de manzanilla para potenciar el efecto.

9. Leche fría

Hablamos con anterioridad como ciertos tipos de ácidos, como el ácido láctico (rico en alfa hidroxiácidos) son beneficios para la piel.

La leche contiene una cierta cantidad de ácido láctico, por lo que también puede ser utilizada como exfoliante y rejuvenecedor.

Su contenido mineral y vitamínico es absorbido por la piel, así como sus aminoácidos. Eso ayuda a la construcción de proteínas, tales como el colágeno y proteoglucanos, que mantienen tu piel sana.

Además, al aplicar leche fría, reduces la hinchazón y abultamiento de la piel.

Refrigera la bebida lo suficiente para que esté fría. Toma dos discos de algodón y debes humedecerlas en la leche fría. Elimina el exceso de líquido y aplica sobre tus párpados.

Mantén los algodones contra tus párpados hasta que alcancen temperatura ambiente. Luego, repite el procedimiento de tres a cuatro veces con un nuevo par de algodones fríos.

Cómo prevenir las ojeras

Además de los susodichos tratamientos, recomendamos aplicar otros cambios en tu vida, de manera generalizada, para disminuir la presencia de ojeras o bolsas.

1. Mejora la calidad de tu sueño

Las ojeras son un signo muy común del agotamiento, que ocurre tras dormir pocas. Selecciona un horario para ir a la cama más saludable y que encaje a tu estilo de vida.

2. Desmaquillar

Aunque el maquillaje por si no es nocivo para tu piel, dejarlo sobre tu piel durante largas horas puede causar la aparición de ojeras o incluso resequedad. Al llegar a tu hogar, recomendamos eliminar el maquillaje de tu rostro, especialmente antes de dormir.

3. Modera tu consumo de sal

El cloruro de sodio ejerce un potente efecto sobre la hidratación de tu cuerpo. Al consumir grandes concentraciones de este, tu cuerpo retiene el líquido. Ese aumento del líquido retenido puede depositarse en la piel debajo de tus ojos.

4. Mejora tu dieta

Una dieta alta en azúcares procesados y grasas saturadas favorece el depósito de grasas en distintas partes de tu cuerpo. Entre éstas, debajo de tus párpados. Busca reducir el consumo de alimentos que no aporten beneficios.

5. Tomar agua

Mantenerse hidratado es clave para mantener tu estado general en óptimas condiciones. Si consumes poco líquido, tu cuerpo disminuirá la cantidad de sodio y agua que expulsas en tu orina. Esta retención de líquido favorece a las ojeras.

6. Protege tu piel del sol

Los rayos UV del sol son gravemente nocivos para el estado general de tu piel. En aquellas personas más susceptibles, esto lleva a una hiperpigmentación del área alrededor de tus ojos y la aparición de ojeras y/o bolsas.

7. El ejercicio es fundamental

Introducir más horas de actividad física en tu vida favorece el estado general de tu cuerpo. Eso, indirectamente, mejora el estado de tu piel.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud