Reestructuración cognitiva: qué es, características y técnicas

Tabla de contenido

Una de las preocupaciones del hombre, estuvo basada en el comportamiento humano y centró su esfuerzo en entender aquellas conductas derivadas de los trastornos psicológicos y cómo corregirlas.

Para ello, ideó técnicas, procedimientos y estrategias en la creencia de ayudar a los individuos, a resolver esos problemas conductuales.

Entre ellas, surgió una estrategia llamada reestructuración cognitiva. Esta estrategia consiste en una intervención psicológica destinada a modificar ciertas distorsiones cognitivas en el individuo.

A continuación te presentamos el siguiente artículo, donde te explicamos en qué consiste esta técnica y su utilidad para el hombre.

¿Qué es la reestructuración cognitiva?

La reestructuración cognitiva es una estrategia psicológica, cuya finalidad es que los individuos aprendan a cambiar algunas maneras de pensamientos distorsionadas, y que conducen a un malestar emocional.

Nota: Es eficaz para combatir emociones desagradables que generan malestar y que pueden bloquear al paciente, sin permitirle mantener un estilo de vida saludable.

Esta técnica encuentra gran éxito con emociones, que provienen de distorsiones cognitivas o de pensamientos negativos, y se manifiestan en ansiedad, preocupaciones, ira entre otras. La falta de autoestima y el abordaje de las relaciones sociales, también se ven beneficiados con esta técnica.

Importante: La reestructuración cognitiva lo desarrolló e introdujo Albert Ellis en la literatura psicológica en 1958. Durante los siguientes años, se ampliaron y profundizaron en esta técnica y posteriormente se sumó la escuela de Aaron Beck.

El objetivo de esta estrategia, es identificar, confrontar y sustituir aquellos patrones de pensamientos negativos que inciden en nuestro comportamiento y que subyacen en muchas patologías psicológicas.

Características de la reestructuración cognitiva

La reestructuración cognitiva, basa su estrategia en el tratamiento y corrección de pensamientos distorsionados. Te presentamos a continuación sus características más relevantes:

Constituye una estrategia de intervención psicológica

La ciencia tiene la característica, que trabaja con metodología, con criterios y procedimientos previamente valorados. Es así como surgen las estrategias, para abordar los problemas y tener la mayor probabilidad de éxito.

Nota: La reestructuración cognitiva, es una técnica, una estrategia elaborada para modificar conductas que generan efectos indeseables, tanto para el individuo, como para los que lo rodean.

Esta intervención está elaborada paso a paso, cumpliendo etapas que garantizarán una modificación favorable en el comportamiento humano.

Identifica y confronta las distorsiones cognitivas

Las distorsiones cognitivas, corresponden a aquellos pensamientos o maneras erróneas que tenemos de procesar la información y se dice que son erróneas por que causan en el individuo, comportamientos y sensaciones ajenas a la realidad o fuera del contexto en que se presenta el estímulo.

Importante: La reestructuración cognitiva ayuda a identificar estas distorsiones cognitivas y orienta al individuo la manera de cómo enfrentarlas, abordarlas y superarlas.

Corrige patrones de pensamiento negativo

Los pensamientos negativos son ideas que causan debilidad mental y física, nos inducen a manifestar emociones negativas y a experimentar sensaciones desagradables.

Un pensamiento negativo es generalmente una crítica sobre uno mismo, pero también puede involucrar sobre la forma en cómo pensamos de los demás,

La concurrencia de estos pensamientos negativos, si no son tratados, se convierten en patrones de conductas, muy nefastas para la personas.

La reestructuración cognitiva, mediante la intervención, la introspección y el trabajo metodológico, trata de modificar o sustituir estos patrones negativos, sustituyéndolos por pensamientos, emociones y sensaciones positivas y agradables.

Dato curioso: En un trabajo científico titulado “Terapia asistida con animales como apoyo en la reestructuración cognitiva”, se concluyó que el uso de perros de terapia pueden contribuir en el proceso de reestructuración cognitiva. (1)

Permite tratar alteraciones mentales y emocionales

El concepto de alteraciones mentales o emocionales, constituye una variedad de conductas que afectan significativamente, la capacidad de las personas para manejar las exigencias de la vida diaria.

Lo anterior causa dificultades para el individuo en el pensamiento, en los sentimientos, en la conducta funcional y en las relaciones personales. Tales son los casos frecuentes de la depresión, la ansiedad y hasta la esquizofrenia.

Importante: La estrategia de reestructuración cognitiva conductual como parte de las terapias cognitivo-conductuales, es útil para reducir los síntomas positivos y tratar las alteraciones emocionales; también ha tenido impacto en los síntomas negativos. Así lo describe un artículo sobre “Terapia cognitivo-conductual en esquizofrenia: una revisión narrativa de la literatura” (2).

También en un caso de ansiedad es tratado bajo la reestructuración cognitiva, como estrategia de las terapias cognitivo-conductuales, según se explica en un artículo sobre “Intervención cognitivo conductual en un caso de confusión emocional y bajo control de la ira”. (3)

Otro estudio revela resultados positivos de esta terapia, para reducir la depresión en ancianos deprimidos institucionalizados sin deterioro cognitivo. (4)

Se fundamenta en presupuestos teóricos

La reestructuración cognitiva se fundamenta en los siguientes supuestos teóricos:

  • La primera, se refiere al modo en que las personas estructuran cognitivamente sus experiencias en el cerebro, ejerce una influencia fundamental, y como la sienten y actúan, y de allí, en las reacciones físicas que manifiestan.
  • La segunda, es que estas cogniciones son identificables. Para ello es necesario recurrir a métodos de recolección de información como entrevistas, encuestas y otras.
  • La tercera, es que estas cogniciones son perfectamente modificables por el individuo.

Se basa en el modelo A-B-C

El modelo cognitivo en que se basa la reestructuración cognitiva, ha sido denominado modelo A-B-C por algunos autores, y se refieren a lo siguiente:

  • A se refiere a una situación, suceso o experiencia activadora de la vida real, es decir el estímulo.
  • La B se refiere a las cogniciones (percepción o pensamiento) apropiadas o inapropiadas del individuo acerca de A o del estímulo. Estos pensamientos o percepciones pueden venir del consciente o del inconsciente.
  • C hace referencia a las consecuencias, manifestaciones o reacciones emocionales, conductuales y físicas con respecto a B o a la percepción o pensamiento que nuestro cerebro haya elaborado.

Mejora la mentalidad para el aumento del bienestar

La reestructuración cognitiva, al lograr modificar la manera de percibir e interpretar los estímulos, transformándolos en pensamientos positivos, tendrá un impacto de bienestar a nivel cognitivo como físico.

Dato importante: Un estudio titulado “Reestructuración cognitivo-emocional tras un proceso de duelo integrando técnicas breves centradas en soluciones y cognitivo-conductuales” (5), concluyó que el uso de la estrategia de reestructuración cognitiva junto a otras estrategias de intervención, mitiga en proceso de duelo del paciente.

Técnicas de la reestructuración cognitiva

Cómo toda estrategia basada en el método científico, incluye técnicas y procedimientos probados a lo largo de prácticas clínicas. A continuación te presentamos las más importantes:

Diálogo socrático

Esta técnica trata de cuestionar los pensamientos, las percepciones o las distorsiones cognitivas del paciente, a fin de que este tenga que considerarlos y sea crítico de sus propios pensamientos.

De esta manera se busca que el paciente logre por sus propios medios, encontrar distintos tipos de alternativas al pensamiento inicial.

Flecha descendente

Se trata de identificar la creencia central que está por debajo de un pensamiento. El procedimiento es realizar una pregunta al pensamiento inicial automático del paciente, y de allí en adelante, ir realizando preguntas sobre las respuestas que el paciente vaya manifestando, con la intención de ir ahondando en las creencias centrales que predominan en él.

Enjuiciar los pensamientos

Esta técnica tiene el propósito de convertir al paciente, en crítico de sus propios pensamientos y consiste en hacer que actúe como un abogado defensor, fiscal y juez al mismo tiempo, defendiendo, atacando y juzgando sus propias distorsiones. Primero deberá aportar pruebas que crea hacer válidas su pensamiento.

Luego, sobre la base de esas evidencias, él mismo las atacará, igualmente con evidencias para después evaluarlas y valorarlas para verificar si es momento de deshacerse de la forma inicial de pensar.

Juego de roles

Mediante la escenificación e interpretación de roles (role-playing), se pueden producir cambios significativos en la mente del paciente, además de incrementar el control emocional y la empatía.

Nota: Si un paciente siente ansiedad ante un evento futuro, es posible que realizando un papel anticipado del rol que va a desempeñar (por ejemplo, una entrevista), podrá enfrentar sus miedos y angustias por anticipado, trabajando sus emociones y pensamientos, descubriendo que tal vez tales pensamientos negativos, no existan.

Intención paradójica

Esa técnica será orientada por el terapeuta, donde este le indicará que haga todo lo contrario al pensamiento negativo. Esto le permitirá evaluar otra u otras alternativas que jamás hubiera pensado.

Importante: La intención paradójica es una técnica cognitivo-conductual, que implica introducir un cambio en la forma de pensar.

¿Qué pasaría si…?

Por lo general, las distorsiones cognitivas no son más que una visión exagerada de la realidad. Esta técnica consiste en plantearle al paciente esa misma pregunta, o preguntarle qué cree que es lo peor que podría pasarle en una determinada situación.

La intención es que el paciente, en el peor de los escenarios, descubra que existen situaciones las cuales puede asumir y cómo estas no representan juego entre la vida y la muerte.

Conclusiones Claves

  • Es una terapia cognitivo conductual.
  • Se basa en fundamentos teóricos.
  • Cuenta con una amplia gama de técnicas.
  • Su propósito es cambiar las distorsiones cognitivas.
  • Requiere de la participación introspectiva del paciente
  • Procura mejorar la calidad de vida del individuo y de la sociedad.