Psicología y Salud emocional

¿Qué es el reforzamiento positivo?: características y ejemplos

Escrito por Marie Galindo

Los reforzamientos positivos son un tipo de estímulo que se aplican a los individuos para el proceso conductual. Es de hecho de los conceptos fundamentales de la psicología del aprendizaje y una herramienta que es aplicada en infinidad de ámbitos.

Nota: El objetivo principal de estas metodologías, es reforzar comportamientos y suprimir otros para desarrollar conductas estables y adecuadas.

En el siguiente artículo conoceremos bien de qué trata el reforzamiento positivo, los tipos, características y algunos ejemplos para la mayor comprensión.

¿Qué es el reforzamiento positivo?

El reforzamiento positivo es una teoría desarrollada por B F Skinner en función al comportamiento humano y cómo reacciona frente a estímulos externos. Con ello, su objetivo era reforzar o disminuir una determinada conducta de acuerdo a lo que quisiera lograr.

Para destacar: El refuerzo, que se convierte en la palabra clave para el desarrollo de los estudios de Skinner, es el encargado de aumentar la probabilidad de que una conducta en específico se repita en el futuro.

Características del reforzamiento positivo

Esta metodología o herramienta, se desenvuelve en función a ciertas características que nos permitirá comprenderlo con mucha más facilidad. Entonces, a continuación mencionamos y describimos las más destacadas.

Es una de las herramientas del conductismo

Como hemos mencionado previamente, los reforzadores positivos desarrollan buenas sensaciones en el individuo y permiten asociarlos con la realización de una conducta, por lo que esta se ve reforzada y se permite la repetición de la misma.

Nota: El conductismo es justamente la vertiente psicológica de procedimientos experimentales, que permiten estudiar la conducta o comportamiento observable del individuo.

En el blog de Habilidades docentes: Enfoques educativos, definen que esta rama de la psicología tiene un enfoque en principio a la motivación, estimulando al sujeto para que ponga en actividad sus facultades y habilidades (1). De manera que, el conductismo tiene gran influencia en la educación, y el estímulo y castigo en los procesos de aprendizaje.

Forma parte del condicionamiento operante

El condicionamiento operante en términos generales, puede definirse como la aplicación de agentes externos para que se desarrollen ciertas habilidades. Los refuerzos aplicados para ello justamente son: positivos y negativos.

La asociación de los estímulos y las actividades realizadas son las que permitirán que se puedan producir aprendizajes o desarrollos conductuales. Por ello, los reforzamientos son elementos fundamentales para lo que conocemos como condicionamiento operante (2).

Es un tipo de aprendizaje basado en la conducta y sus consecuencias

Las consecuencias, que en este caso vendrían siendo los estímulos obtenidos, son los que permitirán que nuestro cerebro asocie positiva o negativamente una acción con la reacción.

Nota: El aprendizaje dado a través de esta metodología son aquellos que pueden modificar la conducta y moldearla a través de premios y castigos.

Favorece la repetición de una conducta mediante un premio

Esa asociación que mencionamos a los reforzadores y su capacidad de relacionarse con efecto en la conducta de la persona, es la que con una correcta aplicación tiene como objetivo que incremente la motivación y la repetición de esta.

Para destacar: En la Universidad Central de Venezuela, se realizó un estudio destinado al entendimiento de El reforzamiento positivo en el Judo y acá explican cómo el entrenador debe definir qué conductas serán reforzadas, cómo y el momento propicio para hacerlo (3).

Todo esto tendría como finalidad el reforzamiento de los practicantes y la clara visualización de motivación ante ellos.

No necesariamente el premio es tangible

El reforzamiento tangible no debe ser totalmente sustituido, pero si complementado con palabras de elogios que permitan la asociación de la acción con el incentivo o reconocimiento del hecho.

Para destacar: El objetivo siempre será dejar una sensación gratificante, pero no siempre se verá reflejado de forma material.

Puede ocurrir de manera natural

Hay veces, que de hecho, los estímulos ocurren de forma espontánea como por ejemplo cuando nos ejercitamos: el cuerpo libera endorfinas, lo que nos hace sentir felices y poco a poco desarrollamos las ganas de seguir haciéndolo.

Es un estímulo que viene en forma de respuesta espontánea y desde la naturaleza del ser. Es básicamente una intrínseca relación entre el acción y reacción, que intensifica el entusiasmo y disposición de realizar distintas conductas que terminan convirtiéndose en un hábito con mejores resultados.

Se emplean estímulos agradables

La utilización de premios o diversos reforzadores que son relacionados positivamente, son los que permiten que la vinculación que se produce en nuestro cerebro nos motive a la repetición y desarrollo de ciertas conductas específicas.

Tipos de reforzamiento positivo

Los reforzamientos positivos pueden clasificarse a partir de la naturaleza con que ellos se presentan en los procesos de aprendizaje conductual de los individuos. A continuación vamos a mencionarlos y definirlos para poder conocerlos e identificarlos en nuestra cotidianidad.

Tangibles

Es aquel que se identifica por recompensas físicas, materiales. Puede ser dinero, juguetes, incluso comida y funcionan como motivadores para cualquier rango de edad.

Es muy importante por el impacto que suele tener y se pueden ir eliminando gradualmente.

Simbólicos

Usualmente los estímulos simbólicos significan un premio que no tiene ningún valor por sí solo, pero que pueden canjearse posteriormente y quizás en mayores cantidades reunidas por uno real y tangible.

Sociales

Los refuerzos sociales son aquellos que implican cierto tipo de elementos que muestran aprobación. Por ejemplo, expresiones o comportamientos donde validan un esfuerzo realizado como una tarea o un trabajo.

Naturales

Es cuando la acción realizada tiene una fomentación de forma espontánea y natural. Están disponibles dentro del contexto que somos como persona.

Ejemplos de reforzamiento positivo

Con toda la información recolectada, podemos adicionar que los ejemplos serán facilitadores del entendimiento correcto de la funcionalidad de este tipo de reforzamientos, ubicándonos en situaciones cotidianas que nos permitirán identificarlos y reconocerlos.

En el aprendizaje

En la docencia se aplican refuerzos como elogios, refuerzos simbólicos. Por ejemplo, cuando se vea a un niño haciendo la tarea por su propia cuenta, es importante fomentar la actitud señalándole positivamente. Celebrar el esfuerzo, incluso cuando sea una responsabilidad el hábito debe crearse de esta forma.

De igual manera, felicitar estudiantes frente a otros, premiar los mejores trabajos y mostrarlos en un blog, otorgar reconocimientos, son ejemplos que motivan a los estudiantes a ser más dedicados.

En lo laboral

El esfuerzo y entusiasmo de los empleados es algo que debe valorarse y recompensarse, sobre todo en búsqueda de la fomentación y motivación a la repetición de estas acciones con mayor frecuencia. Sentirse valorado en una empresa, es sumamente importante.

En este sentido, felicitar por un trabajo bien hecho, aplicar el empleado del mes, el sueldo percibido al final del mes y algunos bonos, son ejemplos de reforzamientos positivos en el área laboral.

En lo cotidiano

“¿Recogiste todos los juguetes? ¡Muy bien, hoy te toca escoger la película que veremos!”.

“¿Te comiste todo? Te mereces un postre”.

Es importante hacer hincapié en que es recomendable otorgar reforzamientos positivos cuando se haya hecho realmente un esfuerzo, sobornar con ello ante la negativa producirá negociaciones que modificarán el concepto del hábito.

En lo clínico

Para el tratamiento de las fobias, por ejemplo, se alaba al paciente por llevar a cabo ciertas tareas y cumplir con los tratamientos. En términos generales también se aplica como llevar a una cena a tu pareja por los avances conseguidos.

Conclusiones claves

  • Los reforzamientos positivos son un tipo de estímulo provenientes de una teoría, que se aplican a los individuos para el proceso conductual. Su objetivo principal es reforzar o disminuir comportamientos y suprimir otros para desarrollar conductas estables y adecuadas de acuerdo a lo que quisiera lograr.
  • Los reforzadores positivos desarrollan buenas sensaciones en el individuo y permiten asociarlos con la realización de una conducta, por lo que esta se ve reforzada y se permite la repetición de la misma. También puede definirse como la aplicación de agentes externos para que se desarrollen ciertas habilidades.
  • El reforzamiento positivo es un tipo de aprendizaje basado en la conducta y sus consecuencias, que favorece la repetición de una conducta mediante un premio que no necesariamente tiene que ser tangible, puede ser simbólico, social, natural, etc. También el reforzamiento positivo, puede ocurrir de manera natural y utiliza estímulos agradables.
  • Este reforzamiento es usado en distintos ámbitos. Laboral, aprendizaje, cotidiano y clínico. En el ámbito laboral, se aplica al felicitar por un trabajo bien hecho, otorgar bonos, etc. En el aprendizaje, los docentes suelen felicitar estudiantes frente a otros, premiar los mejores trabajos, etc.
  • En lo cotidiano, son reconocimientos por algún objetivo o tarea cumplida. Y en el ámbito clínico, a pacientes con algunos trastornos se les felicita por cumplir con el tratamiento.