Remedios Caseros

12 remedios caseros para la bronquitis que no conocías

Escrito por Luz Pérez

La bronquitis es el resultado de la infección del tracto respiratorio. Su tratamiento está orientado principalmente al uso de antitusígenos para aliviar la tos, por lo cual muchas personas se apoyan en el uso de remedios caseros que ofrecen esta propiedad.

Esta patología se caracteriza por la inflamación de la tráquea, bronquios y bronquiolos que conforman el sistema respiratorio, aunque también hay compromiso de las fosas nasales, laringe y faringe en los primeros días de enfermedad.

Nota: El síntoma principal de la bronquitis aguda es la presencia constante de tos la cual empeora en la noche y persiste por 2 semanas aproximadamente, además su gravedad va aumentando a medida que progresa la enfermedad.

Esta tos puede ser seca o estar acompañada de expectoración.

Otros síntomas serían la fiebre y dolor muscular, y en casos más graves puede haber dificultad respiratoria. Es importante señalar que la bronquitis aguda es una de las causas más comunes de consulta en el servicio de urgencias médicas.

La bronquitis es de origen viral en aproximadamente el 80% de los casos, y un 20% se le atribuye a la acción de algunas bacterias. Es por eso que está contraindicado el uso de antibiótico para tratar esta enfermedad a menos que un médico lo prescriba.

Importante: Si la bronquitis se desarrolló debido a un virus, los antibióticos al estar formulados para destruir bacterias no surtirán ningún efecto, y su uso sólo favorecerá a que en el cuerpo se desarrolle una resistencia a los antibióticos.

Esta respuesta de resistencia (que suele ser producto de la automedicación y el uso indiscriminado de los mismos), es una de las razones por las cuales los tratamientos basados en plantas y remedios caseros suelen tener un efecto positivo en el organismo.

Son variadas las plantas, hierbas y frutas que gracias a sus componentes alivian la sintomatología respiratoria producto de la bronquitis, por lo cual son una terapia efectiva para acompañar al tratamiento recetado por el médico especialista.

Es por esto que hemos creado una lista con 12 remedios caseros (y respaldados por la evidencia científica) para la terapia de la bronquitis.

1. Té con miel

El té es conocido por tener propiedades antioxidantes gracias a sus vitaminas C y E, las que actúan en unión a las catequinas y la enzima catalasa en la protección contra enfermedades ya que refuerzan la actividad del sistema inmune.

Por su parte la miel consta de efectos antiinflamatorios y antimicrobianos en gran parte gracias a la acción de las citoquinas. Un estudio demostró que la unión de miel con té ofrece buenas propiedades antioxidantes y de protección a los tejidos.

Además, en otra investigación determinaron que la miel disminuye la frecuencia y gravedad de la tos en niños y adultos sometidos a un tratamiento con este remedio natural.

Nota: Para realizar una infusión de té verde primero hierve una taza de agua, una vez alcanza el punto de ebullición se retira del fuego, se agrega una cucharada de té verde y se deja reposar por 5 minutos. Por último, debes colarlo y agregar dos cucharadas de miel.

2. Vapor de agua

De acuerdo al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC),(1) respirar vapor desde un vaporizador o directamente de un bol con agua caliente ayuda a disminuir la congestión y secreciones nasales ya que afloja la mucosidad.

Otra opción factible es tomar duchas con agua caliente por unos minutos, lo cual también permite que los fluidos drenen más fácilmente.

3. Jengibre

Algunos de los beneficios del jengibre son tener variadas propiedades terapéuticas, es broncodilatador, antiinflamatorio, antitusígeno, relajante y antimicrobiano por lo cual es un coadyuvante en el tratamiento de patologías infecciosas.

Esta raíz consta de dos moléculas, el gingerol y el 6-shogaol, las cuales presentan excelentes propiedades antioxidantes y antiinflamatorias ya que inhiben la síntesis de prostaglandinas.

El jengibre se ingiere en forma de decocción, para esto se tritura una parte de la raíz, para luego hervirla en dos tazas de agua por 10 minutos. Este remedio puede acompañarse con dos cucharadas de miel y unas gotas de limón.

4. Eucalipto

El eucalipto se emplea para tratar enfermedades de las vías respiratorias como la bronquitis, ya sea con la utilización de sus hojas o su aceite esencial. Este tratamiento se puede realizar por vía oral o inhalatoria dependiendo de la presentación empleada.

El aceite esencial al eliminarse por la vía respiratoria tiene propiedad antiinflamatoria, antiséptica, mucolítica y expectorante debido a la acción del cineol. Además, también tiene efectos analgésicos y antiinflamatorios inhibiendo la síntesis de prostaglandinas.

Aunado a esto el aceite esencial de eucalipto es antitusivo, disminuyendo la tos seca.

Para destacar: Un estudio realizado en 242 personas con diagnóstico de bronquitis aguda a las cuales se les indicó un tratamiento con 200mg de 1,8-cineol por 10 días arrojó como resultado una disminución en la cantidad de secreción, frecuencia de tos y dificultad respiratoria.(2)

Para la decocción de eucalipto se coloca en una olla un litro de agua y un puñado de hojas, y se dejan hervir por aproximadamente 15 minutos. Aspirar el vapor cubriéndose la cabeza con un paño, realizar hasta tres veces al día.

También se pueden hacer inhalaciones con tres gotas de aceite esencial en 250ml de agua hirviendo, tres veces al día.

Si desea utilizarlo por vía oral realice una infusión con una cucharada de hojas pulverizadas en una taza de agua y bébela hasta 4 veces al día.

Otra opción es frotar unas gotas de aceite esencial en el pecho o la espalda dos veces al día.

Estos remedios están indicados para ser usados en personas mayores de 5 años.

5. Jugo de limón

El limón es una fruta altamente empleada en la medicina naturista. Se ha comprobado científicamente sus efectos antiinflamatorios y antimicrobianos gracias a sus aminoácidos y vitaminas b y sobre todo la C, también llamada ácido ascórbico.

Sus efectos terapéuticos también están mediados por sus flavonoides (diosmina, hesperidina, limocitrina) los cuales le confieren actividad antiinflamatoria y antioxidante.

El jugo de limón puede beberse a temperatura ambiente, pero lo ideal es que se ingiera caliente. Para esto vierte una taza de agua previamente hervida sobre el jugo de un limón, si lo deseas puedes endulzarlo con miel. Se toma cada 4 horas.

6. Agua y sal

El agua salina o agua con sal, puede emplearse para realizar gárgaras y enjuagues bucales y así disminuir el exceso de mucosidad que cubre e irrita la garganta.

Para realizar esto se disuelve una cucharadita de sal en una taza de agua tibia (previamente hervida) y se procede a lavar la boca y garganta por 30 segundos.

7. Infusiones de malva

Las flores y hojas de malva tienen efectos terapéuticos, antioxidantes, antiinflamatorios y de protección a los tejidos. Esta acción está mediada por los flavonoides (antocianinas) que la componen, encontrados principalmente en las flores.

Otra de sus propiedades es la antitusígena debido a sus mucílagos presentes en las hojas (principalmente), flores y raíces.

Por último, su acción antioxidante también está dada por la vitamina E (tocoferoles) y la vitamina C.

Nota: La infusión de malva se realiza agregando una cucharada de flores en una taza de agua previamente hervida y se deja reposar por unos minutos. Se toman de dos a tres tazas al día.

8. Orégano

El aceite esencial de orégano por medio de sus compuestos fenólicos como el timol y carvacrol aporta propiedades antimicrobianas, antivirales, antioxidantes y antiinflamatorias.

Nota: El orégano se prepara a una decocción con tres cucharadas del mismo y dos tazas de agua. Esta bebida puede endulzarse con miel si se desea.

9. Raíz de malvavisco

El malvavisco tiene entre sus componentes: compuestos fenólicos, aminoácidos, mucílagos, etc., los cuales han sido anteriormente mencionados como coadyuvantes en el tratamiento de la sintomatología que produce la bronquitis.(3)

Es decir, esta planta ofrece propiedades antibacterianas, antimicrobianas, antivirales, antiinflamatorias, antitusígenas y antioxidantes por medio de los extractos de su raíz y flor.

Su acción antiinflamatoria está dada por la inhibición de interleucina-6 (citoquina con acción antiinflamatoria).

A su vez, la raíz también favorece la acción del sistema inmunitario gracias a que aumenta la acción de los fagocitos y macrófagos y el número de linfocitos T.

Tip: Realizar una decocción con 1 cucharadita de raíz en media taza de agua. Tomar 3 veces al día.

10. Bromelina

La bromelina o bromelaína, es un extracto de la piña que tiene propiedad antiinflamatoria y mucolítica, además que favorece la absorción de antibióticos (recordemos que un pequeño porcentaje de la bronquitis se origina por bacterias).

Su acción antiinflamatoria se debe a que la misma activa a la interleucina y al interferón.

Ya que la bromelina se extrae del tallo y de la fruta cruda, lo recomendable es ingerir una taza de piña una vez al día.

11. Tomillo

El tomillo es una de las hierbas con mayor nivel de antioxidantes, entre sus flavonoides destacan la luteína, zeaxantina, luteolina, timonina, entre otros. Siendo el timol (compuesto fenólico) su principal antioxidante.

Otros de sus antioxidantes son las vitaminas A y C. La vitamina A es necesaria para que las mucosas estén sanas, y la vitamina C favorece la resistencia contra la acción de microorganismos infecciosos y potencia la eliminación de radicales libres.

Aunado a esto se considera que proporciona actividad antiséptica, antitusiva, antimicrobiana y antiviral.

Nota: El tomillo se emplea en forma de infusión realizada con una cucharadita de flores secas por cada taza. Esta bebida puede ingerirse tres veces al día.

12. Almendras y leche caliente

Uno de los beneficios de la almendra es ser rica en vitamina E la cual potencia y estimula la acción del sistema inmune. A la par, consta de antioxidantes como: quercetina, catequina, quercitrina, isorhamnetina, kaempferol, epicatequina, naringenina, etc.

La almendra en unión con la leche es un remedio efectivo para aliviar la tos y la irritación que esta produce. Se recomienda ingerir un vaso de leche tibia endulzada con miel a la cual se le agregan 2 cucharadas de almendra en polvo.

Conclusiones Claves

  • La bronquitis es una infección del tracto respiratorio donde suelen inflamarse la tráquea, bronquios y bronquiolos. En algunos casos se ven comprometidas las fosas nasales, laringe y faringe.
  • Para esta enfermedad es muy común que las personas inicialmente se apoyen en el uso de remedios caseros. Pues es de origen viral en el 80% de los casos. El otro 20% se le atribuye a la acción de algunas bacterias.
  • Entre las soluciones caseras mas comunes para tratar la bronquitis se encuentran: las infusiones de té como el té con miel, jengibre y tomillo. Así como también respirar el vapor ya sea de agua o eucalipto.
  • El uso de antibióticos está contraindicado para tratar esta enfermedad, a menos que la condición lo requiera y lo prescriba un médico.