Remedios Caseros

10 efectivos remedios caseros para subir la presión baja

Escrito por Zaritza Girón

La presión arterial baja o hipotensión no es común en comparación con la hipertensión, sin embargo, su alto riesgo al no tratarse son de igual importancia entre ambas.

Es por eso, que los remedios caseros se han vuelto una buena opción para combatir los síntomas que acarrea la presión baja, así mismo ayudan a estabilizar y controlarla para que poseas un mejor estado de salud.

A continuación, en este artículo podrás conocer algunas de las prácticas más efectivas para que subas tu tensión y evites los mareos, náuseas y cosquilleos causados por la hipotensión.

¿Qué es la presión baja?

La presión arterial se mide en dos rangos, el valor sistólico o alto que es el que muestra la fuerza con la que la sangre sale del corazón bombea hacia las arterias y tejidos.

Por otra parte, el valor diastólico o bajo es la fuerza que ejerce la sangre entre cada latido, es decir cuando el corazón se relaja para llenarse nuevamente de sangre.

En este sentido, dichos valores se miden milímetros de mercurio o mm Hg, siendo una presión arterial normal en adultos sanos cuando la sistólica se encuentra por debajo de 120 y de presión diastólica por debajo de 80 ó 120/80 mm Hg.

La presión es considerada baja cuando la presión arterial sistólica se encuentra igual ó bajo el rango de los 90 mm Hg y la diastólica es menor ó igual a 60 mm Hg.

Remedios caseros para la presión baja

Si padeces problemas de presión baja, a continuación podrás conocer algunos de los remedios caseros más eficaces para aumentar tu presión que además, son fáciles de preparar y te ayudarán a mantener un buen estado de salud.

1. Agua

Uno de los principales factores que disminuyen la presión es la deshidratación, por lo tanto es sumamente importante que te mantengas hidratado para evitar episodios de hipotensión.

Si bien es cierto que el agua es una excelente fuente para el buen funcionamiento del organismo, una de sus razones es porque este vital líquido aumenta el volumen sanguíneo, lo que favorece a las personas que padecen de presión baja.

2. Café

Un estudio publicado en la revista Psicothema de la Facultad de Psicología de la Universidad de Oviedo y la Asociación de Psicología del Principado de Asturias, España, explica que la cafeína aumenta la presión baja temporalmente.

En este sentido, el efecto del café sobre la presión arterial es momentáneo, sin embargo, el consumo de café debe ser controlado puesto que la ingesta desmesurada de cafeína puede acarrear ansiedad e insomnio.

Por lo tanto, se recomienda el consumo de una taza de café en las mañanas para las personas que sufren de hipotensión matinal o bajas en la presión al levantarse.

3. Chocolate negro

Según un estudio realizado por el Servicio de Farmacia del Hospital Universitario y Politécnico La Fe, de España, la teobromina es una xantina presente en el árbol de cacao y también en el chocolate negro.

Dicha sustancia química posee propiedades estimulantes, por lo que su consumo ayuda a aumentar el ritmo cardiaco, sin embargo, debe su ingesta debe ser moderada debido a que las xantinas pueden llegar a ser adictivas.

Siendo similar a la cafeína, la teobromina no regula por completo la presión arterial, para obtener su ligero efecto debes consumirse unas 3 onzas de chocolate negro preferiblemente al 70%, para subir la presión.

4. Avena

La avena posee un 65% de hidratos de carbono, lo que es favorable para las personas hipertensas debido a que este energizante natural presente en los azúcares, fibras y almidones de las frutas de muchos alimentos, eleva la presión arterial.

En este sentido, el consumo diario de avena mejora la disminución del ritmo cardíaco, además la fibra que contiene este cereal ayuda a controlar los niveles de colesterol y triglicéridos que afectan directamente la correcta circulación sanguínea.

5. Agua de coco

El agua de coco es considerada una bebida isotónica natural, es decir, su consumo es beneficioso para la rehidratación del organismo siendo un excelente aliado para los episodios de hipotensión por deshidratación.

Así mismo, los electrolitos naturales presentes en el agua de coco como el potasio, manganeso, magnesio y sodio son muy importantes para la elevación de la presión arterial.

Sin embargo, el consumo de agua de coco debe ser preferiblemente, cuando la corteza de este fruto sea de color verde, puesto que es el momento donde abunda el líquido y hay una mayor concentración de electrolitos.

6. Jengibre

El jengibre beneficia el sistema circulatorio, aumenta la temperatura corporal y también funge como anticoagulante natural, todas estas propiedades son esenciales para aumentar la presión baja.

Te recomendamos que tomes una taza de té de jengibre en las mañanas para que tu presión se regule, sin embargo, no debes abusar en el consumo de este té puesto que en exceso puede aumentar demasiado la presión.

7. Agua con limón, sal y azúcar

Cuando se mezcla agua con limón, sal y azúcar, el resultado es una bebida isotónica completamente natural y efectiva.

Esto se debe, a que la concentración de sodio presente en la sal, junto con la vitamina C del limón y los hidratos de carbono del azúcar, mejoran la circulación e hidratan al organismo al mismo tiempo que aceleran el funcionamiento del sistema nervioso.

Para preparar esta bebida le debes añadir a una taza de agua ½ cucharadita de azúcar, ¼ de cucharadita de sal y 3 cucharadas de zumo de limón, revuelve con una cucharita hasta que esté todo incorporado y consúmelo para elevar tu presión.

8. Regaliz

El regaliz es usualmente utilizado para subir la presión baja porque posee entre sus propiedades mineralocorticoides, son hormonas que ayudan al organismo a retener líquidos lo que aumenta la presión.

En este sentido, un estudio publicado en la revista de la Sociedad Española de Nefrología, señala que la abundante ingesta de regaliz puede ocasionar arritmias cardiacas e hipertensión arterial.

Por lo tanto, el consumo de esta raíz debe ser supervisado moderado entre las personas que padecen de presión baja, mientras que en los hipertensos debe evitarse o consumirse bajo supervisión médica.

9. Romero

El romero es conocido por el estímulo que proporciona al sistema nervioso central, además, calma los vértigos y mareos causados por la tensión baja.

Para estimular la circulación sanguínea puedes frotar tus piernas con aceite de romero o preparar infusiones de esta hierba y consumirlas durante el día, eso ayudará a oxigenar las células y subirá la presión.

10. Canela

Las distintas propiedades de la canela hacen que puedas regular tu presión arterial, sin embargo debes consumirla con cuidado de no excederte de los 6 gramos diarios, puesto que esto puede desequilibrar la presión.

La infusión de canela la puedes preparar colocando una rama de canela en una taza de agua caliente, déjala reposar por 15 minutos, retira la rama y consume.

Si prefieres la canela en polvo, puedes preparar un té fácilmente diluyendo una pequeña cucharada de canela en una taza de agua caliente, deja reposar por unos minutos e ingiere, esto estabilizará tu presión baja.

Recomendaciones para evitar la presión baja

Si padeces de presión baja debes evitar ciertas posturas y adoptar algunas costumbres que te ayudarán a mantener tu presión normal, además, te proporcionarán una mejor calidad de vida.

Tomar suficiente agua

Como lo describimos en los mejores remedios caseros para elevar la presión, el consumo de agua es vital para mantener un buen estado de salud.

El 60% del cuerpo es agua, así que mantenerte hidratado es de suma importancia para evitar que se te baje la presión, además, el consumo de agua ayuda a equilibrar las funciones de todo el organismo, lo que favorece directamente al sistema cardiovascular.

Alimentarse adecuadamente

Una dieta balanceada y sin excesos es imperativo para todas las personas con cardiopatías o enfermedades relacionadas al sistema cardiovascular.

Es así, como alimentarse adecuadamente incluyendo las grasas y calorías necesarias para el buen funcionamiento del organismo, es una excelente forma de mantener estable la presión.

Reducir el consumo de alcohol

La ingesta desmesurada de bebidas alcohólicas es una de las principales causas de los niveles irregulares de presión arterial.

Evita consumir alcohol sobre todo si estás consumiendo medicamentos para normalizar la presión arterial baja, puesto que el alcohol puede contraindicar los efectos de las medicinas y alterar ritmo cardiaco.

Aumentar el consumo de sodio

El sodio tiene un efecto en el organismo que promueve la producción de vasopresina, es decir, la hormona antidiurética que aumenta la presión arterial.

En este sentido, un estudio realizado por la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica revela que la ingesta de sodio debe ser calculada en personas con patologías ligadas al sistema cardiovascular para evitar contraindicaciones o respuestas adversas del organismo.

Sin embargo, se recomienda en pacientes hipertensos que consuman una pizca de sal en los momentos que se les baje la presión arterial.

No realizar cambios repentinos de postura

Según un artículo publicado en el portal web de Mayo Clinic, es sumamente importante para los hipotensos que al levantarse de estar acostados o sentados no realicen movimientos bruscos, esto te puede marear y hacerte perder el equilibrio.

Además, recomienda respirar profundamente en las mañanas antes de levantarse e irse poniendo poco a poco de pie.

Igualmente, te sugerimos que evites sentarte con las piernas cruzadas para que exista un mejor flujo sanguíneo en todo el cuerpo y no uses prendas de vestir demasiado apretadas sobre todo los calcetines y medias.

Evitar el calor excesivo

La deshidratación es el principal enemigo de la presión baja, por lo tanto, evita exponerte a altas temperaturas sino posee el equipamiento correcto para mantenerte hidratado.

Las altas temperaturas hacen que el cuerpo pierda líquidos esenciales mediante la sudoración, esto contribuye a que baje tu presión, comiences a sentir mareos y náuseas.

Por lo tanto, si te expondrás por mucho tiempo al sol siempre mantén contigo una botella de agua o algún líquido que te ayude a recuperar los nutrientes perdidos.

Acudir al médico si es necesario

Los remedios caseros y las diferentes recomendaciones que te proporcionamos son opciones a tener en cuenta para mejorar tu estado de salud.

Sin embargo, siempre es importante que consultes a un especialista o cardiólogo para que realice las evaluaciones pertinentes y te aconseje sobre los métodos que mejorarán tu condición de salud.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud