Remedios Caseros

8 efectivos remedios caseros para las várices

Escrito por Mercedes Mansilla

Las varices son un problema principalmente para las mujeres, aunque muchos hombres también las padecen.

Las várices o las venas varicosas ocurren cuando las venas de una persona se hinchan y agrandan. En algunas personas, pueden causar dolor e incomodidad.

Existen varios tratamientos caseros para ayudar a reducir la apariencia y el dolor que las varices tienen y en este artículo verás algunos de ellos.

¿Qué son las várices?

Las várices son simplemente venas inflamadas que pueden desarrollarse cuando las pequeñas válvulas en las venas se debilitan, impidiendo el flujo de la sangre.

La acumulación de sangre en las venas, hace que se hinchen y se vuelven visibles. Las varices pueden notarse debido a su apariencia azul oscuro o violeta, también a menudo sobresalen por debajo de la piel.

Causas de las várices

Las várices o venas varicosas son causadas cuando las paredes y válvulas de las venas se vuelven débiles o se dañan.

Las várices pueden formarse por varias razones, las cuales explicaremos a continuación.

Obstrucción de válvulas

Las venas tienen válvulas unidireccionales en su interior que se abren y cierran para mantener la sangre fluyendo hacia el corazón.

Sin embargo, cuando las válvulas o las paredes de las venas se debilitan o se dañan pueden hacer que la sangre se acumule e incluso fluya hacia atrás.

Cuando sucede esto, las venas pueden agrandarse y distorsionarse, lo que resulta en várices.

Tromboflebitis

Puedes tener un mayor riesgo de tener várices si sufres de tromboflebitis, un proceso inflamatorio que hace que se forme un coágulo de sangre y bloquee una o más venas, generalmente en las piernas.

Embarazo

Las várices son una parte común y generalmente inofensiva del embarazo para muchas mujeres.

Las várices pueden ocurrir cuando el útero aplica presión a una vena que lleva la sangre de regreso al corazón desde las piernas. Las várices pueden causar picazón, molestias o incluso dolor.

Mucho tiempo de pie

Otra de las razones por las que se puede desarrollar várices es estar mucho tiempo de pie durante períodos prolongados.

Esto se debe a que estar de pie por mucho tiempo puede hacer que las venas trabajen en exceso y la sangre se puede acumular en las venas de las piernas, lo que aumenta la presión y hace que las válvulas se debiliten, lo que crea várices.

Remedios caseros para las várices

Existen muchos remedios caseros y prácticas efectivas para combatir y prevenir las várices.

Si bien, existen varios tratamientos médicos tradicionales para tratar esta afección, también puedes probar remedios caseros naturales para aliviar los síntomas y acompañar el tratamiento.

A continuación te compartimos 8 formas naturales de tratar las várices en casa.

1. Baño de inmersión

Un estudio publicado por Journal of Vascular Surgery sugiere que un baño de inmersión puede ayudar a mejorar la apariencia de las várices, desinflamándolas.

Ingredientes

  • Agua
  • Sal de Baño

Preparación y aplicación

  • Llena tu tina con agua caliente.
  • Agrega 2 tazas de sales de baño, y remueve hasta que se disuelva.
  • Espera a que se enfríe hasta que esté agusto tibia antes de sumergirte.

2. Compresas de manzanilla

Según un estudio publicado por la NHS sugiere que la manzanilla es un efectivo desinflamante. Por sus efectos desinflamantes también puede ser un tratamiento eficaz para reducir la visibilidad de las várices y reducir la inflamación.

Ingredientes

  • Manzanilla
  • Agua
  • Compresas

Preparación y aplicación

  • Prepara una taza de té de manzanilla y déjalo enfriar en la nevera.
  • Una vez que esté completamente frío, humedece pañuelos en el té y envuélvelo con compresas frías.
  • Déjalo reposar sobre tus várices durante 15 a 20 minutos.

3. Compresas de aloe vera

Además de mejorar la apariencia de las várices, el aloe vera calma, reduce el cansancio y la tensión además de ejercer un efecto analgésico y antiinflamatorio.

Ingredientes

  • Aloe vera
  • Compresas

Preparación y aplicación

  • Untar el gel de aloe vera sobre las várices.
  • Ponte las compresas frías.
  • Déjalo reposar sobre tus várices durante 15 a 20 minutos y repetir una vez a la semana.

4. Compresas de vinagre de manzana

El vinagre de sidra de manzana mejora el flujo sanguíneo y la circulación y limpia el cuerpo de toxinas acumuladas.

La recomendación más común es aplicar sin diluir en la piel sobre las várices y masajear la piel.

Ingredientes

  • Vinagre de manzana (1 taza)
  • Compresas

Preparación y aplicación

  • Humedece tus manos en el vinagre y masajea la zona de las várices durante unos minutos.
  • Se agrega una compresa fría encima y se deja reposar por 10 minutos.

5. Ungüento de ajo

El ajo es excelente para reducir la inflamación y las varices. También ayuda a descomponer las toxinas dañinas en los vasos sanguíneos y mejorar la circulación.

Ingredientes

  • Ajo (6 dientes, picados)
  • Aceite de oliva (3 cucharadas)
  • Limón (jugo de un limón)

Preparación y aplicación

  • Mezcla todos los ingredientes en un mortero para hacer un ungüento.
  • Aplica el ungüento masajeando en la zona con várices durante 10-15 minutos.
  • Enjuagar y lavar con agua tibia.

6. Masaje con aceites esenciales

Los masajes son muy buenos para mejorar la apariencia de las várices y reducir la inflamación, ya que ayuda a que la sangre fluya mejor.

Ingredientes

  • Aceite de almendras (3 cucharadas)
  • Aceite de hígado de bacalao (3 cucharadas)

Preparación y aplicación

  • Mezcla los aceites y aplícalo sobre tus várices.
  • Masajea con movimientos circulares durante 15 minutos.
  • Puedes repetir este proceso cada 12 horas.

7. Té de corteza de castaño

El té de corteza de castaño de indias es una excelente forma de aliviar las várices y la inflamación.

Esta corteza contiene taninos y flavonoides que son muy útiles para mejorar las varices.

Ingredientes

  • Corteza de castaño (30 gramos)
  • Agua (1 litro)

Preparación y consumo

  • Pon el agua a hervir junto con la corteza de castaño.
  • Una vez que que rompa hervor, sacar del fuego y servir en tetera.

8. Infusión de menta, manzanilla y laurel

La infusión de ciertas hierbas beneficiosas para la inflamación puede ayudar a reducir la apariencia y prevenir la aparición de las várices. Bebelo todos los días durante 3 a 4 semanas.

Ingredientes

  • Manzanilla (un saquito)
  • Limón (jugo de medio limón)
  • Laurel (una hoja)
  • Agua (1 vaso de agua)

Preparación y consumo

  • Pon el agua a hervir.
  • Una vez que que rompa hervor, sacar del fuego y agregar un saquito de manzanilla, el jugo de limón y una hoja de laurel.

¿Cómo prevenir las várices?

Además de todos los remedios caseros nombrados previamente, existen otras formas más tradicionales de prevenir las várices como hidratar la piel, tener una dieta saludable, hacer ejercicio y usar zapatos cómodos.

Hidratar constantemente la piel

Los expertos sugieren hidratar la piel al menos dos veces al día para mantener su elasticidad y ayudar a sostener las paredes celulares, lo que puede prevenir las várices.

Además, otra forma de hidratar tu piel es haciéndolo desde adentro hacia afuera. Asegúrate de beber suficiente agua.

Cuidar la alimentación

Una mala alimentación puede ser la causa de tus várices. El exceso de azúcar y alimentos ultra procesados, como el chocolate, las galletas y los pasteles, pueden causar várices.

Consumir una dieta rica en vegetales, fibra y grasas saludables es la mejor forma de prevenir las várices.

Realizar actividad física

El ejercicio puede aumentar la capacidad de tu cuerpo para bombear sangre. También ayuda a mantener el peso bajo, lo que disminuye aún más sus posibilidades de tener várices.

Caminar es una buena opción, al igual que las actividades de bajo impacto, como nadar y andar en bicicleta.

Utilizar zapatos cómodos

Si tienes una profesión que requiere estar de pie durante largos períodos de tiempo puedes desarrollar várices.

Utilizar el tipo correcto de calcetines con un zapato cómodo, puede aliviar la presión y prevenir las várices.