Remedios Caseros

15 efectivos remedios caseros para aliviar el dolor de estómago

Escrito por Zaritza Girón

El dolor de estómago es una de las afecciones más comunes en el ser humano, sea por mala digestión, gases, estreñimiento, estrés, entre otros factores que se focalizan en el sistema digestivo.

Es así, como los remedios caseros se han vuelto populares para tratar las molestias estomacales, siendo los té a base de de plantas medicinales una de las opciones que comúnmente se utilizan para el alivio del dolor de estómago.

Sin embargo, entre los múltiples remedios que puedes hacer en casa, existen también alternativas propias de la medicina tradicional que han sido avaladas por científicos y que podrás visualizar en este artículo.

Remedios caseros para el dolor de estómago

Los dolores en la zona abdominal pueden llegar a ser muy molestos para la persona que los padece constantemente, por tal razón, desde épocas antiguas se ha implementado el uso de remedios caseros para tratar dicha molestia.

A continuación, tendrás una lista de los más eficaces remedios que podrás preparar en casa fácilmente y que pueden ayudar a aliviar el dolor de estómago.

1. Agua con limón y bicarbonato

Un estudio publicado por Complementary Therapies in Medicine, revela que este remedio casero mejora la acidez estomacal reduciendo la sensación de ardor que provoca en las paredes del estómago.

En este sentido, la mezcla de agua con zumo de limón y bicarbonato, estabilizan el pH del estómago por su efecto alcalinizante, lo que detiene la producción de ácidos sea por algún alimento ingerido o por otros síntomas estomacales.

Ingredientes

  • Jugo de ½ limón
  • 1 cdta. de bicarbonato de sodio
  • 1 vaso de agua

Preparación y consumo

  • Vierte el zumo de medio limón a un vaso de agua.
  • Añade la cucharadita de bicarbonato de sodio y remueve hasta que se disuelva y bebe la preparación.
  • La combinación del limón con el bicarbonato desatará un efecto efervescente en el agua.

2. Té de jengibre

El jengibre facilita la digestión, además actúa como protector de las paredes del estómago, también, lo puedes utilizar para evitar náuseas, ardor o hinchazón provocada por gases.

Ingredientes

  • 1 raíz pequeña de jengibre
  • 1 taza de agua

Preparación y consumo

  • Lava muy bien la raíz de jengibre y córtala en finas rodajas.
  • En una olla, hierve el agua junto con las rodajas de jengibre de 3 a 4 minutos.
  • Deja reposar, cuela y vierte en una taza.

3. Té de menta

La menta es considerada una planta medicinal con propiedades que estimulan las secreciones digestivas, ayudando así a aliviar los dolores estomacales y facilitar el proceso digestivo.

Además de sus cualidades antiespasmódicas regulan las náuseas y previene los vómitos.

Ingredientes

  • 4 hojas de menta fresca
  • 1 taza de agua

Preparación y consumo

  • Coloca al fuego una olla con el agua, las hojas de menta y tapa el recipiente.
  • Cuando llegue a su punto de hervor, retira del fuego y deja reposar por 5 minutos.
  • Transcurrido el tiempo, cuela la preparación y vierte en una taza para té.

4. Té de clavo de olor

Entre las propiedades que posee el clavo de olor, destacan sus cualidades curativas para el estómago.

En este sentido, el té de clavo de olor es utilizado para aliviar problemas estomacales porque mejora la digestión, náuseas, malestares estomacales y a su vez aumenta la producción de enzimas gastrointestinales.

Ingredientes

  • 3 clavos de olor
  • 1 taza de agua

Preparación y consumo

  • Hierve los clavos de olor en agua durante 3 minutos.
  • Luego, retira del fuego y deja reposar por 5 minutos para que la esencia del clavo de olor se fusione con el agua.
  • Retira los clavos y sirve en una taza.

5. Té de canela

La canela evita el desarrollo de úlceras estomacales, evita las náuseas y vómitos. Además, sus propiedades carminativas, reducen los gases alojados en el estómago y que pueden causar incómodos dolores a nivel abdominal.

A su vez, el té de canela ayuda a la producción de jugos gástricos, lo que facilita la digestión y alivia la pesadez en el estómago.

Ingredientes

  • ½ cdta. de canela en polvo
  • 1 taza de agua

Preparación y consumo

  • En una olla hierve el agua, cuando alcance su punto de ebullición añade la canela y deja cocinar por 3 minutos más.
  • Transcurrido el tiempo, retira del fuego y deja reposar por 10 minutos.
  • Este té puedes tomarlo frío o caliente.

6. Té de comino

El comino más allá de ser un condimento, posee entre sus propiedades el biocida natural conocido como timol, esta sustancia se caracteriza por ser un fungicida y desinfectante completamente natural.

Por tal razón, el comino es utilizado para tratar problemas a nivel estomacal, aliviando enfermedades como la gastritis y úlceras estomacales.

Además, un estudio publicado por el Journal Arabian of Gastroenterology demuestra que el consumo de comino ayuda a combatir la bacteria Helicobacter Pylori.

Las enfermedades antes mencionadas tienen como principal síntoma dolor en el estómago, por lo tanto el té de comido es recomendado para reducir la inflamación en el abdomen y aliviar las molestias gastrointestinales.

Ingredientes

  • 1 cda. de semillas de comino
  • 1 taza de agua

Preparación y consumo

  • Vierte el agua en una olla y coloca al fuego, cuando hierva retirala de la cocina y añade las semillas de comino removiendo lentamente.
  • Deja reposar por 10 minutos, cuela y sirve en una taza.

7. Té de higo

La flor de higo y sus hojas son ricas en fibra, por lo que es beneficioso su consumo para aliviar males del estómago como estreñimiento, ya que el higo es un laxante natural o simplemente para acelerar el proceso digestivo.

También, el higo posee flavonoides, fenoles y alcaloides, es decir posee propiedades antiinflamatorias, funge como antiséptico, bactericida y contiene aminoácidos.

Ingredientes

  • 1 hoja de higuera
  • 1 litro de agua

Preparación y consumo

  • Lava muy bien la hoja de higuera y colócala en una olla con el agua a fuego medio de 8 a 10 minutos.
  • Transcurrido el tiempo, retira la olla de la cocina y deja reposar por 20 minutos.
  • Cuela el té y viertelo en una jarra, puedes consumirlo a temperatura ambiente o frío durante todo el día.

8. Té de hierbabuena

Según el Manual del Buen Uso de Plantas Medicinales emitido por la Fundación Universitaria Agraria de Colombia, la hierbabuena ayuda a combatir una gran variedad de afecciones estomacales.

En este sentido, los mareos matutinos, gases, hinchazón abdominal, náuseas y vómitos son algunos de los malestares que el té de hierbabuena puede aliviar.

También, esta planta medicinal es utilizada para combatir las molestias causadas por el síndrome de intestino irritable, aliviando los músculos lisos del tracto digestivo.

Ingredientes

  • 4 hojas frescas de hierbabuena
  • 1 taza de agua

Preparación y consumo

  • Coloca el agua en una olla y antes de que alcance su punto de hervor añade las hojas de hierbabuena.
  • Cocina por 3 minutos y retira del fuego. Deja reposar por 5 minutos, retira las hojas y sirve.
  • Este té puede tomarse frío o caliente.

9. Té de albahaca

La albahaca además de ser una hierba aromática, también es excelente para aliviar la pesadez estomacal, regula las náuseas, los espasmos gastrointestinales, previene flatulencias y ayuda a disminuir los gases.

Además, el té de albahaca tiene la versatilidad de que puede ser ingerido frío, esto crea un efecto refrescante en las paredes del estómago.

Ingredientes

  • 5 hojas de albahaca fresca o secas
  • 1 taza de agua

Preparación y consumo

  • Lavar las hojas e incorporarlas en una olla junto con el agua, al hervir la infusión, retirarla del fuego y dejar reposar por 10 minutos.
  • Transcurrido el tiempo, retira las hojas y sirve.

10. Té de manzanilla

El té de manzanilla mejora los espasmos musculares que pueden causar las náuseas y vómitos, además, desinflama las membranas mucosas estomacales y acelera el proceso de digestión aliviando la sensación de pesadez y disminuyendo los gases.

Ingredientes

  • 1 cdta. de flor de manzanilla o una bolsita para té
  • 1 taza de agua

Preparación y consumo

  • Colocar el agua en una olla hasta hervir, retirar del fuego y agregarle la cucharadita de flor de manzanilla o la bolsita.
  • Remover por 2 minutos y dejar reposar hasta que se encuentre a temperatura ambiente.
  • Colar el té o retirar la bolsita y servir.

11. Té de toronjil

El toronjil posee múltiples propiedades, entre la que destaca su compuesto carminativo que ayuda a la expulsión de gases intestinales, previene los cólicos, es antiinflamatorio, alivia las náuseas, vómitos y la diarrea y calma los nervios reflejados en el estómago.

Ingredientes

  • 6 hojas de toronjil
  • 1 taza de agua

Preparación y consumo

  • Hierve el agua con las hojas de toronjil por 3 minutos.
  • Luego, separa del fuego y deja reposar por 5 minutos para que la preparación infusione.
  • Retira las hojas y sirve el té frío o caliente.

12. Té de flores de aquilea

Las flores de aquilea son utilizadas para tratar enfermedades a nivel gastrointestinal gracias a sus propiedades que regulan los espasmos estomacales reducidos para la cantidad de flavonoides que posee esta planta.

Especialistas recomiendan dosificar el consumo de esta planta puesto que su exceso en el organismo puede producir cefaleas y vértigos como efectos secundarios.

Ingredientes

  • 20 gramos de flores de aquilea
  • 1 litro de agua

Preparación y consumo

  • Hervir el agua con las flores de aquilea por 15 minutos.
  • Dejar reposar por 20 minutos, colar y envasar.
  • Se recomienda ingerir solo 300 ml de este té diarios, se puede consumir tibio o frío.

13. Jugo de aloe vera

Un estudio publicado por Journal of Research in Medical Sciences reveló que el aloe vera es efectivo para tratar el síndrome del intestino irritable y mejorar los efectos provocados por la gastritis.

El jugo de aloe vera hidrata y desinflama las paredes del tracto intestinal, aliviando notablemente el ardor o dolor provocado por úlceras gástricas o acidez.

Ingredientes

  • 1 hoja grande de aloe vera
  • 1 litro de agua

Preparación y consumo

  • Lava cuidadosamente la hoja de aloe vera, corta la base, la punta y las espinas con un cuchillo, luego cuidadosamente retira el resto de la piel.
  • Cuando ya tengas el gel de aloe vera limpio, incorpora a la licuadora junto con el agua.
  • Licua por unos minutos hasta que el gel se haya desintegrado y mezclado con el agua.
  • Puedes tomar este jugo varias veces al día.

14. Agua de coco

El agua de coco es uno de los remedios caseros para el estómago más conocidos por sus propiedades que mejoran el reflujo, combaten la acidez y alivian la indigestión.

Así mismo, el agua de coco es utilizada para reducir los vómitos, ya que al ingerirse hidrata y limpia el esofago de los restos de jugos gástricos, calmando así la irritación y molestias originadas por las constantes náuseas.

Ingredientes

  • Agua de coco

Preparación y consumo

  • Con un cuchillo crea un orificio en el coco para extraer el líquido.
  • Vierte el agua de coco en una taza y refrigera por algunos minutos.
  • Puedes consumirlo durante todo el día.

15. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana es conocido por sus usos gastronómicos, sin embargo, es también un potente digestivo natural que acelera el proceso de digestión, reduce los gases y alivia los espasmos estomacales.

Sus propiedades antiácidas, ayudan a controlar el reflujo y la acidez gastrointestinal, su efecto regulador de pH le aporta alivio al estómago cuando se ingieren comidas cítricas o muy ácidas.

Ingredientes

  • 2 cdas. de vinagre de manzana
  • 1 vaso de agua

Preparación y consumo

  • Diluir dos cucharadas de vinagre de manzana en 1 vaso de agua y revolver un poco.
  • Tómalo antes o después de cada comida para facilitar la digestión.

¿Cómo evitar el dolor de estómago?

Si el dolor de estómago te afecta constantemente, también existen ciertas rutinas que puedes adoptar e ir reduciendo los malestares causados por las dolencias estomacales.

Son prácticas sencillas que puedes ir empleando para mejorar el proceso digestivo, regular el reflujo y mejorar las condiciones de tu estómago.

Hidratarse adecuadamente

Gran parte de nuestro cuerpo está conformada por agua, así que hidratarse adecuadamente es imperativo para que el organismo pueda realizar sus procesos biológicos sin ningún inconveniente.

Por tal razón, lo recomendado en mujeres es que deban ingerir 2 litros de agua diariamente y en hombres 2.5 litros del vital líquido.

Esto ayudará a tu estómago a mantener las mucosas hidratadas para que no se formen úlceras ni ningún tipo de irritación, además el consumo de abundante agua favorece el tránsito intestinal regulando así el proceso del sistema digestivo.

No acostarse después de comer

El acostarse después de comer es una de las costumbres que más acarrea afecciones localizadas en el sistema gastrointestinal, puesto que la posición del cuerpo al estar acostados no favorece el procesamiento correcto de los alimentos en el estómago.

Por tal razón, es importante que el proceso digestivo se cumpla antes de acostarse, en tal sentido, los médicos recomiendan esperar 20 minutos después de almorzar y si es posible 2 horas antes de dormir luego de cenar.

Esto se debe a que el cuerpo disminuye su función cuando estas durmiendo, por lo que ralentiza la digestión y allí surgen los problemas gastrointestinales, es importante que reposes el tiempo indicado y luego descanses.

Evitar alimentos difíciles de digerir

Cuando se tienen problemas a nivel estomacal es importante que evites consumir alimentos difíciles de digerir, porque eso va puede agravar la afección por la que esté atravesando tu estómago.

Alimentos con alto contenido de grasas, cítricos, granos, vegetales como el coliflor, el repollo, son algunas de las comidas que debes evitar hasta que tu estómago se encuentre en perfecto estado.

Sin embargo, siempre es recomendable que visites a tu médico para que él te oriente sobre una buena dieta sea tu padecimiento.

Consumir alimentos con fibra

Un artículo publicado por la Fundación Mayo Clinic, destaca que el consumo de fibra dietética ayuda a normalizar las deposiciones y mejora la función intestinal a nivel del colon.

Por otra parte, el consumo de alimentos ricos en fibra ayuda a la flora intestinal, para que las bacterias encargadas de procesar los alimentos más difíciles de digerir por los jugos gástricos, se disuelvan fácilmente, evitando así el dolor de estómago.

Evitar el cigarrillo y moderar el consumo de alcohol

El cigarrillo y el constante consumo de alcohol irritan las paredes del estómago, lo que puede desarrollar en casos graves úlceras estomacales, gastritis, entre otras enfermedades.

Es importante resaltar que si sufres de problemas gastrointestinales, moderes el consumo de alcohol y cigarrillos, debido a que estos podrían también agravar los síntomas de otras enfermedades.