Psicología y Salud emocional

10 beneficios de la respiración profunda para la salud

Escrito por Zaritza Girón

Respirar profundamente ha sido uno de los métodos más antiguos utilizados para relajar el sistema nervioso y controlar episodios de ansiedad, por lo que, diferentes culturas a nivel mundial han adoptado dicha técnica como pilar fundamental para ejecutar, mantener y mejorar sus condiciones físicas.

Este es el tipo de respiración que tiene todo humano al nacer, considerada como la técnica de respiración correcta para la buena oxigenación del organismo.

Sin embargo, a medida de que la persona se desarrolla va cambiando la forma de respirar e inconscientemente lo hace desde el pecho, es decir, inhala el oxígeno y realiza la expansión a nivel del pecho.

Por tales motivos, a continuación podrás apreciar los beneficios y la manera más eficaz de la respiración profunda, así podrás implementarla y obtener los maravillosos resultados de esta técnica ancestral.

¿Qué es la respiración profunda?

La respiración profunda, es el proceso que se realiza cuando la persona inhala aire por las vías respiratorias expandiendo el abdomen y contrayendo el músculo diafragma.

Además, la respiración consciente ayuda al organismo a recibir mayor oxígeno en la inhalación, lo que contribuye a la producción de glóbulos rojos y al exhalar se liberan las toxinas y desechos del cuerpo convertidos en dióxido de carbono

Por lo tanto, la respiración profunda ha sido utilizada a lo largo de la existencia humana, como parte fundamental para la ejecución de técnicas de relajación, meditación y sanaciones, convirtiéndola así en algo más que un acto involuntario del organismo.

Beneficios de la respiración profunda para la salud

Son múltiples los beneficios para la salud que posee la respiración profunda, esto se debe a que es uno de los principales mecanismos del cuerpo y que es vital para la supervivencia y rendimiento de cada individuo.

Por tal motivo, a continuación conocerás los diferentes e increíbles beneficios de la respiración profunda, para que aprendas a emplear este maravilloso y sencillo método curativo.

1. Disminuye el estrés y la ansiedad

Un estudio publicado por la revista Science, revela que un grupo de investigadores identificaron las neuronas ubicadas en el tronco del encéfalo, entre el cerebro y la médula espinal, que explican la reacción cerebral ante el tipo de respiración que la persona presente en determinadas situaciones.

Se trata de 350 neuronas que actúan según la aceleración de las inspiraciones, en este caso, las neuronas emiten señales que hacen reaccionar al organismo como una alteración en su función normal.

Es decir, si la persona se encuentra ansiosa o estresada, su respiración será más rápida de lo común, en este sentido, la respiración profunda y consciente, disminuye y normaliza la respiración, haciendo que el sistema nervioso se relaje y mejore su función.

Por otra parte, las terapias basadas en ejercicios de respiración y concentración tales como el yoga o la meditación, son las más comunes en cuanto a equilibrar los niveles de estrés y ansiedad puesto que actúa específicamente sobre el sistema nervioso de la persona.

2. Incrementa el metabolismo celular

El metabolismo celular, son todos los cambios químicos por los que atraviesa una célula para proporcionar energía al organismo o el beneficio que ésta tenga según su tipo, a su vez, es uno de los procesos más importantes del ser humano porque de él dependen las distintas funciones de cada órgano y parte del cuerpo.

En este sentido, las células utilizan el oxígeno para cumplir sus distintas funciones, por lo que la respiración profunda incrementa y mejora el rendimiento celular en el organismo, proporcionando buena salud y estado físico.

3. Fortalece la salud cardíaca

La respiración profunda ayuda a la salud cardiovascular debido a que al respirar conscientemente se incrementa la inhalación de oxígeno, esto a su vez, mejora el tránsito de glóbulos rojos y aumenta la calidad de la sangre, lo que incrementa la salud cardíaca.

Por otra parte, a las personas que padecen de hipertensión arterial se les recomienda realizar ejercicios de respiración lenta para que el flujo de sangre se estabilice y así disminuyan los riesgos de sufrir un ataque cardíaco.

4. Permite la liberación de toxinas

El dióxido de carbono es importante para los glóbulos rojos porque regula el pH de la sangre, sin embargo, al exhalar la persona libera gran cantidad de toxinas presentes en el cuerpo en forma de dicho gas.

Por consiguiente, las altas concentraciones de dióxido de carbono en el cuerpo, pueden hacerte sentir mareado, desorientado y con sensación de asfixia, es así como la respiración profunda te ayuda a liberar las toxinas y restablecer el nivel normal de oxígeno en tu cuerpo.

5. Mejora el proceso de digestión

Al respirar mejor el cuerpo puede absorber y desintegrar más rápido los alimentos, lo que facilita la digestión y el tránsito intestinal, siendo favorecedor para las personas que sufren de metabolismos lentos.

Esto se debe, a que al aportarle mayor cantidad de oxígeno al cuerpo, este trabaja de mejor manera, acelera los procesos propios de la absorción de nutrientes y controla el sistema nervioso para que la acción intestinal sea ejecutada de forma más eficiente.

6. Disminuye el dolor físico

Según un estudio realizado por la Universidad de Regensburg, Alemania, reveló que el ser humano tiende a disminuir la respiración y hasta retenerla cuando atraviesa por algún tipo de dolor físico de gran intensidad.

Por consiguiente, los investigadores reseñan que las respiraciones profundas, conscientes y pausadas ayudan a liberar endorfinas que se encargan de actuar como analgésicos naturales en el organismo, lo que reduce gradualmente ciertos dolores corporales.

7. Favorece la buena postura corporal

Las personas que suelen tener dolores a nivel de la espalda o de columna, es porque poseen una mala postura pero también es causa de una inadecuada forma de respirar, es decir, no respirar de forma correcta desencadena dolores musculares, cervicales y hasta pélvicos.

Así mismo, la respiración profunda hace que mantengas una posición erguida, con la cabeza recta, los hombros y la espalda recta, mejorando la circulación de aire en el torrente sanguíneo y sistema respiratorio.

En este sentido, emplear una buena respiración, hace que los nervios que están entre las vértebras cervicales permanezcan situados correctamente, además fortalece el músculo diafragma para que el cuerpo adopte la postura corporal correcta mientras recibe una mejor oxigenación.

8. Aumenta la atención y concentración

Un estudio médico publicado en la revista Journal Neurophysiology, revela que el organismo incluyendo la función cerebral, actúan de manera distinta cuando se realizan respiraciones conscientes y profundas, produciendo grandes y mejores cambios en la memoria, atención y concentración.

Por su parte, los investigadores concluyeron que existe un vínculo entre la manera de respirar y la actividad en la corteza cerebral, donde evidenciaron grandes mejoras en los pacientes que practicaron ejercicios de respiración profunda y consciente.

Además, el estudio describe que las reacciones impulsivas, los cambios repentinos de humor, enfermedades como la epilepsia y la disnea, se pueden mejorar empleando la respiración profunda como método medicinal.

9. Ayuda a dormir mejor

Respirar de forma profunda, además de que relaja el sistema nervioso, le proporciona al cuerpo equilibrio emocional, lo que ayuda considerablemente a las personas que sufren de insomnio causado por estrés, ansiedad o problemas de salud en general.

En este sentido, emplear técnicas de respiración y relajación te ayudarán a conciliar el sueño de manera más efectiva, debido a que lograrás alcanzar la tranquilidad necesaria para que tu mente y subconsciente se relajen y tu cuerpo descanse plenamente.

10. Mantiene el enfoque en el momento presente

Respirar adecuadamente ayuda a mejorar la conexión entre el cerebro y cada parte del cuerpo, además mejora tu capacidad de concentración, manteniéndote enfocado en el momento en el que te encuentras.

Esto se debe, a que generalmente el ser humano realiza el proceso de respirar sin consciencia, pero al enfocarse en su respiración diafragmática, se enfoca en lo que está realizando, sus sentidos se agudizan y se vuelve más consciente de su entorno.

¿Cómo se realiza la respiración profunda?

Un ser humano adulto puede realizar el proceso de respiración hasta 25.000 veces al día, por lo que, dicho ciclo natural del organismo, está involucrado directamente en el desempeño de todas las demás funciones del organismo.

A continuación, podrás conocer la manera correcta de realizar la respiración profunda para que la emplees en tu vida diaria y mejores tu condición física y de salud.

Inspirar aire a la parte inferior de los pulmones

La respiración profunda debe ser diafragmática, es decir, donde se ubica el músculo diafragma, este está situado en la base de los pulmones, su función es facilitar la entrada de aire a los pulmones.

Por tal razón, debes inspirar aire a nivel del abdomen, para que el diafragma cumpla su función y los pulmones aumenten su capacidad, inhalando de manera correcta para el beneficio del resto del cuerpo.

Dirigir el aire a la parte inferior y media de los pulmones

Para ello, debes asegurarte que sea la parte inferior y media de tu tronco las que se eleven al inspirar y no tu pecho u hombros, de ser así, no estás respirando correctamente.

Lo importante de la respiración profunda es que se realice desde la parte baja de los pulmones, así estos se llenarán completamente de oxígeno y obtendrás mejores resultados.

Inspirar de manera completa

Asegúrate de haber inhalado aire suficiente para alcanzar la máxima capacidad de tus pulmones, esto debes realizarlo lentamente para que el diafragma se contraiga, ambos pulmones se vayan ampliando progresivamente y puedas conseguir una respiración profunda.

Espirar el aire con los labios cerrados

Al momento de espirar, debes realizarlo con los labios cerrados o fruncidos, esto te ayudará a eliminar el aire de tus pulmones de manera lenta y consciente, lo que a su vez beneficia a mantener por más tiempo la concentración, te ayuda a liberar estrés y disminuye los ataques de ansiedad.

Alternar la inspiración en un solo tiempo continuo

Para realizar la inspiración puedes alternar entre la fosa nasal izquierda y la derecha, es decir, tomar aire por la nasal derecha en la primera inspiración, luego taparse esa fosa y utilizar la izquierda.

Esto te ayudará a administrar mejor el aire a medida que vas avanzando en los ejercicios de respiración, utilizarás ambas vías respiratorias y podrás concentrarte un poco más en lo que estás haciendo.

Repetir lo anterior en distintas posiciones y situaciones

Para iniciar con la respiración profunda, es recomendable que te sientes, coloques una de tus manos sobre tu pecho y la otra sobre tu abdomen, así tendrás mayor control del tipo de respiración que estás empleando.

Mantente erguido, con los hombros erguidos y la cabeza recta, también, puedes realizar los ejercicios de pie, acostado boca arriba o de un lado.

Lo importante, es que realices la respiración profunda al menos dos veces por semana, así si llegarás a experimentar alguna situación adversa, ya estarás preparado para afrontarla.

De igual manera, al iniciar la respiración profunda puedes comenzar con 2 segundos para inspirar y 4 para espirar, es decir tarda el doble de tiempo en eliminar el aire de tus pulmones.

Es recomendable, que realices una pequeña pausa entre cada respiración a medida que vayas avanzando y aumenta los lapsos de inhalación y exhalación.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud