Artículo Revisado・Medicinas

Retención de líquidos: qué es, causas y tratamiento

Escrito por Zaritza GirónRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

La retención de líquidos, es una condición de salud que suele asociarse como causa o síntoma de otras enfermedades, sin embargo esta afección también puede relacionarse a la falta de actividad física o por la ingesta de ciertos medicamentos.

Es por ello, que en el siguiente artículo aprenderás a reconocer las causas de la retención de líquidos, cómo identificar si estás padeciendo de esta condición y las recomendaciones que debes tomar en cuenta si quieres evitar o eliminar el líquido que está inflamando tu cuerpo.

¿Qué es la retención de líquidos?

El edema o la retención de líquidos, es la acumulación desmedida de líquidos que se alojan en los tejidos, específicamente bajo de la piel, causando inflamación de la zona afectada.

Debes saber: Comúnmente, el edema suele aparecer en las extremidades inferiores, superiores o articulaciones, sin embargo puede también evidenciarse en el abdomen, condición que se conoce como: ascitis, mientras que cuando el líquido se sitúa en los pulmones se le denomina: derrame pleural.

El dolor y molestias generadas por el edema, se debe a que a la persona se le imposibilita realizar movimientos básicos, además de experimentar sensación de pesadez junto a una notable inflamación por los líquidos acumulados.

¿Qué causa la retención de líquidos?

El edema, en ciertas ocasiones se genera por causas ligadas a otras patologías, condiciones de salud y distintos factores que intervienen a que comiences a retener líquidos en distintas partes de tu cuerpo. A continuación te presentamos algunas de las causas más frecuentes de la retención de líquidos:

1. Trastornos cardíacos, hepáticos y renales

La temida retención de líquidos posee diversas causas, algunas de ellas, es que puede estarte afectando si padeces o pudieras estar sufriendo de insuficiencia cardíaca, cirrosis hepática o trastornos en el correcto funcionamiento de los riñones.

Para destacar: Según un informe publicado por el Instituto de Calidad y Eficiencia en la Atención de la Salud de Alemania (1), las enfermedades antes mencionadas, son las más frecuentes en tener como síntoma la retención de líquidos y ello se debe principalmente por deficiencias en el funcionamiento cardíaco y renal.

2. Alteraciones hormonales

Cuando los diferentes tipos de hormonas se alteran, desencadenan consigo distintos malestares en los sistemas que conforman el cuerpo. Especialmente la vasopresina, también conocida como la hormona antidiurética, es la sustancia producida por el hipotálamo que se encarga de estrechar los vasos sanguíneos y reducir la orina.

Importante: Una de las principales causas cuando ocurre la alteración en dicha hormona es que puede acarrear edemas, esto se debe por la dificultad que presenta el cuerpo de eliminar los líquidos naturalmente, ocasionalmente ello desequilibra el correcto funcionamiento de los riñones.

3. Sobrepeso

Tener sobrepeso acarrea una serie de complicaciones que van más allá de lo estético, anudado a ello la hinchazón sobre todo de las miembros y articulaciones inferiores que se inflaman por la retención de líquidos, esto ocurre principalmente debido a la obstrucción de las vías y arterias gracias a la excesiva cantidad de grasa corporal.

4. Alimentación inadecuada

La mala alimentación donde se ingieren comidas con alto contenido de sodio, hace que incremente la cantidad de líquidos retenidos.

Lo anterior se debe, a que el cuerpo necesita mucha más agua para poder disolver la sal que ingieres como condimento en tus comidas o los alimentos con sodio, por lo que comienzan a verse afectados los sistemas linfático y renal, generando así edemas generalmente en las piernas, brazos y abdomen.

5. Inactividad física

La falta de actividad y el sedentarismo, hacen que tu cuerpo disminuya su capacidad física, por lo tanto suele comenzar a retener líquidos en las extremidades superiores e inferiores por la falta de movilidad de los músculos y tejidos, además de los problemas de circulación sanguínea que se suele asociar a la inactividad física.

6. Medicamentos

Una de las principales causas de los edemas, es la ingesta de medicamentos sobre todo los que están relacionados a la disminución o control de la presión arterial, así como también aquellos que puedan alterar la función de la hormona vasopresina, lo que acarrea la inflamación usualmente de los tobillos y piernas.

¿Qué síntomas produce la retención de líquidos?

Factores como las altas temperaturas, la mala alimentación junto a la poca ingesta de agua, puede generar la retención de líquidos, por lo tanto es necesario que aprendas a identificar cada uno de los síntomas asociados a esta condición de salud:

1. Inflamación y pesadez

Uno de los síntomas más evidentes de que estás reteniendo líquidos, es la inflamación acompañada de la sensación de pesadez, esto se debe a que gradualmente va aumentando el volumen de las partes de tu cuerpo donde se aloja el líquido, incrementando así el tamaño normal de dichas zonas.

Nota: Las inflamaciones suelen aparecer en las piernas y brazos, haciendo especial énfasis en las articulaciones como rodillas, tobillos y dedos que al ser parte de las extremidades son las zonas donde se genera la pesadez habitual por la presencia de edemas.

2. Incremento de peso repentino

Si notas que has aumentado de peso pese a que mantienes una alimentación balanceada, puede que estés reteniendo líquidos como causa subyacente de alguna condición de salud.

Debes saber: Los edemas ubicados en la zona abdominal se les denomina: ascitis, esta condición de salud según la Revista Española de Enfermedades Digestivas (2), se presenta como la inflamación del abdomen donde pueden acumularse hasta 12 litros de líquido cuando la afección ya se encuentra en estado crítico.

3. Disminución de la orina

El agua y los demás líquidos del cuerpo son principalmente eliminados por la orina, por lo tanto cuando ocurre una disminución en el número de micciones diarias, el cuerpo comienza a acumular todo los líquidos sobrantes en los tejidos que se ubican debajo de la piel, causando así la inflamación habitual por edema.

Nota: El sudor también es una de las maneras en que el cuerpo elimina líquidos retenidos y toxinas.

4. Presencia de fóvea

La fóvea, es la pequeña marca o hendidura que se produce cuando presionas por unos segundos la zona de tu cuerpo que esté inflamada. Este hundimiento suele tornarse de color claro o tonos amarillos y puede permanecer por algunos minutos, ello quiere decir que existe retención de líquidos sobre ese tejido.

¿Cómo eliminar la retención de líquidos?

El alto contenido de agua y sal en tu organismo, pueden estar afectando las funciones normales de tu cuerpo. Es por ello que, a continuación te presentamos una lista con las mejores soluciones que te ayudarán a eliminar la retención de líquidos de manera eficaz y sin ingerir ningún tipo de fármaco.

1. Hidratarse adecuadamente

El consumo de agua, además de ayudar a tu organismo a realizar cada una de sus funciones, mantener sana tu piel y la salud de cada uno de los órganos que conforman tu cuerpo, te ayuda a aumentar las micciones y por ende eliminar los líquidos que estés reteniendo.

Importante: El agua te aporta la cualidad de mantener saludable cada una de las células y tejidos que tu cuerpo, además es la sustancia que te favorecerá a lograr esa simple dilatación de las venas y arterias que necesitas para que circule correctamente la sangre y puedas eliminar los líquidos con mayor facilidad.

2. Mantener una alimentación equilibrada

El consumo de alimentos de manera balanceada, donde incluyas las cantidades necesarias de carbohidratos, grasas, proteínas y calorías, te ayudará a que mantengas sano tu organismo y puedas realizar cada una de tus actividades diarias con energía y vitalidad.

3. Disminuir el consumo de sodio

La principal fuente de consumo de sodio es la sal, que utilizas para condimentar tus comidas y ésta a su vez hace que tu cuerpo genere mayor cantidad de líquidos para poder disolver correctamente.

Por consiguiente, es necesario que disminuyas el consumo de alimentos con sodio y reduzcas la cantidad de sal al momento de alimentarte, así podrás evitar la retención de líquidos pero también enfermedades asociadas con el sistema cardiovascular.

4. Evitar permanecer de pie o sentado de manera prolongada

Un artículo publicado por la Revista Panamericana de Salud Pública (3), advierte que el estar sentado y permanecer de pie por mucho tiempo puede acarrear retención de líquidos, sobre todo en personas que padecen de patologías asociadas al sistema cardiovascular, renal o linfático.

Tip: Si sufres de retención de líquidos y tu empleo o rutina diaria implica que permanezcas sentado o de pie por tiempo prolongado, te recomendamos que realices pausas activas donde estires tus extremidades y te muevas un poco de la posición rígida que sueles tener. Puedes realizar esta acción por 10 minutos cada 2 a 3 horas.

5. Realizar actividad física

La actividad física además de mantenerte en forma, te ayudará a liberar líquidos por medio del sudor al mismo tiempo que se movilizan los tejidos que están reteniendo el agua innecesaria para tu cuerpo.

Tip: Puedes comenzar con cortas caminatas, trotar un poco, estirar el cuerpo o también realizar yoga, siempre y cuando sean actividades moderadas para que tu cuerpo elimine gradualmente los líquidos retenidos sin generar otro tipo de daños.

6. Acudir al médico de ser necesario

La retención de líquidos es una condición que puede presentarse como síntoma de patologías más complejas.

Por consiguiente, si notas que posees una buena alimentación, no padeces de alguna enfermedad de la que estés al tanto, no ingieres medicamentos con efectos adversos y aún así estás presentando retención de líquidos, es imperativo que acudas a la consulta de un especialista para que te realice la evaluación pertinente.

Conclusiones Claves

  • La retención de líquidos o edema, es la acumulación de agua alojada en los tejidos que suele aparecer en distintas partes del cuerpo.
  • Las causas más comunes de la retención de líquidos son: patologías cardíacas, renales o hepáticas, como efecto secundario de algún medicamento o por sobrepeso.
  • La inflamación, disminución de la orina y la presencia de fóvea, son algunos de los síntomas más comunes de la retención de líquidos.
  • Hidratarse correctamente, te ayudará a aumentar las micciones y por ende eliminar gradualmente el edema.
  • Minimizar el consumo de sodio es importante para quienes padecen de retención de líquidos, puesto que la sal aumenta la presencia de agua en el cuerpo.
  • Consulta a un médico si consideras que estás reteniendo líquidos con frecuencia y sin causa aparente.