Artículo Revisado・Psicología y Salud emocional

¿Qué es el sincericidio y cuáles son sus efectos?

Escrito por Jesús Emilio TorrealbaRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

En oportunidades, nuestra crianza parental e inclusive escolar, nos inculcan normas de comportamiento en la sociedad y muchas de ellas van relacionadas a la verdad, a la honestidad, a la sinceridad, a no decir mentiras, pero en pocas oportunidades no nos dicen cómo transmitirla.

Es así, como creemos que ser sinceros, tiene que ver con decir la verdad, pero esa verdad cruda, buscando atención y entendimiento de la víctima, sin medir consecuencias, pero en este contexto, nos convertimos de sinceros a sincericidas.

En el siguiente artículo, te brindamos toda la información necesaria sobre este comportamiento, para que sepas de sus características y tengas herramientas para manejarlo.

¿Qué es el sincericidio?

El sincericidio es un comportamiento en el que una persona se cree valiente y honesta, y en consecuencia, se muestra honesta ante los demás, ante la mentira, sin ningún tipo de filtro, incluso cuando nadie le ha pedido su opinión.

La literatura indica que el origen de la palabra homicidio es la palabra latina homicidĭum, formada por homo (hombre, ser humano) y caedĕre (matar), que para el caso del sincericidio, por semejanza, sería matar a través de la sinceridad.

Nota: El sincericidio es un término utilizado por la psicología, para referirse a la costumbre que tienen algunas personas de no controlar el pensamiento ni su expresión. Su principal característica es que transmiten a través del habla, lo primero que les llega a la mente, argumentando que son personas honestas.

A pesar de ello, lo que hace el “sincericida”, es romper con una norma social implícita, que nos indica que no debemos decir lo que no es necesario comunicar, es decir, ser prudentes con las palabras.

A diferencia de la sinceridad, el sincericidio es un antivalor cuando esa sinceridad termina por lastimar y dañar al otro.

Características del sincericidio

Este comportamiento está rodeado de características peculiares, que hacen fácilmente identificable su manifestación. A continuación te mencionamos las más comunes:

La verdad se manifiesta sin contemplaciones

Una de las características principales del auténtico sincericidio, es que se expresan ideas sin medir consecuencias, con demasiada sinceridad. No se tiene en cuenta hacia quien te vas a expresar, el contexto en que se encuentran, ni el tono de las palabras a utilizar.

Nota: El individuo que manifiesta este comportamiento, lleva un puñal en la lengua en búsqueda de atacar y dañar a su oponente.

Puede resultar inapropiado y dañino

La verdad debe manifestarse, pero lo adecuado es manifestarse en un lenguaje positivo y asertivo. La verdad cruda, sin tomar otras consideraciones que el desahogo del que habla, resulta inapropiado si se dice en presencia de otras personas o en un contexto no adecuado.

Esto resulta dañino psicológicamente para la víctima, de hecho puede resultar dañino para las relaciones de pareja.

No se aplica la empatía

El que manifiesta una verdad de forma cruda, no guarda empatía emocional con la pareja. Como se dice coloquialmente “no se coloca en los zapatos del otro”, y no le presta atención a la sensibilidad, a las situaciones o problemas que pueda estar afrontando.

No hay consciencia de las consecuencias

Realmente, en el momento de este desahogo no hay medición de las consecuencias de las palabras que utiliza para decir una verdad cruda. Solo importa que el agresor sienta sosiego porque dijo lo que tenía que decir.

Nota: El sincericidio se da muy frecuentemente en aquellas relaciones disfuncionales de pareja.

Existe un bajo nivel de inteligencia emocional

La inteligencia emocional, habla de la capacidad que tienen las personas para percibir las emociones tanto propias como ajenas, así como comprenderlas y regularlas.

Al no existir empatía del emisor de la verdad cruda hacia la víctima, escasamente podemos suponer que puede existir una comprensión de emociones.

Podría tener mala intención

Otra de las razones para ser sincericida, es que más importa las heridas que pueda causar que la intención informativa de las palabras. El emisor de la verdad cruda actúa en este caso, con premeditación y alevosía, buscando solamente causar un daño en los sentimientos del receptor.

Dato curioso: Decía el médico y psicoterapeuta austríaco Alfred Adler , que "la verdad es a menudo un arma de agresión. Es posible morir, e incluso asesinar, con la verdad". (1)

Generalmente las emociones negativas, dominan el comportamiento humano, en especial en el sincericidio.

Efectos del sincericidio

El sincericidio trae consigo, consecuencias muy negativas, tanto para el que se expresa, como para quien recibe lo expresado. Te mencionamos a continuación las más comunes:

Problemas de convivencia familiar y laboral

Es difícil las relaciones interpersonales a nivel familiar (especialmente con la pareja) y laboral, con personas que manifiestan ideas u observaciones sin el más ápice de consideración de las palabras que expresan.

Nota: Este efecto da paso al resentimiento.

Daños en el autoestima

Ser honesto en exceso de palabras mal sanas, puede dañar la imagen que el receptor tiene de sí mismo, pudiéndole ocasionar trastornos psicológicos como la depresión.

Así mismo el sincericidio asesina la moral, la dignidad, la autoestima en nombre de la verdad, de la honestidad.

Importante: Una cosa es hablar con la verdad y otra cosa es herir con la verdad.

Incompatibilidad con otros

El entorno que rodea a una persona sincera no suele serlo con ella, además de que no es sencillo desenvolverse en un entorno con esas características..

Disminución de habilidades sociales

Las habilidades sociales nos permiten establecer relaciones interpersonales sanas. En ocasiones se confunde la sinceridad, con el desconocimiento de estas habilidades sociales, por lo que se puede llegar a confundir el ser honesto con el desconocimiento.

¿Cómo evitar el sincericidio?

Existen estrategias y técnicas orientadas a corregir este tipo de comportamiento tan nocivo. A continuación te presentamos las más relevantes:

Ser empáticos

Cuando podemos entender la situación y los sentimientos que está viviendo otra persona, estamos siendo empáticos. Esto nos permite adquirir una de las habilidades sociales para establecer relaciones interpersonales.

Importante: La empatía puede desarrollarse e incluso mejorarse, pero lo importante es ser completamente auténticos para esto.

Ser prudentes y oportunos

La oportunidad y la prudencia, son aspectos que diferencian el ser sinceros con ser sincericidas. El contexto en el cual transmitimos nuestras observaciones, nos definen dentro de la sociedad como personas inteligentes.

Nota: Oscar Wilde dijo que “un poco de sinceridad es algo peligroso pero demasiada sinceridad es absolutamente fatal”. (2)

Aplicar la inteligencia emocional

El hecho de entender anticipadamente, el daño que podemos causar a un prójimo con la crudeza de nuestra opinión, nos permite reflexionar sobre la manera en que vamos a transmitir nuestras observaciones o reclamos. Esto es oportuno en las relaciones de pareja.

Comunicarse de manera asertiva

En el momento en que aprendes a expresar tus ideas, sentimientos y necesidades de forma directa, segura, tranquila y honesta, te estás comunicando de forma asertiva. Una de las formas de evitar el sincericidio es esta.

Pensar en los efectos que se podrían generar

Reflexionar sobre las consecuencias que podría generar estas expresiones con evidente carga de nocividad, podría mitigar los efectos negativos que generan en el receptor.

En este sentido, la frase “pensar antes de actuar”, cabría considerarla en estas situaciones.

Conclusiones Claves

  • La característica del sincericidio es que es un comportamiento que “mata” con la sinceridad.
  • Tiene efectos perjudiciales sobre la víctima.
  • También tiene efectos negativos sobre el propio sincericida.
  • El sincericida muestra a través de este comportamiento debilidades en las habilidades sociales.
  • Es perfectamente superable porque es tratada por la psicología y mejora las relaciones de pareja.