Somniloquia: qué es, causas y tratamiento

Tabla de contenido

La adquisición de hábitos saludables, es de vital importancia, para la salud tanto física como mental. Sin darnos cuenta, nos dejamos arropar por la velocidad en la que anda el entorno, y no entendemos que ese entorno viaja a mayor velocidad que nosotros, causándonos patologías, muchas de ellas en de forma inconsciente.

Uno de esos casos es la somniloquia, la cual se presenta durante el sueño y se manifiesta en que hablamos estando dormidos.

En el siguiente artículo, te damos una importante explicación sobre lo que es este síntoma y cómo puedes tratarlo.

¿Qué es la somniloquia?

La somniloquia, se considera un trastorno del sueño que provoca que las personas que lo padecen hablen en voz alta mientras están dormidas.

Este es un tipo de parasomnia que afecta a una pequeña fracción de la población adulta, pero su incidencia en el caso de los niños es mayor. No es del todo preocupante, ya que esta alteración desaparece en la mayoría de los casos al pasar la adolescencia.

Este trastorno se ha vinculado con los sueños, aunque aún no se ha logrado discernir si este trastorno está asociado con alguna acción concreta del cerebro durante el descanso nocturno.

No obstante, estas conversaciones particulares mientras dormimos es habitual que ocurran en las primeras horas de la noche, cuando la etapa del sueño es más profunda, y conforme pasan las horas, este trastorno desaparece, al volverse el sueño más ligero.

Este es un trastorno que nos hace hablar cuando se inicia la etapa de vigilia-sueño, pero no suele considerarse peligroso, no es considerada una enfermedad, son fenómenos episódicos e inoportunos que ocurren durante el sueño.

Este trastorno es consecuencia de alteraciones endógenas en los mecanismos del ciclo vigilia-sueño, que con frecuencia se ven potenciadas negativamente por factores de condicionamiento. Está ubicado de acuerdo al artículo “Clasificación de los trastornos del sueño”, como un trastorno de la transición vigilia-sueño-vigilia.

Es importante mencionar que, la mayoría de los casos no están relacionados con ningún trastorno mental. También puede adquirirse a través de la genética.

Causas de la somniloquia

El mecanismo de cómo surge este síntoma no está del todo claro. Sin embargo, la literatura indica varias causas que se han convertido en un común denominador.

Desajuste en áreas cerebrales

Primeramente, como los períodos de vigilia sueño son controlados por el cerebro, podría deberse a un desajuste en la activación/inhibición de las áreas cerebrales, que se producen durante las diferentes fases del sueño, especialmente en las 3 y 4 de sueño No REM y REM (cuando la somniloquia suele aparecer).

Alteraciones del sueño

Los trastornos del sueño son problemas relacionados con dormir, que incluyen conductas anormales durante el sueño. En la somniloquia, al parecer, las áreas cerebrales que controlan la actividad muscular bucofacial permanecen activas y permiten que el sujeto hable en sueños.

Las alteraciones en el sueño cómo las parasomnias, causadas generalmente por hábitos no saludables, pueden dar origen a la somniloquia.

Problemas mentales

Los problemas mentales como los trastornos de ansiedad, trastornos de depresión, trastornos de alimentación, trastornos de personalidad entre otros, pueden desequilibrar el estado de salud mental del individuo, alterando el ciclo de vigilia-sueño, dando lugar a la aparición de las parasomnias como la somniloquia.

Estrés y ansiedad

Numerosas situaciones cotidianas e imprevistas que se le presentan al individuo, pueden escapar a su capacidad de resolución inmediata. Estás situaciones sin control inmediato, pueden causar estrés en primer término, debido al agobio o al sentido de impotencia para resolver algún problema.

Si esta situación no es resuelta, el estrés pasa a un estado de ansiedad. Estas situaciones, tanto de estrés como la ansiedad pueden causar trastornos en el sueño REM, pudiéndose manifestar en somniloquia.

Consumo de alcohol y sustancias psicoactivas

Ya es conocido que el consumo en exceso de alcohol y tabaco, causan deterioro cognitivo en el individuo derivando en trastornos del sueño, específicamente en parasomnias como la somniloquia.

Fármacos

Se infiere que medicamentos como los antidepresivos, desequilibran la producción de ciertos neurotransmisores involucrados en la activación del estado de vigilia-sueño, pudiendo causar trastornos del sueño como la somniloquia. Aunque científicamente no está definido el mecanismo bajo el cual ocurre el hecho de hablar dormido.

Fiebre alta

El principal motivo es que nuestro organismo, ante tales temperaturas, tiene que hacer un sobreesfuerzo para poder adaptarse al calor, y debido a estas altas temperaturas en nuestro organismo, el cerebro padece una hiperexcitación, costando más conciliar el sueño, lo que dificulta que el sueño sea reparador.

A causa de la inestabilidad fisiológica causada por la fiebre, el cerebro no equilibra eficientemente los mecanismos para entrar con facilidad a la etapa de sueño, pudiéndose producir acciones involuntarias como la de hablar dormido.

Alimentación inadecuada

El organismo requiere de ciertos compuestos que nos provee la alimentación como el calcio, magnesio, potasio o sodio(que permiten las conexiones nerviosas) y las vitaminas del grupo B y de otras para producir serotonina y melatonina.

Si hay un desequilibrio en algunas de ellas, puede generar parasomnias, incluyendo la somniloquia.

Descanso insuficiente

Recordemos que el tiempo recomendado para el sueño es de 6 a 9 horas diarias continuas. Al romper este equilibrio entre el estado de vigilia y el el sueño, habrán igualmente desequilibrios hormonales, pudiendo llevar en la etapa de sueño No REM a manifestaciones como la somniloquia.

En un artículo titulado “Patrones de sueño y salud”, se concluye que las personas que duermen entre 7 y 8 horas aproximadamente, son los que mayores beneficios psicológicos y físicos tienen.

Efectos de la somniloquia

A raíz del padecimiento de este síntoma, el individuo puede sufrir de una serie de consecuencias, que deben ser tratadas individualmente o con ayuda de especialistas. A continuación te mencionamos alguna de ellas:

Problemas sociales

Si usted sufre de somniloquia, lo más difícil es pernoctar con otras personas en lugares que no sean su casa de habitación.

Ir a la playa, a un camping, inclusive a una noche en casa de unos amigos y familiares, al momento que se manifieste este estado, seguramente sus relaciones sociales empezarán a comprometerse.

Problemas de pareja

En primer lugar, la somniloquia no es un mal para quien la padece, más bien es un estado de incomodidad para la persona que te acompaña durante el período de sueño.

Esta situación si no es corregida, puede dar lugar a una separación de la pareja durante la noche.

Miedo y preocupación en el entorno

Algunas de estas manifestaciones pueden hacerse con algún episodio de violencia. Enfaticemos que la persona que manifiesta somniloquia, no es consciente de lo que dice, y que también la somniloquia puede venir acompañada de gritos y gesticulaciones.

Por lo tanto, en algunas circunstancias puede provocar en el entorno sensaciones de miedo o preocupación.

Sonambulismo

La somniloquia y el sonambulismo son actos inconscientes del individuo, es decir, van asociadas.

Cuando una persona es sonámbula, no lo es solamente en el movimiento de trasladarse de un lugar a otro, sino que también puede emitir expresiones como si estuviera tratando con otra u otras personas.

Tratamiento para la somniloquia

Pese a ser un síntoma de tipo benigno, el tratamiento para la somniloquia está más relacionado a la adquisición de hábitos saludables de vida, que a las relacionadas con terapias farmacológicas. Aquí te mencionamos las más comunes:

Dormir las horas necesarias

Como ya hemos mencionado con anterioridad, dedicar al sueño las horas requeridas para que el descanso sea realmente reparador, es necesario.

De 6 a 9 horas diarias continuas, es la recomendación de especialistas. En el artículo publicado por la National Heart, Lung, and Blood Institute, se realizan las recomendaciones necesarias a este respecto.

Acostarse y levantarse a la misma hora

Parte de los hábitos para una vida saludable, es establecer horarios para inicio de sueño como para la hora de despertarse. Esto contribuirá a minimizar los estados de parasomnias, incluida la somniloquia.

Adecuar el ambiente para el descanso

Es indispensable como parte de los hábitos saludables para el sueño, organizar el espacio o la habitación, tener una higiene y una aromatización adecuadas, inclusive colocar música ambiental para relajar y dormir es lo adecuado.

En un artículo de la Sociedad Española de Sueño, se habla sobre la importancia en la creación de un espacio para dormir.

Practicar técnicas de relajación

La práctica periódica de actividades dirigidas tanto a la relajación mental y física del individuo, mitigan las manifestaciones de las parasomnias como la somniloquia. El yoga y la meditación son recomendables para favorecer el periodo de sueño.

Evitar el estrés

Controlar o evitar las situaciones que provocan estrés, es lo indicado para mantener un estado mental saludable. El estrés conlleva a la ansiedad, estado que deriva en trastornos del sueño.

Cuando se encuentre imposibilitado para resolver una o varias situaciones, busque ayuda, asesórese y piense en el bienestar de su sueño, que será el bienestar de los que lo rodean. La somniloquia lo afecta a usted menos directamente que a su entorno.

Un artículo titulado “Dormir bien, programa para la mejora del sueño”, habla sobre este aspecto y cómo podemos manejarlo.

Realizar ejercicio físico constante

Cuando realizas una actividad física intensa y regular, por lo menos tres veces a la semana durante al menos 45 minutos, se liberan las llamadas endorfinas, sustancia que aumenta el estado de bienestar y disminuye la sensación de dolor emocional..

Evitar el consumo de sustancias estimulantes

El uso de sustancias estimulantes en exceso, incluyendo el café, por su contenido de cafeína, alteran el estado de vigilia-sueño controlado por el sistema nervioso central.

Por lo tanto, hay que limitar el consumo de estas bebidas, para lograr que el sistema nervioso se encuentre en estado de equilibrio, y evite la manifestación de la somniloquia durante el período de sueño.

Evitar comidas pesadas antes de dormir

No tener hábitos saludables, principalmente en lo que respecta a la alimentación correspondiente a la cena, afecta el período de sueño, en unos casos porque está comprobado que las comidas pesadas antes de dormir, alteran severamente la presión sanguínea.

Por otro lado, las comidas nocturnas causan efectos adversos en el organismo, pues al comer se desarrolla toda una serie de procesos metabólicos dónde se liberan hormonas. Así pues, si el individuo que come y se acuesta, el mecanismos de la digestión puede tener un impacto negativo en el ciclo del sueño.

Exponerse a la luz solar de manera segura

La exposición a la luz solar, es importante para mantener un ritmo regular del ciclo sueño-vigilia, considerado uno de los fundamentos de una buena salud, y que tiene una función de sincronización del sistema circadiano.

Este sistema funciona como un reloj manual, al que hay que poner en hora a cada momento.

Acudir a un especialista de ser necesario

Cuando estos estados se vuelven muy constantes, sobre todo en la edad adulta, la recomendación es acudir al especialista con la finalidad, primero, de tratar el trastorno de sueño, y segundo, investigar si no existe una patología subyacente.

En conclusión, desarrollar estrategias preventivas y de intervención que mitiguen las alteraciones del sueño, redundará en una mejor calidad de vida. Tal como lo expone un artículo de International Journal of Clinical and Health Psychology.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud