Artículo Revisado・Medicinas

¿Qué es la tensión muscular y cómo se puede aliviar?

Escrito por Mercedes MansillaRevisado porDr. Walter Ciarrocchi

La tensión muscular, es un problema cada vez más recurrente y en muchos casos está asociado a factores de estrés, al tratarse de una molestia muy común solemos darle poca importancia.

Esta tensión es el resultado del trabajo excesivo de uno o varios músculos, cuando este se somete a sobrecarga continua, se agota y reacciona con rigidez para protegerse frente a un esfuerzo.

Cabe resaltar, que la tensión muscular también puede estar ligada al origen de muchos problemas del aparato locomotor, provocando que el que la padece no pueda realizar pequeñas tareas cotidianas.

A continuación, en el siguiente artículo te compartimos una valiosa información sobre este padecimiento muscular para que puedas identificarlo y tratarlo adecuadamente.

¿Qué es la tensión muscular?

Llamamos tensión muscular a la rigidez muscular, causada por una contracción continua de los músculos. Esto puede afectar a cualquier músculo, pero se desarrolla principalmente en el cuello, el trapecio y la región lumbar.

Se presenta como pequeños nódulos (1) o protuberancias detectables al tacto. La tensión muscular puede reducir significativamente la calidad de vida de los afectados, ya que impide las actividades diarias normales, así como los deportes o el trabajo.

Nota: La tensión muscular en el cuello y los hombros puede conducir a dolor de ojos, dado que los músculos en tensión pueden presionar nervios visuales en la parte posterior del cuello provocando así la tensión ocular.

Causas de la tensión muscular

Según un estudio publicado por el grupo de Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) (2), de la rigidez muscular pueden ser variadas y una de ellas es un estado general de estrés que se manifiesta literalmente en el físico.

Nota: Este trastorno puede originarse también en entrenamientos excesivamente potentes, malas posturas durante tiempo prolongado, falta de vitaminas específicas, deshidratación y mala circulación sanguínea.

Este trastorno afecta a personas de todo el rango de edad aunque principalmente afecta a personas ya desarrolladas, en su mayoría, con un estilo de vida sedentario o deportistas profesionales. (3)

Estrés y ansiedad

Según la revista electrónica de enfermería del Departamento de Enfermería y Fisioterapia Universitat de les Illes Balears, España (4), el estrés y la ansiedad se han asociado con el dolor de cabeza y también con dolores musculares crónicos.

Cada vez hay más personas que sufren condiciones dolorosas crónicas debido a los trastornos músculo-esqueléticos. Los dolores musculares por estrés suelen afectar áreas como la mandíbula, el entrecejo, el cuello, hombros y espalda.

Actividad física excesiva

El exceso de actividad física, es una de las responsables de provocar la tensión muscular y es sumamente frecuente en quienes comienzan sus primeros días en el gimnasio y deportistas que cambian de rutina con frecuencia.

Posturas corporales incorrectas

Uno de los malos hábitos más comunes es tomar una mala postura, lo que no sabemos es que el daño que esto provoca es que se sobrecargan los músculos provocando dolor principalmente en el cuello y la espalda.

Alimentación deficiente

Cuando la alimentación es deficiente, pueden comenzar las alteraciones en el metabolismo y es allí cuando inician los problemas en órganos como el hígado, páncreas, vejiga y estómago.

Nota: Estos problemas comienzan a manifestarse con una variedad de síntomas, destacando entre ellos el dolor de espalda, y con mayor incidencia la cervicalgia o dolor de cuello.

Deshidratación

La deshidratación es uno de los problemas más habituales al realizar actividad física, el calor repercute en nuestro cuerpo provocando mayor sudoración para regular la temperatura corporal mediante la eliminación de líquidos.

Esta pérdida constante de líquidos, puede alterar el rendimiento de los músculos, provocar calambres, rigidez muscular, e incluso llegar a producir lesiones más graves como roturas musculares.

Problemas de circulación sanguínea

Cuando existe una mala circulación sanguínea, las arterias y venas se comprimen reduciendo el flujo sanguíneo provocando así que los músculos se tensen. (5)

Esto hace que la circulación sea deficiente y puede generar enfermedades como colesterol o arteriosclerosis.

Alteraciones del aparato locomotor

Las alteraciones causadas por tensión muscular, pueden presentarse como una enfermedad bien definida (tendinitis, neuralgia cérvico-braquial), o simplemente como dolores difusos con fatiga e impotencia funcional.

Para destacar: Trabajar con posturas inadecuadas es también una fuente de lesiones músculo-esqueléticas , si se trata de posturas incómodas que sobrecargan una parte del cuerpo o si mantienes una misma postura todo el tiempo. (6)

Síntomas de la tensión muscular

Los síntomas que presenta la tensión muscular son molestias, dolor en área afectada e incluso rigidez general. Se ha asociado con dolor de cabeza, dolores musculares crónicos y contracturas.

Cada vez hay más personas que sufren condiciones dolorosas crónicas debido a los trastornos músculo-esqueléticos. Algunos síntomas frecuentes son: calambres en las piernas, dolor de cabeza, mal humor y dificultad para dormir.

Dolor de cabeza y muscular

Las cefaleas tensionales, suceden cuando los músculos del cuello y del cuero cabelludo se tensionan o contraen. Las contracciones musculares pueden ser una respuesta al estrés, la depresión o la ansiedad.

Nota: Al mantener la cabeza en una sola posición realizando labores como teclear, trabajos minuciosos con las manos o el uso de microscopio, tales actividades pueden ocasionarnos dolor de cabeza.

Músculos rígidos

Los músculos rígidos son un claro síntoma de tensión muscular. Estos se resisten al estiramiento, limitando así la movilidad de la persona afectada y puede desarrollarse en cualquier músculo del cuerpo. (7)

Calambres

Se tratan de contracciones involuntarias, de uno o más músculos frecuentes en quienes sufren tensión muscular y pueden aparecer en períodos prolongados de ejercicio o de trabajo físico, especialmente si hace calor.

Dificultad para dormir

Quienes padecen tensión muscular también presentan dificultad para dormir, ya que la tensión que provocan los músculos cuando el cuerpo está en reposo hacen que la relajación que requiere el cuerpo para dormir se vea interrumpida.

Mal humor

El mal humor también es un síntoma recurrente, pues que nos esté doliendo alguna parte del cuerpo de manera constante no es una muy linda sensación, para esto, recomendamos masajear suavemente la zona afectada para aliviar el dolor.

¿Cómo aliviar la tensión muscular?

Los músculos componen uno de los tejidos más expuestos de las personas, susceptibles a sufrir calambres y desgarros entre otros, aquí veremos cómo todos estos problemas se pueden eliminar.

Aunque el principal problema que afecta a estos es la tensión muscular, la cual, si bien no es grave, resulta ser sumamente molesta y un verdadero impedimento para nuestro desenvolvimiento normal.

Compresas calientes y masajes localizados

Este procedimiento logrará relajar los músculos y reducir el dolor. Su efecto vasodilatador, optimizará la recuperación del músculo mediante la aplicación de una compresa caliente sobre la zona afectada y un suave masaje. (8)

Fármacos antiinflamatorios

Los fármacos antiinflamatorios generalmente pueden ser recetados como relajante muscular. Pese a su nombre, no actúan directamente en los músculos, sino que trabajan a través del cerebro y la médula espinal.

Fisioterapia y electroterapia

Estas técnicas se utilizan para relajar la musculatura y con ello restablecer el buen funcionamiento del músculo y el resto de las estructuras implicadas, mediante ejercicios que logran elongar estructuras del tejido blando acortado. (9)

Técnicas de relajación

Tras un periodo de tensión, los músculos se acortan provocando así la tensión. A través de técnicas de relajación que pueden ser estiramientos, respiración controlada, en movimiento o estáticos, la tensión muscular se puede aliviar.

Tip: El estiramiento debe ser lento, controlado y mantenido en el tiempo para adquirir los máximos beneficios. Son un sencillo método para adquirir sensaciones de expansión y relajación, que mejoran el equilibrio psicofísico de la persona.

Suplementos vitamínicos

Los suplementos vitamínicos, son un preparado compuesto por una gran variedad de vitaminas y minerales, estos productos funcionan con ciertas fórmulas que relajan los músculos e inician su recuperación natural.

La mayoría de los suplementos contienen magnesio, que aporta múltiples beneficios como la eliminación de la tensión y mejora la capacidad de recuperación muscular, elimina la rigidez muscular y el hormigueo o entumecimiento de extremidades.

Conclusiones Claves

  • La tensión muscular es un trastorno que puede originarse en entrenamientos que implican mucho esfuerzo, malas posturas durante un largo tiempo, falta de vitaminas y mala circulación sanguínea.
  • Una mala postura provoca daño progresivo que va sobrecargando los músculos y provoca un dolor cada vez más intenso en el cuello y la espalda.
  • Para prevenir la tensión muscular es importante evitar: la mala alimentación, el exceso de actividad física, las malas posturas y los niveles altos de estrés y ansiedad.
  • Como última revisión vemos que hay múltiples formas de eliminar la tensión muscular, con compresas calientes, técnicas de relajación y respiración, fisioterapia, suplementos vitamínicos entre otras.