Psicología y Salud emocional

Tipos de feminismo y sus características

Escrito por Mauricio Colazingari

El feminismo se trata de un tema muy común en la actualidad, donde se le hace cada vez más campaña; muchas veces de la manera correcta, respetando sus ideales y principios, pero otras veces es malinterpretar y no es manejada de la misma forma de la que se construye.

El feminismo, es algo complejo de comprender sin tener cultura general y la historia del género femenino. Las mujeres que pertenecen a este movimiento tienen un sin fin de motivos, que en unas bases sólidas, están en su libertad de defender sus derechos por igual.

Sin embargo aún es un tema que la población masculina y en general, continúa sin entender, por ello en el siguiente artículo conocerás de manera más profunda lo que es el feminismo y cuáles son algunos de los tipos que existen actualmente.

¿Qué es el feminismo?

La definición real no es sobre la superioridad ante los hombres, ni mucho menos es un movimiento social o político.

Dicho en las palabras de La Real Academia Española (RAE), define que el feminismo es “el principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre así como el movimiento que lucha por la realización efectiva en todos los órdenes del feminismo”.

En este sentido, el feminismo busca la igualdad en los derechos de la mujer sin ser un antónimo del machismo ni incentivar el odio hacia el género de los hombres, trata más de fomentar la cooperación y el respeto al género femenino, permitiéndole una fuerte voz de protección hacia ellas.

Principales tipos de feminismo

Existen muchos tipos de feminismo, los cuales deben conocerse para no ser malinterpretados, esto ayuda además, a entender más el por qué existe el feminismo y cómo es tan relevante en la actualidad.

Filosófico

Este es un tipo de feminismo muy culto, de pensamientos profundos y reflexivos, quizás su existencia se deba desde hace muchos años atrás en la época griega, mucho antes de conocerlo como es hoy en día.

Pero existe un estudio llamado El Feminismo Filosófico de Celia Amoros, donde la define como la revisión de la historia del pensamiento, de las ideas y, por lo mismo, también del movimiento feminista.

De manera, que este tipo de feminismo funciona como una reflexión crítica, que se sitúa en la actualidad, en la que participa como conciencia implicada y como fenómeno político. Todo esto en el ámbito del feminismo, para darle una razón, un motivo de existir y de representación.

Liberal

Aquí encontramos uno de los tipos de feminismo más serios y honorables, por su propósito. Este defiende la libertad individual y social de la mujer, específicamente en el ámbito político.

Sus objetivos son específicos, buscando promover la igualdad, guiándose por reformas políticas y legales. Buscando así la participación del género femenino en el ámbito público, aquí se involucra mucho la política inicialmente.

Radical

Viene siendo el feminismo opuesto al liberal, teniendo objetivos muy diferentes a otras ramas del feminismo, por ello es a veces incomprendido.

La Revista Libertalia, en una breve introducción al feminismo, explica que el radical parte de un nuevo método analítico de la situación de la mujer y llega a la raíz del problema, es decir a su origen.

En este sentido, el feminismo radical identifica el patriarcado y habla de opresión, y no únicamente de discriminación, como sucede usualmente en otras ramas del feminismo.

Abolicionista

Esta rama del feminismo comenzó con buenas intenciones y afectó a un gran sector femenino a lo largo del globo.

Con temas delicados y polémicos en su principio, se luchaba por la abolición de la prostitución y de la pornografía, así como también el alquiler de vientres, pero más específicamente, abolir la explotación sexual y reproductiva de las mujeres.

Sin embargo, ha sido una rama muy criticada por poseer contradicciones en sus argumentos, tal y como mencionan en la Revista Timing Político con respecto a la prostitución “que brindar un servicio sexual por dinero no es digno”.

Igualitario

También se le llama feminismo de la igualdad, a diferencia de la definición general del feminismo, esto se trata de una doctrina moral sobre la igualdad de trato, que no apuesta por ningún tema empírico aún en discusión en el campo de la psicología o la biología. Por ende, comparte mucho con el objetivo principal del feminismo, buscando la igualdad.

En este sentido, la Doctora en Filosofía Susana Carro en su artículo El feminismo será igualitario o no será feminismo, manifiesta que “El feminismo es vindicación de la igualdad y sólo tiene cabida dentro de las ideologías que priman la igualdad frente a cualquier otro valor”.

De diferencia

Es un tipo de feminismo muy distinto al de igualdad. Por su confusa pero entendible premisa, con un objetivo más globalizado.

Su objetivo trata de llegar a crear un mundo realmente igualitario, no para que la mujer se integrara en el que actualmente vive la sociedad, la cual ya está construida de unas bases desiguales.

En este sentido, la sociedad está edificada mayormente por el sector masculino, favoreciendo a los hombres. Por lo tanto, es un tipo de feminismo difícil de comprender, al ser tomado como una utopía, empezó a decaer, pero por sus ideales aún sigue siendo recordado.

Socialista

Comparte similitud con el feminismo radical, por sus fuertes y ambiciosas ideologías. Se trata de una rama del feminismo que busca acabar con las clases sociales, así como también las diferencias de género, con el objetivo de que una mujer pueda tener la libertad de decidir y vivir.

También censura el patriarcado y el capitalismo por considerarlos un método de explotación muy abusivo para la mujer, de esa forma beneficiando los intereses del capital y de las clases dominantes. También pretende atacar la esclavitud doméstica, la sumisión sexual y dependencias económicas.

Anarquista

Constituye un feminismo histórico muy fuerte desde los años 60, que se le conocía como un movimiento anarquista, este feminismo anarquista trata de mantener al feminismo fuera de la influencia y dominación por ideologías autoritarias, tanto de la derecha como de la izquierda .

También los anarquistas del feminismo señalan que los rasgos y valores autoritarios, como la dominación, la explotación, la agresividad o la competición, son altamente valorados en las civilizaciones jerárquicas y son tradicionalmente calificados como "masculinos”, además dicen que no es posible feminizar a la población sin la democracia directa o la descentralización.

Provida

Este es el feminismo que se opone a un tema tan polémico y discutido como lo es el aborto, solo que desde el punto de vista de un grupo de feministas.

Existen ONG´s y blogs como Feministas Por Vida, las cuales tienen visiones y objetivos específicos como asegurar los derechos humanos básicos de toda persona, sobre todo para las mujeres y los niños, mediante estrategias no violentas, desde la concepción hasta el fin natural de la vida.

Científico

El feminismo científico, surge de la necesidad de dar una visión de los problemas de género basada en la evidencia científica, algo que está ausente en el feminismo mundial.

Este feminismo es distinto a varias ramas, lucha por la igualdad, se apoya en evidencias científicas como la biología y la psicología evolucionista, mediante las que plantea que las diferencias que hay entre hombres y mujeres no son solamente culturales.

La página Vitamina M, tiene un artículo donde mencionan que “El feminismo científico por ejemplo, rechaza que el heteropatriarcado sea el responsable de las desigualdades”.

Ecologista

Este tipo de feminismo tiene otro sinónimo, el ecofeminismo, el cual es una corriente minoritaria del feminismo actualmente. Es una rama de pensamiento y praxis en el ámbito político, desde el siglo XX.

La autora Yolanda Fernandez Vargas lo describe como “la necesidad de transformar la sociedad, y al mismo tiempo se articula como una práctica individual, una forma diferente de ser y estar en el mundo, más justa, equitativa y solidaria”.

También converge con el ecologismo, teniendo el objetivo de dar respuesta a una situación insostenible de crisis ecológica y crisis de los cuidados, que pone en peligro actualmente al planeta y los seres vivos que lo habitan.

Cibernético

También conocido como Ciberfeminismo, se trata de un movimiento con un ámbito diferente a otras ramas del feminismo ya que adopta las filosofías de la comunidad feminista, pero los intereses se centran en el ciberespacio, internet o la tecnología.

Es una rama desarrollada en los tiempos actuales, aunque originalmente surgió en los años 90 por parte de Donna Haraway, quien en su momento justificaba sus razones diciendo que “La llamada informática de dominación masculina no afecta por igual a todos y las mujeres, como parte de los grupos desprotegidos, que es su principal dominio”.

Hoy en día, es una prueba irrefutable todo lo que sucede al género femenino a través de la tecnología, siendo más afectadas y expuestas, por ello se trata de un movimiento de suma importancia.

Masculino

Sonará extraño, pero es considerado una rama del feminismo, ni siquiera es algo contradictorio, es a decir verdad, el resultado de uno de los objetivos del movimiento feminista.

Dicho de manera simple, es la rama compuesta por hombres en pro del movimiento feminista (sea cual sea su rama), velando por la igualdad con el sexo femenino y a su vez sobre las influencias y coartadas de vivencias y libertades.

Disidente

Es una rama del feminismo especial y única, por una buena razón, busca promover y fomentar la igualdad de derechos de la mujer respecto al de los hombres, con la excepción y tal cual dice su nombre, separando las ideas de otros movimientos feministas ya existentes.

Normalmente esta rama tiene muchas vertientes, cuyos objetivos van en contra de otros tipos de movimientos feministas, como el radical y el ecofeminismo.

Transfeminismo

Llegando a la última rama, nos encontramos con una corriente que compartía mucho activismo con la comunidad LGTB, desde el punto de vista transexual.

Esta rama esta compuesta por mujeres transgénero, que deciden velar por sus libertades y derechos, como se lo debe permitir el movimiento feminista.

El transfeminismo amplía igualmente la identidad del sistema opresor, por lo tanto ya no hablaríamos de “heteropatriarcado” sino de “cisheteropatriarcado”, quedando incluidas en este grupo las personas cuyo género se adapta al impuesto al nacer, pues considera que es lo normativo y lo aceptado socialmente.

Síguenos en todas nuestras redes:

https://twitter.com/​TuInfoSalud

https://www.instagram.com/​tuinfosalud/

https://www.facebook.com/​tuinfosalud

https://www.pinterest.es/tu_​infosalud/

https://medium.com/@​tuinfosalud